Vicente Palacio

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de noviembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Las elecciones en España empezaron el 23-J. El resultado ha sido una mayoría parlamentaria endiablada, con las derechas aupadas a la ola antiamnistía y en pie de guerra en Bruselas. Pero nuestra democracia funciona a doble vuelta: todo depende también de qué pase en Europa. A Pedro Sánchez, la presidencia española del Consejo de la UE le ha servido para reforzarse internamente y preparar el camino de unas elecciones al Parlamento Europeo en junio de 2024 que abrirán un nuevo ciclo político. Sánchez comparece en la Eurocámara en el último minuto. ¿Para qué?

El discurso de Estrasburgo deja atados los destinos de España y de la UE para esta legislatura, más estrechamente aún que en los periodos de Felipe González (los fondos de cohesión) o de José Luis Rodríguez Zapatero (la crisis de la eurozona).…  Seguir leyendo »

Europeísmo no es eurocentrismo ni atlantismo

“O Freunde, nicht diese Töne!”. “¡Oh amigos: no esos tonos!”. Beethoven añadió estas célebres palabras a la Oda a la Alegría de Schiller en el cuarto movimiento de su Novena Sinfonía. Tras dos años de pandemia y casi siete meses de guerra en Ucrania, ¿no deberíamos pedir lo mismo a los europeos, entonar “cantos más agradables y llenos de alegría”? Esta Europa suena lúgubre, no encuentra el tono de tiempos mejores.

En marzo pasado, en Versalles, los Veintisiete escenificaron un renovado europeísmo frente a Putin para avanzar en autonomía energética y defensa. Hasta ahí muy bien. Pero el tono de la respuesta ha terminado sonando algo eurocéntrico.…  Seguir leyendo »

Constituciones del siglo XXI

Si filósofos y legisladores del pasado, del mítico Licurgo griego a Cicerón, de Rousseau o Montesquieu a los padres fundadores de EE UU Hamilton o Madison, de Hans Kelsen a nuestro Manuel García-Pelayo, despertaran hoy en nuestras democracias occidentales, posiblemente se quedarían muy sorprendidos. Quizá les extrañaría la escasa mención o incluso la ausencia en nuestras constituciones de las nuevas realidades de este tiempo. Nuestro imaginario político sigue lleno de reinos y repúblicas que se reclaman independientes; de invocaciones a una soberanía nacional o popular perfectamente delimitadas; de viejas tensiones territoriales entre centralistas, federalistas o secesionistas; de derechos y libertades herederos de las revoluciones inglesa, americana, francesa o de nuestra Constitución de Cádiz, de las democracias liberales o de las revoluciones sociales de los albores del siglo XX.…  Seguir leyendo »

Con la toma de posesión de Joe Biden como presidente de EE UU se abre una etapa en la que va a redefinirse por completo la cooperación entre Estados Unidos y Europa. Nos jugamos la suerte de asuntos globales como la salud, el medioambiente y la energía, la digitalización, la seguridad, el comercio, o la reinvención de las instituciones multilaterales. Sin embargo, esta vez hay en juego algo aún más inmediato y vital: nuestros propios fundamentos democráticos, que vuelven a estar en cuestión. Para poder cambiar el rumbo de las políticas y reinventar el orden internacional, antes hay que redefinir el campo de juego y devolver a los ciudadanos la confianza en la justicia y en las instituciones.…  Seguir leyendo »

España ha dejado de ser diferente. Hoy, al igual que Europa y gran parte del mundo, nos toca hacer frente a los mismos retos: la desigualdad, las migraciones, el cambio climático, y el nacionalpopulismo. Por eso, para la generación que creció de la mano de la Constitución de 1978 y el fin de la Transición, y que hoy se sitúa en puestos de responsabilidad, la lentitud de respuesta ante los cambios por parte de nuestras instituciones, unida al clima de confrontación generalizado, producen una enorme desazón. Resulta muy duro ver cómo retornan viejos fantasmas del pasado —eminentemente el debate identitario nacional y la pulsión separatista en ciertas regiones— al tiempo que el futuro se nos escapa y nos vernos desbordados por la velocidad de cambio en la era digital.…  Seguir leyendo »

La Unión Europea está sola, frente a grandes potencias que no muestran sintonía con su proyecto ni sus valores. En su discurso en Aquisgrán el pasado mayo, el presidente francés, Emmanuel Macron, rebajó a Estados Unidos al mismo nivel que Rusia o China: potencias a las que Europa no puede confiar su destino. “Europa ya no puede confiar a EE UU su seguridad”, afirma la canciller Merkel; “Europa es un enemigo”, responde Trump. En Bruselas y en la OTAN la impresión general es que el espíritu de la alianza transatlántica está agotado. Sin embargo, nadie extrae la consecuencia más obvia: que el fin de dicha alianza —y la consiguiente retirada de EE UU— conduce al fin del viejo sistema multilateral.…  Seguir leyendo »

En el año 2000, el economista Dani Rodrik teorizó por vez primera su “trilema político de la economía mundial”. La globalización económico-tecnológica, venía a decir el profesor de Harvard, ha estado siempre en tensión permanente con la soberanía nacional y con las demandas de una verdadera democracia. Muy pronto el trilema traspasó la academia para convertirse en una máquina de guerra al servicio de muy variadas fuerzas. Primero, el neoliberalismo sacrificó la soberanía y la democracia a “los mercados”. Luego, el movimiento anti-mundialización, de Porto Alegre a Seattle, abanderó la guerra a una globalización identificada al abuso de las multinacionales.…  Seguir leyendo »

Lejos de Estados Unidos, en la noche electoral una mayoría de europeos esperábamos ansiosos que América diría Sí al futuro. En Europa, por “futuro“ se entendía hasta hoy una expectativa razonable de inclusión social, de justicia, de gobernanza del mundo. Pero después del Día D, podría no ser así. Presa del miedo y la rabia, América ha dicho No, enrocándose sobre sí misma para los próximos años.

Fuera cual fuera el resultado final, esto no podía acabar bien. Aunque disfrazada bajo eslóganes del “cambio”, ésta ha sido la campaña de los dos miedos, encarnados en los dos candidatos, muy distintos y enfrentados a muerte, pero en cierto modo cara y cruz de la misma moneda: la desorientación en que vive la nación más poderosa de la tierra.…  Seguir leyendo »

¿Qué pasará con Estados Unidos y Europa después de Obama? EE UU vive en una especie de tierra de nadie: grandes transformaciones sin un suelo estable, ausencia de un proyecto claro de país. No es un declive —ahí sigue su ventaja económica, militar, tecnológica, demográfica, sus múltiples redes de influencia—, pero tampoco un auge y exceso de confianza. Obama intentó encontrar un sitio para EE UU en el siglo XXI: reparar el sistema financiero, crecer sosteniblemente, o cambiar por completo su forma de relacionarse con el mundo. Ha situado a EE UU en la dirección correcta, pero no ha obtenido ningún logro irreversible.…  Seguir leyendo »

La invocación al consenso ha cobrado de nuevo actualidad debido a las dificultades de formar gobierno tras el 20-D y la ansiedad por concretar las políticas fundamentales. Pero en política exterior y europea no hay una visión hegemónica, ni grandes debates, ni tampoco una guía de corto y medio plazo que aglutine a partidos tradicionales y nuevos. La nueva legislatura viene precedida una fuerte polarización interna: la Estrategia de Acción Exterior que el Ministro García Margallo presentó en el Congreso en diciembre de 2014 fue rechazada por el resto de grupos parlamentarios -no sin razón- por confusa, economicista, ideológica, o centralista.…  Seguir leyendo »

Uno de los peores efectos de la crisis y la corrupción rampante es que está reduciendo peligrosamente el horizonte del debate político. Es cierto que ahora toca poner orden en la propia casa, y la catarsis colectiva debería llevarnos a encontrar un nuevo modelo de convivencia. Pero al mismo tiempo, tenemos que echar un vistazo al mundo -principalmente a la Europa donde hemos crecido como país- y hacernos las grandes preguntas: ¿En qué clase de país queremos vivir, y en qué mundo? ¿Qué países europeos pueden servirnos de ejemplo en calidad democrática, en políticas sociales? ¿Cómo puede España impulsar una verdadera Europa política y social, y junto a qué socios?¿Cómo…  Seguir leyendo »

En el istmo panameño, es la hora de la verdad para Iberoamérica. Entre dos océanos y dos siglos, Atlántico y Pacífico; entre Norte y Sur; entre el pasado y el futuro. Esta vez se quieren resultados: a la cumbre acuden las empresas a hablar de infraestructuras y logística, en un país que crece por encima del 7% anual. Pero la búsqueda de resultados cuantificables tiene que acompañarse de una reforma profunda para que la institución pueda sobrevivir. Desde Cádiz (2012) se viene hablando de renovación. Pero la cuestión de fondo sigue sin respuesta: ¿qué pretende ser Iberoamérica?, ¿un club de democracias avanzadas?,…  Seguir leyendo »

Hace cinco siglos, exploradores europeos persiguieron un mítico lugar de riquezas al que llamaron El Dorado, entre las actuales Colombia, Venezuela o las Guyanas. Aquella empresa salió mal para casi todos los que lo intentaron: por exceso de expectativas, por falta de orientación, o por divisiones entre ellos. Ahora que en Santiago de Chile el viejo continente busca la salida a la crisis, no se deberían repetir los mismos errores del pasado.

En la Cumbre de Santiago de Chile confluyen centenares de empresas grandes y medianas, y multinacionales latinas en busca de políticos y partners. Es una gran oportunidad tanto para los que empiezan tímidamente a integrarse en torno a la CELAC, como para los que corren peligro de disgregarse en la UE.…  Seguir leyendo »

Estados Unidos se halla en búsqueda de un espacio propio, en un mundo que ya no controla. Las cosas no han salido como Obama soñó. Han sido cuatro años de infarto, quizá los más densos de la historia reciente de EE UU: el terremoto en Wall Street y las finanzas mundiales; la retirada de Irak y Afganistán; guerras democráticas en Oriente Próximo, sangre en Libia y Siria; el ascenso turbulento de China; en fin, la grave enfermedad de la Unión Europea. Y en casa, un Tea Party en pie de guerra que casi fuerza al país a la bancarrota.

Por encima de todos estos cambios ha sobrevolado el fantasma de la creciente irrelevancia norteamericana.…  Seguir leyendo »

No tiene suerte: después de una década, nuestra Marca-País no termina de encontrar su lugar bajo el sol. Para promocionar nuestras empresas en el mundo, se ha recurrido a todo: Madrid y Barça, Ferrán Adriá, Nadal, Almodóvar, el flamenco, o la moda. Foros como el de Marcas Renombradas han hecho un gran trabajo. Pero, inevitablemente, la asociación de “España” y “Marca”, tenía que ponernos en guardia, y algo metafísicos: ¿qué se quiere vender? ¿qué es España? La cosa ha venido unas veces rodeada de cierta nebulosa conceptual; otras, de escepticismo; hasta se la ha tachado de españolista, o incluso de neoliberal.…  Seguir leyendo »

Llevamos mucho tiempo utilizando viejas etiquetas para tratar de orientarnos en el mundo, tales como: potencias hegemónicas, híper o súper potencias, naciones vivas y moribundas, estrellas emergentes y declinantes, estados de derecho y estados gamberros. Pero la crisis financiera global no sólo se ha llevado por delante economías enteras, sino también algunos relatos: las ocho civilizaciones en discordia (Samuel Huntington); los Estados pre-in-post modernos (Robert Cooper); el reinado de las democracias liberales (Francis Fukuyama); e incluso ese otro cuento chino, más reciente, del triunfo del modelo de autocracia capitalista. Sabemos muy poco del presente. Y sin embargo, entre la nebulosa conceptual en que vivimos, se va perfilando algo que podríamos llamar potencias decadentes.…  Seguir leyendo »

Consumado el hundimiento del Partido Socialista en las elecciones generales, se ha abierto un vacío en torno a la visión progresista acerca de Europa y el mundo forjada durante las dos legislaturas anteriores. En España, algunos pactos que sustentaban nuestro Estado social de derecho están saltando por los aires como consecuencia de la reforma exprés de la Constitución que fija un techo de endeudamiento, la creciente desafección de una parte considerable de la ciudadanía más joven o la fractura de solidaridad entre las regiones. Si el presidente Rajoy lograse pronto el plácet de los mercados, podría hacer uso de su mayoría absoluta para poner a España en un rumbo diferente, con otras prioridades, otros compañeros de viaje y otro estilo.…  Seguir leyendo »

Cuando uno llega al mostrador de un aeropuerto y se encuentra con que hay overbooking, pueden pasar dos cosas. Una es que, por un golpe de suerte, acabe sentando en una plaza sobrante en clase business; algo así le pasó a España cuando logró meterse en el club de las 20 economías más poderosas del planeta (G-20). Pero otra, más frecuente, es que te quedes sin volar porque otros han comprado ya tu billete. Esto es lo que le ocurre hoy a la Unión Europea, que no termina de despegar en Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, o el mismo G-20.…  Seguir leyendo »

El diablo estaba esperando a Obama en El Cairo. "He venido para buscar un nuevo comienzo entre Estados Unidos y los musulmanes de todo el mundo", dijo el presidente el 4 de junio de 2009, en el hall abarrotado por 3.000 jóvenes de la Universidad cairota. Obama habló entonces de un gran pacto por la tolerancia religiosa, el desarrollo, la democracia, los derechos de la mujer. Como un presagio, aquella mañana Mubarak había excusado su asistencia al acto; tampoco estuvieron los partidos de la oposición. Solo ante los estudiantes y el mundo, Obama lanzó un mensaje de reconciliación con el islam político, renunciando explícitamente a imponer la democracia por la fuerza.…  Seguir leyendo »

La reciente cumbre del G-20 en Toronto ha venido a confirmar la dificultad del llamado ascenso pacífico de las nuevas potencias. Esta idea, acuñada por los ideólogos chinos, se ha extendido a los otros BRIC, Brasil e India, aunque menos a la vieja Rusia. La bricmanía de Goldman Sachs ha hecho el resto, señalándoles como el destino prioritario para los inversores, los mismos, por cierto, que hoy especulan contra el euro. Pero los poderes emergentes siempre han entrado en la historia como elefantes en cacharrería, y esta vez no es una excepción. Ahora, los países más débiles -y los ambiciosos como Irán- se pegan a sus talones, mirando de reojo a Washington.…  Seguir leyendo »