Aspectos Generales (Continuación)

Lo volverán a hacer

Salvo abducidos y desinteresados, todos saben que Cataluña se partió en dos con el golpe de Estado. Por supuesto, esa sociedad ya venía predispuesta a romperse. No voy a enumerar los factores que contribuyeron a su quebradiza condición porque cansa, porque ya se ha hecho y porque parece que no sirve de nada. La peste ha operado como un paréntesis hasta que, de acuerdo con la más estricta y laxa legalidad, uno de los que se encaramó megáfono en mano sobre un coche destrozado de la Guardia Civil ha salido del trullo. Con su larga condena burlada, ha repetido que lo volverán a hacer en nueva arenga callejera.…  Seguir leyendo »

El día de san Fermín, tras el Consejo de Ministros, el señor vicepresidente segundo del Gobierno se plantó en el ruedo de la sala de prensa, se atusó la coleta, se ciñó la faja, se puso flamenco y ante la mirada atónita de dos ministros y una ministra, empezó a hablar del caso Dina. Esto es lo que don Pablo Iglesias dijo:

«Hay que naturalizar que en una democracia avanzada cualquiera que tenga una presencia pública y que tenga responsabilidades en una empresa de comunicación o en política está sometido tanto a la crítica como al insulto en redes sociales».…  Seguir leyendo »

“Pues señor, es cosa de llamarse Gómez y de dedicarse a copiar estadísticas. Ordenarlo todo y presentarlo al Ayuntamiento firmando Gómez, Sánchez o Bartólez y se tiene ganada la vida y algo más”. Sabino Arana se burla así de un autor apellidado Gómez que había pedido al Ayuntamiento una ayuda para editar un libro titulado Cómo se vive y cómo se muere en Bilbao.

Todos los apellidos con la terminación “–ez”, tan inconfundiblemente españoles, le provocaban la misma reacción. De un artículo antinacionalista firmado por M. S. y A. decía: “¿Cuánto va a que es algún Sánchez y Antolínez o cosa así?”.…  Seguir leyendo »

Hace unas semanas, después de tanta incertidumbre y, sobre todo, de tanto dolor, parecía que los españoles veíamos la luz al final del túnel. Las fases se iban relajando, la nueva normalidad se iba abriendo paso, y los ciudadanos, poco a poco, recuperábamos esa vida que el confinamiento había dejado atrapada entre cuatro paredes.

Parecía que el virus nos iba a dar una tregua, que tendríamos estos meses de verano para prepararnos ante un nuevo embate. Los expertos sanitarios nos alertaban sobre posibles rebrotes en otoño; sin embargo, en Cataluña no hemos corrido tanta suerte. Durante estos días asistimos con preocupación a un aumento alarmante de contagios, más intensos en zonas como el Segrià, en Lleida, o en L’Hospitalet de Llobregat.…  Seguir leyendo »

El pasado mes el grupo Próleg publicó en El País el manifiesto, «Hablar bien de este gobierno». Sus firmantes, políticos e intelectuales de la izquierda nacionalista encabezados por el PSC, salieron al rescate del relato interesado del Gobierno Sánchez-Iglesias por su gestión de la crisis de la Covid-19.

Ningún dato que soporte el alegato, y demasiada condescendencia con las decisiones erróneas del Gobierno, para confirmar con ideología lo que no se sostiene con hechos. Era previsible, sus firmantes no son neutrales: representan a esa «tercera vía» que, desde el PSC, aboga por un referéndum pactado en Cataluña (la independencia a plazos) y ha arrastrado al PSOE a la nación de naciones de Zapatero y al todo vale de Sánchez; a la quiebra del pacto de la Transición.…  Seguir leyendo »

El estado de alarma decretado por el Gobierno para hacer frente a la expansión del coronavirus ha generado un intenso debate sobre la difusión de falsedades, bulos, medias verdades o mentiras que ponen en duda si hoy en día vale la pena defender y respetar la verdad. Se trata de una discusión que lleva muchos años presente en la sociedad, de forma directa o indirecta, y que aparece más claramente en período electoral. Por poner tan solo dos ejemplos, hace ya cerca de cuarenta años, Enrique Tierno afirmó: «Las promesas electorales se hacen para no ser cumplidas». Más recientemente, en la última campaña electoral, Pedro Sánchez aseguró en una entrevista que no dormiría por las noches, al igual que el 95 por ciento de los españoles, si pactara con Podemos.…  Seguir leyendo »

El poder y la gloria

Lord McGregor of Durris, que fue presidente de la Comisión Real de Quejas sobre la Prensa en el Reino Unido, solía decir que un buen indicador de la libertad de prensa era el número de conflictos entre los medios de comunicación y los Gobiernos. Si esto es verdad, nuestros niveles al respecto serían casi excelsos después de que desde el palacio de la Moncloa un vicepresidente del Gobierno envuelto en asuntos judiciales amagara con la creación de una comisión parlamentaria que investigue el comportamiento de determinados periodistas.

Pero el diagnóstico del lord británico es errado para lo que sucede en nuestros días, cuando las quejas de los gobernantes ante lo que consideran excesos de los medios son reflejo de una creciente presión sobre los mismos para evitar que cumplan su función, no solo informativa, sino de control del poder.…  Seguir leyendo »

Hace años, Moisés Naím tuvo el acierto de mostrar una evidencia que no habíamos acertado a definir: el poder, dijo, se ha fragmentado y disgregado mientras las expectativas crecen exponencialmente, lo que hace que el poder sea cada vez más fácil de obtener y perder y más difícil de ejercer. Acusamos, pues, una fragilidad institucional que es lo menos indicado para afrontar los desafíos provocados por la pandemia. Estamos ante una crisis de una dimensión imprevisible que necesitaría que encontráramos la centralidad política mediante un diálogo permanente. No va a ser fácil. La política está hoy instalada en los extremos y las redes nos están envenenando con la mentira y el odio.…  Seguir leyendo »

Sánchez e Iglesias

El gran escritor Leonardo Sciascia, notorio intelectual de izquierdas y simpatizante del PCI, del que se alejó para preservar su independencia, dejó testimonio vital y literario de su indómita denuncia contra la corrupción política y la violencia mafiosa. Ello le valió, no sin sobresaltos, ser una de las conciencias críticas de Italia. Cuando un periodista le inquirió sobre la «sicilianización» de su obra, Sciascia explicó que la isla encerraba una metáfora de un mundo caracterizado por la preeminencia de los intereses particulares. Para sus paisanos sicilianos, la familia era el Estado y el parentesco primaba sobremanera teniendo su explicitación en los clanes mafiosos.…  Seguir leyendo »

Si buscamos la palabra “reconstrucción” en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, nos encontramos con una definición sencilla y previsible: acción y efecto de reconstruir. Si la buscamos en los medios de comunicación, en estos últimos meses, aparece vinculada a una comisión en el Congreso de los Diputados. Una comisión presidida por el exlehendakari socialista y diputado por Bizkaia, Patxi López, que ha canalizado los procesos institucionales de escucha de los sectores afectados por la crisis y que ha servido para que los diferentes grupos políticos plantearan sus propuestas para salir de ella. Si de ahí naciera el más mínimo atisbo de acuerdo, aunque solo fuera para las reformas que tanto necesita nuestro sistema nacional de salud, serían bienvenidas todas y cada una de las horas que ha invertido el Congreso de los Diputados en los trabajos de dicha comisión.…  Seguir leyendo »

Con el sugerente título en español de «El arco de Hércules», James Boyd White inicia una serie de diez sabrosos ensayos sobre la retórica y la poética en el Derecho. El primero lo dedica a la persuasión y la comunidad en «Filoctetes» de Sófocles. El asunto me ha venido a la cabeza ante la preocupante situación de que pueda no existir realmente una oposición al Gobierno en España. Una alternativa y una expectativa reales.

La legitimidad democrática supone dos condiciones: el derecho de oposición y la libertad de sufragio (Ferrero). La existencia de una oposición al poder es fundamental para que haya democracia.…  Seguir leyendo »

La máxima inquina la reservan los comunistas a los anarquistas. Les molesta desde su chulería a su libertad, individual y colectiva. De ahí que su política con ellos sea muy simple: aniquilarlos, como hicieron con el POUM durante la guerra civil española e hizo Stalin con todos sus agentes al regresar, temeroso de que se hubieran contagiado del virus español. Con los socialistas, en cambio, sienten algo muy distinto: rivalidad, antagonismo, odio incluso si son socialdemócratas al considerarles «lacayos del capitalismo». Con buenas razones: se disputan el mismo electorado, la clase trabajadora, y comparten símbolos -la bandera roja, el puño en alto-, profetas -Marx, Engels, Lenin-, principios -el materialismo histórico, las contradicciones del capitalismo-, e incluso el nombre: no olvidemos que el primer Estado marxista-leninista se llamaba Unión de Republicas Socialistas Soviéticas, no «Comunistas».…  Seguir leyendo »

Cien días de un estado de alarma aplicado como un estado de excepción según prestigiosos constitucionalistas, cien días de ataques graves del Gobierno a las libertades y derechos fundamentales, y la izquierda gobernante sigue negándose a debatir sobre libertad. Lo que demuestra lo conocido, que la libertad es secundaria para la izquierda, y marginal para la extrema izquierda.

El Gobierno socialcomunista ha impedido la inclusión del debate sobre las libertades en la Comisión de la Reconstrucción, tal como había pedido el PP. Y, ahora, Carmen Calvo se resiste a comparecer ante la Comisión Constitucional para dar cuenta del estado de las libertades durante la alarma, con el argumento de que le parece una petición «absurda».…  Seguir leyendo »

Casado y la boa de Pedro Sánchez

Como miembro de los servicios secretos británicos hasta que el éxito de su tercera novela –El espía que surgió del frío– le permitió vivir de la literatura, la principal experiencia que extrajo John Le Carré fue que nada, absolutamente nada, era lo que parecía. Todos tenían una segunda intención, cuando no una tercera. Así, por boca de uno de sus personajes, el escritor estableció un sistema para discernir lo que se debía a la casualidad de aquello otro que era fruto de la causalidad. Una coincidencia –explicaba– puede ser casual, dos fundamentan la sospecha de que es causal y tres certifican ese barrunto.…  Seguir leyendo »

El poder para quien lo trabaja

La principal ventaja de tener el poder consiste en impedir que lo tengan otros. Esta verdad de Perogrullo adquiere especial relevancia cuando el poder personal se convierte en el centro de un proyecto político y se ejerce con la inescrupulosa determinación de que hacen gala Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, dos dirigentes a los que une un concepto autoritario del mando y la manera resuelta en que lo utilizan como escudo protector de sus flaquezas.

La tesis plagiada o sus continuas mentiras y contradicciones, en el caso del primero, y en el del segundo la falta de coherencia con su programa de supuesta regeneración ética serían motivos suficientes para la caída en desgracia de un dirigente en cualquier democracia europea.…  Seguir leyendo »

Feijóo contra la era de la ira

¡Qué selectiva es la memoria! Poco antes del inicio de la pandemia estuve con Alberto Núñez Feijóo y, evocando sus tiempos al frente de Correos (2000-2003), él se acordaba de la interceptación de un paquete bomba, enviado por un grupo anarquista, contra mí; y yo de la noche en que intervino como sponsor en la fiesta de la Feria del Libro que todos los años organizaba El Mundo, en su terraza de la calle Pradillo.

El núcleo duro de mi recuerdo es que Feijóo ya había sido un extraordinario gestor como presidente del Insalud y volvió a serlo en Correos.…  Seguir leyendo »

La práctica de la cancelación de los discrepantes –el linchamiento mediático de una persona cualquiera, generalmente un artista o un personaje con visibilidad pública, para conseguir su muerte profesional y social– tiene su raíz en las políticas de la identidad defendidas por la izquierda.

Pero aunque la mayoría de las víctimas suelen identificarse con la derecha o haber destacado por su desobediencia de los dogmas de fe del progresismo, es cuestión de tiempo que esta tendencia acabe generalizándose y afectando también al otro extremo del espectro ideológico.

La malinterpretación interesada de la paradoja de la tolerancia de Karl Popper –que no defendía la intolerancia del intolerante, como creen muchos, sino la intolerancia del intolerante que utiliza la violencia– ha llevado a muchos a escudarse en la masa para acallar a quienes defienden opiniones distintas a la del consenso mayoritario.…  Seguir leyendo »

El 24 de diciembre de 1914, soldados alemanes y británicos que combatían en diferentes puntos del frente oriental dejaron sus armas y abandonaron sus respectivas trincheras -ignorando las amenazas de consejo de guerra del Alto Mando- para compartir villancicos, cháchara y cigarrillos en tierra de nadie. Así se forjó la conocida como Tregua de Navidad.

Este episodio de la I Guerra Mundial, recogido en la Enciclopedia Británica y en los archivos del Imperial War Museum británico, demuestra hasta qué punto la humanidad que nos es característica nos empuja a olvidar el miedo y la desconfianza en el otro aun cuando parece que todo está perdido.…  Seguir leyendo »

Hay preguntas retóricas emblemáticas que convierten en inmortales los análisis, los discursos, los poemas, o las historias de cualquier clase en las que se formulan: ¿Hasta cuando abusarás Catilina de nuestra paciencia? de la primera catilinaria de Cicerón; o la doble interpelación ¿Dónde está ¡oh! muerte tu aguijón? ¿Dónde está ¡oh! sepulcro tu victoria? que San Pablo toma del profeta Oseas; o ¿En que momento se jodió el Perú, Zavalita? de «Conversaciones en la Catedral», una de las mejores novelas del pasado y del presente siglo. Son frases míticas que trascienden la propia obra por su valor intemporal. A Vargas Llosa le dieron un merecido premio Nobel, antes, incluso, que a Bob Dylan, cuando la Academia Sueca comenzó a entender que la cultura iba por otros derroteros, creando, por cierto, serios agravios comparativos: ¿Y de Sabina, qué?…  Seguir leyendo »

Hannah Arendt. «La política no es lugar para críos» es la frase de un cómico, pero hoy en España habría que tomársela muy en serio. O, siguiendo a Hannah Arendt, no deberíamos banalizar la acción política. Cuando se toca la catástrofe, los pueblos que se hacen los tontos siempre terminan pagándolo caro.

Pedro Sánchez afirmaba recientemente: «hemos salvado 450.000 vidas». En esta crisis ya hemos aprendido que por un lado van los hechos -y los datos- y por otro, las declaraciones del Gobierno, que, como decía Don Manuel Azaña, son actos de gobierno. Obsesionados con la creación de narrativas, no son conscientes del significado de dislates como éste, que un crío podría desmontar.…  Seguir leyendo »