Richard Kozul-Wright

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Le changement technologique transforme nos existences au quotidien. L’innovation numérique a déjà changé la façon dont nous gagnons notre vie, apprenons, faisons nos achats et nous divertissons. Au niveau collectif, cette « quatrième révolution industrielle » transforme la géographie de la production et les contours du travail. Mais au bout du compte, ce sont les décisions sociales et politiques qui seront prises – sous forme de règles, de normes et de politiques – qui façonneront l’avenir.

A cet égard, le malheur a voulu que la révolution numérique ait lieu à une époque néolibérale. Depuis quarante ans, un mélange d’illusionnisme financier, de pouvoir débridé des grandes sociétés et d’austérité économique a mis en pièces le contrat social apparu après la seconde guerre mondiale et a remplacé celui-ci par un ensemble différent de règles, de normes et de politiques aux niveaux national, régional et international.…  Seguir leyendo »

Cuando Lehman Brothers se declaró en quiebra hace diez años, repentinamente se obscureció el tema de quién debía que a quien, quién no podía pagar sus deudas, y quién sería el próximo en caer en quiebra. El resultado fue que los mercados de crédito interbancarios se congelaron, Wall Street entró en pánico y muchas empresas quebraron, no sólo en Estados Unidos sino a lo largo y ancho del mundo. Mientras los políticos se esforzaban por responder a la crisis, los expertos en economía se preguntaban si la “Gran Moderación” que trajo consigo la baja volatilidad del ciclo económico desde la década de 1980 se estaba convirtiendo en otra Gran Depresión.…  Seguir leyendo »

Mientras que el mundo ansiosamente escudriña buscando señales sobre cuál será la siguiente acción del presidente estadounidense Donald Trump con respecto China, los líderes chinos siguen concentrados en la próxima etapa de la actual transformación económica de su país. Lo que ellos hacen debería despertar el interés de todos – en especial de los estadounidenses responsables de la formulación de políticas.

El proceso de industrialización de China, como el de otras economías exitosas del este asiático, ha combinado la inversión dirigida por las ganancias, la política industrial activa y la disciplina exportadora. Sin embargo, ese enfoque tiene sus limitaciones, ejemplificadas en los numerosos países en desarrollo que han intentado ascender a la misma escala de desarrollo, sólo para quedar atrapados en los peldaños medios o incluso para retroceder, a causa de lo que el economista de la Universidad de Harvard, Dani Rodrik, ha llamado “la desindustrialización prematura”.…  Seguir leyendo »

En la cumbre del G-20 el mes pasado en Hangzhou, China, los líderes mundiales delinearon un ambicioso plan para una «nueva era de crecimiento global». Pero dejaron de lado un ingrediente clave: restaurar el clima de inversión.

El saber convencional sostiene que, a través de mercados financieros eficientes, los ahorros de los hogares fluirán a aquellas empresas que mejor sepan colocar el dinero para un uso productivo. Pero en muchos países en desarrollo, un acceso más fácil a la financiación -debido a flujos de capital transfronterizos irrestrictos y a una desregulación del mercado financiero- todavía no se ha traducido en más financiamiento para inversiones de largo plazo, particularmente en la industria.…  Seguir leyendo »

En los últimos meses, la volatilidad de los mercados financieros ha recibido mucha atención. Pero, con todo lo inquietantes que puedan parecer las alzas y bajas de las acciones, no son más que espuma sobre las olas en comparación con la verdadera amenaza a la economía global: el enorme tsunami de deuda sobre los hogares, empresas, bancos y gobiernos. Si la Reserva Federal eleva, como ha sugerido, las tasas de intereses a fin de año, la economía internacional podría verse en serios problemas, en especial los mercados emergentes.

La deuda global ha crecido en cerca de $57 billones desde el colapso de Lehman Brothers en 2008, alcanzando la enorme suma de $199 billones en 2014, más de 2,5 veces el PGB global, según estimaciones del McKinsey Global Institute.…  Seguir leyendo »