Salvador Moreno Peralta

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

No sé si podemos decir que lo que está pasando en nuestro país es los que nos está pasando a nosotros o, por el contrario, es cosa de ellos, porque siempre podrán espetarnos que no hay otra legitimidad política que el sufragio, y por eso están ahí. Elegir es una palabra sagrada por la que lucharon algunos padres y abuelos de los que hoy se sientan en el hemiciclo de la carrera de San Jerónimo. Palabra sagrada, degenerada en tabú por quienes solo ven en ella el acceso a un sueldo vitalicio con el salvoconducto del aforamiento.

Elecciones: neguemos la mayor.…  Seguir leyendo »

España entre sus grietas

Resulta envidiable la vigorosa lucidez con que los periodistas de los programas radiofónicos matutinos analizan con sus contertulios la realidad política del momento, a unas horas en las que la mayoría de los mortales aún tenemos entumecidos nuestros engranajes físicos y mentales. Cabe suponer que, en gran medida, son programas concebidos para esos paréntesis de tiempo, funcionalmente improductivos, que pasamos en el coche mientras vamos de nuestras casas al trabajo, aptos, sin embargo, para expandir mensajes entre unas sensibilidades todavía algo adormecidas y hasta cierto punto, inermes. El tiempo es también una mercancía y, como tal, en cada momento se modela conforme al perfil del consumidor.…  Seguir leyendo »

Es hora ya de cuestionar el principio de que lo banal y lo alienante sean ingredientes constitutivos del espectáculo, como esos agentes bioquímicos casi escondidos en los alimentos más inocentemente cotidianos. Es cierto que, como escribe Alessandro Baricco, asistimos a una silenciosa invasión viral de la barbarie en forma de pensamiento débil, de inconsistencia plástica de los valores al haberse roto el contenedor de los principios y de una esclavitud frente al consumo creyéndonos sus amos, por la magnitud insospechada de las opciones electivas a nuestra disposición. Entre esa enajenación de las meninges sociales estaría el efecto letárgico del espectáculo y la industria del entretenimiento, con la que el capital nos envuelve en el fabuloso negocio del ocio produciendo ineluctablemente una seudocultura, una cultura-basura, al decir de Adorno.…  Seguir leyendo »

Uno de los momentos más brillantes y a la vez postreros de la historia de la Humanidad fue, sin duda, la escritura del Quijote, pero no solo por alumbrar la primera novela moderna, pilar básico de la cultura universal, sino por liquidar una de las virtudes medulares que identificaban la idiosincrasia española, perdurable aún hoy, pálidamente, como el mortecino resplandor de una lejana estrella apagada. Cervantes acabó para siempre con la virtud de la hidalguía, pues, aun desde su encomio, lo cierto es que la depositó irónicamente nada menos que en el desvarío de don Alonso Quijano. Desde entonces la hidalguía ha sido cosa estrafalaria, frente a un pragmatismo apegado a la realidad –el de Sancho Panza– que en nuestro país ni siquiera era un apelativo de la razón práctica, sino un sinónimo de picaresca, genuina aportación a una subespecie universal.…  Seguir leyendo »

Por algún misterioso designio, el rito de paso de los cambios generacionales se hace en España machacando lo que bien estaba, como si las identidades se impusieran a garrotazos y no mediante una adaptación racional de las cosas a los nuevos tiempos. Pero no creo en argumentos atávicos para justificar esta tendencia a la insensatez. Que desde las instancias que dicen representar la indignación ciudadana se pretenda empezar de cero con la Historia se debe al hecho deplorable de no haberla leído, ni siquiera la reciente, más que a razones autodestructivas basadas en nuestro ADN colectivo. Me temo que vamos a pagar muy caro haber tirado por la borda estos años propicios para haber considerado a la Cultura y la Educación, de una vez por todas, el flujo sanguíneo de una sociedad responsable, y no la pringue sobrante de una comunidad de idiotas.…  Seguir leyendo »