Bildulandia

En los escenarios socio-políticos suelen aparecer nuevos ámbitos que, con componentes territoriales o coyunturales, diseñan y construyen bien una nueva realidad bien una nueva imagen. Tras las últimas elecciones municipales y forales, al concepto de Euskadi, al de Euskal Herria, al de las Provincias Vascongadas, de Vasconia y también al de Navarra, hay que sumar una nueva estructura diferente de las anteriores, con unas características ciertas, distorsionadora e impropia, pero contundente y revolucionaria. Bildulandia bien pudiera ser un nombre para esa estructura fruto de la suma de las instituciones y ámbitos territoriales que van a pasar a ser controlados por la nueva firma política de ETA-Batasuna.

En ese nuevo ámbito político que surge de la debilidad del Estado de Derecho y de la incapacidad para limitar las expresiones antidemocráticas y contrarias al orden constitucional, la estrategia de ETA ha ganado. Ahora, pues, del impuesto revolucionario pasaremos al control revolucionario de las personas y territorios por obra y gracia de la falta de perseverancia en la derrota de ETA y por el marasmo jurídico de fondo y forma de un Tribunal Constitucional implicado en una estrategia de negociación política.

Pase lo que pase en la Diputación Foral de Guipúzcoa, Bildulandia la componen 101 municipios en el País Vasco y 17 en Navarra y ya tiene unas prioridades sobre las que trabajar; el bienestar de los presos de la banda terrorista, las claves de Otegi, la legalización del Sortu de Rufi Etxeberria y Rafa Usabiaga y el acoso al sistema constitucional, es decir, nada nuevo en lo ya andado por HB, ANV o el PCTV. Y en ese panorama nos deben de servir de referencia los 10 primeros movimientos y expresiones de Bildu en la constitución de los ayuntamientos.

El primero y grafico es el del ataque a la libertad de expresión que se produjo cuando Bildu en Lizarza impidió a informadores y medios de comunicación hacer su trabajo en el pleno de constitución. Después, en Elorrio al acosar y maltratar partidarios de Bildu al concejal del PP que les desposeyó de la alcaldía. Todo continúa con la constante presencia notarial de excargos de la ilegalizada ETA-batasuna en las tomas de posesión y en los plenos de constitución celebrados.

Además, Bildu inaugura la temporada junto a miembros de ETA en las manifestaciones organizadas a favor de los presos por las calles de Bilbao con pintadas en las paredes del Guggenheim. El quinto elemento significativo es el referido al frente abertzale que Bildu ha establecido con el PNV para desposeer a mayorías socialistas de algunas alcaldías. Cualitativamente estos días pasados ha existido un pacto nacionalista que ha fortalecido a Bildu y ha confirmado la estrategia Egibar de soberanismo versus pragmatismo. Guipúzcoa corre el riesgo de sufrir un retroceso en su desarrollo e instalarse en una permanente crisis y eso el PNV lo está analizando desde una floja implicación.

Las otras cinco expresiones tienen un carácter significativo en el panorama del territorio abertzale. A pesar del importante resultado de Bildu se ha constatado el final del ciclo EA, su dependencia de los últimos años ha colgado del PNV y ahora ha dejado de ser formalmente un partido para asumir otra obediencia. La ciaboga de EA es también su naufragio democrático. Por otro lado, es curioso observar cómo el movimiento de los indignados en Euskadi se neutraliza en Bildu.

En pocos días el aislamiento es la sensación más sentida en los municipios y zonas de control de Bildu. Algunos lo han buscado estratégicamente y quieren deshacer proyectos e infraestructuras orientadas a una mejor ubicación del País y otros, la mayoría, lo van a padecer por la inseguridad y la intranquilidad que aportarán los gobiernos municipales de Bildu con la obsesiva apuesta por la introspección y el control local.

El no comunicado es otra de las expresiones de lo que ETA va a considerar como una victoria. No ha hecho falta esa misiva en estas más de tres semanas desde las elecciones, todo el mundo sabe que ETA se ha fortalecido y no se ve en la necesidad de justificar o explicar nada. Se le ha permitido canalizar su discurso y ahora cargos, recursos y decisiones van a estar en su ámbito de control. El Zutabe 113 ya dijo que «…ETA ha abierto puertas amplias para organizar y estructurar las fuerzas de nuestro pueblo» y saludó a las fuerzas favorables a esta estrategia; es decir, su hoja de ruta se está cumpliendo y además con un PNV entregado al acercamiento progresivo a esa «estructuración y organización».

La décima expresión de la irrupción de Bildu es el estéril lamento del PSE y de Rubalcava ahora. El primero, con el lehendakari a la cabeza, favoreció, con un discurso alejado de la exigencia, la campaña electoral a Bildu y consiguió tras una infinidad de reflexiones públicas neutralizar la decisión jurídica que soportó el Supremo para orientar una tendencia política en el TC. Y el segundo se lamenta ahora del poder de los abertzales sin haber querido liderar un pacto político, con la expresividad necesaria, contra ETA en el que la aplicación de la Ley de Partidos hasta sus últimas consecuencias era la parte esencial.

Más de 700.000 ciudadanos van a estar sometidos al control revolucionario de Bildu, cientos de policías municipales recibirán sus órdenes no sabemos de quién y para qué, miles de euros se dedicarán a presos y a favorecer actitudes contra la convivencia, no va a hacer falta dedicar calles y plazas a etarras porque seguramente las controlen ellos mismos, la presión axfisiante a los no nacionalistas y a los símbolos del Estado constitucional va a ser más dura y pertinaz. Bildulandia no es un territorio imaginario; es real aunque estará muy cerca de ser el «País de las últimas cosas» que describía Paul Auster en su agobiante novela.

Carmelo Barrio Baroja es parlamentario y ex secretario general del Partido Popular del País Vasco (EL MUNDO, 15/06/11):

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *