Tristan Garel-Jones

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Abril de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Cuando, de pequeño, vivía en España (a pesar de ir al colegio en Inglaterra), y más tarde, de joven, cuando trabajaba en España, me asombraba el contraste en la actitud de los españoles y los británicos, que explica en buena medida la crisis del Brexit. En aquellos tiempos, a los pocos minutos de empezar cualquier conversación con un grupo de españoles surgía el «¡España es un desastre!». Esto contrastaba con la actitud en Reino Unido, la de que «lo británico es lo mejor». Allí todo el mundo sabe que la Reina es la mujer más admirada del mundo, que el críquet es el mejor juego y que si no eres bueno jugando al críquet puedes jugar al fútbol (que, por supuesto, nosotros inventamos).…  Seguir leyendo »

El escritor inglés Samuel Johnson dijo hace más de 200 años «el patriotismo es el último refugio del bribón». Personalmente, en mi propio país, siempre que veo ondear nuestra bandera nacional frente a temas bastante complejos me entran serias dudas. Últimamente hemos visto ondear la bandera nacional de España sobre el tema de la fusión entre Iberia y British Airways. Se nos quiere hacer pensar que la empresa que ha resultado de dicha fusión, IAG, es una conspiración británica contra la línea de bandera de España.

Al ofrecer mis propios comentarios sobre el tema ruego a los lectores tener en cuenta que durante mi vida activa en la política británica mis enemigos políticos me llamaban «el Diputado por Madrid», ¡cosa que yo consideraba un halago!…  Seguir leyendo »

Tengo un refrán que repito hasta la saciedad con todos mis amigos: «Todo lo que es malo en Inglaterra es bueno en España. Y todo lo que es malo en España es bueno en Inglaterra». Conclusion: Que la combinación de nuestros dos países se acerca a la perfección.

España y el Reino Unido fueron los dos grandes Imperios de la epoca moderna. Nuestras lenguas —y el bagaje cultural que conllevan— son las más habladas del mundo libre.

Compartimos intereses estratégicos en la OTAN y la lista de intereses comunes dentro de la Unión Europea es larga. Los intercambios entre nuestros ciudadanos por razones de trabajo, de inversión y de turismo son muy amplios.…  Seguir leyendo »

Soy galés, ¡y a mucha honra! La primera estrofa de nuestro himno nacional dice: «Mae hen wlad fy nhadau yn annwyl i mi» –«Amo a la vieja tierra de mis padres»–. Cada vez que lo canto me emociono. De ahí que entienda y comparta esa sensación de pertenencia y de cohesión social que deben de sentir los catalanes hacia su patria. Tengo muchos amigos galeses que pertenecen al Partido Nacionalista Galés (Plaid Cymru) y siempre me gusta decirles: «El nacionalista soy yo… ¡Tú eres un separatista!».

No voy a caer en la descortesía de examinar los pormenores de la relación histórica y social de Cataluña con el resto de España.…  Seguir leyendo »

El republicanismo es una forma respetable de Gobierno —a pesar de llevar en su corazón un defecto serio—. ¡Incluso en Inglaterra tenemos algún republicano que otro! En alguna ocasión me ha tocado debatir con ellos sobre los diferentes méritos de una monarquía constitucional y el republicanismo. La verdad es que es un debate bastante fácil de ganar.

Lo más sorprendente es que muchos republicanos perfectamente serios no parecen tener respuestas a las preguntas más fundamentales. Hasta tal punto que a veces pienso que el republicanismo «moderno» es una reacción atávica hacia los tiempos medievales. «Yo soy progre, luego ¿no puedo ser monárquico, verdad?».…  Seguir leyendo »

¡Tenemos boda! Este viernes se casa Su Alteza Real el Príncipe Guillermo con la señorita Kate Middleton. No intentaré competir con la prensa del corazón especulando sobre el traje de la novia, la lista de invitados (y no invitados) ni demás elementos del evento. Cualquier lector de la revista «¡Hola!» estaría mucho mejor informado que yo.

Basta con decir que, a partir del viernes en el caso improbable de encontrarme yo con la Princesa Catalina me pondría en posición firme, inclinaría la cabeza y me dirigiría a Su Alteza Real en tercera persona. ¿Por qué? ¿No representa este tipo de comportamiento una sociedad elitista, deferencial y contraria a los valores más esenciales de la igualdad del hombre y la mujer en la sociedad democrática?…  Seguir leyendo »

Quizá lo más importante de la vida sea la muerte. Lo que diferencia al ser humano del resto de la creación es que sabemos que vamos caminando hacia ella.

«Avive el seso y despierte, / contemplando / cómo se pasa la vida, / cómo se viene la muerte / tan callando…». Así canta el poeta español Jorge Manrique y así también cantaba el poeta inglés Andrew Marvell: «But at my back I always hear / Time’s wingéd chariot hurrying near». (Pero a mi espalda siempre estoy oyendo / el carro alado del tiempo que se acerca corriendo»).

El ser humano, dada su sensibilidad (su alma, dirían los cristianos) intenta caminar hacia la muerte con la mayor dignidad posible.…  Seguir leyendo »

Se acercan unas elecciones en el Reino Unido. Como es lógico el interés que suscitan las elecciones de otro país es más bien limitado. Por tanto procuraré referirme primero al efecto que puedan tener los posibles resultados sobre España, sin que se me note demasiado mi prejuicio personal -ya le daré rienda suelta después en favor de mi propio partido, que es el Conservador.

El Gobierno Laborista está roto. Bien es verdad que han tenido que capear la crisis económica que nos ha tocado a todos. Pero en mi país la verdad es que es muy muy difícil ganar más de tres veces seguidas -y más difícil aún con un líder como Gordon Brown.…  Seguir leyendo »

Que a España se la coloque junto a otros países de la Europa Mediterránea en el Grupo denominado PIGS (cerdos), además de insultante, es un error técnico grave.

Descartemos, de entrada, el lado insultante de la denominación. La lengua inglesa -con más de 600.000 palabras en el Diccionario de Oxford- se presta mucho a una serie de juegos de palabras, dobles sentidos y eslóganes. Los angloparlantes no nos podemos resistir a estos juegos. Desde el mismo Shakespeare, que abre su obra Ricardo III así: «Now is the winter of our discontent / Made glorious summer by this sun of York». «Ahora el invierno de nuestro desagrado / se convierte en glorioso verano gracias a este sol (¿o hijo?)…  Seguir leyendo »