Zhang Jun

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Hace cinco años, los líderes de China decidieron apostar por la gobernanza estatal moderna como una prioridad de sus reformas. Su objetivo es mejorar la capacidad del estado de adaptarse al inmenso tamaño y la creciente complejidad de la economía china, además de mitigar los riesgos. No será fácil lograrlo.

Para comprender por qué y lo que será necesario para tener éxito, piénsese en cómo ha funcionado la gobernanza china en las últimas décadas. En general, para gobernar el país se requiere una combinación de centralización política y descentralización económica. En particular, el espectacular aumento de su ingreso nacional se ha debido a un delicado equilibrio entre la concentración del poder político en el liderazgo central y la delegación de la gestión económica a las autoridades locales.…  Seguir leyendo »

China debe su milagro de crecimiento económico principalmente a los gobiernos locales. Pero, a medida que el país intenta construir una economía más moderna y sostenible, dentro de un contexto de menor crecimiento en general, los gobiernos locales necesitan adaptarse. ¿Qué pasará cuando lo hagan?

A pesar de alguna ocasional intervención inapropiada, los gobiernos locales han sido muy exitosos en la preservación del mercado y en la promoción del espíritu empresarial a lo largo de las últimas tres décadas, más o menos. Los gobiernos locales promovieron las inversiones en infraestructura local, frenaron la burocracia, crearon un entorno empresarial atractivo y promulgaron políticas de apoyo preferenciales a corto plazo.…  Seguir leyendo »

Cada cinco años, el Partido Comunista de China convoca a un Congreso Nacional, donde se toman decisiones clave: quién liderará a China en los próximos cinco años y qué camino hacia el desarrollo seguirán esos líderes. El XIX Congreso Nacional del PCC que acaba de terminar hizo todo eso y más.

Más allá de elegir al próximo Comité Permanente del Politburó, el XIX Congreso Nacional reeligió al presidente Xi Jinping como el líder del PCC y agregó su ideología epónima -“Pensamiento de Xi Jinping”- al estatuto del Partido. El Congreso también elaboró un plan para el desarrollo futuro del país hasta 2050 -un plan que refleja los cambios que la reforma y la apertura económica han llevado a China.…  Seguir leyendo »

China ha logrado cuatro décadas de rápido crecimiento económico. Sin embargo, aún queda por aprovechar plenamente una fuente poderosa de crecimiento: la urbanización. Al presente, el potencial de las megaciudades, en su calidad de motores de dinamismo y prosperidad crecientes, conquista – al fin – la atención de alto nivel que se merece.

Durante el transcurso de la última década, China ha estado trabajando para pasar de un modelo de crecimiento liderado por la industria manufacturera, que es un modelo impulsado por la mano de obra barata, a un modelo innovador y de mayor valor agregado, que es uno sustentado por las fuertes ganancias de productividad.…  Seguir leyendo »

La insuficiencia de demanda está frenando el crecimiento económico de China. El problema real no es escasez de dinero: la oferta monetaria amplia (M2) ya es superior a 155 billones de yuanes (25 billones de dólares), es decir, el 200% del PIB, y sigue creciendo a un ritmo del 12 al 13% anual. La desaceleración actual es más bien reflejo de restricciones financieras a la economía real, un problema que será difícil resolver en un futuro cercano.

Irónicamente, a la par que estas restricciones se agravaban, se ha dado un fuerte crecimiento del sector financiero. De hecho, la expansión del M2 y de los activos crediticios en China es resultado de la prosperidad del sector financiero, motorizada en parte por el éxito de las innovaciones promercado.…  Seguir leyendo »

Hace un par de semanas, una entrevista al magnate chino Cao Dewang (fabricante de vidrios para automóviles) generó un acalorado debate en toda China. Cao explicó que su reciente decisión de invertir 600 millones de dólares para crear una filial de su empresa (Fuyao Glass Industry Group) en los Estados Unidos se debió en gran medida a los altos impuestos que pagan los fabricantes chinos, que según Cao son 35% más altos en China que en Estados Unidos. ¿Será verdad que la carga impositiva sobre las empresas chinas llegó a un nivel insostenible?

A juzgar estrictamente por los números, no parece ser así.…  Seguir leyendo »

Tras décadas de “milagro de crecimiento”, la economía china preocupa cada vez más. Algunas cuestiones, como el alto endeudamiento corporativo y el exceso de capacidad en el sector estatal, reciben mucha atención. Pero hay tres tendencias de las que no se habla tanto y que son amenazas al desarrollo económico del país.

En primer lugar, a pesar de la caída del crecimiento del PIB, aumentó la financiación social (y especialmente el crédito). Esto se relaciona directamente con el problema de las deudas: la refinanciación continua de grandes pasivos crea una demanda constante de liquidez, aunque la inversión real no aumente. Esta “expansión crediticia” (que en realidad no es más que deuda refinanciada) es insostenible.…  Seguir leyendo »

Desde hace más de un año, los titulares en todo el mundo señalan la desaceleración de China. Pero si miramos más de cerca la dinámica regional interna de China, encontramos una historia distinta, menos relacionada con la desaceleración y más con un cambio de marcha.

Según la Oficina Nacional de Estadísticas de China, la provincia de Shanxi, rica en recursos, ha sufrido una desaceleración económica, pero las provincias Chongqing y Guizhou en el sudoeste han experimentado un vibrante crecimiento. Hebei y otras tres provincias del noreste están sintiendo los efectos de la recesión, pero las economías con industrias pesadas de Tianjin, Shandong y Jiangsu experimentan un boom.…  Seguir leyendo »

La exactitud de la información oficial sobre el PIB y las tasas de crecimiento de China ha sido tema de acalorada discusión durante mucho tiempo, y la detención en enero pasado de Wang Baoan, el director de la Oficina Nacional de Estadísticas del país, por cargos de corrupción intensificó las dudas sobre la probidad de la agencia. Sin embargo, de alguna manera, las estadísticas oficiales de inversión de la China se escaparon, en gran medida, de ser parte de dicha discusión.

De acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas de China (ONE), la formación de capital fijo (el aumento neto en activos fijos) durante los últimos años, en promedio, se ha situado aproximadamente en el 46% del PIB.…  Seguir leyendo »

Desde 2002, la economía china ha experimentado cambios significativos, entre ellos el paso de la aceleración a la desaceleración del crecimiento del PGB. Sin embargo, la tasa de desempleo urbano, emitida conjuntamente por la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS) y el Departamento de Trabajo de Seguridad Social, se ha mantenido notablemente estable, entre un 4 y un 4,1%. Por decir lo menos, resulta una cifra sorprendente que ha llevado a muchos a preguntarse si la NBS podría estar falseando las estadísticas.

La NBD no miente; simplemente carece de datos. El índice de desempleo que señala refleja la cantidad de miembros de la población urbana registrada que han informado al gobierno que reciben beneficios de desempleo.…  Seguir leyendo »

La reciente decisión del Fondo Monetario Internacional de sumar el renminbi chino a la canasta de monedas que determinan el valor de su activo de reservas, los Derechos Especiales de Giro, ha capturado los titulares en todo el mundo. Pero los DEG en sí mismos no han dominado precisamente las discusiones –mucho menos las transacciones- desde su creación en 1969. ¿La decisión realmente importa entonces?

En verdad, considerando el papel muy limitado de los DEG en la economía global, la medida tendrá pocos efectos concretos en el corto plazo. En el más largo plazo, en cambio, la atención que ha generado la decisión podría impulsar un uso más amplio de los DEG.…  Seguir leyendo »

La economía de China ha seguido un rumbo sorprendente en los últimos años: de motor sin precedentes a importante riesgo mundial, al menos en opinión de algunos. De hecho, en vista de que este año el crecimiento de China casi seguro que no alcanzará el objetivo del siete por ciento fijado por las autoridades, el mundo está mirando ahora atentamente posibles señales de crisis y una desaceleración mucho más marcada. ¿Cómo ha llegado China hasta aquí? ¿Podrá encaminarse de nuevo a restablecer su crecimiento económico?

El crecimiento de China llevaba un tiempo siendo insostenible. Un plan poco prudente de estímulo de la inversión en activos fijos, adoptada como reacción ante la crisis financiera mundial, mantuvo el crecimiento del PIB en el nueve por ciento durante dos años, pero, después de 2011, el estímulo se convirtió en una atadura macroeconómica, que causó un desplome del crecimiento de la inversión de una tasa nominal de más del 30 por ciento a otra del diez por ciento, aproximadamente, hace poco.…  Seguir leyendo »

La agitación en el mercado de valores de China parece haber terminado, pero sigue existiendo una incertidumbre considerable no solo acerca de lo que provocó la reciente caída de las bolsas de Shanghai y Shenzhen, sino sobre lo que ese episodio significará para los esfuerzos de reforma financiera del país.

La caída del mercado de valores de China ha sido atribuida a diversos factores. En un principio, los medios oficiales culparon del desastre principalmente a las ventas en corto “malintencionadas” de acciones chinas por bancos y corredores extranjeros. Más tarde agregaron a la lista de culpables a los inversionistas nacionales, y las autoridades chinas anunciaron una investigación rigurosa para encontrar la fuente de las ventas en corto.…  Seguir leyendo »

Los economistas están cada vez más divididos en sus opiniones sobre el futuro económico de China: los optimistas enfatizan su capacidad para aprender y su rápida acumulación de capital humano; los pesimistas se centran en la rápida caída de su dividendo demográfico, su elevado coeficiente de deuda a PBI, la contracción de sus mercados para la exportación y su exceso de capacidad industrial. Pero ambos grupos descuidan un determinante más fundamental de las perspectivas económicas chinas: el orden mundial.

La pregunta es simple: ¿puede China mantener un rápido crecimiento de su PBI dentro de los límites del actual orden mundial –incluidas sus normas comerciales– o para ello es necesario un drástico cambio en el orden actual, dominado por EE. …  Seguir leyendo »

Los días del crecimiento económico de dos dígitos en China terminaron. De hecho, se predice que la tasa de crecimiento anual, que viene rondando un 7,5% aproximadamente desde 2012, caerá a 7% este año -y probablemente baje aún más-. Esta es la “nueva normalidad” de China, caracterizada, según las autoridades chinas, por un crecimiento “de velocidad media a alta” (en lugar de velocidad alta). Pero tal vez incluso esto sea optimista.

En los dos últimos años, el crédito creció casi dos veces más rápido que el PIB, y el financiamiento social total creció aún a pasos más acelerados. Sin embargo, el crecimiento del PIB se desaceleró considerablemente -de un promedio anual del 10,2% en 2002-2011- lo que sugiere que China puede estar acercándose a un sendero de crecimiento de velocidad mediana a baja.…  Seguir leyendo »

Muchas personas son profundamente pesimistas sobre las perspectivas de crecimiento de la economía china, por la acumulación de una deuda enorme, una inversión excesiva, un exceso de capacidad y las llamadas “ciudades fantasmas” desde la crisis financiera mundial de 2008, pero esos problemas no son nuevos. Han afectado de diversas formas a la economía de China desde 1978 y fueron evidentes en otras economías de gran rendimiento –Taiwán, Corea del Sur e incluso el Japón– durante sus períodos de crecimiento rápido.

No obstante, en los 35 años transcurridos desde que Deng Xiaoping inició su programa de “reforma y apertura”, China ha registrado un 9,7 por ciento por término medio de  crecimiento anual.…  Seguir leyendo »

En marzo del año pasado, la primera sesión de la decimosegunda Asamblea Popular Nacional de China comenzó con el discurso del entonces premier Wen Jiabao en el que presentó su décimo y último “informe sobre el trabajo del gobierno”. Cuando terminó, los 3.000 representantes presentes le ofrecieron una ovación resonante que, sin duda, fue una respuesta a algo más que el informe; fue una manifestación de elogio y respeto por sus logros como jefe del gobierno de China.

Sin embargo, desde entonces, las evaluaciones del liderazgo de Wen -en especial la manera en que administró la economía- han variado ampliamente. Mientras que los seguidores de Wen siguen insistiendo en que el hombre respaldó esencialmente un giro hacia la democracia y una economía de mercado para China, sus críticos lo vapulean por no cumplir sus promesas de una reforma política y económica.…  Seguir leyendo »

Hay amplio consenso en que el desarrollo económico implica más que el mero crecimiento del PIB. China está aprendiendo ahora que uno no garantiza al otro. A menos que los líderes chinos mejoren la estrategia de crecimiento para estimular el progreso tecnológico y la transformación estructural, la clasificación de altos ingresos continuará eludiendo al país con la segunda mayor economía y la mayor población del mundo.

Ciertamente, la estrategia china de crecimiento –impulsada por la inversión en infraestructura, un masivo aumento de las exportaciones manufactureras de bajo costo, y transferencias de tecnología– ha llevado a cierto cambio estructural. A medida que el trabajo y el capital pasaron de sectores y regiones de baja productividad a actividades más productivas, la asignación de recursos se tornó más eficiente, aumentaron los salarios reales y la estructura económica mejoró.…  Seguir leyendo »

Los economistas y responsables políticos chinos están desconcertados, después de tres años de desaceleración persistente de la economía de su país. Los analistas financieros observan con nerviosismo las cifras de crecimiento del PIB, expectantes por saber si caerá por debajo de 7%, mientras hurgan en las declaraciones oficiales en busca de pistas respecto de si el gobierno actuará y cuándo.

Los altos funcionarios financieros del gobierno no dan ninguna señal de alarma, pero detrás de su tranquilidad aparente, lo cierto es que el liderazgo chino está muy preocupado. Como explicó hace poco Liu Shijin, vicepresidente del Centro de Investigaciones para el Desarrollo, dependiente del Consejo de Estado, el dilema al que se enfrentan las autoridades es que para lanzar otro superplan de estímulo habría que emitir más crédito, y eso sería problemático, porque los gobiernos de nivel local ya están muy endeudados y enfrentan importantes riesgos financieros.…  Seguir leyendo »

Si bien la economía de China se ha expandido a un ritmo asombroso en las últimas tres décadas, hoy existe un consenso generalizado de que su modelo de crecimiento está agotado. Hasta los máximos líderes de China reconocen la necesidad de un cambio -una idea que culminó en la agenda de reformas de amplio alcance presentada hace dos meses en la Tercera Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del Partido Comunista Chino.

Aunque no todos coincidan sobre cómo debería ser exactamente el nuevo modelo de crecimiento, las propuestas no difieren sustancialmente, dado el consenso prevaleciente de que el modelo actual está sustentado en una base insostenible.…  Seguir leyendo »