Aspectos Generales (Continuación)

Por Ricardo García Cárcel, catedrático de Historia Moderna Universidad Autónoma de Barcelona (ABC, 06/03/04):

Ha transcurrido un año del centenario de la muerte de Sabino Arana, el fundador del Partido Nacionalista Vasco. Ahora se cumple el centenario del nacimiento de José Antonio Aguirre, el líder más carismático del nacionalismo vasco desde la muerte de Sabino Arana. La proximidad de los centenarios de Arana y Aguirre permite comprender los dos polos por los que se ha deslizado el nacionalismo vasco a lo largo del siglo XX. Arana fue el ideólogo reaccionario radical, con sus componentes mesiánicos y racistas de profundo esencialismo antiliberal y antiespañol, antisocialista y antiindustrialista que aboga por la independencia del País Vasco -el Euskadi por él inventado- para la salvación celestial del pueblo vasco.…  Seguir leyendo »

Por Pedro J. Ramírez, director de El Mundo (EL MUNDO, 22/02/04):

Con el dulce arrullo de ese timbre catalán que no logran tapar los años pasados ni en California ni en Beijing, vienen al caso los mejores versos de Salvador Espriu el poeta místico y civil de la esperanza: «Alguna vez es necesario y forzoso que un hombre muera por un partido, pero nunca ha de morir todo un partido por un sólo hombre; recuerda siempre esto, Maragall».

Me he limitado a cambiar la palabra «pueblo» por «partido» y a sustituir la referencia a la mítica «Sepharad» -la España añorada por los judíos de la diáspora- por esta apelación política al presidente de la Generalitat.…  Seguir leyendo »

Por Antonio Elorza, catedrático de Pensamiento Político de la Universidad Complutense de Madrid (EL PAÍS, 21/02/04):

Léon Poliakov, historiador del antisemitismo, utiliza el concepto de "culpabilidad diabólica" para calificar la designación de un personaje individual o colectivo como responsable de todos los aspectos negativos presentes en una determinada realidad, cargando además el acento sobre su condición intrínsecamente perversa. La satanización del judío bajo Hitler, la del gusano y del imperialista yanqui en la Cuba de Castro, la del masón y del comunista por parte del franquismo, la del intelectual laico en el imam Jamenei, serían otros tantos ejemplos de esa caracterización peyorativa, que en dictaduras y regímenes totalitarios fue utilizada en múltiples ocasiones a lo largo del siglo XX para servir de base a actitudes maniqueas, y sobre todo para justificar la represión, cuando no una lógica de exterminio.…  Seguir leyendo »

Por Josep Piqué, presidente del Partido Popular de Cataluña y portavoz en el Parlament (EL MUNDO, 20/02/04):

Los ciudadanos españoles y, en particular, los ciudadanos de Cataluña estamos asistiendo en los últimos días a un espectáculo lamentable.Que causa vergüenza propia y ajena. Debo decir, muy a mi pesar, que como catalán, me siento decepcionado y profundamente avergonzado.Demasiadas humillaciones en demasiados pocos días. Demasiados errores e irresponsabilidades.

Vayamos por partes.

Hemos tenido a un conseller en cap que ha demostrado, como político, una gran habilidad para ganar votos -apelando a las vísceras y no a la razón, practicando un populismo barato que busca convencer a los sectores menos maduros de la sociedad y, por lo tanto, profundamente demagógico-, y para conseguir acuerdos favorables para su partido -ERC-, pero que, como gobernante, ha demostrado ser una perfecta nulidad.…  Seguir leyendo »

Por José María Marco, historiador (EL MUNDO, 10/02/04):

La izquierda del siglo XX en España reunió varias tradiciones.Sustancialmente fueron cuatro, aunque en vista de lo ocurrido desde 1989, también se podría decir que fueron tres y media.

La primera es la encarnada por el socialismo, UGT y Comisiones Obreras. Es una tradición más obrerista que socialista, y más concentrada en la condición de lo que en su tiempo se llamaba la clase trabajadora. Ideológicamente, son opciones que tienen un fuerte componente de lucha de clases, pero lo fundamental para ellas no es cambiar el mundo para instalar el paraíso socialista, sino mejorar la vida de aquéllos a los que dicen representar.…  Seguir leyendo »

Por Carlos Carnicero, periodista (EL PERIODICO, 03/02/04):

Antes, la unanimidad era generalmente despreciada. El muro de Berlín proyectaba una larga sombra sobre el Occidente de Europa. Al otro lado estaba el uniformismo y la adhesión; en el Oeste, la confrontación, la controversia y el pluralismo democrático. Los líderes de los partidos europeos tenían que fajarse con sus bases para conseguir una síntesis. Si había unanimidad, manifestada en el apoyo al líder, se tildaba lo ocurrido como votación a la búlgara , paradigma de un partido dirigido con mano de hierro por su aparato.

Lenin escribió en marzo de 1921, en el proyecto de resolución del congreso sobre organización del Partido Comunista: "El congreso llama la atención de todos los miembros del partido acerca de la unidad y la cohesión de sus filas y la absoluta confianza en la dirección del partido (...)…  Seguir leyendo »

Por Félix Ovejero Lucas, profesor de Ética y Economía de la Universidad de Barcelona (EL PAÍS, 03/01/04):

Los socialistas, que ajustaron sus voces al aliado en Cataluña a cambio de apoyos y tranquilidad, tienen razones para sentirse traicionados. Pero no tienen mucho tiempo para lamentarse. Hasta ahora, por elección propia, se habían encontrado en mitad de un debate con una sintonía prestada. Ante un PP que ha pervertido los mecanismos legislativos y ha reforzado el poder de los ricos apenas hablaba de democracia y de justicia. La crisis de ERC ha modificado las relaciones de fuerza entre los aliados catalanes y, con ese cambio, se abre la posibilidad de recuperar un discurso más acorde con sus principios.…  Seguir leyendo »

Por Gabriel Albendea, catedrático y escritor (LA RAZON, 18/01/04):

En este desgraciado país, llamado España, políticos y comentaristas políticos están llegando al colmo de la imbecilidad y de la irresponsabilidad. Como bien dice Luis González Seara (El esperpento está servido), «al parecer, en la política española no caben intervalos prolongados de lucidez». En cuanto se alcanza un aceptable nivel de racionalidad y bienestar se dispara un impulso destructivo como el del «nacionalismo sanchopancesco y aldeano». Pienso que ese afán destructivo puede anidar, a veces, en estómagos agradecidos o simplemente hambrientos; otras veces puede deberse a simple estupidez o analfabetismo funcional; más a menudo radica en el puro apetito de poder (antes cabeza de ratón que cola de león); con frecuencia tal afán obedece a irresposabilidad infantil, pues, a fin de cuentas, ésta es una consecuencia de la extendida imbecilidad.…  Seguir leyendo »

Por Jorge de Esteban, catedrático de Derecho Constitucional y miembro del Consejo Editorial de EL MUNDO (EL MUNDO, 09/01/04):

En las negociaciones celebradas entre los partidos de izquierda, tras las elecciones catalanas del mes de noviembre, la figura del conseller en cap ha sido decisiva para el desenlace de las mismas, culminando con la confección del Gobierno tripartito.Ciertamente, gracias a este puesto, equivalente al de primer ministro en los regímenes parlamentarios convencionales, se pudo contentar a Esquerra republicana y, especialmente, a su líder Carod-Rovira, que pasó a ocupar un puesto que se había creado en la legislatura anterior.

De este manera, el pequeño partido de Carod-Rovira, con únicamente un 16 % de los votos, se ha convertido en la pieza clave y condicionante, en requisito sine qua non, para que Pasqual Maragall haya podido alcanzar su sueño de ser presidente de la Generalitat.…  Seguir leyendo »

Por Cristina Peri Rossi, escritora (EL MUNDO, 23/12/03):

La fotografía del palco del estadio blaugrana el día del partido entre el Barcelona y el Madrid fue completamente, reveladora: Carod-Rovira entonaba las estrofas de Els segadors al lado de Pasqual Maragall mientras un cariacontecido Jordi Pujol miraba hacia un vago horizonte, cargado de nubes.

Para quienes observamos la política catalana sin pasión (y como escribió atinadamente Eduardo Mendoza los catalanes no han sido apasionados ni siquiera en su poesía amorosa; Ausias March dijo, de la mujer amada: «Dona plein de seny», cuya traducción aproximada es: «Mujer llena de cordura», atributo poco romántico pero incuestionablemente pragmático) el parto natural -quiero decir, el pacto natural- era entre el PSC, ERC e ICV.…  Seguir leyendo »

Por Cristina Peri Rossi, escritora (EL MUNDO, 21/11/03):

La crisis en la que ha vivido hasta hace poco tiempo el Partido Socialista Obrero Español y que puede estar a punto de remontar es, fundamentalmente, una ausencia de proyecto social. ¿A quiénes representa, en definitiva? ¿A la clase obrera de la que ya ni se habla, como si no existieran más que individuos que negocian o pactan solitariamente sus contratos, sus despidos, sus trabajos basura, sus jornadas laborales y sus retiros anticipados?

Hace pocos días, en una resolución paradójica, la Audiencia de Barcelona culpó a un albañil, Enrique Pociño Ferrera, del grave accidente que sufrió al caer de una altura de tres metros y medio de un edificio en construcción que incumplía las normativas de seguridad, carecía de mallas o de vallas de cierre en un tramo.En…  Seguir leyendo »

Por Ricardo García Cárcel, catedrático de Historia Moderna. Universidad Autónoma de Barcelona (ABC, 17/11/03):

Constituye un tópico, de tan repetido, hablando de Cataluña, referirse al seny catalán. El seny sería una de las características definitorias del carácter catalán, sinónimo de sentido común, de prudencia, de pragmatismo. La verdad es que, históricamente, no han faltado testimonios del presunto seny catalán. Ahí está la Cataluña del reinado de Carlos II, con su constatada voluntad de colaboración en la política económica de la monarquía española. Ahí está la Cataluña de la segunda mitad del siglo XVIII con Antoni de Capmany a la cabeza.…  Seguir leyendo »

Por Pedro J. Ramírez, director de El Mundo (EL MUNDO, 16/11/03):

Si no supiéramos que a Primo de Rivera le desquiciaba como «himno representativo de personas de odiosas ideas y criminales aspiraciones» y que a Louis Aragon le inspiró uno de sus más emocionantes y comprometidos poemas, nada induciría a pensar que la suave música cadenciosa y la ingenua rima consonante de la sardana La Santa Espina pudieran servir de fermento a ninguna movilización social de cualquier clase. «Som i serem gent catalana/ tant si es vol com si no es vol/ que no hi ha terra més ufana/ sota la capa del sol», es lo máximo que llega a decir el estribillo de Angel Guimerà.…  Seguir leyendo »

Por Miquel Porta Perales, crítico literario y ensayista (ABC, 16/11/03):

Tras 23 años como President de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol se despide de ustedes. Y en la hora del adiós -como mandan los cánones- hay que hacer balance de una ideología y una obra que han marcado la vida de los catalanes durante casi -¡poca broma!- un cuarto de siglo. Sostengo que el pensar y el hacer de Jordi Pujoladmiten el calificativo de sincréticos. Sincretismo que concilia hábilmente cuatro elementos: esencialismo, organicismo, nacionalismo político ypragmatismo.

El esencialismo se percibe en ideas como las siguientes: «nosotros somos un pueblo que tiene mil años de historia, que tiene una lengua, una cultura, una voluntad de ser, una conciencia colectiva...…  Seguir leyendo »

Por Vicenç Navarro, catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra (EL PAIS, 13/11/03):

El pujolismo es el proyecto político de sectores de la burguesía, pequeña burguesía y clase media de renta alta, así como de componentes importantes de la Iglesia en Cataluña, que intenta movilizar a amplios sectores de la sociedad catalana, incluyendo sus clases populares, con el objetivo de alcanzar una cohesión multiclasista alrededor del concepto de nación catalana, que definen como incluyente. Ni que decir tiene que el pujolismo, como proyecto político, tiene muchos otros componentes que han sido ampliamente debatidos en los medios de información.…  Seguir leyendo »

Por Valentí Puig (ABC, 11/11/03):

LA sobriedad en el decir de los representantes catalanes en las Cortes de Cádiz, atribuible a la dificultad de expresarse en castellano, no entusiasmaba al público de los palcos, más adicto a aplaudir la elocuencia pomposa y arrebatadora. Por ahí andaba Antonio de Capmany, futuro autor del estudio de historia económica, «Memorias históricas sobre la marina, comercio y artes de la antigua ciudad de Barcelona». El prócer Antonio de Capmany ahonda en la Ilustración y en el enciclopedismo francés para iluminar de forma anticipada los umbrales del siglo. Frente a quienes preferían cobijarse en los archivos para desempolvar legajos que enaltecieran el pasado medieval, su apología del comercio y de la industria como recursos fundamentales de aquella Cataluña no poco tiene que ver con la sugerencia intelectual de David Hume cuando difiere del culto a los esplendores de un pasado rico y demográficamente populoso que la nostalgia o el mito dan por superior a un presente propulsado por la dinámica del comercio y por la técnica de las nuevas industrias.…  Seguir leyendo »