Sami Naïr

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Europa ha de afrontar retos que provocan graves inquietudes y escepticismo sobre su proyecto global. De momento, afloran más las divergencias entre los socios europeos que una orientación consensuada hacia el futuro. Veinte años después de la ampliación a los países del Este, el balance no está a la altura de las expectativas iniciales. Europa parece paralizada: el Brexit, el auge del nacional populismo, la ruptura del eje estratégico entre Francia y Alemania, los desencuentros con los países del Este, todo ello deviene aún más desestabilizador con los desafíos planteados por la question del Sur.

Por lo que concierne al asunto de las inmigraciones, el problema central, para la UE, ya no se sitúa en el Este sino en el Sur.…  Seguir leyendo »

Europa se construye desvelando, como telón de fondo, una identidad incierta. Experimenta una tensión conflictiva de cara al futuro, porque los cimientos originales del proyecto europeo, aunque asentados en la democracia de postguerra, estaban basados en intereses económicos sin consenso de pertenencia política común. El nuevo ciclo que se ha abierto con la crisis de 2008 ha puesto en evidencia tanto el déficit democrático respecto de la gobernabilidad del conjunto europeo como la desagregación social sufrida por capas enteras de las sociedades. Diez años después del inicio de esta deflagración económica, comparable a la de 1929, y al amparo de una estrategia de salida de crisis “austericida”, el terreno social es más favorable que nunca al desarrollo de movimientos nacionales de ultraderecha, que se oponen al proceso de integración europeo en nombre de identidades étnicas, políticas, culturales y confesionales, apelando, como bandera, a la defensa de la nación asediada a través de la exclusión xenófoba.…  Seguir leyendo »

Europa invadida por los subsaharianos

Las alarmas empiezan a hacerse oír por doquier en Europa. Se grita —“¡inmigrantes subsaharianos!”— y el eco nos devuelve una voz —“¡invasión, invasión!”— que traslada las cifras del miedo: para 2100, la ONU pronostica una población subsahariana de 3.300 millones según un baremo medio de habitantes, de 4.850 millones, en índices altos, y de 2.250, ponderando a la baja. En ese juego indefinido de variaciones, siempre según la United Division de la ONU, la llegada de 80 millones de inmigrantes hará que la población europea se componga de un 26% de inmigración o descendiente de ella.

Basta una mirada a los centros de retención de Nigeria o de Libia para darse cuenta de que la edad de las personas inmigrantes oscila entre 14 y 30 años, y que desean a cualquier precio —tras franquear los filtros infernales del desierto, la corrupción policial aduanera y el sacrificio de las mafias de la trata de personas— salir de África.…  Seguir leyendo »

Frente a los nacionalismos excluyentes

Sería un gravísimo error subestimar el significado de lo que está pasando en el tablero europeo, con la crisis de dirección política de Europa y el auge del rechazo a la inmigración. No es ni más ni menos que la victoria ideológica de la extrema derecha sobre la derecha europea, con el telón de fondo de la despiadada política de austeridad de la última década, que ha ensangrentado a las sociedades europeas. El ejemplo más escalofriante es Francia, donde el dirigente de la derecha neogaullista, Laurent Wauquiez, asume sin complejo la totalidad del discurso de Marine Le Pen y está decidido a hacer de la inmigración el tema central de las próximas elecciones europeas.…  Seguir leyendo »

Demografía y migraciones futuras

Lo que pasa hoy no tiene que ver solo con refugiados e inmigración de trabajo. El concepto que define mejor la nueva realidad es el de “flujos demográficos”. En los próximos 20 años, la población del planeta sorprenderá con un significativo cambio en el rostro de la humanidad: en 2030, la India, con más de 1.500 millones de habitantes, superará a China que, pese al fin de la política del hijo único, se quedará con unos 1.200. Pero la gran sorpresa vendrá desde África subsahariana, que aventajará tanto a India como a China con más de 2.400 millones de habitantes. Según la ONU, en 2030 la población mundial pasará de los 7.300 millones actuales a 8.500 millones y 9.700 millones en 2050.…  Seguir leyendo »

Un policía lanza una piedra a los manifestantes el 6 de mayo de 1968, durante los enfrentamientos en París. GOKSIN SIPAHIOGLU (SIPA)

Mayo del 68 fue la primera “rebelión pospolítica” en Europa, la que discurrió sin el objetivo de conquistar el poder político, pero con un proyecto radical: “Cambiar la vida”, en el sentido de Arthur Rimbaud. Este mayo que ha entrado en la historia sigue siendo un misterio, un acontecimiento difícil de definir con rigor, y aquellos mismos que lo han vivido discrepan a menudo sobre su significado.

La fábrica de Mayo del 68 se encuentra en la radicalidad política y teórica directamente nacida de las generaciones de estudiantes que organizaron las movilizaciones contra la guerra de Argelia a comienzos de los años sesenta y desarrollaron, a lo largo de esos años, las manifestaciones contra la guerra norteamericana en Vietnam.…  Seguir leyendo »

Es demasiado pronto para sacar conclusiones firmes acerca de la victoria de Donald Trump. Este personaje aparece como un demagogo peligroso, irracional, exagerado y extremista. Frente a él, Hilary Clinton no era la adversaria más adecuada. Ella, racional, ponderada, calculadora, sospechosa por sus compromisos no siempre transparentes con el mundo adinerado es, sobre todo, la encarnación caricatural del “Sistema”, es decir, de las elites de Washington. Son muchos los que la odian, por malas o buenas razones. La elección de Barak Obama había sido una ruptura simbólica con el racismo tácito del sistema que impedía a un negro dirigir el país; la de Trump es una desgarrada inversa que pone en evidencia las tripas de EEUU; es un movimiento pendular que se adentra profundamente en la crisis de identidad del país.…  Seguir leyendo »

Fueron tres semanas de fuego y sangre (del 27 de octubre al 17 de noviembre de 2005); tres semanas durante las cuales los responsables políticos y las fuerzas del orden, el Gobierno, las asambleas de la República y el presidente, todos asistieron, estupefactos, desconcertados, desbordados como por un huracán, a una explosión solamente comparable a la de aquella de 1968, igual de violenta y devastadora. Miles de jóvenes, salidos espontáneamente de guetos de miserias, gritaban su desarraigo, su cólera, su odio: dos de los suyos acababan de ser asesinados por la policía sin motivo real, únicamente a causa del miedo, de la incomprensión.…  Seguir leyendo »

Guerra contra la inmigración

La tragedia humana que tiene lugar a las puertas de la UE conjuga de forma espectacular la profunda imbricación de varios tipos de demanda migratoria; los solicitantes de asilo, huyendo de la descomposición de sus Estados y de las guerras civiles, se suman a los inmigrantes económicos, intentando escapar de la miseria o sencillamente deseosos de vivir más dignamente. Lo novedoso es que los candidatos a la emigración, pertenezcan a la categoría que sea, quieren abrir a toda costa las fronteras de la fortaleza Europa. Esta ofensiva refleja el agotamiento del modelo de gestión migratoria puesto en marcha desde 1985.

Con la adopción de los Acuerdos de Schengen (1985-1990) y su prolongación con los Acuerdos de Dublín (1990-2003), la estrategia comunitaria ha erigido una auténtica barrera de hierro frente a las migraciones externas: cierre de la inmigración laboral para los no comunitarios (compensada con una admisión más flexible de la reagrupación familiar para los inmigrantes instalados legalmente en Europa); reducción drástica de la concesión del estatuto de refugiado y por tanto del derecho de asilo; gestión cuasi militar del control de fronteras; y adopción, en 2003, del principio por el cual el solicitante de asilo no puede interponer su solicitud en el país final de destino sino en el de llegada a Europa.…  Seguir leyendo »

Si los países ribereños de la costa norte del Mediterráneo tienen el derecho de mantener centros de detención para inmigrantes, deben también obligatoriamente atender a los detenidos, respetando las normas que garantizan el respeto de los derechos humanos. No todos lo hacen con la misma celeridad, y la verdad es que España se ha distinguido, estos últimos años, a raíz de la crisis económica, por unos comportamientos que han conmocionado hasta a las autoridades europeas. Se ha hecho acreedora a no pocas críticas en cuanto al respeto y garantía de los derechos humanos de inmigrantes y refugiados, relacionadas en particular con el trato que reciben en las fronteras (las “vallas”) de Ceuta y Melilla, con episodios tan terribles como los 15 muertos en la playa del Tarajal, que la justicia española estudia en estos momentos, gracias al esfuerzo de algunas ONG.…  Seguir leyendo »

Los atentados de París ponen en evidencia, una vez más —como el 11-S en Estados Unidos o el 11-M en España—, que las sociedades occidentales no pueden vivir al abrigo de los conflictos abiertos en Oriente Próximo. La guerra de civilizaciones, que algunos auguraron hace 20 años, está forjándose ante nuestros ojos. En adelante, el choque de identidades se produce por la conjunción de factores internos y externos. Consecuencia inevitable de la mundialización de la información y de todas las formas de identificación delegadas que conlleva. Los dos atentados de París son, desde ese punto de vista, simbólicos. El ataque contra Charlie Hebdo apuntaba a la libertad de expresión; el llevado a cabo contra el supermercado kosheratacaba a un establecimiento judío, por la sencilla razón de que era judío.…  Seguir leyendo »

Le vieux préjugé selon lequel les avant-gardes sont toujours en avance sur les peuples vient d’être infirmé une fois de plus : en Tunisie, pays pionnier d’où a jailli l’étincelle qui donna vie au «printemps arabe», c’est la société civile qui, à sa façon, oblige les élites à se conformer à ses aspirations profondes. Scénarios : janvier 2011, exit Ben Ali ; vacance du pouvoir, appel à Béji Caïd Essebsi, vétéran du bourguibisme et laïque déclaré, pour diriger la période de transition qui s’ouvre et organiser des élections pour la Constituante ; octobre 2011, élections et victoire toute relative des islamistes d’Ennahdha ; longue période de transition ; les islamistes s’accrochent au pouvoir, refusent d’organiser comme prévu des législatives, prétendent islamiser les institutions, sont incapables d’offrir une orientation économique crédible, cependant que la société se mobilise contre eux, spécialement les femmes dont ils prétendaient changer le statut civil, et que des dirigeants démocrates sont assassinés par des tueurs aux ordres de groupes parallèles.…  Seguir leyendo »

La segunda ronda de las elecciones municipales del domingo 30 de marzo ha confirmado los resultados de la primera ronda del 23 de marzo. Es una catástrofe dolorosa para el Partido Socialista. Se pueden extraer varias lecciones de esta votación. Sociológicamente, la mayoría de los jóvenes (dentro de la categoría de edad que comprende entre los 18 y los 30 años), gran parte del electorado popular (asalariados y la clase obrera) y la clase media, o bien se han abstenido de forma masiva o bien han votado contra el Partido Socialista. El conjunto de abstenciones gira en torno al 37%, algo que no se había visto jamás en una elección local, no nacional, en la que la proximidad con el candidato electo tiene en general una influencia mayor que las afiliaciones ideológicas.…  Seguir leyendo »

El golpe de Estado del Ejército egipcio es una revancha no solo contra los islamistas sino, sobre todo, frente a la revolución de febrero de 2011. Las protestas de la plaza de Tahrir de aquel año sorprendieron a los militares tanto como a Hosni Mubarak. Llegaron en un momento en el que había un grave problema de sucesión en el sistema político. Durante la última década, una parte importante de la clase dirigente no aceptaba el modelo de república hereditaria que Mubarak quería instaurar, tal como se había hecho en Siria. Su hijo, Gamal Mubarak, sucesor putativo, no tenía apoyos suficientes dentro del sistema: su perfil favorecía a determinados sectores financieros que amenazaban a otros sectores de la burguesía estatal, incluso a militares involucrados en negocios.…  Seguir leyendo »

Cada vez más voces ponen abiertamente en duda la existencia del euro como moneda “única” entre los 17 países que la han adoptado. Por su parte, cinco premios Nobel de Economía (James Mirrlees, Paul Krugman, Joseph Stiglitz, Christopher Pissarides, Thomas Sargent) consideran que España e Italia no podrán llevar a cabo las reformas exigidas sin provocar una crisis social de una amplitud devastadora para sus economías, y que si estos dos países se hunden bajo la presión de la austeridad, todo el dispositivo de la moneda única se disgregará. Estos temores no son nuevos, pero el problema es que son cada vez más compartidos.…  Seguir leyendo »

Hace tres días, se disparó y mató a Chokri Belaid, abogado y presidente del Partido de los Patriotas Demócratas Unificados (PPDU). Era un hombre afable, muy generoso, que había luchado durante años en contra de la dictadura policíaca del exdictador Ben Ali. Cuando los integristas llegaron al poder, rechazó tajantemente la alianza que hicieron dos partidos, supuestamente modernos, para gobernar con ellos, pues los integristas de Ennahda no podían gobernar solos. Era, en opinión de Belaid, una trampa muy peligrosa, cuyo motivo era sobre todo la ambición desmedida de los dirigentes de estos partidos (Ettakatol y Congreso por la República), que vendieron su alma para volverse, uno, presidente de la República y, el otro, presidente de la Asamblea Nacional.…  Seguir leyendo »

La intervención francesa en Malí, a la solicitud del Gobierno y del ejército del país, sostenida por une resolución de la ONU que autoriza a las fuerzas de la CEDEAO (Comunidad Económica de Estados de África Occidental) a proteger la integridad territorial y evitar la secesión del norte, es una acción legal. Tiene el apoyo de muchos países europeos, aunque sea de forma puramente retórica, sabiendo que los muertos van a ser, de momento, franceses. El presidente de la República, François Hollande, tomó esta decisión después de un largo periodo de negociaciones, no solamente con el Gobierno y el ejército malienses, sino también con las fuerzas secesionistas del Azawad en el norte e, indirectamente, con el grupo independista Ansar al Din.…  Seguir leyendo »

Desde las revoluciones de 2011, algo está cambiando entre Estados Unidos, Europa y los países árabes musulmanes. Hasta esa fecha el paradigma de la política exterior occidental, asumidas todas las diferencias, se resumía en la defensa, a cualquier precio, de la estabilidad interna en los países árabes, del control de las fronteras occidentales frente a los flujos migratorios y, por fin, de la lucha en contra del integrismo religioso. Los países europeos apoyaban a regímenes dirigidos por dictadores supuestamente laicos (Mubarak, El Asad, Ben Ali, Gadafi), mientras que Estados Unidos y Gran Bretaña, aunque sostenían a los mismos dirigentes (con matices tratándose de Gadafi y El Asad), ponían hincapié sobre la diferencia entre el islamismo conservador, que merecía el apoyo, y el integrismo, enemigo irreductible.…  Seguir leyendo »

La elección presidencial ha revelado algo latente en Francia: una profunda crisis de confianza de la mayoría del pueblo ante las elites que lo representan. Más allá de la victoria de François Hollande, que no es una victoria del programa del Partido Socialista, y de la derrota de Nicolas Sarkozy, que es sobre todo un rechazo a su persona, debemos extraer tres lecciones. En primer lugar, la emergencia, en la primera vuelta, de un voto de protesta, tribunicio, que recuerda a los años 50, 60 y 70 del siglo pasado, cuando el Partido Comunista Francés representaba a toda una parte de las clases populares explotadas sin esperanza alguna de acceder al poder.…  Seguir leyendo »

La revolución democrática árabe no solo ha sorprendido al mundo sino que también ha transformado los paradigmas tradicionales de la izquierda que, no más que la derecha, no ha podido presentirla. En Europa, a pesar de algunas vacilaciones, la izquierda, radical o social-liberal ha reaccionado en general de manera positiva, acogiendo esta irrupción de las masas como un acontecimiento de alcance histórico. No es el caso por desgracia de la gran mayoría de la izquierda radical latinoamericana. No se trata aquí de generalizar, puesto que esta izquierda radical engloba a elementos con diferencias a menudo contrastadas. No obstante, en el transcurso del coloquio organizado en Buenos Aires (8 y 9 de septiembre de 2011) por Capital Intelectual, Le Monde diplomatique edición Cono Sur y Mémoires des luttes, nosotros, participantes europeos, quedamos muy sorprendidos de ver a nuestros amigos latinoamericanos (por suerte, no todos) defender unas posturas que estamos acostumbrados a leer más bien bajo la pluma de los aduladores de las dictaduras en el mundo árabe.…  Seguir leyendo »