Elecciones (Continuación)

Por Xavier Sala i Martin (LA VANGUARDIA, 03/12/03):

Los rumores de hoy dicen que el pacto de izquierdas en Catalunya está cerrado. Dicen incluso que ya estaba cerrado antes de las elecciones. Yo no me lo creo. Y no me lo creo porque los dirigentes de Esquerra Republicana saben que, después del 16-N, ese pacto sería nefasto para Catalunya y para la propia ERC. Me explico.

Hace muchos años que ERC entiende que el problema del déficit fiscal de Catalunya con España es la principal lacra económica que sufre nuestro país. Yo mismo he colaborado con ellos en algunos estudios y sé la importancia que el tema tiene para líderes republicanos como Josep Huguet, Joan Puigcercós, Carles Bonet y el propio Josep Lluís Carod-Rovira.…  Seguir leyendo »

Por Ángel Castiñeira y Josep M. Lozano, profesores de Esade (LA VANGUARDIA, 02/12/03):

Tras los resultados del 16-N nos permitimos realizar cuatro valoraciones:

1. Comenzamos un nuevo ciclo político y social. En el inicio de este nuevo ciclo las mayorías se recomponen y el viejo mapa político se fragmenta. Leer bien el resultado de las elecciones supone situarlas en el contexto de la dinámica de cambio de ciclo incorporada también a la sociedad civil. Hay fatiga ciudadana, desafección o cierta insatisfacción hacia la manera de proceder de los partidos de referencia central. Pero este clima cabalga sobre una corriente de fondo que refleja más un cambio de mentalidad y de percepción que un simple cambio generacional.…  Seguir leyendo »

Por Xavier Bru de Sala (LA VANGUARDIA, 29/11/03):

Veintitrés años atrás, no sabíamos que aquellas elecciones autonómicas, las de 1980, inauguraban una larga etapa de Catalunya, la que concluye ahora, tras quince años de pujolismo y ocho de pospujolismo. De igual modo, el resultado del 16-N no señala una dirección de cuatro años, sino que abre una etapa, tal vez no tan larga, pero sí por lo menos de diez o quince años. Si aquéllas no fueron un accidente, éstas tampoco. Tomen nota los que, desengañados o confundidos por el resultado adverso, pretenden seguir creyendo tener razón cuando concluyen que la Catalunya real, la que ellos interpretan como real pero sólo lo es en su imaginación o sus deseos, no coincide con la composición del Parlament.…  Seguir leyendo »

Por Antón Costas, catedrático de Política Económica de la UB (EL PAÍS, 28/11/03):

¿Qué ha pasado en las elecciones catalanas? ¿Han perdido los catalanes su tradicional seny y pragmatismo? ¿Qué puede ocurrir a partir de ahora? ¿Es posible que se entre en una situación a la vasca? Estas o similares preguntas se han convertido estos días en tema obligado de cualquier conversación, no sólo en Cataluña. En unos casos, son el resultado de la natural curiosidad e interés por la nueva situación política catalana. En otros, son el producto del temor, por no decir pánico, que les ha entrado a algunas personas y colectivos de este país al ver los resultados obtenidos por Esquerra Republicana de Catalunya.…  Seguir leyendo »

Por Salvador Cardús i Ros (LA VANGUARDIA, 26/11/03):

Se comprende la dificultad de algunos para dejar de pensar la realidad política catalana en su antigua versión dual. No sólo son muchos años de tener el músculo cerebral acostumbrado a ella, sino que realmente se había construido una Catalunya dual, a imagen y semblanza del antiguo reparto de poder. Habíamos convenido cómodamente – y de manera simplista– que el municipalismo era socialista, mientras que los objetivos nacionales eran patrimonio de los convergentes. Y sabíamos con qué medios de comunicación contaba cada cuál. O qué premios a la cultura daban unos y otros, y qué firmas de artistas y profesionales renombrados conseguía uno y otro partido para obtener apoyos simbólicos o para montar un circo al adversario.…  Seguir leyendo »

Por Oriol Bohigas, arquitecto (EL PERIÓDICO, 26/11/03):

Debo confesar que una de las cosas que me han parecido más positivas de esta campaña electoral ha sido reconocer el valor y la capacidad de muchos de los líderes de los partidos en competición. Creo que se ha demostrado que hay más consistencia en el liderazgo que en los propios partidos. Esto ocurre hace ya tiempo en CiU, pero ahora, de una forma especial, hay tres personajes que me han convencido, cada cual con diferencias sustanciales aunque, en cierta manera, complementarias. Me refiero a Pasqual Maragall, Josep Lluís Carod-Rovira y Joan Saura.…  Seguir leyendo »

Por Kepa Aulestia (LA VANGUARDIA, 25/11/03):

La pluralidad que reflejaron los comicios del pasado día 16 se convirtió de inmediato en la sucesión de pronósticos y recomendaciones más variada de cuantas han podido surgir de un escrutinio electoral en este cuarto de siglo de democracia. Nunca se habían contemplado tantas combinaciones posibles para un gobierno autonómico. Convergencia con Esquerra, un tripartito de las izquierdas, un gobierno de CiU en minoría para ver si las generales de marzo resuelven su dilema; incluso una coalición entre CiU y el PSC. Pero sobre todo nunca habían aflorado tantas voces que, desde dentro y fuera de Catalunya, se sintieran autorizadas para indicar quién y cómo debe acceder al Palau de la Generalitat.…  Seguir leyendo »

Por José A. Gómez Yáñez, sociólogo (EL PAÍS, 22/11/03):

La clave de la situación política general en España no está en el PP, sino en el PSOE. Las recientes elecciones están mostrando la impotencia del PSOE para convertir en votos y poder político el desgaste que está sufriendo el PP durante la legislatura. Si las gallegas y municipales se vieron como oportunidades perdidas, las madrileñas y catalanas se interpretan como algo más profundo. Cunde la sensación de que el PSOE está sumergido en una crisis, en una decadencia. La gravedad del tema obliga a asentar los argumentos sobre datos, evitando que parezcan opiniones.…  Seguir leyendo »

Por Xavier Bru de Sala (LA VANGUARDIA, 22/11/03):

Hemos cruzado el umbral de una Catalunya nueva. Atrás, como un paréntesis después de un túnel, queda un cuarto de siglo. Gracias a unos cuantos votos que han decantado (los votos que decantan nunca son muchos), ahora todo es distinto. Ocurra lo ocurra, el presente y el futuro inmediato no serán una mera continuidad del pasado reciente. En todo caso, pueden serlo del remoto. Sería también distinto, pero de manera distinta, si Maragall hubiera aventajado a Mas un par de diputados en vez de quedar cuatro por detrás. Sería también distinto de otra manera, si Carod-Rovira sólo pudiera sumar a un lado en vez de poder con los dos.…  Seguir leyendo »

Por Antoni Puigverd, escritor (EL PAÍS, 22/11/03):

Muchas son las causas del decepcionante resultado del PSC de Maragall. Dos de ellas forman parte del marco general: la crisis de la socialdemocracia y el imparable ascenso en todo el mundo globalizado de los sentimientos identitarios. El mejor programa socialdemócrata que el PSC ha presentado en su historia ha sido observado con indiferencia. Lo mismo le pasó a Jospin. Importa poco hoy en día, a las tres cuartas partes de la ciudadanía en buen estado de salud económica, la suerte del 25% restante en el umbral de la pobreza. Después de unas décadas de predominio ideológico neoliberal, al votante no le interesan las respuestas socialdemócratas.…  Seguir leyendo »

Por Francisco José Llera Ramo, catedrático de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco, director del Euskobarómetro y autor de Los vascos y la política (EL PAÍS, 21/11/03):

Por fin ya se ha resuelto (?) otra incógnita importante de nuestra endiablada agenda política nacional: la (e)lección catalana, si se me permite el juego de palabras. En efecto, la incertidumbre electoral ya se ha despejado, pero con ello no se han resuelto todas las incógnitas políticas, ni mucho menos. Por el contrario, pienso que éstas se han multiplicado extraordinariamente. Creo no exagerar demasiado si me adelanto a asegurar que tenemos uno de los peores escenarios posibles desde el punto de vista de la estabilidad institucional.…  Seguir leyendo »

Por Carlos Sentís (LA VANGUARDIA, 21/11/03):

Los seguidores de los medios de comunicación quizá estén todavía confusos bajo el alud de propuestas y especulaciones sobre cómo constituir el nuevo Gobierno de la Generalitat. Sin embargo, antes de lo que algunos se han figurado van desprendiéndose de las quinielas las diferentes propuestas. Algunas están prácticamente eliminadas, como la de un Gobierno de unidad, presidido por Carod-Rovira, en el cual no entraban –ya no sería de unidad– los diputados del PP. Tampoco quieren entrar los de ICV. También se puede dar por descartada la posibilidad de un Gobierno tripartito, presidido por Maragall, y formado por PSC-ERC-ICV.…  Seguir leyendo »

Por Valentí Puig (ABC, 21/11/03):

Ofrendas equiparables al oro, el incienso y la mirra mecieron el advenimiento de Pasqual Maragall al liderato del socialismo catalán. Lo tuvo todo a su merced y anduvo a sus anchas, como niño prodigio del nuevo socialismo y como alcalde que había izado la bandera olímpica en Barcelona. Las elecciones autonómicas del día 16 lo han cambiado todo y Pasqual Maragall aparece como el emperador ya desnudo, sin complicidades que puedan ser muy duraderas. Quiso elaborar por su cuenta una nueva fórmula de convivencia para España, liderar la Cataluña del siglo XXI y a la vez dar con la solución del conflicto vasco: sus electores no le han comprendido y han votado en consecuencia.…  Seguir leyendo »

Por Ferrán Requejo, catedrático de Ciencia Política en la UPF (LA VANGUARDIA, 20/11/03):

Una vez despejadas las incógnitas electorales en estas primeras elecciones al Parlament del siglo XXI, es el momento de los acuerdos y de la negociación del programa del nuevo gobierno de la Generalitat por parte de aquellas fuerzas que finalmente lo conformen.

I) La formación de gobierno. Los elementos centrales para la formación del próximo gobierno catalán son la aritmética parlamentaria, el programa de gobierno, el acuerdo sobre quién ocupará la presidencia –y, en su caso, la Conselleria en Cap–, y sobre cómo se repartirán las áreas de poder entre los “socios” de la coalición.…  Seguir leyendo »

Por Pilar Rahola, periodista (EL PERIÓDICO, 20/11/03):

Le robo la expresión a Josep Cuní, que la usó en su inteligente y heterodoxa crónica electoral. Decía: “Algo hay en el ADN político del PSC que no acaba de funcionar”, y la expresión venía a cuento de las encuestas que auguraban un “todo está abierto” desconcertante para quien salía ganador. Como sea que la realidad es más tozuda que las buenas intenciones, se ha permitido dar la razón a los peores agoreros y el resultado es un cava nuevamente calentado (como esa aciaga noche de hace mil años), un balcón electoral sin nadie que lo visite y una alegría cortada en el momento culminante, cual sexo con mala conciencia.…  Seguir leyendo »

Por Enric Sopena, periodista y tertuliano del programa Día a día de Telecinco (EL MUNDO, 20/11/03):

Jordi Pujol, en el mitin final de Badalona, lleno a rebosar, hizo a sus fieles esta confidencia: «Lo que me causaría gran alegría es poder llamar el lunes próximo por la mañana a Mas y decirle: ‘Buenos días, presidente’». Se ignora si Pujol hizo la llamada que anunció a bombo y platillo. Artur Mas, sin embargo, fue recibido por colaboradores, funcionarios y seguidores congregados en la plaza de Sant Jaume -sede del palacio de la Generalitat-, entre aplausos y vítores. Y es que, contra pronósticos y encuestas, el vencedor de las elecciones fue el delfín de Pujol.…  Seguir leyendo »

Por Álvaro Delgado-Gal (ABC, 20/11/03):

Esta Tercera versará sobre Cataluña, y luego sobre más cosas. Pero antes tengo que hablarles de la opalescencia crítica. La opalescencia crítica es un fenómeno físico que se produce cuando el agua contenida en un recipiente se calienta hasta 374 grados y se somete a una presión muy alta. Lo que ocurre entonces, es que el agua se convierte en vapor antes de hervir, y ya no se sabe lo que es agua y lo que es vapor. Es todo un mismo fluido, continuo y a la vez incierto entre el estado líquido y el sólido.…  Seguir leyendo »

Por Xavier Vidal-Folch (EL PAÍS, 19/11/03):

La Cataluña que nos deja el 16-N es un rompecabezas. Es más progresista y más catalanista. Y se presenta tanto más rica en matices y piezas combinables como compleja en soluciones para articular un nuevo Gobierno de la Generalitat, eficaz, sensato y estable.

¿Qué ha sucedido? Éstos son los datos. Los dos grandes partidos, convergentes (CiU) y socialistas (PSC), han perdido por mitades casi 320.000 votos, quedando sobre la raya del millón cada uno. Esas mermas, sumadas a los votos de los nuevos censados y a los abstencionistas arrepentidos (más de 160.000) rozan el medio millón que ha ido a engrosar a los pequeños partidos, provocando la fulgurante duplicación tanto de Esquerra Republicana (ERC) como de Iniciativa (IC).…  Seguir leyendo »

Por Joaquín Almunia, diputado del PSOE (LA VANGUARDIA, 19/11/03):

Tras las elecciones del domingo todos los partidos han alegado su satisfacción por los resultados. Maragall ganó en votos, Mas lo hizo en escaños y los que obtuvieron menos respaldo han mejorado sus porcentajes respecto de 1999 gracias a nuevos apoyos que antes habían ido a parar al PSC o a CiU. Por una vez, nadie tuvo que fingir falsas alegrías la noche electoral.

Pero como siempre ocurre, unos triunfaron más que otros. Quien se ha llevado la palma esta vez ha sido Esquerra Republicana. Carod- Rovira tiene en sus manos la decisión del gobierno de Catalunya durante los próximos cuatro años.…  Seguir leyendo »

Por Juan Tapia, periodista (EL PERIÓDICO, 18/11/03):

La política catalana es hoy más compleja que el pasado sábado. El país no ha dejado de ser bipartidista porque nunca lo fue. Lo que sí sucede es que los dos grandes partidos, el PSC –que gana municipales y legislativas– y CiU –que gana las autonómicas– siguen siendo principales pero ya no son dominantes. Es la diferencia que va del 75% de los votos que, entre ambos, reunieron en las elecciones de 1999, al 60% de ahora. ¿Por qué este descenso de los dos grandes partidos? En parte por el desgaste del poder.…  Seguir leyendo »