Sami Naïr (Continuación)

La segunda ronda de las elecciones municipales del domingo 30 de marzo ha confirmado los resultados de la primera ronda del 23 de marzo. Es una catástrofe dolorosa para el Partido Socialista. Se pueden extraer varias lecciones de esta votación. Sociológicamente, la mayoría de los jóvenes (dentro de la categoría de edad que comprende entre los 18 y los 30 años), gran parte del electorado popular (asalariados y la clase obrera) y la clase media, o bien se han abstenido de forma masiva o bien han votado contra el Partido Socialista. El conjunto de abstenciones gira en torno al 37%, algo que no se había visto jamás en una elección local, no nacional, en la que la proximidad con el candidato electo tiene en general una influencia mayor que las afiliaciones ideológicas.…  Seguir leyendo »

El golpe de Estado del Ejército egipcio es una revancha no solo contra los islamistas sino, sobre todo, frente a la revolución de febrero de 2011. Las protestas de la plaza de Tahrir de aquel año sorprendieron a los militares tanto como a Hosni Mubarak. Llegaron en un momento en el que había un grave problema de sucesión en el sistema político. Durante la última década, una parte importante de la clase dirigente no aceptaba el modelo de república hereditaria que Mubarak quería instaurar, tal como se había hecho en Siria. Su hijo, Gamal Mubarak, sucesor putativo, no tenía apoyos suficientes dentro del sistema: su perfil favorecía a determinados sectores financieros que amenazaban a otros sectores de la burguesía estatal, incluso a militares involucrados en negocios.…  Seguir leyendo »

Cada vez más voces ponen abiertamente en duda la existencia del euro como moneda “única” entre los 17 países que la han adoptado. Por su parte, cinco premios Nobel de Economía (James Mirrlees, Paul Krugman, Joseph Stiglitz, Christopher Pissarides, Thomas Sargent) consideran que España e Italia no podrán llevar a cabo las reformas exigidas sin provocar una crisis social de una amplitud devastadora para sus economías, y que si estos dos países se hunden bajo la presión de la austeridad, todo el dispositivo de la moneda única se disgregará. Estos temores no son nuevos, pero el problema es que son cada vez más compartidos.…  Seguir leyendo »

Hace tres días, se disparó y mató a Chokri Belaid, abogado y presidente del Partido de los Patriotas Demócratas Unificados (PPDU). Era un hombre afable, muy generoso, que había luchado durante años en contra de la dictadura policíaca del exdictador Ben Ali. Cuando los integristas llegaron al poder, rechazó tajantemente la alianza que hicieron dos partidos, supuestamente modernos, para gobernar con ellos, pues los integristas de Ennahda no podían gobernar solos. Era, en opinión de Belaid, una trampa muy peligrosa, cuyo motivo era sobre todo la ambición desmedida de los dirigentes de estos partidos (Ettakatol y Congreso por la República), que vendieron su alma para volverse, uno, presidente de la República y, el otro, presidente de la Asamblea Nacional.…  Seguir leyendo »

La intervención francesa en Malí, a la solicitud del Gobierno y del ejército del país, sostenida por une resolución de la ONU que autoriza a las fuerzas de la CEDEAO (Comunidad Económica de Estados de África Occidental) a proteger la integridad territorial y evitar la secesión del norte, es una acción legal. Tiene el apoyo de muchos países europeos, aunque sea de forma puramente retórica, sabiendo que los muertos van a ser, de momento, franceses. El presidente de la República, François Hollande, tomó esta decisión después de un largo periodo de negociaciones, no solamente con el Gobierno y el ejército malienses, sino también con las fuerzas secesionistas del Azawad en el norte e, indirectamente, con el grupo independista Ansar al Din.…  Seguir leyendo »

Desde las revoluciones de 2011, algo está cambiando entre Estados Unidos, Europa y los países árabes musulmanes. Hasta esa fecha el paradigma de la política exterior occidental, asumidas todas las diferencias, se resumía en la defensa, a cualquier precio, de la estabilidad interna en los países árabes, del control de las fronteras occidentales frente a los flujos migratorios y, por fin, de la lucha en contra del integrismo religioso. Los países europeos apoyaban a regímenes dirigidos por dictadores supuestamente laicos (Mubarak, El Asad, Ben Ali, Gadafi), mientras que Estados Unidos y Gran Bretaña, aunque sostenían a los mismos dirigentes (con matices tratándose de Gadafi y El Asad), ponían hincapié sobre la diferencia entre el islamismo conservador, que merecía el apoyo, y el integrismo, enemigo irreductible.…  Seguir leyendo »

La elección presidencial ha revelado algo latente en Francia: una profunda crisis de confianza de la mayoría del pueblo ante las elites que lo representan. Más allá de la victoria de François Hollande, que no es una victoria del programa del Partido Socialista, y de la derrota de Nicolas Sarkozy, que es sobre todo un rechazo a su persona, debemos extraer tres lecciones. En primer lugar, la emergencia, en la primera vuelta, de un voto de protesta, tribunicio, que recuerda a los años 50, 60 y 70 del siglo pasado, cuando el Partido Comunista Francés representaba a toda una parte de las clases populares explotadas sin esperanza alguna de acceder al poder.…  Seguir leyendo »

La revolución democrática árabe no solo ha sorprendido al mundo sino que también ha transformado los paradigmas tradicionales de la izquierda que, no más que la derecha, no ha podido presentirla. En Europa, a pesar de algunas vacilaciones, la izquierda, radical o social-liberal ha reaccionado en general de manera positiva, acogiendo esta irrupción de las masas como un acontecimiento de alcance histórico. No es el caso por desgracia de la gran mayoría de la izquierda radical latinoamericana. No se trata aquí de generalizar, puesto que esta izquierda radical engloba a elementos con diferencias a menudo contrastadas. No obstante, en el transcurso del coloquio organizado en Buenos Aires (8 y 9 de septiembre de 2011) por Capital Intelectual, Le Monde diplomatique edición Cono Sur y Mémoires des luttes, nosotros, participantes europeos, quedamos muy sorprendidos de ver a nuestros amigos latinoamericanos (por suerte, no todos) defender unas posturas que estamos acostumbrados a leer más bien bajo la pluma de los aduladores de las dictaduras en el mundo árabe.…  Seguir leyendo »

La caída, por fin, de Gadafi es una magnífica noticia para el desarrollo de la revolución democrática en los países árabes. Nadie llorara al Nerón libio. Los que tuvieron la mala suerte de cruzarse con él, por motivos diplomáticos o de política, guardan, como yo, el recuerdo de un hombre cínico, megalómano, con el que no se podía dialogar porque no escuchaba y repetía un monólogo permanente consigo mismo. Militar inculto, adoptó todas las ideologías a la vez: fue nacionalista, islamista, socialista, arabista, africanista, y más aún: ¡se proclamo rey de África! Con sus hijos, representaba la versión moderna de un sátrapa.…  Seguir leyendo »

El estallido de la revolución democrática en el mundo árabe, a partir del 17 de diciembre del 2010 (fecha de la inmolación del tunecino Mohamed Bouazizi), provocó la estupefacción planetaria. Nadie podía apostar que el mundo árabe llevaba, en sus profundidades culturales y sociológicas, aspiraciones democráticas y modernizadoras. Prevalecía la visión de un mundo dividido entre una mayoría refugiada en la religión, a veces el fanatismo, el resentimiento en contra de Occidente, y una minoría de fuerzas democráticas, seculares y modernizadoras. Ahora bien, lo que surgió de esta «noche oscura» de la conciencia, fue todo lo contrario: una demanda tremenda, profunda, extraordinariamente moderna de libertad, de democracia y de dignidad.…  Seguir leyendo »

El fracaso de la izquierda europea ante la ofensiva del neoliberalismo nunca ha sido más patente que hoy. La crisis actual del capitalismo financiero tendría que haber provocado desde hace mucho tiempo su debacle. Sin embargo, allí donde la izquierda europea gobierna está obligada a hacerlo todo para salvarlo. Hay en ello algo propiamente surrealista. ¿Por qué ironía de la historia la izquierda se encuentra, como el médico, en la cabecera de un sistema que supuestamente debe combatir en nombre del progreso y de la justicia?

El electorado de izquierdas, desconcertado por este viraje, o gira hacia la derecha populista o se refugia en la abstención política.…  Seguir leyendo »

Frente a lo que pasa en Libia, uno puede sentir un cierto malestar, pues es una situación muy complicada en la que están en juego tanto el principio del derecho a la autodeterminación de los pueblos como el de no injerencia en la soberanía de las naciones. El pueblo libio está sufriendo una de las tiranías más salvajes del mundo, con un dirigente enfermo, megalómano y patológicamente peligroso. En situación normal, este hombre debería estar bajo vigilancia médica. Ahora bien, gobierna con mano de hierro a su país. El pueblo se ha levantado en contra de él, en la ola de revolución democrática que está conmocionando a los pueblos árabes.…  Seguir leyendo »

Si Egipto se convierte en una democracia -y nada está decidido de momento-, su ejemplo se propagará como un reguero de pólvora por el mundo árabe. Aunque la situación no cambie inmediatamente en estos países, el modelo egipcio tendrá el efecto de una pesadilla sobre los dirigentes de los Estados feudales, monárquicos y dictatoriales. Los intelectuales, los responsables políticos y los actores de la sociedad civil son conscientes de esta nueva situación. Hoy, todos los observadores relevantes en El Cairo aseguran, gracias a la libertad de expresión y al debate de ideas, que una nueva etapa histórica ha nacido en la región, y que el papel de Egipto será determinante.…  Seguir leyendo »

El vuelco de Egipto hacia el campo de la democracia, si se confirma, constituye un cambio radical para todos los países de la región. Egipto fue, es y será por mucho tiempo el corazón del mundo árabe. Todo acontecimiento que se produce allí influye en el resto de las naciones árabes.

Cuando en los años sesenta Nasser galvanizaba a las masas, había desde Yemen hasta Marruecos las mismas repercusiones, las mismas cóleras, las mismas alegrías y desesperaciones. Cuando Sadat y luego Mubarak destruyeron el dinamismo nacional egipcio y se sometieron a EE UU, la misma atonía, la misma impotencia y la misma resignación se apoderaron en todas partes de las poblaciones.…  Seguir leyendo »

Túnez acaba de vivir una doble revuelta que aún no constituye una revolución. Una revuelta popular y una revuelta de palacio en el entorno del presidente Ben Ali. La revuelta en la calle comenzó hace cuatro semanas cuando un joven de 23 años, Mohammed Bouazizi, se inmoló en Sidi Bouzid para expresar su desesperación ante las injusticias; ello provocó una ola de indignación que se transformó en una marea de protestas. Sobre todo desde que comenzó el siglo, la situación social es desastrosa para los más pobres.

El poder de Ben Ali se apoyaba en tres fuerzas centrales. Una, las clases medias, relativamente integradas, han visto cómo su situación se degradaba.…  Seguir leyendo »

Debemos tomarnos en serio la revuelta de los jóvenes que sacude el Magreb desde hace varias semanas. Está llena de lecciones sobre la inversión de los valores y de las relaciones de fuerza en estos países. De entrada, los manifestantes sostienen en todas partes las mismas reivindicaciones: quieren trabajo, alojamientos, oportunidades de movilidad social que se correspondan con sus cualificaciones, a la vez que la libertad de poder expresarse sobre la situación en sus propios países. Estas aspiraciones se manifiestan con actos violentos porque justamente estos jóvenes no tienen derecho a hacerlo democráticamente. Lo que está en el origen de la violencia es, pues, la falta de democracia, y no una manipulación cualquiera o la maldad innata de unos "gamberros" desesperados.…  Seguir leyendo »

Después de Grecia, Irlanda. Después, probablemente Portugal. A continuación, no lo sabemos. Lo que es seguro es que varios países están amenazados por los mercados. España ya está en el punto de mira. Pero con el debido respeto por los demás, España no es lo mismo. Es la cuarta economía de Europa (12% del PIB europeo), y es un peso pesado de la política europea. La deuda española es efectivamente tres veces superior a la griega, su déficit gira desde hace dos años en torno al 10% del PIB, y el desempleo, que afecta a todas las franjas de edad, se sitúa en realidad por encima del 20%.…  Seguir leyendo »

Es una evidencia que dos años después del lanzamiento de la Unión Para el Mediterráneo (UPM) la política mediterránea de Europa se hunde lentamente en el fango. Los grandes proyectos anunciados con estrépito en julio de 2008 parecen estar cada vez más alejados: la descontaminación del Mediterráneo, el desarrollo de las autopistas del mar para facilitar los intercambios comerciales, un proyecto común de protección civil para luchar contra las catástrofes naturales, la puesta en marcha de un plan de desarrollo de la energía solar, la creación de una universidad euromediterránea y de un programa Erasmus euromediterráneo y el fomento de una iniciativa mediterránea para el desarrollo de las empresas.…  Seguir leyendo »

Con ocasión de su viaje a Ankara el 29 y 30 de marzo pasados, Angela Merkel dijo abiertamente, y en presencia del presidente Erdogan, que prefería una "asociación privilegiada" con Turquía a una integración total.

Hermann Gröhe, secretario general de la CDU, el partido de la canciller Merkel, precisa asimismo en unas declaraciones al periódico Kölnische Rundschau, que "Turquía no está preparada para ser admitida en un tiempo predecible".

Estas declaraciones contrastan con la postura a favor de la integración de Turquía del Partido Socialdemócrata (SPD), los liberales y los Verdes alemanes, pero son reveladoras de una radicalización de Alemania hacia todo tipo de ampliación en el sur de Europa.…  Seguir leyendo »

Joaquín Almunia, comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, ha acabado diciendo en voz alta lo que se rumorea desde hace meses en Bruselas: que España y Portugal han sido nombrados, después de Grecia, los países más preocupantes de la zona euro. Pero lo que no menciona el comisario es que la Comisión de Bruselas se comporta ahora como si no hubiera habido crisis, y quiere obligar a esos países a someterse a un pacto de estabilidad que Alemania, Francia y otros países violaron alegremente cuando les convino. A pesar de la crisis, se trata en definitiva de volver a la política de estabilidad (sin crecimiento real) que impone Bruselas bajo la dirección del Banco Central a la zona euro.…  Seguir leyendo »