Santiago Lago-Peñas

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El debate público en España sobre cuestiones con impacto territorial es peculiar. Frente a lo que ocurre en la inmensa mayoría de países, también en los descentralizados y federales, argumentar desde una perspectiva de conjunto o «española” es rápidamente visto como indicativo de prejuicios jacobinos. Sin embargo, un país federal es un país de confección dual, con comunidades políticas a doble escala (al menos) e identidades y lealtades también binomiales; siendo el todo tan importante como las partes. Lo lógico es que a veces se porte un sombrero y a veces otro. Seguramente, la insistencia del régimen franquista en el lema de la unidad de España y la incisiva persecución y castigo de la diversidad cultural y lingüística ayudan a explicar esta particularidad, a pesar de las cuatro décadas de democracia transcurridas.…  Seguir leyendo »

Han sido cinco meses intensos, con debates que han trascendido las paredes del Ministerio, continuas concesiones mutuas y una gran dosis de empatía. Gracias a ello se ha conseguido converger sustancialmente en diagnósticos y propuestas. En algunos casos, con votos particulares; en otros, ofreciendo al lector un menú doble; siempre entendiendo que no son los expertos los que deben tomar las decisiones políticas clave: basta con que dibujemos el mapa y expongamos las posibles soluciones. Pero hay que incidir en que el informe no es un libro blanco al uso. Es mucho más. Es un punto de partida cincelado desde las sensibilidades y puntos de vista de cada territorio; lo que lo hace más útil a los protagonistas de la negociación política.…  Seguir leyendo »

Aunque no nos guste, los números tiene que cuadrar; sean los de una familia, empresa o administración. Lo contrario conduce a la falta de credibilidad, la mala reputación y los riesgos de impago e insolvencia. Los partidos políticos no son ajenos a esta necesidad. Sus programas electorales deben ser coherentes internamente por todo lo anterior. Pero también por respeto al debate político de calidad y a la competencia electoral justa. Prometer cosas que no encajan presupuestariamente distorsiona la discusión y acaba obligando a todos a jugar con las cartas marcadas, con unos electores que, en su inmensa mayoría, no son expertos economistas con la capacidad y el tiempo de hacer los cálculos necesarios, no siempre sencillos.…  Seguir leyendo »

El proceso de descentralización política y financiera en España ha sido muy intenso y exitoso en muchos sentidos; lo que no es óbice para reconocer y aceptar sus debilidades y disfuncionalidades. Una parte de ellas tiene que ver con no haber ajustado la estructura institucional, manteniendo espacios y Gobiernos (provincias y diputaciones) propios de la estructura centralizada que copiamos a la Francia napoleónica; o un Senado inútil en su configuración actual. Otras, con la extraordinaria dinámica del proceso, que a veces nos ha empujado a ceder competencias sin fundamento claro. O, en sentido inverso y como factor compensatorio, a mantener un exceso de legislación básica estatal sobre materias que son, en lo fundamental, autonómicas.…  Seguir leyendo »

El Estado de bienestar es un afortunado accidente histórico. En sus distintas variantes y en todos los elementos que lo configuran, desde los servicios públicos universales al papel desempeñado por las relaciones entre sindicatos y empresarios a escala estatal, es algo contemporáneo y limitado geográficamente. Me temo que no existe garantía de que se vaya a extender a otras áreas o, incluso, que vaya a permanecer sin cambios sustanciales donde hoy lo disfrutamos. El contexto está mutando, y con ello se alteran los cimientos sobre los que aquel se desarrolló.

En el plano financiero, el crecimiento económico se ha ralentizado y la competencia fiscal internacional dificulta el aumento continuo de los recursos fiscales.…  Seguir leyendo »

Las tensiones centrífugas en Cataluña, independentistas en su versión extrema, tienen su primer fundamento en la existencia de ciudadanos con sentimiento de pertenencia exclusiva a una comunidad política de ámbito catalán. No se sienten españoles y, al margen de otros factores, preferirían ajustar la realidad institucional (el Estado) a ese espacio de pertenencia e identificación. Las encuestas del CIS muestran que, desde finales de los años ochenta, alrededor del 15% de los catalanes tienen este perfil. A ese porcentaje probablemente habría que sumarle una parte del 25% de ciudadanos que se sienten más catalanes que españoles.

Existe un segundo fundamento, que tiene que ver con el hecho de que Cataluña es un país rico en términos comparados y, por tanto, cuenta con un saldo fiscal desfavorable.…  Seguir leyendo »

Los servicios públicos pueden financiarse usando la lógica de la capacidad de pago o la del beneficio. Según la primera, deben pagar los ciudadanos que perciben más renta, consumen más, o poseen más riqueza. Es la lógica del IRPF, el IVA, o el impuesto sobre el patrimonio, entre otros muchos. Según el principio de beneficio, deben pagar quienes se benefician directamente de los servicios públicos. El instrumento fundamental aquí son tasas y precios públicos. Estas figuras son mucho menos relevantes cuantitativamente que los impuestos y solo en el ámbito municipal generan un capítulo de ingresos significativo. Los copagos también se incluirían en este vector.…  Seguir leyendo »