Xavier Vidal-Folch

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de junio de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Los Kennedy o los Agnelli cubrían el vacío de familias reales. La burguesía catalana suplía la distancia política del Estado en tanto no era exclusivo de su territorio. Lo propio de ella es su afán de supervivencia histórica, insólita si se compara con la mucha más poderosa oligarquía veneciana y su súbito desplome ante el asedio de Napoleón.

Su secreto ha sido durante siglos la habilidad de adaptarse, recrearse, nutrirse de nuevas levas y sectores: mediante el ascensor social. Algunos la dan por muerta. Dudoso, como subraya la elección, ayer, de un nuevo liderazgo para el Cercle d’Economia, por vez primera desde 1957 mediante voto popular.…  Seguir leyendo »

España culminó la Gran Recesión 2008-2011 con un pico de 6,2 millones de parados en el primer trimestre de 2013, un 27,16% de la población activa, según la EPA. Y ahora le ha dado la vuelta a la crisis pandémica de 2020 con 3,1 millones el pasado enero, el 13,3%. Tardó entonces ocho años en volver al desempleo de partida, Ahora, solo un año y medio.

¿Por qué esta diferencia? Porque en aquella crisis se destruyó salvaje e irremisiblemente empleo. Y ahora, en cambio, se ha conservado, congelándolo hasta el despegue de la recuperación gracias a ingentes ayudas públicas hasta que la actividad se reactivase y urgiese trabajo con que nutrirla.…  Seguir leyendo »

El procés agoniza. La política de mano tendida desde el Gobierno —indultos— ha reducido la fiebre secesionista, al cancelar su causa más viva: la imagen de los líderes entre rejas. La entronización del diálogo, patrocinada por los socialistas y por Esquerra, surte demoledor efecto antes incluso de reunirse la Mesa oficial. Desactiva el unilateralismo —ya el cuestionamiento secesionista del ordenamiento, ya el del patrioterismo castizo— porque es su contrario: multilateralismo, interlocución, negociación.

Así que, la movilización de la Diada, aunque nutrida, será menguante. Su convocatoria por la Assemblea Nacional denota un naufragio: no persigue ya la “confrontación” con la democracia española, como clamó Waterloo, sino la denuncia sectaria de la “traición” esquerrista.…  Seguir leyendo »

Trump el desplome

Donald Trump no ha caído. Se ha desplomado. Les sucede a los dictadores, los autócratas o los gobernantes de régimen personalísimo cuando les llega la derrota electoral, o en el campo de batalla. Y ocurre, aunque no siempre, que la caída de estos líderes despluma también sus sistemas de poder, los movimientos o partidos en que se apoyaron, pues sus cimientos eran estrechos, precarios o desarticulados. Dependían excesivamente de su fortuna y personalidad individual, mucho más que de sus etéreos programas, su lábil base social o su desigual enraizamiento territorial.

Hablamos mucho del trumpismo después de Trump. El importante apoyo que ha obtenido y, sobre todo, el sostén que aún parece brindarle el viejo y confuso Partido Republicano, podrían indicar que las fuerzas de la ira que permitieron su elección presidencial en 2016 le sobrevivirán, pese a su derrota en las urnas.…  Seguir leyendo »

¿Paga bastante España por pertenecer a Europa? En esta reformulación del mandamiento de John F. Kennedy —no preguntes qué hace el conjunto por ti, sino qué hacemos nosotros por el colectivo— yace una convicción, que es seguramente una evidencia: Europa aporta más a cada uno de sus miembros que estos al empeño común. No en vano, los fundadores eran países derrotados, y con los nuevos se han convertido, bajo la marca común, en sociedades interesantes, portadoras de futuro, exitosas y respetadas a nivel mundial.

Sin ella, ni Alemania se habría reconciliado consigo misma. Ni Francia habría reencontrado su voluntad universal. Ni Luxemburgo, Malta o Letonia serían parte de un actor global, ni se habrían garantizado la seguridad que les brinda el tamaño ante las amenazas a la propia existencia.…  Seguir leyendo »

Europa acelera su transformación federal. Con la inmensa cuantía del paquete de recuperación (casi duplica el presupuesto), el grueso dispensado en subsidios (que generan derechos) y su financiación mediante eurobonos (de riesgo mancomunado en el mercado), el salto cualitativo es categórico.

Además, los apoyos no se desplegarán por unanimidad de los 27. Desaparece así, en esta cuestión clave, el derecho de veto reclamado por algunos. Eso intensifica su impronta federal, pues la unanimidad —y su cara oscura, el derecho individual a vetar una medida— paraliza la vida política comunitaria; genera fragmentación; obstaculiza las apuestas, y distorsiona las decisiones mediante frecuentes chantajes colaterales.…  Seguir leyendo »

Una grave amenaza acecha a Europa

Una grave amenaza acecha a Europa: el Brexit por las bravas. O sea, la retirada británica de la Unión Europea sin mediar acuerdo previo. Grave, incluso terrible si eso deriva hacia otra gran recesión, al añadirse a las guerras comerciales de Donald Trump contra China, que perjudican indirectamente a la UE como potencia comercial más abierta del mundo, y por lo tanto, la más sensible a las asechanzas proteccionistas (el FMI prevé que resten 400.000 millones de euros al PIB global hasta fin de año). Y por vía directa, si reactiva los nuevos aranceles contra el sector de la automoción de los 27 —clave para su crecimiento—, que aplazó hasta el 15 de noviembre.…  Seguir leyendo »

Trapero rompe la baraja

Rompió la baraja. La proclama del major Josep Lluís Trapero ante el Tribunal Supremo ha sido una noticia trascendental. La más decisiva de todas las generadas por la Generalitat de Cataluña desde la cabalgata soberanista iniciada hace algo más de un lustro.

Eso es así por varias razones. La más individualizada parte de su declaración de que la cúpula de la policía autonómica había trazado un plan —documentado— para detener al president Carles Puigdemont y a todos sus consellers. Al Govern en pleno.

Atención, no solo de que se había puesto a disposición del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para emprender esa acción excepcional.…  Seguir leyendo »

Contra la prisión preventiva

Al Tribunal Supremo (TS) y al Tribunal Constitucional (TC) les corresponde decidir si reconsideran a fondo la pertinencia de que los presos del procéscontinúen, un año después de su detención, en prisión preventiva. Tocaría.

Porque esta medida cautelar, diseñada para asegurar que los procesados comparezcan en su vista y sean juzgados, es de naturaleza “excepcional” (Sentencia del Tribunal Constitucional, STC 128/1995). Es decir, solo debe imponerse cuando sea estrictamente necesario, en tanto no se cuente con otras medidas “alternativas”, menos gravosas que la restricción de la libertad personal para alcanzar igual fin.

Y es que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos del Consejo de Europa (TEDH) ha levantado bandera a favor de la libertad provisional hasta la celebración del juicio.…  Seguir leyendo »

‘Molt Censurable president’ Quim Torra

La autonomía catalana es la encarnación del autogobierno. Y es pilar sustantivo de la democracia española. En ambas cualidades está seriamente amenazada.

Verbalmente, por las proclamas neo-centralistas que reclaman su intervención permanente. En los hechos, por las actuaciones del bloque independentista en el poder, que paralizan a su máxima institución representativa, el Parlament.

El cierre de la Cámara, la continua suspensión de sus sesiones plenarias (a petición de los dos grupos del Govern), como continuo recurso para suturar las crecientes discrepancias entre Esquerra y el PDeCAT, es una frivolidad.

Y una humillación a los electores. El Pleno es nada menos que “el órgano supremo del Parlament” (artículo 72 del Estatut).…  Seguir leyendo »

Este otoño es de vértigo para Europa. La Unión libra un combate frontal contra tres fantasmas internos que amenazan sus valores y existencia: la xenofobia del autoritarismo populista, la parálisis de la arquitectura del euro y la ruptura del Brexit. Pero no está escrito que deba perder. Dispone de un buen arsenal con el que enfrentarse a esas amenazas. Aunque hay prisa: dada la coyuntura preelectoral, la legislatura acabará, de facto, en diciembre.

La cumbre del próximo jueves llega tras indicios alentadores. El Parlamento acaba de ampliar el frente institucional que se enfrenta al autoritarismo populista. Votó iniciar un procedimiento sancionador a Hungría (artículo 7, que llega a la suspensión del derecho de voto), por sus violaciones de las libertades de expresión y su persecución de minorías y disidentes.…  Seguir leyendo »

Un Govern “efectivo”, ¿para qué?

En tres semanas pasarán muchas cosas. El día 22 es la fecha tope en que la mayoría parlamentaria independentista de Cataluña debe decidir si quiere convertirse en mayoría gubernamental, para lo que mantiene su legitimidad, o si apuesta por prolongar sus ásperos desacuerdos forzando la convocatoria de nuevas elecciones.

A ese dilema se le enrosca otro aún más decisivo. El secesionismo debe optar por retornar claramente a la legalidad. O por volver a las andadas. O a la sempiterna confusión de las pasarelas y triquiñuelas entre una y otras.

El lema de que el objetivo es constituir un nuevo Govern de la Generalitat “efectivo” se ha encaramado a la categoría de mantra.…  Seguir leyendo »

La corredactora Marta Rovira dijo ayer que habían estudiado mucho Derecho Internacional para dar debido amparo a su ley. Pues lograron un suspenso de campeonato. Su escuálido texto carece de verdadera base jurídica no solo interna, sino también internacional.

Vuelvan en septiembre sabiendo que:

Primero, la principal gran norma que incluye el derecho de autodeterminación es la propia Carta de Naciones Unidas (1945), y en su artículo 1: se les olvidaría que lo primero va antes. Fácil, el secesionismo ignora la jerarquía normativa, piramidal. Por eso esta aún-no-ley no se remite al Estatut, ni por asomo a la Constitución.

Segundo, el ordenamiento internacional coloca ese principio en similar, pero inferior nivel al de “la integridad territorial, independencia política o unidad” de los Estados: pues aquél debe ejercerse “en conformidad” con las normas que preservan la “integridad territorial de los Estados”, (principio 5 del Acta Final de Helsinki y Resolución 1514-XV de la ONU de 1960, reiterada en 1970).…  Seguir leyendo »

Artur Mas no es un delincuente

Artur Mas engañó a los catalanes el 9-N de 2014: les convocó a un “proceso participativo” y, concluido, lo equiparó a un referéndum, de cuyo precario resultado extrajo la presunción de que Cataluña ya había “cambiado de estatus”.

También les engañó el 27-S de 2015, al convocarles a unas “elecciones plebiscitarias”, y, cuando perdió el plebiscito al no superar el 48% de los votos —aunque su coalición se erigió en primera minoría—, insistió en que tenía un “mandato popular” para alcanzar la independencia y fabricó a tal efecto una hoja de ruta secesionista, aún hoy más o menos vigente.

Artur Mas engañó al Gobierno y al Estado asegurando antes del 9-N que la consulta había quedado en manos de los voluntarios.…  Seguir leyendo »

Rescatemos a los parados

O Europa da la cara por sus ciudadanos o los europeos volverán la espalda a la idea de Europa.

La Unión Europea (UE) debe “tomar partido por los perdedores”, reclamaba el economista liberal Paul de Grauwe (Ctxt, 6 de julio). Pero no solo de la globalización desigual y asimétrica. También de la mala digestión de la crisis y de la mediocre receta aplicada contra ella, la política económica de austeridad monolítica y excesiva.

Con cinco millones más de parados desde que empezó en 2008 la Gran Recesión —hasta 20,4 millones, pero llegaron a 26 millones en 2013—; con el extremismo rampante aprovechando, oportunista, el malestar de los desheredados; y en el fragor de una desafección social palpable, la cumbre de jefes de Gobierno que se abre hoy aparece socialmente ciega, sorda y muda.…  Seguir leyendo »

El inspirador del programa económico de Podemos para una expansión fiscal de 96.000 millones, Nacho Álvarez, ha ofrecido explicaciones complementarias, corteses y que contribuyen al debate público (Las cuentas sí cuadran, EL PAÍS, 23 de febrero). Pero no despejan dudas muy severas (Las cuentas de Podemos no cuadran, EL PAÍS, 18 de febrero). Las agrandan. La factibilidad de ese enorme mayor gasto (e ingreso que lo financie) se fía a un ritmo de crecimiento del PIB “similar al que experimentó nuestra economía entre 2000 y 2008”.

El crecimiento medio de esos nueve ejercicios fue del 3,48%. Y todo el cálculo del plan se infiere de un crecimiento futuro del 5% anual hasta 2019.…  Seguir leyendo »

Las cuentas del programa de legislatura Un país para la gente, de Podemos, albergan el buen propósito de relanzar la economía. Pero no cuadran. Y así, desvirtúan ese buen fin.

Desde el lado del gasto no modulan la senda de reducción del déficit pactando con Bruselas un año de retraso —y ya será difícil— como postula el PSOE. Sino, aplazarlo tres años más. Algo inaceptable por los socios y por los mercados, que este año deben refinanciarnos 400.000 millones de euros. Ahorro adjetivar los efectos de ese duelo desigual. El lector inteligente los sabe.

El objetivo podemita es sumar al gasto 96.000 millones de euros, dos tercios en lo social y un tercio en inversión.…  Seguir leyendo »

Una propuesta para Cataluña

Si la cuestión catalana es asunto clave para España entera —y ya todos reconocen que lo es—, urge reencauzarla. Para lo que sería de buen tino aprovechar este tiempo transitorio poniendo sobre la mesa nuevas ideas, o actualizar algunas olvidadas.

Porque de la receta aplicada hasta hoy por el Gobierno solo resulta cierta su inutilidad. El inmovilismo no sirvió siquiera como muro de contención. Al contrario, operó con frecuencia como acicate y fermento del secesionismo; desazón de la mayoría de ciudadanos catalanes (que no es independentista); y levadura de melancolía de todos los españoles liberales.

Amén de que su traducción en la última legislatura, el neocentralismo legislativo y administrativo, agravó esos problemas y contribuyó a desnaturalizar por fases el afán autonomista y descentralizador de la Constitución.…  Seguir leyendo »

Artur Mas opta con denuedo al título de peor presidente de la Generalitat contemporánea, el que más perjuicio ha causado a los catalanes. Y en la historia, quizá solo pueda compararse al incompetente canónigo Pau Claris, que en 1640 entregó el país —independizado— a la corona francesa, una aventura atrabiliaria que acabó pronto (en 1652) y mal (se perdió el Roselló y parte de la Cerdanya). Mas ha dividido al país y lo conduce al precipicio. Sin más salida que volver, debilitado y desacreditado, al punto de partida. A no ser que otros lo rescaten.

No solo rompe la “unitat civil del poble català” (Raimon Obiols) que reclamó siempre la izquierda.…  Seguir leyendo »

Los treinta años milagrosos

Mirada desde la lupa cotidiana, esta Europa es un desastre. Y los europeos, otro. Hoy no logramos encauzar el desplome griego, y ya llevamos cinco años. O nos peleamos por unas mínimas cuotas de acogida de náufragos fugitivos del hambre y la violencia, mientras vocifera la xenofobia. Ignoramos cómo aplacar la guerra de Siria o el violento caos de Libia. Arrastramos los pies en los momentos más dramáticos de Oriente Próximo. Nos achantamos ante las potencias energéticamente contaminantes. ¿Qué más?

Y sin embargo, contemplada desde el catalejo de la historia, la Unión Europea (UE) luce muy diferente.

Los años de posguerra, de 1945 a la primera crisis del petróleo, se conocen como “los treinta gloriosos”.…  Seguir leyendo »