Stephen S. Roach

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de junio de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Después de años de desesperación post-crisis, el consenso generalizado de los pronosticadores hoy es bastante optimista respecto de las perspectivas para la economía global en 2018. Se estima que el crecimiento mundial del PIB es cada vez más sólido, sincrónico y libre de inflación. Los mercados financieros exuberantes no podrían pedir más.

Si bien siento un gran respeto por la comunidad de pronosticadores y el juicio colectivo de los mercados financieros, sospecho que el consenso de complacencia de hoy pasará por una dura prueba en 2018. La prueba podría ser consecuencia de una sacudida -especialmente en vista del creciente riesgo de una guerra caliente (con Corea del Norte) o una guerra comercial (entre Estados Unidos y China) o un colapso de la burbuja de activos (pensemos en el Bitcoin).…  Seguir leyendo »

Los congresos quinquenales del Partido Comunista de China son un raro acontecimiento en el que el ritual y el dogma se combinan con la introspección y la estrategia. Y el 19.º Congreso Nacional, iniciado el 18 de octubre, no es la excepción.

No obstante el suspenso en torno de posibles cambios en el liderazgo del Partido (que suelen ocurrir al final del encuentro), el informe político del presidente Xi Jinping, presentado el día de apertura, ha sido un hecho de gran impacto. Cabe señalar que dice tanto acerca del Partido como de Xi. Como destaca Alice Miller, importante sinóloga de la Hoover Institution en Stanford, el informe se redactó con todo cuidado por espacio de un año para transmitir el consenso del órgano máximo del Partido, el Comité Central de 205 miembros.…  Seguir leyendo »

Una vez más, la economía china refuta los temores de los pesados profetas del pesimismo. Tras seis años consecutivos de desaceleración, 2017 trae consigo una recuperación del crecimiento del PIB real. La cifra anualizada del 6,9% que acaba de anunciarse para el segundo trimestre supera el 6,7% de 2016 y excede ampliamente el consenso de los analistas internacionales, que hace muy pocos meses preveían para este año un crecimiento más cercano al 6,5%, y menor aún, el 6%, en 2018.

Llevo tiempo diciendo que la obsesión con el PIB no deja ver cuestiones más importantes para el debate sobre el crecimiento de China, ya que la economía de este país atraviesa una extraordinaria transformación estructural que la lleva de un modelo productor basado en las manufacturas a un modelo de consumo basado en servicios cada vez más potente.…  Seguir leyendo »

Está por producirse una nueva sorpresa en una ya larga lista de sorpresas de inflación negativa. En Estados Unidos, el llamado IPC básico (índice de precios al consumidor) -que excluye los alimentos y la energía- ha bajado justo cuando se suponía que iba a subir. En el trimestre que terminó en mayo, el IPC básico esencialmente no se modificó, manteniéndose apenas 1,7% por encima del nivel del año anterior. Para una economía estadounidense que, según se presume en general, se está acercando al terreno sagrado del pleno empleo, este dato surge como un despertar brusco -particularmente para la Reserva Federal, que ha retirado todos los frenos para que la inflación regrese a su meta del 2%.…  Seguir leyendo »

Los últimos siete años he dictado en Yale un curso muy popular llamado “La próxima China”. Su énfasis estuvo puesto desde el inicio en los imperativos transicionales de la economía china moderna, en concreto, el paso de un modelo productor con una larga historia de éxito a otro basado cada vez más en el consumo de los hogares. El curso hace mucho hincapié en los riesgos y las oportunidades de este rebalanceo, y en las consecuencias que trae en relación con el desarrollo sostenible de China y la economía mundial en general.

Si bien muchos de los componentes clave del marco transicional de China se dieron según lo previsto (en especial el veloz crecimiento en servicios y la urbanización acelerada), ha habido un cambio importante que no es posible ignorar: China parece estar pasando de una postura de adaptarse a la globalización a impulsarla.…  Seguir leyendo »

Lento pero seguro, una economía mundial vapuleada y magullada parece estar saliendo del profundo malestar que arrastra desde la crisis. Si se cumplen las últimas proyecciones del Fondo Monetario Internacional (posibilidad todavía incierta), el casi 3,6% de crecimiento anual medio del PIB mundial esperado para el período 2017‑2018 representaría una ligera alza respecto del 3,2% de los últimos dos años. Una década después de la Gran Crisis Financiera, el crecimiento global por fin regresa al 3,5% de la tendencia post‑1980.

Pero este regreso no es señal de que el mundo haya vuelto a la normalidad ni mucho menos. Por el contrario, la tan cacareada idea de una “nueva normalidad” para la economía mundial pasa por alto una transformación extraordinaria en la dinámica del crecimiento global que tuvo lugar a lo largo de los últimos nueve años.…  Seguir leyendo »

Otro temor de crecimiento llego y se fue de la economía china. Esto, por supuesto, está muy reñido con la sabiduría convencional occidental, que ha esperado por largo tiempo un aterrizaje brusco de la economía en China. Una vez más, la visión occidental falló en entender el contexto chino – un sistema resiliente que otorga una alta prima a la estabilidad.

El primer ministro Li Keqiang lo dijo todo en sus últimos comentarios en el reciente Foro de Desarrollo de China. He asistido a esta reunión durante 17 años consecutivos y aprendí a leer entrelíneas del discurso que presenta el primer ministro.…  Seguir leyendo »

Durante su campaña, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, utilizó el comercio exterior como un pararrayos en su supuesta defensa de la atormentada clase media norteamericana. No es una táctica poco frecuente para los candidatos en cualquiera de los extremos del espectro político. Lo que es inusual es que Trump no haya moderado su tono anti-comercio desde su victoria. Por el contrario, subió la apuesta e hizo una serie de disparos tempranos de advertencia en lo que podría convertirse en una declaración de guerra comercial declarada a nivel global, con consecuencias desastrosas para Estados Unidos y el resto del mundo.…  Seguir leyendo »

¿Está la economía china a punto de colapsar? Un país cargado de deudas, con burbujas inmobiliarias, empresas estatales zombi y bancos en dificultades, a China se la describe cada vez más como el próximo desastre en un mundo propenso a las crisis.

Sigo convencido de que esos temores son exagerados, y de que China tiene la estrategia, los medios y la determinación para lograr una dramática transformación estructural hacia una sociedad de consumo basada en servicios, a pesar de la situación desfavorable del ciclo económico mundial. Pero también soy consciente de que hoy mi opinión es minoritaria.

Por ejemplo, el secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Jacob J.…  Seguir leyendo »

A pesar de tanta ansiedad y retorcer de manos a causa de una posible y alardeada desaceleración, China, desafiando tanto cacareo continúa siendo el mayor contribuyente al crecimiento del PIB mundial. Para una economía mundial que renguea y pierde velocidad – y probablemente es incapaz de resistir un shock significativo sin derrumbarse y entrar en una recesión renovada – la mencionada contribución de China es aún mucho más importante.

Unas cuantas cifras corroboran lo antedicho. Si el crecimiento del PIB chino alcanza al 6,7% en el año 2016 – cifra que está en línea con la meta oficial del gobierno chino y sólo ligeramente por encima del último pronóstico del Fondo Monetario Internacional (6,6%) – China podría dar cuenta de 1,2 puntos porcentuales del crecimiento del PIB mundial.…  Seguir leyendo »

Aunque parece atractiva en teoría, la globalización desluce en la práctica. Esa es la enseñanza que dejan el Brexit y el ascenso de Donald Trump en Estados Unidos. Y también está en la base de la reacción cada vez más virulenta contra China que hoy se extiende por el mundo. Los que ofrendan en el altar del libre comercio (entre quienes me incluyo) deben asumir y encarar esa evidente discrepancia.

La verdad sea dicha, no hay una teoría rigurosa de la globalización. Lo mejor que los economistas pueden ofrecer es un marco conceptual que se remonta a los inicios del siglo XIX con David Ricardo, según el cual, un país que se limite a producir de acuerdo con sus ventajas comparativas (en cuanto a dotación de recursos y habilidad de sus trabajadores) pronto estará mejor gracias al aumento del comercio transfronterizo.…  Seguir leyendo »

A pesar de que se profundizan las preocupaciones sobre la economía de China, el país no se encamina hacia “décadas perdidas” de estancamiento al estilo japonés. Y, sin embargo, una ambigüedad preocupante nubla este veredicto. El destino de Japón fue sellado por su renuencia a abandonar un modelo de crecimiento disfuncional. Si bien China se distingue de Japón por haber adoptado el reequilibrio estructural, este país está esforzándose por poner en práctica dicha estrategia. A menos que los esfuerzos de China tengan éxito, los resultados podrían ser similares.

La misma conclusión se desprende de un seminario sobre “Las lecciones de Japón” que he enseñado en Yale durante los últimos seis años.…  Seguir leyendo »

A diferencia de Occidente (donde el expresidente de los Estados Unidos, George H. W. Bush, hacía bromas sobre la idea de visión estratégica), China se toma la estrategia económica muy en serio. Quedó bien claro en el reciente Foro de Desarrollo de China (FDC) en Beijing, un importante acontecimiento que desde 2000 se celebra todos los años inmediatamente después de la reunión anual de la Asamblea Nacional Popular.

El FDC fue una idea del expremier Zhu Rongji (uno de los reformistas con más visión estratégica de la China moderna), y pronto se convirtió en una plataforma de alto nivel donde las autoridades chinas pueden interactuar con un elenco internacional de académicos, funcionarios extranjeros y dirigentes empresariales.…  Seguir leyendo »

En lo que bien podría ser un acto final de desesperación, los bancos centrales están renunciando al control efectivo de las economías cuya gestión se les encomendó. Primero fue el tipo de interés cero, después la flexibilización cuantitativa, y ahora las tasas negativas: un intento inútil detrás de otro. Así como los dos primeros gambitos no lograron un impacto económico significativo en recuperaciones crónicamente débiles, el paso a la tasa negativa no hará más que agravar los riesgos de inestabilidad financiera y sentar las bases de otra crisis.

La adopción de tasas negativas (iniciada en 2014 en Europa, a la que ahora se suma Japón) representa un importante punto de inflexión en el manejo de los bancos centrales.…  Seguir leyendo »

El cambio estructural y el rebalanceo son empresas formidables para cualquier economía. China lleva cinco años en pos de estos objetivos, buscando transformar un modelo de crecimiento poderoso pero desequilibrado (basado en gran medida en las exportaciones y las inversiones) en otro cuyo motor sean cada vez más los consumidores chinos. El éxito es esencial para que China evite la temida “trampa de los ingresos medios”: la desaceleración económica que la mayoría de las economías en desarrollo que crecen rápido experimentan cuando alcanzan un nivel de ingresos comparable al que hoy tiene China.

Los resultados han sido variados. Los primeros intentos de transformar la estructura industrial de la economía china para volcarla de las manufacturas a los servicios (que hace mucho se consideran el fundamento de las sociedades de consumo modernas) han sido muy exitosos.…  Seguir leyendo »

Por obsesionarse con la fijación de objetivos de inflación en un mundo sin inflación, los bancos centrales han perdido su rumbo. Ya que las tasas de interés de referencia se encuentran atrapadas en el temido límite cero, la política monetaria se ha transformado y ha pasado de ser un agente de la estabilidad de precios a ser un motor de inestabilidad financiera. Se necesita urgentemente un nuevo enfoque.

La Reserva Federal de Estados Unidos es un ejemplo de este dilema de políticas. Después de que el Comité Federal de Mercado Abierto decidiera en septiembre diferir una vez más el inicio de su tan esperada normalización de la política monetaria, sus asesores financieros a quienes se denomina las palomas de la inflación por preferir tasas de interés más bajas, de manera abierta se pusieron a hacer campaña a favor de un nuevo aplazamiento.…  Seguir leyendo »

La ingente transición de China a lo que sus dirigentes llaman una sociedad moderadamente acomodada presenta muchos aspectos cambiantes. Se están produciendo simultáneamente movimientos tectónicos en varios frentes: la economía, los mercados financieros, la estrategia geopolítica y la política social. La prueba definitiva podría muy bien ser la gestión de las relaciones mutuas entre esas evoluciones. ¿Están los dirigentes de China a la altura de esa tarea o han intentado hacer demasiado a la vez?

La mayoría de los comentaristas occidentales siguen simplificando en demasía ese debate, enmarcándolo en las proverbiales situaciones de aterrizaje difícil por parte de China, en lo que llevan veinte años equivocándose.…  Seguir leyendo »

La manipulación de los mercados ha pasado a ser un procedimiento operativo normal en los círculos normativos de todo el mundo. Ahora todo el mundo tiene fijada la atención en los intentos de China de afrontar el desplome de una importante burbuja de acciones, pero las medidas adoptadas por las autoridades chinas en modo alguno son excepcionales. Las economías principales de Occidente están haciendo lo mismo en gran medida: aplicando simplemente otro disfraz a su manipulación.

Tomemos la relajación cuantitativa, a la que el primero en recurrir fue el Japón a comienzos del decenio de 2000, seguido por los Estados Unidos a partir de 2008, después el Japón de nuevo en 2013 y ahora Europa.…  Seguir leyendo »

A finales del decenio de 1980, hubo un debate intenso sobre la llamada paradoja de la productividad; cuando inversiones enormes en tecnología de la información (TI) no estaban logrando mejoras apreciables en materia de productividad. Dicha paradoja está de vuelta y plantea un problema tanto a los Estados Unidos como a China que puede plantearse en su Diálogo Económico y Estratégico anual.

En 1987, el premio Nobel Robert Solow expresó su famosa broma: “Se ve la era de las computadoras por doquier, excepto en las estadísticas de productividad.” La paradoja de la productividad pareció resuelta en el decenio de 1990, cuando los Estados Unidos experimentaron un renacimiento espectacular de la productividad.…  Seguir leyendo »

La economía mundial está atrapada en un peligroso engaño. Cuando la gran bonanza iniciada en los noventa dio paso a un derrumbe todavía mayor, las autoridades apelaron a viejos trucos de ingeniería financiera con la esperanza de recuperar la magia. Al hacerlo, convirtieron una economía global desequilibrada en el matraz del mayor experimento de política económica de la historia moderna. Estaban convencidos de que era un experimento controlado, pero fue todo lo contrario.

El ascenso y la caída de Japón tras la Segunda Guerra Mundial fue un anuncio de lo que vendría. El milagro de crecimiento de una economía japonesa en ascenso se basó en una insostenible represión del yen.…  Seguir leyendo »