¿Bajar impuestos o indultar a corruptos?

360 millones de euros son la cantidad de la que los andaluces podrán disponer libremente en el futuro frente a los 680 millones que fueron malversados por los gobiernos socialistas andaluces en el caso de los ERE.

360 millones que el presidente del Gobierno andaluz ha puesto a disposición de los ciudadanos para que decidan libremente gastarlos, ahorrarlos o invertirlos, frente a los 680 millones de euros que se diluyeron en una especie de película de serie B.

360 millones que Andalucía utilizará para seguir avanzando por el camino de la prosperidad, frente a esos 680 que desaparecieron y no volverán.

360 millones de euros de eficiencia, gestión y apoyo a los andaluces, frente a 680 millones de euros que los andaluces han perdido y que ningún condenado va a devolver.

Y esto es lamentable.

Pero es lo que hay con esta izquierda. Y por eso debemos seguir destapándoles. Por higiene democrática.

Bajar impuestos va contra su ideología y quien ose hacerlo está enfrentándose a su modelo de Estado comunista de control férreo de nuestra libertad desde el Gobierno. Está además rompiendo ese modelo de gasto público mastodóntico (clientelismo puro y duro) y amenazando sus políticas de compra de voluntades para perpetuarse en el poder.

Por eso, es comprensible que el enemigo público número uno de Pedro Sánchez se llame Isabel Díaz Ayuso.

Comunismo o libertad. Transparente.

Pero hablemos de perdones y corrupción.

Es curioso repasar cómo accedió Pedro Sánchez al poder y lo que dijo entonces en el Congreso de los Diputados. El regenerador ha sido ahora "degenerado" por una sentencia demoledora del Tribunal Supremo, lo que hace que los españoles nos preguntemos si el presidente dimitirá por el mayor caso de corrupción de la historia de nuestra democracia

¿Asumirá Sánchez su responsabilidad política? Obviamente, no.

Cuando delinque un socialista o un separatista, Pedro Sánchez le indulta, le perdona y, si pudiese, decretaría la amnistía para salvarle. Con la arrogancia del que se cree titular de los tres poderes del Estado, el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, rebaja la calidad de nuestra democracia al mínimo.

Y esto es lo que está gestándose en torno a los expresidentes andaluces socialistas condenados por corrupción. Su indulto.

La izquierda y todos sus bien alimentados satélites piden el indulto para Chaves y Griñán. Y por eso es aberrante que esa misma izquierda (y satélites, repito) critiquen la decisión de Juan Manuel Moreno de suprimir y bajar impuestos a los andaluces.

Mientras la izquierda permite que 680 millones de euros públicos hayan sido malversados sin reclamar siquiera su devolución, desde el Partido Popular defendemos que el dinero que no sea necesario para mantener servicios públicos se quede en manos de los ciudadanos para que cada uno decida qué hacer con él en libertad. Una política que va acompañada de un austero, y controlado, gasto público.

En el PP de Madrid llevamos 18 años bajando impuestos. La presidenta Isabel Díaz Ayuso ha suprimido los tres impuestos propios que quedaban y sigue bajando impuestos, ofreciendo además una excelente calidad en todos los servicios públicos. Los madrileños saben que mientras Pedro Sánchez intente oprimirnos, la presidenta Ayuso tomará decisiones para darnos oxígeno.

La política fiscal de Ayuso está dando como resultado una mayor recaudación. Las políticas del PP funcionan. Por eso la presidenta dio la bienvenida a Andalucía al "paraíso". Un paraíso donde la libertad es la seña de identidad. Un paraíso donde el eje de todas las políticas somos las personas.

Hay dos modelos de gobierno y pronto tendremos que elegir entre ambos.

El modelo del sanchismo, basado en más impuestos, más gasto y más indultos para los corruptos.

O de Alberto Núñez Feijóo, Isabel Díaz Ayuso y Juan Manuel Moreno, en el que se bajan y suprimen impuestos innecesarios o anacrónicos, y en el que se rechaza de manera categórica indultar a los corruptos.

Tenemos un gran país y los políticos debemos estar a su altura. A la altura de todos los españoles.

Yolanda Estrada es diputada y coordinadora territorial del GPP en la Asamblea de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *