Rogelio Alonso

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Abril de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

«Confianza», reclamó el presidente del Gobierno a los españoles tras su pacto con Bildu, partido definido por el Tribunal Supremo como «testaferro de ETA». Sin embargo, como subraya la prestigiosa pensadora Onora O’Neill, «la confianza es valiosa cuando se deposita en quienes son merecedores de ella, pero dañina cuando se concede a quienes no son confiables». Los trabajos sobre confianza y política de esta profesora de la Universidad de Cambridge son referencia. En ellos desafía la generalizada asunción sobre la obligación de intentar restaurar siempre la confianza dañada. Primero es preciso juzgar si la persona merece dicha confianza. La formación de ese juicio exige valorar la evidencia objetiva sobre la competencia, honestidad y fiabilidad de quien reclama confianza.…  Seguir leyendo »

Irlanda y la legitimación del crimen

«No es solo por el pasado, sino también por el presente». Al inaugurarse el parlamento irlandés Micheál Martin explicaba así los motivos por los que el partido que lidera, Fianna Fáil, rechaza la entrada del Sinn Féin en el gobierno. Fianna Fáil es el partido con más escaños tras las recientes elecciones en Irlanda, seguido del Sinn Féin, formación que todavía hoy está controlada por la cúpula de un grupo terrorista, el IRA. Lo han confirmado públicamente tanto mandos de la policía de Irlanda del Norte como de la República de Irlanda. En ese contexto Micheál Martin denunció el populismo de izquierda radical del Sinn Féin, que carece de los estándares democráticos del resto de formaciones políticas irlandesas y que ha sido el más votado por el electorado joven.…  Seguir leyendo »

Ordóñez, la justicia pendiente

Gregorio Ordóñez y su hijo Javier se miran fijamente en una fotografía de 1994. Sus perfiles aparecen casi en perfecta simetría, contemplándose el uno al otro como si fueran el reflejo de un espejo. El bebé cuenta con unos pocos meses de edad; su padre, con 36 años. La mirada diáfana del hombre joven, pero maduro, observa al pequeño y a la inversa. Sus semblantes conforman un tierno retrato de padre e hijo en la exposición Gregorio Ordóñez. La vida posible en San Sebastián. Javier había cumplido 14 meses cuando Gregorio fue asesinado por ETA el 23 de enero de 1995 poco después de tomar esta instantánea.…  Seguir leyendo »

El escaño 89 salida, voz y lealtad

En su libro Salida, voz y lealtad Hirschman analiza las opciones para consumidores y miembros de organizaciones empresariales al disminuir los beneficios que éstas les reportan. El PP es una empresa en crisis aliviada mínimamente por los últimos resultados electorales. En ese contexto, su escaño 89 en Vizcaya tiene gran relevancia. Por un lado, obliga a Pedro Sánchez a apoyarse en los «testaferros de ETA», como define a Bildu el Tribunal Supremo. Además la nueva diputada del PP, Beatriz Fanjul, ha mostrado cuál es el camino si el centroderecha desea evitar el canibalismo que limita su utilidad. Ante la crisis del PP, Fanjul no ha optado por la «salida», a diferencia de otros políticos hoy en Vox y Ciudadanos que se beneficiaron de la empresa hasta su deterioro.…  Seguir leyendo »

«Las víctimas piden una justicia retributiva por la cual la pena impuesta al delincuente sea siempre proporcional a la gravedad del delito cometido. Quieren una justicia que sea reparadora en todo lo reparable y, finalmente, las víctimas saben que el fin reinsertador de la pena que marca la Constitución reside también en la propia privación de libertad». Ángel Altuna, hijo de Basilio, asesinado por ETA en 1980, alertaba en 2010 en la Fundación Giménez Abad sobre las tentaciones de rebajar el castigo a los terroristas una vez el terrorismo cesara. En un artículo titulado, En mi nombre, no, Fernando, hermano de Ángel, denunció en 2016 otro pacto de conformidad con dirigentes de ETA similar al que acaba de firmarse en la Audiencia Nacional con los abogados de la banda.…  Seguir leyendo »

«Depreciar a las víctimas sería sobre todo olvidar, disculpar o disponerse a aceptar en cierto grado la causa política a la que fueron sacrificados. Pues hay una suerte de legitimación a posteriori de los crímenes de ETA. Si ahora se otorgara por fin algún fundamento a la reivindicación nacionalista sobre Navarra, esta meta política injustificable habría adquirido por ello la apariencia de justificada. Y se estaría declarando que los caídos en el camino han sido un coste necesario para alcanzarla». Las palabras de Aurelio Arteta en 2007 en su artículo O Navarra, o nada tienen plena vigencia. Los recientes acontecimientos en la Comunidad Foral y el País Vasco confirman, en efecto, el desprecio a las víctimas al aceptarse en cierto grado la causa política nacionalista a la que fueron sacrificados.…  Seguir leyendo »

«El PP recupera espacios de proyección, pese a tener dificultades para contener la pérdida de apoyos electorales. Su paradoja es esa: más relevancia con menos votos». Esta era la reveladora conclusión del periodista que cubría las informaciones del Partido Popular vasco en El Correo en diciembre de 2013. El PP del País Vasco no ha dejado de perder votos desde que María San Gil dejó su presidencia en 2008 al sospechar que el liderazgo de su partido no deseaba combatir ideológica y políticamente al nacionalismo hegemónico del PNV. El tiempo le dio la razón. Por eso era previsible el nuevo descenso de votos en las últimas elecciones municipales y su fracaso en las generales: ningún diputado al Congreso.…  Seguir leyendo »

Rubalcaba sombras y mentiras

«La muerte estiliza la reputación», escribía David Gistau tras los panegíricos a Alfredo Pérez Rubalcaba. Ya en vida el socialista se benefició del embellecimiento de su trayectoria política que ha llevado a tantos a describirle como «un hombre de Estado». Su papel en el final de ETA, tan elogiado por muchos, demuestra precisamente cómo Rubalcaba hizo de la mentira un instrumento político al servicio del poder, no del Estado. Descrito como «maquiavélico» por su astucia, debemos recordar que Maquiavelo retrataba lo que los hombres hacían realmente, lo que son, no lo que deberían ser. La realidad revela a un Rubalcaba diferente al que debería haber sido para considerarlo un verdadero «hombre de Estado».…  Seguir leyendo »

El 3 de febrero de 2018, Ana Iribar, viuda de Gregorio Ordóñez, entregó a Manuel Valls el premio que honra la memoria de su marido, asesinado por ETA. En el Hotel Londres de San Sebastián agradeció la entrega de ciudadanos que se enfrentaron al terrorismo y de uno en especial: «Nada sería igual sin el decidido apoyo que nos brindó -que nos regala todavía hoy- el entonces presidente del Gobierno José María Aznar. Sin la legislación que promovió. Sin su lealtad constitucional». Iribar distinguió al ex presidente del PP por aplicar una política antiterrorista que la propia ETA temió la abocaba a su «final por aniquilamiento».…  Seguir leyendo »

Sociedad indecente y posterrorismo

«Una sociedad decente es aquélla que no humilla», escribe Avishai Margalit en The decent society. Una «sociedad decente» es aquélla en la que cada persona recibe «el honor debido» por parte de «sus instituciones», añade el filósofo israelí. La sociedad del posterrorismo etarra es una sociedad indecente en la que incluso algunos de quienes reivindican verdad, memoria y dignidad humillan a las víctimas de ETA.

Como «inmoral» se ha calificado el brindis de Otegi con dirigentes del PSE, PNV y Podemos publicado en Diario Vasco y El Correo en Nochebuena. Los diarios de referencia en el País Vasco, víctimas de ETA en el pasado, hoy, pese a comprometerse con la deslegitimación del terrorismo, incurren a menudo en lo contrario.…  Seguir leyendo »

Crimen en nombre del islam

El atentado perpetrado en Estrasburgo ofrece la oportunidad de analizar los riesgos y amenazas que hoy plantea lo que Assaf Moghadam y Colin Clarke han definido como «el movimiento yihadista global». Sus conclusiones en un reciente trabajo -Mapping Today’s Jihadi Landscape and Threat- complementan las de otro iluminador análisis del Center for Strategic & International Studies y permiten destacar cuatro factores distintivos en la evolución del terrorismo yihadista.

En primer lugar, permanece el potencial de movilización terrorista mediante la apelación a una ideología basada en una interpretación fundamentalista del islam que fomenta el victimismo en algunas comunidades musulmanas y la deshumanización de quienes los yihadistas salafistas estigmatizan como «infieles» y «apóstatas».…  Seguir leyendo »

El 17-A y la comunidad musulmana

Un año después de los atentados en Cataluña conviene analizar uno de los factores que menor atención ha recibido a pesar de su relevancia: la responsabilidad de la comunidad musulmana en la prevención del terrorismo yihadista. La memoria de la Fiscalía General del Estado de 2017 definía las investigaciones sobre yihadismo como «complejas y de una enorme dificultad técnico-jurídica» debido a la naturaleza de las actividades investigadas, que incluyen captación, adoctrinamiento, autoadoctrinamiento y radicalización; los medios empleados (internet y redes sociales); y porque no sólo se requieren medidas de observación y/o intervención de comunicaciones, sino también la obtención de indicios a través de diferentes medios de prueba de naturaleza personal (testigos protegidos, confidentes, coimputados, agentes encubiertos virtuales, entre otros), y de la incorporación al proceso como material probatorio de informaciones de los servicios de inteligencia.…  Seguir leyendo »

Derrotada o indultada

«Pero detrás del desafío terrorista, que absorbía toda la atención, se estaba librando otro combate más hondo de naturaleza nacionalista. Además de sus comandos clandestinos, el terrorista ha contado con numerosos representantes civiles; y, junto a su aparato militar, ha dispuesto de otro político e ideológico. Derrotado policialmente, ¿no habrá salido, sin embargo, ganador en estos otros combates? Eludir esa pregunta sería prueba de complacido simplismo o de cobarde escapada; a la postre, de rendición». La pregunta de Aurelio Arteta en un artículo de 2014 es especialmente pertinente ahora que ETA despliega un espectáculo mediático anunciando su final. Pero ETA no finaliza, pues su terrorismo no consistió solo en esa violencia física que cesó en 2011, sino también en la psicológica y política que coaccionó y aterrorizó a ciudadanos no nacionalistas durante décadas y que todavía hoy condiciona sus vidas.…  Seguir leyendo »

En su ensayo La maldad política, Alan Wolff distingue «la seriedad moral» de «las poses morales». Cinco años después del cese de ETA abundan más las poses que la seriedad sobre el legado del terrorismo. Además de por su calidad, quizás por eso conmueve tanto y a tantos la novela Patria, del gran escritor Fernando Aramburu. A través de la ficción retrata la complicidad con el terror, la indiferencia ante la humillación de las víctimas y la soledad de quienes desafiaron a los fanáticos. Su obra facilita la expiación de culpas y conciencias de una sociedad que hoy sigue mostrándose cómplice e indiferente ante otras formas de violencia diferentes del asesinato, pero derivadas de éstos.…  Seguir leyendo »

El pasado mes de diciembre, poco después de los atentados terroristas perpetrados el 13 de noviembre en París en los que fueron asesinados más de un centenar de personas, se produjo en Bruselas una tensa reunión de jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea. En ella los dirigentes europeos volvían a reconocer sus déficits en la lucha contra el terrorismo yihadista al reclamar en sus conclusiones lo siguiente: «Es preciso aplicar urgentemente las medidas previstas en la Declaración de los jefes de Estado o de Gobierno del 12 de febrero de 2015». Los atentados de enero en París habían motivado nuevos y solemnes anuncios de iniciativas antiterroristas.…  Seguir leyendo »

«Como dijo el Che, a los revolucionarios nos guían grandes y profundos sentimientos de amor por el género humano». Así pervertía el significado de las palabras Arnaldo Otegi en la carta de recuerdo a su madre, fallecida en mayo. Utilizaba su muerte como un instrumento más de propaganda para humanizar el rostro del criminal en permanente campaña. Apelando a las emociones que suscita la pérdida de una madre, politizaba la figura materna vinculándola con un proyecto político sustentado en el asesinato de seres humanos. Lo hacía con un lenguaje diseñado, como escribió George Orwell, para hacer verdadera la mentira y respetable el asesinato.…  Seguir leyendo »

EL pasado es el pasado», sentenció Gerry Adams días atrás al eludir su procesamiento por el asesinato de Jean McConville en diciembre de 1972. El pasado no desaparece aunque Adams intente esconderlo y transformarlo. «Los gemelos tenían seis años. Jamás podré olvidar su llanto aferrándose a mi madre mientras se la llevaban forcejeando. Echaron la puerta abajo y apuntaron sus pistolas contra nosotros. Dos de las personas que se la llevaron eran mujeres. Mostraron la misma piedad que dos bestias. Todavía tengo pesadillas con esa escena». La tristeza inundaba el rostro de Helen aquel verano de 1995 mientras relataba la angustia de vivir sin saber dónde se encontraba el cadáver de su madre, Jean McConville.…  Seguir leyendo »

En su excelente «States of Denial» (Estados de negación), Stanley Cohen analizó los mecanismos de negación de las violaciones de derechos humanos. Su obra detalla procesos de neutralización y transferencia de culpa utilizados para negar y difuminar la responsabilidad por los crímenes cometidos, el apoyo a estos o la pasividad ante ellos. Incluye entre esos métodos de distanciamiento moral para justificar actos de violencia como el terrorismo la utilización de un lenguaje eufemístico y distorsionador de la realidad o la deshumanización de las víctimas. Todos ellos son aplicables al terrorismo de ETA, como lo son los tres tipos de negación que Cohen definió para otros contextos y que de forma preocupante también se observan actualmente en España.…  Seguir leyendo »

En su excelente «Guerra y construcción del Estado en Colombia», el académico Carlos Patiño consideraba un error estratégico la incapacidad del Estado para ejercer el monopolio legítimo de la violencia durante décadas. Esa incapacidad le ha mantenido «bajo la constante amenaza de ser desplazado de los entornos en donde la sociedad demanda algo de orden, la aplicación de normas y la eliminación de la violencia». La amenaza no ha desaparecido al cumplirse un año de las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. En un país con más de 200.000 muertos y millones de desplazados, la negociación con una organización terrorista implicada además en el narcotráfico es vista por algunos como el único camino para erradicar la violencia.…  Seguir leyendo »

Durante dos años se han celebrado con total impunidad numerosos homenajes a terroristas. Ante esta tolerancia, ¿supone la reciente operación policial contra Herrira un cambio de política o solo un golpe de efecto que no irá seguido de iniciativas que tan lógicas resultarían? Motivan estas dudas la errática actitud del Gobierno, pues al llegar al poder asumió la política antiterrorista del anterior Ejecutivo que tanto atacó adoptando medidas que su propio electorado ha criticado. Entre ellas un plan de reinserción rebajando exigencias a los presos etarras o la excarcelación de Bolinaga sin que, al contrario de lo que señaló el ministro del Interior, ninguna ley exigiera liberar al criminal que continúa burlándose de sus víctimas.…  Seguir leyendo »