Santiago Araúz de Robles

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de enero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Profundo desasosiego por un hecho inadvertido. En Valencia en fiestas, el día 18 de marzo y a una hora que pudo coincidir con la lorquiana eran las cinco en sombra de la tarde, un toro corneó muy gravemente a Enrique Ponce. En los diarios de la televisión pública nacional, TVE I y La 2, ninguna referencia. Ponce es un torero con 29 años de alternativa, en los que ha sido número uno del escalafón casi continuadamente.

Hablamos de la Fiesta de toros. Desde el punto de vista ritual y estético, ha sido objeto de atención preferente, casi apasionada, por Goya y Picasso, los dos pintores españoles más universales de los siglos XIX y XX.…  Seguir leyendo »

En 1947 nace Florentino Pérez, y la India deja de ser protectorado británico, como acontecimientos más destacables. En España, y en plena postguerra, ocurre el hecho que mayor conmoción social ha producido hasta hoy mismo: muere Manolete. Mi suegro, médico, vasco y aficionado a los toros, había cenado con él, en una sociedad gastronómica, Basollúa, quince días antes del 28 de agosto, en que el toro Islero partió la femoral del torero. Manuel Rodríguez era cordobés, y gris, como es sabido. ¿Por qué aquella conmoción nacional?

Su vida estuvo marcada por dos mujeres: su madre, la famosísima doña Angustias, que de joven podía haberse confundido con la chiquita piconera, modelo de Julio Romero, luego matrona robusta, según «Dígame»; y Lupe Sino.…  Seguir leyendo »

Un jurado de quinientos ciudadanos condenó a muerte a Sócrates, «el crítico de Atenas». Por su propia mano Sócrates se vertió la cicuta. Tranquilizamos inquietudes, pensando que los estados «occidentales», garantistas, poseen el antídoto: la presunción legal de inocencia (iniciativa de san Luis Rey de Francia). Pero, aun siendo cierto que hemos ido más allá, y ya no se condena sin prueba de culpabilidad, el proceso mismo causa un daño socialmente irreparable, si no había causa: un Sócrates finalmente absuelto no habría podido volver a su profesión: el «magisterio, en la juventud». Estado de Derecho, presunción de inocencia. Y persecución rigurosa (no pasional) de la corrupción.…  Seguir leyendo »