Xavier Bru de Sala

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El soberanismo catalán ha vuelto a responder este martes a la convocatoria de otra gran manifestación. Se trataba de demostrar que en las circunstancias más adversas, con presos, exiliados, juicios pendientes y ausencia de perspectivas, la gente no desfallecía. Lejos del tono épico de las anteriores, la manifestación ha sido de rechazo y de protesta. Muchos acudieron para que nadie pudiera decir que el primer 11-S tras el intento fallido del pasado otoño había pinchado. Por encima de las divisiones partidistas del independentismo, unidad de propósito, de ánimo y determinación. Ni suflé pues, ni globo sino una masa compacta. Compacta pero insuficiente.…  Seguir leyendo »

Primero, un dato: el 27% de catalanes está de acuerdo con el encarcelamiento preventivo de los líderes independentistas. Son muchos menos que el porcentaje de votos de los partidos favorables al 155, 43% si agregamos Ciudadanos, PSC y PP. En el conjunto de España, los partidarios de la represión incondicional son más del doble.

Segundo: lástima que no dispongamos de ninguna encuesta que oriente sobre la preferencia electoral de los más de dos millones de votantes independentistas. Sin embargo, partimos del supuesto, constatado en diversos círculos, de que la opción de formar Govern es ampliamente mayoritaria dentro de este colectivo cada vez más heterogéneo.…  Seguir leyendo »

Uno de los secretos mejor guardados de las estructuras de poder es que se gobiernan por tradición y decantación. Las setas son efímeras. La permanencia consolida. Las interrupciones diluyen y debilitan. La improvisación desmonta. La continuidad enmarca y encarrila. Las instituciones que no pesan más que sus gobernantes son proclives a tambalearse e incluso a desaparecer. En términos históricos, la inercia es determinante. La formación de cuerpos o castas dirigentes es cuestión de generaciones. Los imperios también caen, pero cuanto más perduran más lento sufren las decadencias. Las naciones pequeñas también se consolidan con el paso y el peso del tiempo.…  Seguir leyendo »

Todo empezó en un árido valle del Peloponeso. La idea fundacional consistía en confrontar las habilidades de los contendientes sin que corriera la sangre. Los ganadores se proclamaban a partir de medidas objetivas. Quién corría más, quién saltaba o lanzaba más lejos la jabalina o el disco. Se incluían carreras hípicas, pentatlón, lucha libre y otras modalidades reguladas de combate cuerpo a cuerpo. Los Juegos eran democráticos, es decir, abiertos a la participación de todos los ciudadanos libres. ¿Dónde estaba el lado oscuro?

Los Juegos ya se celebraban cada cuatro años. Eran mucho más importantes que en la actualidad. Atraían a miles de espectadores, comportaban treguas obligadas en las guerras, la paralización de la vida pública en las ciudades griegas.…  Seguir leyendo »

Ignoro, como todo el mundo, el detalle de las relaciones entre las primeras hembras y los primeros machos de nuestra especie. Si damos por bueno que las tribus primigenias se desplazaban por la sabana en grupo, al igual que los primates de los que provenían, debemos creer que convivían día y noche. Los imaginamos tan propensos a la pelea como los chimpancés. A penas similares a sus primos bonobo, esa variedad de ‘hippies’ hipersexuales, poco conflictivos y consagrados a la buena vida.

Pronto, sin embargo, los dos sexos de nuestros ancestros tuvieron que especializarse y separarse para superar condiciones de extrema dificultad.…  Seguir leyendo »

Visto el final del 2017, lo mejor que se puede desear para el 2018 es que no pase a la historia. El que estamos a punto de estrenar no será un año de soluciones. No esperen pactos, ni siquiera propuestas de futuro que puedan suscitar consensos. Pero tampoco son previsibles episodios de ruptura o violencia como los que tan profundamente han traumatizado la sociedad catalana y marcado España.

El presente episodio se puede dar por concluido, aunque el pulso entre el Estado y el independentismo catalán proseguirá. Las voluntades a ambos lados no han variado. Nadie ha conseguido doblegar al contrario. …  Seguir leyendo »

Hay dos personajes clave en la victoria independentista. Un héroe, oculto. Y un antihéroe, también oculto. El héroe se llama Albano Dante Fachín, que ha arrastrado buena parte del voto de los comuns hacia el independentismo. El antihéroe es el juez Pablo Llarena, de quien se puede asegurar que es un mal analista político: sin encarcelados ni exiliados, el independentismo habría perdido.

Si el bloque victorioso tuviera en cuenta el factor Fachín y el factor Llarena, sustituiría las ínfulas por la humildad. De un modo generoso, si no miope, la prensa internacional califica a los comuns de neutrales. Los votos que han perdido Iglesias y Colau han pasado al independentismo, aunque quizá no se quedarán allí.…  Seguir leyendo »

Noventa estados, o quizá más de cien, en lugar de los 28 actuales y sin ampliar un palmo el territorio. Este sería, llevado al extremo, el gran peligro para Europa de una hipotética independencia catalana. Joschka Fischer, el brillante exministro alemán, no cita a ningún ciclista que pedalee a rueda de Catalunya (no lo hay), pero asegura que el éxito del caso catalán estimularía a otras regiones a seguir por el mismo camino y que eso desnaturalizaría a Europa. ¡Gravísimo, intolerable! Otras voces autorizadas sí han puesto ejemplos de candidatos. Todos fantasmagóricos. Todos inviables, menos Escocia si se consuma un improbable brexit duro.…  Seguir leyendo »

Pugna desigual. El Estado cuenta con el poder propio y el apoyo de los demás estados. El independentismo se ha apoderado del relato, en casa y en el mundo. El árbitro último entre estos dos instrumentos de batalla es la sociedad catalana, concretamente el 10% de los electores que pueden decantar la balanza, tan equilibrada, a favor o en contra de la independencia, y que votarán según juzguen el comportamiento de cada parte.

España ha perdido el relato porque aún lo considera inseparable del poder. Pues no. La violencia policial salvó el 1-O en dos aspectos clave. Primero, le proporcionó legitimidad; y segundo, hizo subir la participación, sobre todo en el cinturón de Barcelona. …  Seguir leyendo »

No sabemos si son miles o decenas de miles los habitantes de Europa susceptibles de radicalizarse hasta convertirse en asesinos, pero aunque los dispuestos a inmolarse para esparcir el terror no pasaran de unos cuantos cientos, la conclusión es tan desagradable como obvia: debemos vivir encadenados al terror. No al miedo, si lo podemos evitar, y debemos hacer lo posible para evitarlo, pero sí el terrorismo. Por desgracia, los hechos de Barcelona y de Cambrils no serán los últimos, sino un eslabón, el más doloroso porque nos ha golpeado más de cerca, de una larga cadena, la que comenzó en Niza y prosiguió por otras capitales europeas.…  Seguir leyendo »

Cuando era niño e iba a comprar una barra de medio, la panadera la pesaba. Como no llegaba a los 500 gramos, añadía un pedazo de otra, la ‘torna’, para completar el peso. Ya sabemos que los seguidores de la hoja de ruta manifiestan una confianza absoluta en superar 50% de votos, en la cara opuesta de la experiencia y de los sondeos. Precisamente por la escasa base de esta confianza, convendría incorporar otro fragmento del electorado: la ‘torna’ del ‘procés’.

El procedimiento es tan sencillo como el de la panadera. Solo es necesario que alguna formación política presente una propuesta confederal con la promesa de sumarse a la independencia en caso de no obtener respuesta positiva del Estado.…  Seguir leyendo »

Todo puede ir mucho peor pero poco mejor. Que la historia está lejos de acabarse lo certifica la enorme cantidad de sobresaltos que nos amarran al gran barco universal de la incertidumbre. Suponiendo que nos acerquemos a un final feliz, deberemos transitar antes por un periodo de contracción de la justicia social, de los derechos humanos, de la aceptación de la diversidad e incluso de las libertades esenciales. También, o sobre todo, de incremento del sufrimiento de los desposeídos. Para grandes mayorías, Estado del bienestar a la baja. Con Trump, y no solo con él, se instala un estilo de gobernanza basado en la prepotencia, la intimidación, el etnocentrismo y el aislacionismo.…  Seguir leyendo »

Todo se complica, pero también se clarifica y simplifica. Se reducen casi a cero las zonas de ambigüedad. Las posiciones se desplazan a los extremos, no a los extremismos porque los tiempos y el contexto aún no lo permiten. Entre la batalla del PSOE y la apuesta catalana la vorágine se intensifica. Al choque de trenes anunciado entre el soberanismo y el Estado se añade la brutalidad del combate de los barones subordinados al PP contra los socialistas acusados de podemitas.

Dos confrontaciones inéditas, sin cuartel, con rumbos divergentes, finales de imposible predicción y un punto en común: la España reaccionaria contra los abanderados del cambio.…  Seguir leyendo »

Paradójicamente, la gran movilización convocada por la ANC y Òmnium incluirá este año más siglas de partido pero también más debate que nunca sobre la hoja de ruta. También asistirán, y con un protagonismo muy destacado, dirigentes políticos soberanistas que no están a favor ni de la independencia ni de la unilateralidad. A pesar de que la dirección del procés ya enfila la recta final, se percibe un cierto desaliento de las multitudes convocadas. Aunque a última hora muchos de los dudosos se traguen el cansancio y el desconcierto, el empuje popular no es el mismo. Según los más optimistas, con la mayoría en el Parlament ya no hacen falta tantas demostraciones en la calle.…  Seguir leyendo »

Bosch pintó El carro de heno, su segundo cuadro más conocido, con la intención de mostrar que los poderosos, encabezados por reyes y papas, se afanan y corren detrás de algo prodigioso muy vistoso y dorado pero que en el fondo vale menos que la paja: el heno, que no alimenta ni a los asnos. El poder es efímero, tras su apariencia no hay nada, pero imanta y atrae a los míseros seres humanos de forma irresistible. El alegato tiene validez permanente. La tabla central del retablo transmite, bajo la apariencia de una alegre romería, un mensaje pesimista, universal, de calado.…  Seguir leyendo »

No todo va tan mal. Casi un 20% de los más de 7.000 millones de seres humanos practican el turismo. Uno de cada cinco. A pesar de las convulsiones en varios puntos del planeta, el turismo no ha parado de crecer, y se prevé que dentro de una docena de años pase de los 1.200 millones actuales a cerca de 1.800. Las cifras son tan impresionantes que parecen increíbles. El volumen monetario es astronómico. Pero la Organización Mundial del Turismo es digna de crédito. A poco que el bolsillo lo permita, los genes del nomadismo que impulsaron a nuestros antepasados remotos a salir de África y esparcirse por todas partes imponen un deseo irrefrenable de ver mundo.…  Seguir leyendo »

Hasta cuándo resistirá Pedro Sánchez el asedio de Mariano Rajoy se ha convertido en la principal incógnita de la legislatura. Una vez sumados sus 137 diputados a los 32 de Ciudadanos, el presidente del PP se encuentra a siete votos favorables para llegar a los 176 que necesita para ser investido en primera vuelta, y al doble de abstenciones en segunda. Descartados, por supuesto, Podemos y los independentistas catalanes y hoy por hoy los nacionalistas vascos, 12 o 14 socialistas (dependiendo de si el único diputado de Coalición Canaria se doblega ahora o más adelante) se deberían abstener o salir discretamente del hemiciclo para que Rajoy pudiera formar Gobierno.…  Seguir leyendo »

Hecho está. Rajoy, como siempre hasta el momento, se ha salido con la suya sin mover más que el índice hacia sí mismo: «Venid, venid, regaladme votos». Rivera baja de su taburete de Tancredo y va y se los regala. Legislatura desencallada. Gobierno monocolor con brillantina anticorrupción. El español que menos merece gobernar, el jefe de los corruptos, presidente del Gobierno. «Todo por la patria».

Se confirma así la teoría que contempla a C’s como un almacén provisional de votos de derechas descontentos con el PP. Un almacén con el techo de cristal, improvisado desde arriba, incapaz de emprender una travesía del desierto por falta de implantación territorial.…  Seguir leyendo »

Ha costado lo suyo, pero vamos descubriendo que las democracias se pueden convertir en dictaduras encubiertas. El pluralismo real corre peligro de convertirse en simulacro de pluralismo. Transitamos aún por un estadio intermedio entre las viejas democracias, dotadas de valores avanzados y clases medias con buenas perspectivas de futuro, y las nuevas democracias, gobernadas desde el cinismo, la mentira y el populismo, siempre a favor de quienes más tienen y en contra de los demás. Al paso que vamos, democracia y satrapía pueden dejar de ser incompatibles.

Nos quejamos, con razón, de la falta de líderes dotados de coraje, pero tal vez sea mejor así, puesto que en nuestros tiempos, los aspirantes a ejercer liderazgos fuertes pertenecen a una de estas dos categorías: irresponsables o indeseables.…  Seguir leyendo »

El gran centro España encarrilada

Arrinconada la izquierda transformadora por largo tiempo, emerge el gran centro. El parto será doloroso. Sánchez y Rivera no han hecho otra cosa que esgrimir unos fórceps horripilantes del siglo XIX. Ficción. A pesar de las trifulcas, nacerá la España de Merkel. Un país de segunda, periférico, arregladillo, al que si le interesa cubrirá la resignación con una gruesa capa de orgullo patriótico. La España de Merkel empezará pronto a andar, y a crecer si mantiene las preceptivas desigualdades. Pese a las protestas de los perjudicados, que somos casi todos, es previsible que el gran centro tenga una mala salud de hierro.…  Seguir leyendo »