Sergi Doria

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Feijóo puede rimar con Cambó

La historia no se repite pero rima, advertía Mark Twain. Y Feijóo puede rimar con Cambó. El líder popular sabe que nunca se ganarán las elecciones en España si el voto al PP no sube en Cataluña. La cuestión es cómo revocar esa fatalista deriva que impide la adición del sufragio catalán al proyecto liberal conservador nacional. Los malos resultados del centro-derecha -Junts ya no es centro-derecha, sino secta de radicalidades morbosas- atraviesan las municipales, autonómicas y generales.

En su estudio 'Cómo derrotar al independentismo', Carles Castro cifra en 350.000 los electores que cambiarían la correlación de fuerzas hasta clausurar la hegemonía independentista.…  Seguir leyendo »

Si a la muerte de Franco se hubieran aplicado las consignas de quienes hoy tildan la Transición de 'régimen del 78', España habría reeditado el enfrentamiento del 36: la democracia, como tantos episodios de la crónica española, habría quedado en nonata. Si a la muerte de Franco se hubiera impuesto la política aldeana de vuelo gallináceo que hogaño padecemos el verso de Gil de Biedma devendría en eterno epitafio: «De todas las historias de la Historia sin duda la más triste es la de España, porque termina mal».

Por fortuna, hubo otras épocas en que el sectarismo de la mal llamada 'memoria histórica' no coartó la convivencia.…  Seguir leyendo »

Tzvetan Todorov falleció el 7 de febrero de 2017. El mejor tributo, cinco años después de su muerte, es constatar su vigencia. Nacido en Bulgaria en 1939, con la II Guerra Mundial, conoció el siniestro socialismo real. En 1956, el año de la invasión soviética de Hungría, Todorov cursa Letras en la Universidad de Sofía. Hablar de literatura bajo el régimen comunista sin caer en la exaltación del dogma no era fácil. Para salir indemne de tal inquisición, Todorov soslayó la vertiente política de los textos literarios y priorizó sus mecanismos lingüísticos. De esta manera, «no corría el riesgo de transgredir los tabúes ideológicos del partido», recuerda en su ensayo ‘La literatura en peligro’,

La oportunidad de ampliar estudios más allá del Telón de Acero le llevó en 1963 a París, donde acabaría fijando su residencia hasta adoptar la nacionalidad francesa.…  Seguir leyendo »

Recuerdo una discusión con mi abuelo, un mediodía de verano, ante el globo terráqueo del Telediario. Las 625 líneas del blanco y negro dejaban ver tanques con la estrella soviética y ciudadanos que los maldecían. Mi abuelo, excombartiente republicano libertario que en la guerra temía más a los comisarios estalinistas que tenía a sus espaldas que a los franquistas que tenía delante, aducía que lo que estábamos viendo -el aplastamiento de la Primavera de Praga- no podía ser como lo contaba la televisión franquista.

Pese al ornato anticomunista del Régimen, los hechos eran espantosamente reales. El 20 y 21 de agosto de 1968 los tanques de cinco estados del Pacto de Varsovia (URSS, Bulgaria, Polonia, RDA y Hungría) arrasaron la tímida democratización de Dubcek.…  Seguir leyendo »

Cuando la burguesía convergente enervó a las masas contra el Estado para encubrir, con la ocupación impune del espacio público, una ejecutoria de corrupción y recortes sociales jaleando el ‘España nos roba’, una viñeta en ‘El Periódico’ caricaturizaba a Artur Mas y su compañero de coalición (CiU), Josep Antoni Duran Lleida. Ambos corrían al frente de las manifestaciones de la ANC y Òmnium. Duran aconsejaba a Mas: si no seguimos corriendo pasarán por encima de nosotros...

Como es sabido, Duran se apartó a tiempo. Mas siguió corriendo hacia el precipicio. Lo peor es que su clase social -la burguesía- le compró el sobado agravio del expolio fiscal y le jaleó cuando presumía de astucia para engañar al Estado.…  Seguir leyendo »

José María Pemán escribió en una Tercera de ABC, año 1970, que la lengua catalana era un vaso de agua clara: «Desde el día siguiente a la liberación de Cataluña se vio el camino que iban emprender algunos, reincidiendo en pasados errores. Estuve en Barcelona en los primeros días. Aparecieron calles y esquinas empapeladas de tiras o rótulos oficiales con este texto: ‘¡No hables catalán, habla la lengua del imperio!’».

Dionisio Ridruejo y los catalanes del bando nacional, como Ignacio Agustí, José María Fontana, Pere Pruna o Carlos Sentís, eran partidarios de hacer falangismo en catalán. Incluso Serrano Suñer, con raíces familiares en Gandesa, no lo veía con malos ojos… «Cataluña podía soportar muy bien la revocación del Estatuto de autonomía, pero no la interdicción o el despojo de pertenencias fundamentales como la lengua o el estilo de vida», escribe Ridruejo en ‘Casi unas memorias’.…  Seguir leyendo »

En la primavera de 1951 el franquismo vivió una gran turbulencia social en Cataluña. El abusivo aumento del billete del tranvía provocó la indignación de los barceloneses. Con inesperada unanimidad, no subieron a los vagones y se desplazaron a pie a sus lugares de trabajo. La represión orquestada por el gobernador civil, Eduardo Baeza Alegría –célebre por su presunto lío con la vedette Carmen de Lirio–, motivó su cese desde El Pardo.

Un mes después de aquellos disturbios concurría en las novedades editoriales del 23 de abril, fiesta de Sant Jordi, ‘Los catalanes en la guerra de España’, de José Maria Fontana Tarrats (1911-1984).…  Seguir leyendo »

Ada Colau se sacó de la manga su particular ‘primavera republicana’ y arrasó el nomenclátor monárquico barcelonés. De los Reyes Católicos a Juan Carlos I. Mientras, la ‘memoria democrática’ que destilan los altavoces gubernamentales, conmemora la II República como el periodo más liberal de nuestra Historia.

Pero al 14 de abril sucedieron otras efemérides. Un mes después de la proclamación de la República, 10 de mayo del 1931, España vive el primer estallido anticlerical con la quema del convento de los jesuitas en la calle de la Flor. Solo en Madrid, seis iglesias quedan reducidas a cenizas y la algarada incendiaria no tarda en extenderse a las provincias levantinas y andaluzas.…  Seguir leyendo »

Las fuerzas de ocupación

Siguen siendo la mitad de los catalanes y si se acometiera la reforma pendiente de la ley que privilegia los caladeros de votos secesionistas, principalmente en Lérida y Gerona, serían muchos menos de la mitad. En 2017 eran dos millones y ahora 1.300.000. Pero el 14-F es otra fase del Programa 2000 que Jordi Pujol trazó hace treinta años para ocupar la ‘sociedad civil’. El objetivo: la infiltración nacionalista en todos los ámbitos. El marco: los ‘Países Catalanes’ con una Cataluña hegemónica; ‘nación europea emergente’, pero ‘discriminada’ al no poder desarrollar ‘libremente’ su potencial cultural y económico.

Ironías del destino. «Fuera las fuerzas de ocupación», he aquí una proclama típica en las manifestaciones de los setenta dirigida a la Policía Nacional y la Guardia Civil.…  Seguir leyendo »

Todo comenzó el 14 de marzo con el estado de alarma… De quincena en quincena se devanaba la procesión de prohibiciones y decisiones erráticas. Nueve meses después, seguimos rehenes de confinamientos, toques de queda, cierres perimetrales y caducidad de los ERTE.

Este 2020 nos ha enseñado a saber estar solos, valorar lo que antes no parecía importar… La ansiedad por superar la pesadilla pandémica nos ha convertido en adictos al calendario.

En lo más acerbo de la cuarentena, el «Libro de Job» parecía describir estas fechas insomnes: «Como el siervo anhelando la sombra, como el jornalero esperando su salario, así he pasado yo meses llenos de desencanto y me han tocado noches llenas de dolor.…  Seguir leyendo »

Zafoniana

«La vida te da unas cartas que no escoges y las juegas como mejor sabes y puedes». La frase predilecta de Carlos Ruiz Zafón. En su posteridad, todo son efemérides enredadas con los recuerdos. Otro noviembre, de 2016: el escritor culminaba su tetralogía del Cementerio de los Libros Olvidados con «El laberinto de los espíritus».

Hace casi veinte años, junio de 2001, entrevisté en el hotel Condes de Barcelona al todavía desconocido autor de «La sombra del viento». Lo describí con camisa hawaiana. No me pareció un escritor al uso, más bien un dibujante de cómics o un productor de cine.…  Seguir leyendo »