Aspectos Generales (Continuación)

Escribe Chantal Mouffe en Por un populismo de izquierda (2018) que en los próximos años el eje del conflicto; esto es, de la batalla por el establecimiento de un “sentido común”, de una “hegemonía”, estará entre un populismo de izquierda y otro de derecha. Esa situación ha llegado ya a España.

Podemos surgió en lo que Mouffe llama “momento populista”. Incluso el mismo Errejón, mero repetidor de las palabras de la filósofa, llegó a escribir que la situación sociopolítica española abría la puerta a una “solución populista de izquierdas”. Era el año 2014. Ese momento era definido por el cuestionamiento del sistema económico, sus instituciones y la élite política, en medio de una desafección general y una crisis social.…  Seguir leyendo »

El historiador Santos Juliá tuvo interés en escribir al final de su vida un par de libros, Transición y Demasiados retrocesos, en los que advierte sobre los riesgos que acechan a la sociedad española. Aprovechó sus conocimientos historiográficos para regalarnos en su despedida una lúcida visión sobre nuestro tiempo. Lamentó siempre la oportunidad perdida con el fracaso de la tercera España, la que él ejemplifica en Joaquín Costa, José Ortega y Gasset y Manuel Azaña. En su estudio Ortega debate con Unamuno, muestra los peligros de la épica de las dos Españas y la ventaja de Europa frente al “que inventen ellos”.…  Seguir leyendo »

Se habla de la alternancia política como medio para sanear las instituciones representativas. También para hacer cambios de dirección de políticas que busquen novedosas propuestas a problemas seculares cuando estos no han sido del todo solucionados. Nadie duda de que la alternancia supone (o se le presupone) dar visiones originales a aquellos problemas que se presentan. A nivel de gestión de políticas, en la práctica, la alternancia además permite «agitar» a los equipos para que vuelvan a dar lo mejor de sí mismos, lo que facilitaría alcanzar los objetivos comentados. Esta necesidad la hemos detectado con claridad en algunos departamentos de la Junta de Andalucía, en los que después de casi 40 años sin cambio en el color del gobierno, se había agotado la capacidad de gestionar mejoras significativas en determinadas parcelas de la Administración de servicios y políticas en Andalucía, algo que se nos antojaba no solo necesario sino imperativo.…  Seguir leyendo »

Frankenstein en la política

Para Santos Juliá

Frankenstein vuelve a la política española de la mano de Pablo Casado. Sin ir más lejos, lo citó en el debate electoral del lunes. Con la utilización del mito creado por Mary Shelley en 1818 se trata de convocar, una vez más, todos los horrores contenidos en aquel monstruo que, casi en el momento mismo de nacer, se apropió del nombre de su creador. Esta lectura en clave política y conservadora no es un anacronismo. De hecho, fue la más cercana a la época en que nació el mito, mucho más que la lectura científica, popularizada sobre todo a finales del siglo XIX.…  Seguir leyendo »

Cuando MacGuffin se adueña de la escena

Perdonen mi malasombra, pero los sueños no son verdad. Con frecuencia, en la política como en la vida, no tienen más sostén que la ingenuidad de unos y, ay, las mentiras o las cobardías de los otros. Traigo la mala noticia porque veo a muchos bienintencionados fantaseando con la gran coalición, un acuerdo de gobierno entre los grandes partidos para hacer frente a la crisis y al nacionalismo. Lo siento, pero la gran coalición nunca será. Mejor darnos por enterados cuanto antes.

Algunos achacan la imposibilidad del pacto a nuestro ancestral encanallamiento. Los españoles somos así. Caínes sempiternos. Un recurso cultivado por cierta literatura académica, nacionalista a su pesar, bastante plomiza, acostumbrada a invocar en sus explicaciones alguna variante, más o menos camuflada, de las esencias nacionales.…  Seguir leyendo »

Vemos la política a través de la queja exagerada. Nos indignamos tanto y tan intensamente por cualquier cosa que hemos perdido la sensibilidad para notar un verdadero problema. Formateados por este lamento político, ya no podemos percibir la magnitud de una verdadera crisis. Cuando todo es catastrófico, nada lo es: ni sabemos decirlo ni podemos percibirlo. Acostumbrados a exaltarnos en la queja, los problemas profundos serán comprendidos desde la misma rabia, incendiaria y estéril, con que las redes sociales han engullido la misma posibilidad de la política como proyecto de largo plazo. Nos parecemos un poco a esas familias malavenidas que discuten sobre la marca del café y se olvidan de pensar en la mejor educación para los hijos.…  Seguir leyendo »

Cicerón está más vivo que nunca en Barcelona, en España. Un descomunal Josep Maria Pou le da vida en Viejo amigo Cicerón, una obra para ver y para repetir escrita por Ernesto Caballero y dirigida por Mario Gas. Las tribulaciones del gran político y orador romano acerca de la respuesta que cabía dar al populismo de Catilina, primero, y más tarde al autoritarismo de Julio César, resuenan muy actuales en nuestros oídos.

Admiramos el fluir de esa palabra sublime del pensador republicano, deslumbrante expresión de una conciencia que duda, que se cuestiona a sí misma para hallar la ley que anida en la primera naturaleza de las cosas, una conciencia que reconoce sus errores y se corrige para ser justa rectora de la conducta.…  Seguir leyendo »

Leones para un Pacto de Estado-1

Texto de la intervención del Presidente Ejecutivo de EL ESPAÑOL Pedro J. Ramírez, en la entrega de de Los Leones correspondientes al cuarto aniversario del periódico.

Excelentísimas autoridades, queridas amigas, queridos amigos:

Muchas gracias, Xabier Fortes, por conducir este acto. Ojalá la solvencia, empatía y esfuerzo permanente de ecuanimidad que caracterizan tu labor periodística se contagiaran al conjunto de la sociedad española.

Esta nueva entrega de Los Leones de EL ESPAÑOL, no sólo coincide con el cuarto aniversario del nacimiento de nuestro periódico, sino que se enmarca en dos circunstancias muy especiales.

Una de carácter general, porque se celebra al borde mismo de la campaña de las que serán nuestras cuartas elecciones legislativas en menos de cuatro años y en plenas turbulencias, tras la sentencia contra los líderes del proceso separatista catalán.…  Seguir leyendo »

Con la excepción de los mercaderes de esclavos catalanes del siglo XIX, no ha habido en España un racista más primorosamente esculpido en granito que Sabino Arana, el inventor del País Vasco, del PNV y del nacionalismo hegemónico hoy día por ese rincón de España.

Las fábulas identitarias de Arana (y entre ellas sus Cartas a un maketo que tiene cara de feto) son el verdadero Mein Kampf español y de su siniestra influencia en la historia de este país da fe el hecho de que el partido que surge de sus tesis ha condicionado, investido y tumbado gobiernos con apenas 400.000 votos como no han logrado hacerlo Albert Rivera o Pablo Iglesias con ocho millones.…  Seguir leyendo »

En su Vida de las hormigas, el gran biólogo y premio Nobel Maurice Maeterlinck afirmaba que somos capaces de comprender y emitir juicios sobre la realidad porque reconocemos sus patrones. Si abriéramos de golpe un hormiguero, el movimiento de las hormigas nos parecería aleatorio e incomprensible al principio, pero bastaría con que nos detuviéramos a observarlo para que empezaran a manifestarse ciertas repeticiones: entenderíamos primero las funciones de cada uno de los tipos de hormigas; luego, su jerarquía, finalmente, sus peculiaridades. Tras muchos años, seríamos capaces de escribir un pequeño tratado con un puñado de tesis y todo gracias a un recurso elemental: la observación de patrones que se manifiestan una y otra vez.…  Seguir leyendo »

Uno de los grandes valores de la Universidad pública como institución es mantenerse autónoma ante el proceloso mundo de la política partidaria. Si conserva la neutralidad, sirve a todos los ciudadanos; si toma partido, solo sirve a una parte. La premisa fundamental es que las autoridades académicas son representantes institucionales de todos los miembros de la comunidad universitaria, y no lo son de ninguna opción política concreta, puesto que no son cargos políticos representativos. Y es precisamente por eso que, en el marco de una sociedad democrática, tienen la inexorable obligación de mantener la independencia y la neutralidad institucional de la Universidad como uno de sus principales ethos.…  Seguir leyendo »

Durante los últimos días, en las universidades públicas catalanas hemos vivido situaciones que resultan complicadas y difíciles de gestionar, intentando siempre garantizar la seguridad de todas las personas y velar por la normalidad académica e institucional. Hemos podido ver imágenes que producen una enorme preocupación y que deben ser comentadas, básicamente porque en la Universidad, no todo vale.

La sociedad espera mucho de los universitarios porque podemos aportar soluciones útiles y efectivas en multitud de realidades, porque es en la Universidad donde se adquieren y enseñan competencias que permiten que la propia sociedad avance y alcance altas cotas de desarrollo. Desde luego que los universitarios no son los únicos profesionales llamados a mejorar el mundo, pero desde luego sí son una parte fundamental de tal logro.…  Seguir leyendo »

En agosto de 2010 publiqué un artículo en la revista «El Notario» con idéntico título a éste. Desde entonces la situación -es un diagnóstico amable- no ha mejorado gran cosa. Es cierto que el problema no se circunscribe a nuestro país. Un historiador tan poco sospechoso como Tony Judt hablaba hace años de la «insoportable levedad de la política», de que hoy (comparados con la época de Léon Blum, W. Churchill, L. Einaudi, W. Brandt o F. Roosevelt) vivimos en una edad de pigmeos. Basta mirar a Johnson & Trump, pero no solo a ellos. En nuestro país, por ejemplo, no cabe sino añorar a políticos como Cánovas, Dato o Canalejas (los tres asesinados, ¿tal vez por ser buenos?) o a los que protagonizaron la Transición.…  Seguir leyendo »

Sánchez o el lobo de Caperucita

Es conocido que Marx recuerda en «El 18 Brumario de Luis Bonaparte» aquella opinión de Hegel según la cual los grandes hechos de la Historia aparecen dos veces, y apostilla: «Una vez como tragedia y la otra como farsa». He dado vueltas a esta idea con el fondo de acontecimientos de un ayer no tan lejano y del hoy de España.

Los partidos sobre los que descansó un bipartidismo, a mi juicio conveniente y constructivo que debería recuperarse, decidieron cambiar. Se habla de nuevo PP y mucho menos de nuevo PSOE. Acaso resulte de interés abordarlo.

El PP busca fortalecer principios que, por uno u otro motivo, se consideraron desdibujados.…  Seguir leyendo »

Cuando se habla de la nueva política es un lugar común comenzar citando a Ortega y Gasset y la conferencia que impartió en el año 1914 en la que acuñó dicha expresión. Se suele reparar en la dimensión histórica del alegato orteguiano (la nueva política como alternativa a la antigua, a la del régimen de la Restauración), no así en la a-histórica o estructural, que es la que da relevancia e interés al texto; su permanente actualidad. Ortega se pregunta, anticipándose incluso a Max Weber y su conferencia del año 1919, sobre la política. Mientras Weber centra la política en el poder, sólo el poder, nada más que el poder, para Ortega la política ha de estar «circunstanciada»; al servicio de la modernización de España, de «aumentar el pulso vital de España», la «España vital» frente a la «España oficial».…  Seguir leyendo »

Una fiesta nacional es un día feliz de celebración ciudadana donde se reconoce todo lo conseguido a lo largo de nuestra historia. Es un día de agradecimiento a los ancestros por la prosperidad institucional y material que ellos construyeron para que nosotros la disfrutásemos. Quiero que todos los españoles celebremos juntos nuestra Fiesta Nacional, orgullosos de la nación en la que vivimos, por el pasado del que venimos, por el presente que disfrutamos y por el futuro que vamos a construir. Porque la nación, como escribió Edmund Burke en una frase fantástica, es una asociación entre los muertos, los vivos y los que todavía no han nacido.…  Seguir leyendo »

¿Qué barbaridad infamante ha hecho Francisco Vázquez para que unos paisanos quisieran quitarle sus condecoraciones? Dado que lo aprecio empecé a mesarme los cabellos al oírlo. ¿Qué sería? ¿Se venía apostando, anacrónicamente enfundado en una gabardina, a la puerta de un colegio de monjas de Coruña y, deshaciendo los botones, ejecutaba un exhibicionismo integral ante las atónitas alumnas que salían de clase? ¿Había conspirado con sus colegas socialistas portugueses para que Galicia se desgajara de España y pasara a ser parte de Portugal?

Yo vivía sin vivir en mí. Retirar condecoraciones es algo extremo, no desconocido, pero totalmente insólito. La Reina británica retiró la concedida a Mugabe cuando el presidente de Zimbabwe degeneró en autócrata despótico y arbitrario.…  Seguir leyendo »

Los partidos políticos españoles han mostrado sobradamente su renuncia a conseguir acuerdos políticos constitucionales para enfrentarse a los retos nacionales, europeos e internacionales para los que nunca han tenido ni tendrán fuerza política suficiente, aunque en ocasiones hayan conseguido mayorías más holgadas de las que hoy prestan unos ciudadanos más desconfiados que en tiempos pasados. Hemos acudido a las urnas cuatro veces en cinco años y nuestros políticos no han sabido administrar con prudencia y altura de miras nuestra voluntad, expresada con claridad en los sucesivos comicios. La procrastinación, la ambición, el atolondramiento, el sectarismo y el rencor personal han sido pasiones que les han impedido una administración razonable de nuestras decisiones.…  Seguir leyendo »

En la última novela que he leído de Richard Ford -«Francamente, Frank»- el personaje principal confiesa lo siguiente: «Siempre he aguantado bien las estupideces, por eso duermo a pierna suelta por la noche». Me llamó la atención, porque yo duermo bastante bien, aunque no me atreva a hacerlo a pierna suelta, por miedo a amanecer cojo al día siguiente, pero no aguanto las estupideces. Bueno, ni las groserías, ni las mentiras, ni las fanfarronadas, y la consecuencia de esta ausencia de templanza y mansedumbre es que me indignan, lo que pone en marcha la descarga de adrenalina, con lo que tengo a las suprarrenales bastante entretenidas, teniendo en cuenta que vivo en un país como España, donde las tonterías contemporáneas se suceden de manera apabullante.…  Seguir leyendo »

El paseante, mientras camina por una acera de Madrid, piensa que ciertos tópicos, no por comunes, dejan de ser ciertos. “Madrid, rompeolas de las Españas”, podría ser uno de ellos. Epicentro político, cultural y hasta físico de la nación, Madrid lleva siglos ejerciendo un designio gubernativo envuelto bajo el misterio. Nadie ha descubierto aún el motivo exacto por el que Felipe II escogió aquel poblacho manchego para convertirlo en centro del Imperio.

Otro tópico; solo Madrid es corte, a lo cual las malas lenguas añadían; Madrid es solo corte. Todo cambió con la Última Gran Industrialización; una ola que comenzó en los años sesenta y cuyos ecos llegan hasta la actualidad.…  Seguir leyendo »