Tano Santos

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La estabilidad financiera creada por las actuaciones de Mario Draghi en 2012 han creado las condiciones para que sucedan cosas dentro de nuestra unión monetaria: ajustes fiscales y reformas estructurales en los países miembros por un lado, y el rediseño de las instituciones de la eurozona por otro. En lo que se refiere a este último, la idea es profundizar la unión monetaria lo estrictamente necesario para hacerla viable, pero nada más. La unión bancaria es esa mínima reforma.

Nuestra unión monetaria tiene dos errores fundamentales de diseño. El primero es la falta de una unión fiscal y el segundo que tampoco la acompaña una completa unión bancaria, una que conlleve una armonización del sinfín de leyes que afectan a todo lo bancario.…  Seguir leyendo »

España se ha convertido en el centro de las discusiones de la eurozona. No es de extrañar: el nuestro es un país fuertemente endeudado frente al exterior y con negras perspectivas de crecimiento. La posición de inversión internacional neta (PIIN), la diferencia entre los activos que los españoles tienen en el exterior y la que no residentes tienen en España, es de alrededor de 960.000 millones de euros a favor de los no residentes, casi un 100% del PIB español, según datos del Banco de España, cifra que se ha mantenido constante durante los últimos tres años. Este endeudamiento es la consecuencia de los fuertes déficits por cuenta corriente que España tuvo durante la década inicial del euro.…  Seguir leyendo »

Durante los últimos días hemos oído repetidas declaraciones por parte de nuestros gobernantes sobre la necesidad de que el Banco Central Europeo (BCE) intervenga para relajar la presión sobre nuestra deuda. El pasado jueves, el presidente del BCE, Mario Draghi, hizo unas declaraciones en las que apuntaba varias cosas; quizás la más importante es que el banco haría todo lo posible para salvar el euro y que sería efectivamente más que suficiente para hacerlo. No creo que el BCE pueda salvar al euro solo, ya que hay un componente político obvio en todo esto pero, desde luego, puede crear el margen y el tiempo para facilitar la solución más completa que requiere la eurozona.…  Seguir leyendo »

España se encuentra en un momento clave en su Historia. Con unos mercados de deuda a los que ha regresado el nerviosismo, unos Presupuestos para 2012 que han convencido a pocos y una economía en recesión, nos acercamos a un rescate que hay que evitar a toda costa porque sus consecuencias serían gravísimas.

Primero porque los que nos intervendrían son nuestros acreedores y, por tanto, no tendrían nuestros mejores intereses como objetivo. Segundo, porque el rescate impondría un ajuste fiscal aún más profundo. Tercero, porque en estas intervenciones se sabe cómo se entra, pero no cómo se sale.

Los rescates expulsan al capital privado y secan la liquidez de un país.…  Seguir leyendo »

Europa se enfrenta a una crisis existencial. En el corto espacio de dos años, la zona euro ha pasado de ser una fuente de estabilidad en el sistema europeo a convertirse en un desolado solar plagado de Estados en gravísimas dificultades fiscales y de sistemas financieros mucho menos sólidos de lo imaginado.

En algunos países, la mala situación fiscal se deriva precisamente de un intento de rescatar a los grandes bancos en dificultades. A su vez, la fragilidad de muchos bancos europeos es debida en parte a la existencia en sus balances de grandes carteras de deuda soberana emitida por países en mala situación fiscal.…  Seguir leyendo »

La rebaja de calificación de la deuda española anunciada la pasada semana por Standard &Poor’s era perfectamente predecible y entendible. S&P, como muchos otros agentes, cree que España no va a crecer con la fuerza necesaria a corto plazo para generar el empleo y los ingresos que se traduzcan a su vez en una mejora de la situación fiscal. Desde entonces la situación ha tomado un giro a peor. El retraso inaceptable en la adopción de medidas de calado se ha traducido en unas expectativas muy negativas respecto a la capacidad de nuestro ejecutivo para hacer frente a crisis tan tremenda y ahora nos toca bailar al ritmo que imponga un mercado nervioso y preocupado.…  Seguir leyendo »