Roger Jiménez

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Las previsiones no se han cumplido enteramente en Gran Bretaña, más bien la realidad muestra serias fisuras, entre otras el increíble retroceso de los liberaldemócratas en número de escaños. Pero está claro que David Cameron se propone formar Gobierno con el apoyo de ese grupo, liderado por la joven revelación llamada Nick Clegg. Sin él no será posible alcanzar los 326 escaños imprescindibles, pero se interponen serios obstáculos en las negociaciones en materia de defensa, Europa e inmigración. Y también está claro que Gordon Brown abandonará Downing Street sin haber ganado unas elecciones, de ahí que muchos, incluidos votantes laboristas, le llamen Flash Gordon, en memoria del personaje de ciencia ficción de los años 30.…  Seguir leyendo »

La agresión cruenta a Silvio Berlusconi en la plaza del Duomo de Milán plantea una situación que va más allá del incidente aislado y de la adhesión o rechazo que concita la figura del primer ministro. Se trata de una guerra antropológica entre dos Italias, herederas de la Democracia Cristiana y del Partido Comunista, que dominaron la escena política en la primera república. Una y otra buscan la degradación del adversario y combatirlo físicamente más que ideológicamente, todo ello en sintonía con la tradición italiana de violencia organizada. Vivir en Milán (la ciudad natal de Berlusconi) supone estar más cerca de la economía, de la bolsa, de las finanzas, de la empresa, del diseño, de la moda, del mundo editorial, del arte y de la lírica… Y también de la barbarie.…  Seguir leyendo »

El clima que envuelve el segundo referendo sobre el Tratado de Lisboa, que se votará hoy en la verde república, parece salido del reparto de una comedia irlandesa clásica, hecha de ingenio, chismorreo, sátira, peleas domésticas y orgullo familiar. Los europeos miran ansiosos a los irlandeses, y los irlandeses ven la televisión con una pinta de Guinness al alcance de la mano, pendientes de las reformas económicas que se avecinan y que bucearán más, si cabe, en sus esquilmados bolsillos.

El futuro del taoiseach (primer ministro), Brian Cowen, y de su Gobierno de coalición pende de tres delgados hilos: el referendo de hoy, una reforma legal para controlar los activos tóxicos de los bancos y los austeros presupuestos que debe aprobar el Parlamento en diciembre, con nuevos impuestos y recortes en el gasto público para afrontar la profunda crisis fiscal.…  Seguir leyendo »