Sebastián Fest

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Los argentinos darán este domingo el primer paso en un intenso y extenso proceso electoral que definirá si Mauricio Macri sigue cuatro años más en el poder o si el peronismo, con Cristina Fernández de Kirchner como vicepresidenta, vuelve a instalarse en la Casa Rosada. Muchos creen que se trata de bastante más que eso, que la decisión es entre república y autoritarismo. La afirmación tiene la no despreciable desventaja de instalar a los argentinos nuevamente ante el abismo: sería, otra vez, una elección a todo o nada, una encrucijada decisiva en la vida nacional. Una decisión sin retorno.

Votar con ese nivel de presión es angustiante, y hasta podría pensarse que impropio de una democracia plena y/o madura.…  Seguir leyendo »

No se equivocaría cualquier escritor si dejara hoy mismo todo lo que esté haciendo y decidiera pasar tres meses en Argentina, tierra generosa de la que saldría con material de sobra para escribir una de sus mejores novelas. Y está tardando Netflix en asegurarse los derechos de una historia que supera a la aclamada El mecanismo, en la que se retrata la corrupción brasileña. Puede decirse, y no es exageración, que el 1% de lo que está sucediendo en las últimas semanas en Buenos Aires sería suficiente para tumbar cualquier carrera política.

¿Por dónde empezar? Quizá por lo que ya nadie discute como hito en la historia del periodismo argentino, la investigación de La Nación conocida como los cuadernos de la corrupción.…  Seguir leyendo »

Messi, genio. Maradona, drogadicto. Sampaoli, inútil. Son las asociaciones libres de los argentinos cuando una encuestadora, en estos días, les pidió que dijeran la primera palabra que se les viniese a la cabeza a partir de la mención de determinados personajes públicos. Sí, los argentinos son rápidos e ingeniosos: la lengua les funciona a la velocidad del sonido. Y, como dicen aquellos que se ven abrumados ante tanto despliegue, no es que hablen con doble sentido. Dominan un triple o cuádruple sentido que abruma y confunde al que no está acostumbrado a tratar con ellos.

Ahora bien: los argentinos son también veloces para cambiar de opinión, y en eso el fútbol y la economía, sus dos fuentes de felicidad y drama, suelen ir a la par.…  Seguir leyendo »