Roberto Valencia

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Septiembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Zanahorias, palos y terror son, en esencia, los tres pilares sobre los que descansa la ‘estrategia Bukele’ para tratar de amortiguar los efectos del COVID-19 en El Salvador. Está por verse si resultará efectiva a medio y largo plazo, pero Nayib Bukele, el presidente del país centroamericano, ya ha logrado —una vez más— que su apellido y sus formas resuenen a escala internacional; en esta ocasión, incluso en medio de una pandemia mortífera como la que el mundo está viviendo.

Hasta hoy martes 24, El Salvador sigue siendo uno de los países latinoamericanos con menos casos confirmados: cinco contagios, cero muertes.…  Seguir leyendo »

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, con sus seguidores afuera de la Asamblea Legislativa el 9 de febrero de 2020. (Jose Cabezas)

Quiero creer que Nayib Bukele ya se ha percatado de que este domingo 9 de febrero cometió un error que lo perseguirá toda la vida, sin importar lo que haga o deje de hacer hasta el 1 de junio de 2024, cuando finalizará su mandato como presidente de El Salvador.

Entre las 4:00 y las 5:00 pm de ese día, cuando medio mundo se aprestaba para ver la gala de los Óscar, los salvadoreños tuvimos que vivir —en directo, con encuadres perfectos— la toma de la Asamblea Legislativa por parte de docenas de soldados y policías con chalecos antibalas y fusiles M-16 y AR-15, una performance diseñada por el presidente de la República.…  Seguir leyendo »

El Salvador, un asiduo en las listas de países más violentos del mundo, está viviendo uno de los períodos más tranquilos desde que, en 1992, puso fin a su guerra civil. El descenso en la violencia homicida se ha acentuado desde que el presidente, Nayib Bukele, inició su mandato el 1 de junio de este año. Hoy, cinco salvadoreños son asesinados a diario según los datos de la Policía Nacional Civil. Aún es una barbaridad para un país de 6.7 millones de habitantes, pero en 2018 los homicidios fueron nueve diarios, 11 en 2017, y 18 en 2015.

Por la rapidez con la que ha sucedido —y por lo inesperado— se ha convertido en el logro más incontestable de sus primeros meses de gestión.…  Seguir leyendo »

Nayib Bukele, candidato a la presidencia de El Salvador, en diciembre de 2018 Credit José Cabezas/Reuters

Pase lo que pase, las elecciones presidenciales de 2019 en El Salvador serán un punto de quiebre en la breve historia democrática del país, que se inició con la firma de los Acuerdos de Paz en 1992.

Las elecciones serán históricas por dos razones: porque supondrá el fin del bipartidismo que ha permitido que en los últimos 27 años los únicos candidatos con posibilidades reales de ganar hayan sido los propuestos por el partido derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) o por el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Y también por la irrupción meteórica de un candidato outsider —aunque, por requisito constitucional, afiliado al partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA)— llamado Nayib Bukele.…  Seguir leyendo »

“¡Nosotros no tenemos el derecho de equivocarnos!”. La entusiasta proclama de Mauricio Funes desató una ovación. Aquella mañana del 1 de junio de 2009 arrancaba la gestión del primer presidente de izquierda y El Salvador dejaba atrás veinte años de gobiernos de una derecha terca y retrógrada. Pero Funes se equivocó. Y mucho.

Aunque él y su partido —el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN)— llegaron al poder a través de las urnas, no fue un episodio de alternancia pacífica en América Latina. La guerra civil salvadoreña, un conflicto brutal en un país diminuto, cobró 75.000 vidas en doce años.…  Seguir leyendo »

Donald Trump en Long Island y Jeff Sessions en San Salvador hablando sobre la Mara Salvatrucha. El mismo día –28 de julio, viernes–, casi a la misma hora, con idénticos tonos y énfasis. ¿Casualidad? No lo creo.

Parece más una nueva vuelta de tuerca –una más– en la estrategia para posicionar a la también llamada MS-13 como lo que no es: un peligro real para la seguridad nacional estadounidense. La pandilla de origen salvadoreño no representa una amenaza para Estados Unidos ni para los estadounidenses, pero venderla como la reencarnación del mal está permitiendo al gobierno alimentar el discurso contra la migración en general y contra los migrantes latinos en particular.…  Seguir leyendo »

El Salvador, el pequeño país centroamericano de 20.000 kilómetros cuadrados y seis millones y medio de habitantes, cerró 2016 con 5.278 asesinatos. Un promedio de 14 al día. Una tasa de 81 homicidios por cada cien mil habitantes. Ocho veces superior al límite que Naciones Unidas fija para establecer que una sociedad sufre epidemia de violencia.

A pesar de estos números, el gobierno lleva semanas hablando de éxito en su estrategia de combate a la criminalidad. “Las medidas extraordinarias implementadas por mi gobierno están dando resultados positivos”, dijo el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, en su discurso de fin de año.…  Seguir leyendo »