Elecciones (Continuación)

¿Eran tan inconcebibles los resultados de las elecciones? Al calor de los vaticinios de las encuestas, eso parecería. No obstante, una revisión a los comentarios de analistas ajenos al circuito oficial de opinadores lleva a una conclusión distinta: con matices aquí y allá, esto se veía venir, y no sólo se dice a toro pasado, sino que está escrito. ¿Por qué han fallado tan estrepitosamente los pronósticos de los medios nacionales? Simplemente por eso: porque hay un circuito oficial, un ecosistema del experto nacional que, paradójicamente, lo aleja de su materia de conocimiento. El politólogo Víctor Lapuente lo apuntó en un comentario luminoso en una red social, en un epigrama que da para una reflexión general del gremio: el periodista –y añado yo al politólogo–, que está atento a su trabajo 24 horas del día, 7 días a la semana, no tiene la distancia necesaria con su objeto de estudio.…  Seguir leyendo »

Suele decirse que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Los españoles tropezamos siempre. Nuestra piedra es la incapacidad de entender que otros pueden tener ideas, sentimientos, puntos de vista distintos a los nuestros. Sencillamente, no nos cabe en la cabeza, incluso lo tomamos como una ofensa. Algún día, un psicólogo de masas, preferentemente extranjero, tendrá que explicarnos esta peculiaridad, no sé si del alma o de la mente hispana, nada laudable, pues su primera consecuencia es la dificultad de ponernos de acuerdo. «Once españoles, once opiniones», dice el refrán, y, siendo el consenso la base de la convivencia, tendremos la explicación del poco arraigo de la democracia en nuestras tierras.…  Seguir leyendo »

Una vez producida la mayoría absoluta del Partido Popular en el año 2000, el socialismo inició un camino equivocado. Sus 7.900.000 votos frente a los 10.300.000 del PP permitían dos salidas: la primera, permanecer en el centro para competir sin poner en cuestión los fundamentos del sistema; la segunda, renunciar a esa competición centrípeta sobre las políticas y activar un proceso centrífugo sobre la política, movilizando y cortejando a un votante disperso y pasivo que pudiera sentirse atraído por una interpretación crítica de la Transición. Se eligió lo segundo y, al hacerlo, se desencadenó un proceso de rédito inmediato -11.300.000 votos en 2008, frente a los 10.300.000 del PP-, pero de efectos devastadores en el medio plazo para el socialismo y para el sistema.…  Seguir leyendo »

Cataluña, España y Europa afrontan riesgos de calado, aquejadas como están por interrogantes políticos otrora insospechados. El Brexit, es decir, el resultado inverosímil del referéndum, el simplista debate previo y los efectos extraordinarios de una salida del Reino Unido de la Unión Europea han trastocado el panorama británico y el continental.

La economía global y la europea, como la sajona, no terminaban de levantar cabeza, aunque tampoco sucumbían en una depresión deflacionaria. Y a todo esto, emergió el Brexit. El 24 de junio los mercados europeos perdieron 325.000 millones de euros, el 3,6% del PIB de la Unión. Este descalabro en la capitalización bursátil se produce a pesar de la ingente tarea emisora del Banco Central Europeo y del Banco de Inglaterra, que están anegando los mercados.…  Seguir leyendo »

Las elecciones del 26-J han dado unos resultados muy distintos a los que se pronosticaban. Las empresas demoscópicas se equivocan, pero esta vez el error ha sido notable y ha afectado de lleno a la encuesta a pie de urna, que suele ser más fiable.

El efecto sorpresa, unido a la victoria de un partido y un líder tan justamente criticados, han multiplicado las reacciones de incomprensión por parte de muchos ciudadanos. ¿Cómo es posible que los españoles hayan votado al PP de Rajoy? ¿Es que no escarmientan? Incluso hay quienes ven una conspiración en el recuento de votos (al tiempo que tratan de necios a todos los votantes del PP…).…  Seguir leyendo »

En un reciente artículo en EL PERIÓDICO [La ‘Incerta glòria’ de Borrell & Junqueras, publicado el 22 de junio] se nos recordaba que sentimos antes que pensamos (Rousseau), pero que no se puede argumentar con emociones (Kant). Pero todos, y en todas las situaciones, actuamos con una mezcla de razones y emociones. Cuando votamos sintetizamos en el voto un complejo conjunto de cuestiones. En un referéndum el o el no no admiten matices. Parece que las emociones influyen cada vez más en las decisiones políticas, y que los datos pierden importancia cuando chocan con nuestras emociones. Quizá por eso las elecciones parecen funcionar, desgraciadamente, como la potabilizadora de las aguas fecales de la política.…  Seguir leyendo »

Veinticuatro millones de españoles acudieron a votar el pasado domingo bajo la coacción de unas inquietantes encuestas que, en sintonía con los principales programas de las televisiones -sector regulado por el Gobierno-, pronosticaban un imparable ascenso de la coalición entre Podemos y los comunistas de IU. ¿Cuántos cambiaron su voto en función de ese inminente peligro que pareció materializarse cuando a las ocho de la tarde TVE difundió una encuesta a pie de urna que poco menos que convertía a Pablo Iglesias, con su resentimiento y su coleta, en virtual presidente de una coalición de izquierdas con amplia mayoría parlamentaria?

Por si esta monumental manipulación fuera pequeña, más o menos la mitad de esos votantes que han invertido en bolsa o conocen a un familiar, amigo o vecino que lo ha hecho, depositaron su papeleta bajo el shock de que al cierre del viernes, sus ahorros habían menguado más de un 12% en una sola sesión por culpa del brexit.…  Seguir leyendo »

El partido más corrupto de España ha ganado las elecciones. Esos caballeros que saquearon España antes, durante y después de la burbuja han sacado pecho. Ese españolísimo, “aquí roban todos”, es nuestra marca del siglo, y debió de nacer en Catalunya, me temo, aunque sólo fuera porque tuvieron un presidente con tal desparpajo que cuando le descubrieron como delincuente apeló a las masas y ellas le dieron el aval de que a partir de aquel momento sería la medida de la honradez en política.

Todo eso sumado y revuelto se llama España, y tiene de Gran Padrino a Mariano Rajoy, un individuo atildado como corresponde a un registrador de propiedades ajenas, y que no pasará a la historia porque ya está en ella.…  Seguir leyendo »

Andamos desconcertados porque han fallado las dos grandes tendencias electorales que apuntaban las encuestas: la subida de la izquierda y el adelanto de Podemos al PSOE. Sin embargo, el discurso de estos últimos seis meses no debería resultar tan caduco si se tiene en cuenta que uno de los principales elementos que introdujo el 20-D, se ha mantenido el 26-J y apenas fue desmentido por ninguna encuesta durante este tiempo. Me refiero a que ninguno de los dos bloques (derecha con PP y Ciudadanos, izquierda con PSOE y Unidos Podemos) ha alcanzado la mayoría absoluta. La razón es por supuesto el significativo peso de los nacionalismos, entre los cuales 19 diputados (9 de ERC, 8 de DiL, 2 de Bildu) afirman que votarían “no” a cualquier candidato que no se comprometiera con unas medidas que suponen desmontar la Carta Magna sin respetar los trámites previstos para su reforma.…  Seguir leyendo »

Arrinconada la izquierda transformadora por largo tiempo, emerge el gran centro. El parto será doloroso. Sánchez y Rivera no han hecho otra cosa que esgrimir unos fórceps horripilantes del siglo XIX. Ficción. A pesar de las trifulcas, nacerá la España de Merkel. Un país de segunda, periférico, arregladillo, al que si le interesa cubrirá la resignación con una gruesa capa de orgullo patriótico. La España de Merkel empezará pronto a andar, y a crecer si mantiene las preceptivas desigualdades. Pese a las protestas de los perjudicados, que somos casi todos, es previsible que el gran centro tenga una mala salud de hierro.…  Seguir leyendo »

Los más antiguos del lugar, los que vivimos la refundación del Partido Popular en los finales de los años ochenta, pudimos comprobar que el viaje al centro protagonizado por su entonces presidente Aznar consistía de manera poco menos que exclusiva en expulsar al CDS de Adolfo Suárez desde la cuneta de la marginalidad hasta la sima de su irrelevancia política.

Consumada aquella operación, el PP consolidaría un abanico electoral por el que recogía votos procedentes de la extrema derecha hasta los del centro y aún del centro izquierda. Una horquilla ideológica que se mantendría hasta las elecciones europeas de 2014, resultado que confirmaron en 2015 las andaluzas, las municipales y autonómicas, y las generales, pues en todas el bipartidismo cedió su protagonismo a un espacio definido por la competencia entre cuatro formaciones políticas.…  Seguir leyendo »

Como veterano historiador económico, quien esto escribe tiene una profunda admiración por Inglaterra y por el Reino Unido en su conjunto. Es casi consustancial a la profesión. Los británicos inventaron tanto la economía como la historia económica; las inventaron y las hicieron. Gran Bretaña es la cuna de la Revolución industrial, de los grandes descubridores en los orígenes heroicos del desarrollo económico, de las máquinas de hilar y tejer, de las distintas versiones de la máquina de vapor, de los altos hornos al coque, del ferrocarril, de las primeras carreteras pavimentadas… Es también la cuna del parlamentarismo, de la monarquía constitucional, del liberalismo y del socialismo, del sistema fabril, de las primeras leyes de protección al trabajo, etc.…  Seguir leyendo »

Los duros resultados del domingo para Podemos han abierto, de forma natural para una organización profundamente democrática como la nuestra, el debate sobre los porqués de los números que arrojaron las urnas. En los círculos de Sevilla, en los chats de los consejos ciudadanos de Andalucía, en blogs, posts y canales se discute en torno a este tiempo complejo sin tapujos. En mi caso, durante las valoraciones públicas que he realizado en estos últimos días sobre el desempeño del voto en Sevilla y en el resto de Andalucía, me he ido encontrado además con una fuerte demanda de explicaciones a la sorpresa del domingo.…  Seguir leyendo »

Ha cambiado algo en la política española tras los resultados electorales de este domingo? ¿Es más fácil ahora formar gobierno? Aparentemente no. Con sus ajustes al alza y a la baja en el número de diputados, las nuevas elecciones dejan el mismo escenario básico que el 20-D: cuatro no ganadores. Por sí solos, o en bloques ideológicos, no están en condiciones aritméticas de formar gobierno.

Pero desde otra perspectiva, las cosas sí han cambiado. Las nuevas elecciones han corregido las expectativas presidencialistas de unos y otros y las han ajustado a la realidad. Mariano Rajoy ha aumentado su apoyo, pero su expectativa de mayoría queda acotada.…  Seguir leyendo »

Yo no tengo dudas, estamos viviendo una verdadera revolución sin darnos cuenta. Nos lleva a la confusión y a la falta de percepción de la naturaleza revolucionaria de estos tiempos que no se haya generado una violencia política que ponga todo patas arriba casi automáticamente, como sucedió en las dos principales referencias históricas de estas características: la Revolución francesa y la rusa. Pero todos los aspectos de nuestro entorno han sufrido cambios más profundos y más radicales que los provocados a finales del siglo XVIII en Francia o a principios del siglo XX en Rusia: la relación entre las personas y de clase, las del poder institucional con los ciudadanos, la economía, la comunicación, la capacidad de las soberanías nacionales para enfrentarse a los problemas de sus sociedades, la cultura, su expansión y su influencia, etcétera.…  Seguir leyendo »

Lo cierto es que no lo vimos venir. Me refiero al hecho de que los sondeos de opinión, en general, y en todo caso los de Metroscopia (que son por los que me corresponde responder), no lograran estimar con mayor tino el resultado final de estas elecciones. Pocas veces tantos datos han sido escrutados tan detallada y minuciosamente como en estas semanas pasadas y hasta la antevíspera misma electoral. La estimación de una baja participación (entre el 69% y el 70%) resultó correcta: ha votado el 69,8%. La existencia de un creciente cansancio y malestar ciudadano ante el prolongado bloqueo de la vida política nacional había quedado acreditado de forma indudable.…  Seguir leyendo »

El único ganador de las elecciones del pasado domingo ha sido el PP: ha aumentado en votos y escaños, no de forma apabullante pero suficiente para estar más que satisfechos, entre otras razones porque, además, los otros partidos de ámbito nacional han disminuido sus votos y sus escaños. En este triunfo, Mariano Rajoy ha tenido un papel destacado.

Algún día habrá que hablar en serio y de forma objetiva de Rajoy, un líder político atípico y especial pero, indudablemente, como está demostrando, un verdadero líder. Es cierto que no tiene el carisma mediático de Felipe González o de Aznar, apenas transmite ideología, es de reacciones lentas, arriesga poco o nada, a veces da la sensación de ser un gobernante que no gobierna sino que solo administra.…  Seguir leyendo »

Las del 26-J han sido unas elecciones sin sorpasso y con sorpresas. Unidos Podemos había planteado la campaña como una batalla entre el cambio que ellos representaban y el PP. Como son muy buenos creando marcos, los medios de comunicación y las redes sociales compraron su relato. Convencieron a todos de que salían a ganar las elecciones y esa burbuja de expectativas, una vez ha estallado, se vive en las filas moradas como un descalabro.

La conjunción Unidos Podemos logró 71 escaños, exactamente los mismos que sumaban IU y Podemos por separado el 20-D. Con la diferencia de que han perdido 1,1 millones de votos desde entonces y se han quedado muy lejos de los 85 escaños que ha obtenido el PSOE, por no hablar de los 137 del PP, que casi dobla a su presunto competidor.…  Seguir leyendo »

Bien se podría empezar con una evocación literaria, aunque ligeramente recreada aquí por exigencias del guion. Iría más o menos así: «Toda Iberia (menos Portugal, nota del autor) está ocupada por los azules… ¿Toda? ¡No! Dos pueblitos siguen resistiendo ante tal marea expansiva, dos, Euskadi y Catalunya. Las legiones azules siguen avanzando por todas partes, pero se estrellan una y otra vez ante la tozudez de gascones y galos…». No hace falta que les diga quiénes son gascones y quiénes galos, y sobre todo, a ver quién identifica a nuestros Asterix y Obelix de turno… Pero el hecho es que el mapa de España, la otra noche, se iba tiñendo de azul, para llegar a casi todas partes.…  Seguir leyendo »

El escrutinio del 26-J deja dos noticias, una buena y una mala. La buena es que todas las encuestas que predecían el sorpasso de Unidos-Posemos y su conversión en la segunda fuerza política de España han fallado. La mala es que ese fracaso podría hacer posible que llegaran a entrar en el Gobierno, aunque sólo sobre el papel. En este tiempo en que el joven Sánchez y su joven coadjutor Rivera han hablado tanto del bloqueo, sería razonable redefinir el concepto conforme a unos parámetros racionales. El bloqueo digno de tal nombre es el de Pedro Sánchez, cuyo único objetivo es alcanzar la presidencia del Gobierno: con Podemos, si se tercia, con Ciudadanos, si consiguieran convencer a Rajoy de que debe suicidarse en aras del cambio que ellos propugnan.…  Seguir leyendo »