Vanessa Barbara

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de julio de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Seguí a grupos de derecha brasileños en Telegram. Fue una locura

Cuando Elon Musk llegó a un acuerdo para comprar Twitter, los grupos de derecha en Telegram se volvieron locos. Por fin había un sólido defensor de la libertad de expresión. Además, se trataba de alguien que —los usuarios se apresuraron a confirmar— quería que Carlos Bolsonaro, hijo del presidente, fuera el director general de Twitter en Brasil.

Eso, por supuesto, no era cierto. Pero no me sorprendió. Llevaba semanas siguiendo a esos grupos en la aplicación de mensajería para ver cómo se difundía la desinformación en tiempo real. En Brasil, las noticias falsas parecen ser algo de lo que la población en general aparentemente es víctima; Telegram simplemente ofrece el tipo de agujero negro más profundo en el que se puede caer.…  Seguir leyendo »

I Followed Some of Brazil’s Right-Wing Telegram Groups. I Found a Tide of Madness.

When Elon Musk reached a deal to acquire Twitter, right-wing Telegram groups in Brazil went wild. Here at last was a muscular champion of free speech. Even more, here was someone who — users rushed to confirm — wanted Carlos Bolsonaro, son of the president, to be Twitter’s managing director in Brazil.

That was, of course, not true. But I wasn’t surprised. I had been following these groups on the messaging app for weeks, to watch how misinformation was spread in real time. In Brazil, fake news seems to be something that the population at large seems to fall victim to — Telegram just offers the sort of deepest rabbit hole you can go down.…  Seguir leyendo »

Bolsonaro dijo que su ‘especialidad es matar’. Ha cumplido

“Soy capitán del ejército”, dijo Jair Bolsonaro en 2017. “Mi especialidad es matar”.

Ha sido fiel a su palabra. En poco más de tres años en el cargo, Bolsonaro ha liderado un gobierno caracterizado por su desprecio a la vida humana. Están, de manera más inmediata, las 660.000 muertes por COVID-19, una cifra que convierte a Brasil en el segundo país con el mayor número de víctimas en el mundo, solo después de Estados Unidos. Durante la pandemia, obstruyó el distanciamiento social, saboteó el uso de mascarillas y desautorizó la vacunación. Dijo que “no cometió un solo error durante la pandemia”.…  Seguir leyendo »

The Brazilian President’s Latest Sabotage Efforts Have Failed

Every day, I have the same wish: that my 3½ -year-old daughter can get her Covid-19 vaccine.

Last year she seemed to be constantly sick. She was often feverish and coughing, or her nose was runny and her throat sore. She endured four P.C.R. tests and seven rapid tests (in March, one confirmed she had the virus). We basically spent the year swabbing her tiny nostrils and pulling her out of school every time a student or teacher tested positive.

At times, it could be funny. Just imagine a small child wondering aloud, in the most serious voice, whether she caught the coronavirus because she took off her dinosaur face mask at snack time.…  Seguir leyendo »

Tomé ketamina para la depresión. No me funcionó

Mi primer encuentro con la ketamina no salió bien.

Puesto que he sido depresiva toda la vida —adopté la costumbre de estar desesperadamente triste en la adultez temprana y así he seguido—, había recurrido a una forma más experimental de tratamiento: las infusiones de ketamina, en las que un anestesiólogo inyecta con gentileza el medicamento en las venas de una persona triste durante unos 50 minutos y espera que eso la anime.

Tras 45 minutos en mi primera sesión, le pregunté ansiosa a mi pareja, que estaba en la habitación conmigo, si nuestra hija de 3 años estaba bien. A él se le ocurrió que era el momento perfecto para decir una broma.…  Seguir leyendo »

Ya sabíamos que Bolsonaro era culpable y ahora tenemos 1288 páginas de evidencia

“Si mi país hubiera logrado dar una respuesta medianamente buena a la pandemia, más de 400.000 brasileños seguirían vivos”. Esta es la cruda conclusión del epidemiólogo Pedro Hallal, cuyo testimonio, aunado al de muchos otros, se recabó en el informe final del manejo de la COVID-19 por parte del gobierno de Brasil. El informe, que se dio a conocer la semana pasada, es la culminación de una fascinante investigación del Congreso que duró varios meses.

Por supuesto, no sabemos con exactitud cuántas de las más de 607.000 muertes en el país se pudieron haber evitado: el cálculo de Hallal es solo una aproximación.…  Seguir leyendo »

We Knew Bolsonaro Was Guilty. Now We Have 1,288 Pages of Proof

If my country had managed just an average response to the pandemic, over 400,000 Brazilians would still be alive. That’s the stark conclusion of the epidemiologist Pedro Hallal, whose testimony, along with many others, is collected in the final report on the government’s handling of Covid-19. Released last week, it’s the culmination of a riveting monthslong congressional inquiry.

We don’t know, of course, exactly how many of the country’s 606,000 deaths could have been averted: Mr. Hallal’s is just one estimate. But the truth is that we don’t have an average president. Not even a slightly bad one. We have Jair Bolsonaro, a man who maintains that the primary victims of Covid-19 have been “the obese and those who became frightened.”…  Seguir leyendo »

Bolsonaro Is Getting Desperate, and It’s Clear What He Wants

For weeks, President Jair Bolsonaro of Brazil has been urging his supporters to take to the streets. So on Sept. 7, Brazil’s Independence Day, I was half expecting to see mobs of armed people in yellow-and-green jerseys, some of them wearing furry hats and horns, storming the Supreme Court building — our very own imitation of the Capitol riot.

Fortunately, that was not what happened. (The crowds eventually went home, and no one tried to sit in the Supreme Court justices’ chairs.) But Brazilians were not spared chaos and consternation.

For Mr. Bolsonaro, it was a show of force. In the morning, addressing a crowd of around 400,000 people in Brasília, he said he intended to use the size of the crowd as an “ultimatum for everyone” in the three branches of government.…  Seguir leyendo »

No sé si es porque al fin me aplicaron la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19 —quizá la esperanza sea un efecto secundario de la vacuna de AstraZeneca—, pero por primera vez en esta larga pandemia, siento que el presidente Jair Bolsonaro quizá no logre acabar con todos nosotros.

Sí, lo está intentando con todas sus fuerzas: hemos registrado más de 560.000 muertes hasta el momento —somos el segundo lugar con mayor número de víctimas en el mundo después de Estados Unidos— y la variante delta está en camino. Desde el principio, el presidente saboteó los intentos de frenar la transmisión del virus, patrocinó tratamientos ineficaces, ayudó a difundir noticias falsas y permitió, a causa de su negligencia, que otra variante del virus se extendiera.…  Seguir leyendo »

I don’t know if it’s because I finally got my first Covid shot — maybe hope is a side effect of the AstraZeneca vaccine — but for the first time in this long pandemic, I feel that President Jair Bolsonaro may not succeed in destroying us all.

Yes, he’s trying hard: We have registered over 560,000 deaths so far — the second highest toll in the world after the United States’ — and the Delta variant is on its way. From the beginning, the president sabotaged attempts to curb the transmission of the virus, sponsored ineffective treatments, helped to disseminate fake news and allowed, through his negligence, another variant of the virus to spread.…  Seguir leyendo »

La hidroxicloroquina no tiene efectividad contra la COVID-19. No. Definitivamente no. Pero los brasileños todavía no están seguros. Después de todo, apenas hace unos días el primo de un amigo reenvió por WhatsApp una noticia que afirmaba que las camas de cuidados intensivos en la ciudad de Miracatu están vacías porque el alcalde adoptó el “tratamiento preventivo” contra la COVID-19 del presidente Jair Bolsonaro: hidroxicloroquina, ivermectina y azitromicina. Bueno, en Miracatu no hay ningún hospital. Pero, de todos modos: ¿cómo podemos estar seguros?

Esta es solo una de las decenas de noticias falsas sobre los tratamientos para la COVID-19 que circulan en las redes sociales, incluido uno que aboga por la hidroxicloroquina “nebulizada”, la nueva obsesión de Bolsonaro.…  Seguir leyendo »

Miracle Cures and Magnetic People. Brazil’s Fake News Is Utterly Bizarre.

Hydroxychloroquine is not effective against Covid-19. No. Definitely not. But Brazilians still aren’t sure. After all, just the other day a friend’s cousin forwarded a headline on WhatsApp claiming that all I.C.U. beds in the city of Miracatu are empty because the mayor adopted President Jair Bolsonaro’s “early treatment” — consisting of hydroxychloroquine, ivermectin and azithromycin — for Covid-19. OK, Miracatu does not have a hospital. But still: How can we be sure?

That’s just one of dozens of fake news stories about Covid-19 treatments circulating on social media — including one that advocates “nebulized” hydroxychloroquine, Mr. Bolsonaro’s new obsession.…  Seguir leyendo »

El plan de supervillano de Bolsonaro en Brasil

No es común que una investigación parlamentaria te levante el ánimo. Sin embargo, eso es justo lo que está logrando el análisis del Senado Federal de Brasil sobre la gestión gubernamental de la pandemia, que comenzó el 27 de abril y que ha acaparado mi atención durante semanas.

Conforme la pandemia sigue su marcha devastadora por el país, cobrando alrededor de 2000 vidas al día, la investigación ofrece la oportunidad de responsabilizar al presidente Jair Bolsonaro (hasta cierto punto). También es una magnífica distracción de la sombría realidad. Transmitida en vivo, en línea y por televisión en TV Senado, la investigación es una demostración extrañamente fascinante de evasión, ineptitud y mentiras descaradas.…  Seguir leyendo »

Mi hija y yo estamos atrapadas en la tragedia de Brasil

Desde el balcón de mi apartamento puedo ver un estacionamiento de ambulancias. Durante más de un año, mi hija de 2 años y medio y yo hemos monitoreado —de manera ávida y ansiosa— los movimientos de las diez ambulancias que están estacionadas ahí. Es el tipo de entretenimiento que tenemos ahora.

“¡Mira, otra está regresando!”, me dice, apuntando hacia una ambulancia que se detiene y apaga sus luces rojas y blancas. No es un análisis exactamente riguroso, lo sé, pero juzgo la gravedad de la pandemia observando este estacionamiento. Desde inicios del año, cada vez menos ambulancias permanecen inmóviles. Ahora, durante el día, es común ver tan solo uno o dos vehículos en el estacionamiento y nunca están mucho tiempo.…  Seguir leyendo »

My Daughter and I Are Trapped in Brazil’s Tragedy

From the balcony of my apartment, I can see an ambulance parking lot. For over a year now, my 2½-year-old daughter and I have been monitoring — avidly, anxiously — the movements of the 10 ambulances parked there. That’s the sort of entertainment we have now.

“Look, another one is getting back!” she says, pointing at an ambulance as it stops and turns off its red-and-white lights. It’s not exactly rigorous analysis, I know, but I judge the severity of the pandemic by looking at this parking lot. Since the beginning of the year, fewer and fewer ambulances stay put. Now, during the day, it’s common to see only one or two vehicles at the lot — and never for long.…  Seguir leyendo »

Vacunar a más de 210 millones de personas puede parecer imposible, pero para Brasil realmente no debería serlo. Credit Bruno Kelly/Reuters

Cuando hablamos de programas de vacunación contra la COVID-19, hay algunos países que han superado las expectativas y otros que se han quedado sorprendentemente atrás. Y luego está Brasil.

Vacunar a más de 210 millones de personas puede sonar intimidante, pero para Brasil no debería serlo en realidad. El país tiene uno de los sistemas de salud pública universal y gratuita más grandes del mundo y un historial sobresaliente de vacunaciones y control de enfermedades. El Programa Nacional de Inmunizaciones, creado en 1973, fue clave para la erradicación de la polio y la rubéola en Brasil y en la actualidad ofrece más de veinte vacunas gratuitas en todos sus municipios.…  Seguir leyendo »

Vaccinating over 210 million people may sound daunting, but for Brazil it really shouldn’t be. Credit Bruno Kelly/Reuters

When it comes to Covid-19 vaccination programs, there are some countries that have exceeded expectations and others that have fallen surprisingly short. And then there is Brazil.

Vaccinating over 210 million people may sound daunting, but for Brazil it really shouldn’t be. With one of the largest universal, free-of-charge public health systems in the world, the country has a distinguished track record of vaccinations and disease control. The National Immunization Program, founded in 1973, helped to eradicate polio and rubella in the country and currently offers more than 20 vaccines free in every municipality.

Along with the infrastructure to distribute vaccines, there’s also the expertise to do so: In 1980, the country vaccinated 17.5 million children against polio in a single day.…  Seguir leyendo »

President Jair Bolsonaro of Brazil is clearly not ready to mourn the departure of his American counterpart. Credit Adriano Machado/Reuters

My country’s president, Jair Bolsonaro, has still not recognized Joe Biden as the winner of America’s presidential election.

In his silence, he stands alongside other world leaders such as President Vladimir Putin of Russia, President Andrés Manuel López Obrador of Mexico, Prime Minister Janez Jansa of Slovenia and North Korea’s leader, Kim Jong-un. “I’m holding back a little more,” Mr. Bolsonaro said recently, adding that there was “a lot of fraud” in the election.

It’s an understandable response, as he seems to have a problem accepting facts. Just think about it: This is a guy who still claims hydroxychloroquine is the cure for Covid-19.…  Seguir leyendo »

¿Sashimi con espagueti? Sí, por favor, con una rebanada de mango encima

Los suecos le presentaron al mundo el concepto del “smorgasbord”, un bufé festivo que incluye una variedad de platillos calientes y fríos. Sin embargo, los brasileños fueron los que elevaron este revoltijo gastronómico a otro nivel. Al agregar un toque singular de ingenio, recurrencia y caos, le dieron al mundo algo especial: el restaurante por kilo (“quilo” en portugués).

Estos restaurantes quizá parezcan familiares, en su forma y método pueden ser muy parecidos a una cafetería, un local de comida coreana o un bufé de ensaladas. Sin embargo, son una expresión genuina de un enfoque culinario exclusivo de Brasil: son comunales, pero con un amplio margen para la creatividad individual; son cotidianos, pero lujosamente variados, y muy muy deliciosos.…  Seguir leyendo »

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, da un discurso sobre la pandemia del coronavirus. Credit Isac Nobrega/Presidencia de Brasil vía Agence France-Presse — Getty Images

El 29 de agosto, mi país cruzó el umbral de las 120.000 muertes por la COVID-19. Con unos 900 nuevos muertos al día, todavía no hemos visto una tendencia a la baja en el brote. Quería comprender por qué muchos brasileños parecen impávidos frente a este escenario, así que decidí tomar medidas desesperadas: empecé a ver las apariciones en vivo que el presidente Jair Bolsonaro realiza cada semana en YouTube y Facebook.

Sí, ya sé que suena inútil, ridículo y masoquista, y un poco es así. Sin embargo, después de ver tres meses de videos —un total de once horas extenuantes frente de la computadora—, ahora me doy cuenta de que todo ha cambiado.…  Seguir leyendo »