Elecciones (Continuación)

Por Irene Zoe Alameda, escritora (EL PAÍS, 27/02/08):

A pocas semanas de las elecciones, los votantes tenemos ante nosotros dos candidatos presidenciables antagónicos, y comprendemos que los posibles caminos que recorrerá el país en la próxima legislatura serán radicalmente distintos en función de quién gane el 9 de marzo.

Tras cuatro años de gobierno, todos conocemos el estilo progresista de Zapatero; sin embargo, por lo que respecta a Rajoy sólo podemos hacer hipótesis inferidas de su política de oposición y del colofón de la misma, su estrategia electoral.

Rajoy ha basado su campaña en torno a la visión de un porvenir apocalíptico, consecuencia de la irresponsabilidad del PSOE.…  Seguir leyendo »

Por Roberto Rodríguez Andrés, director de Comunicación del Grupo Amma e investigador sobre comunicación política y campañas electorales (EL MUNDO, 27/02/08):

La segmentación del electorado es un principio básico para los expertos en campañas electorales. Conocer a fondo cómo son los votantes, determinar los grupos a los que hay que dirigirse de forma prioritaria y diseñar una estrategia concreta para conseguir el mayor número de votos en esos segmentos son factores que hoy día, con elecciones cada vez más ajustadas, se perfilan como decisivos en cualquier campaña. En Estados Unidos, por ejemplo, desde hace años asistimos al esfuerzo sistemático de los partidos por conquistar el voto de los inmigrantes -principalmente de origen latino-, por la fuerza que éste tiene en el recuento final.…  Seguir leyendo »

Por Valentí Puig (ABC, 27/02/08):

UN descrédito expansivo de la política acabaría por negarnos el derecho a acudir a la plaza pública para hablar de lo que nos ocurre. A pesar de todo, la política importa. Lo contraproducente del hiperactivismo político es que en la vida hay otras cosas además de la política y que las veinticuatro horas del día han de dar para estas muchas otras cosas. Todavía no está clara ni es definitiva la substitución de los absolutos ideológicos, por ejemplo. Eso confunde la consideración realista y concreta, tangible, de lo que es el bien público. También podríamos añadir como factor perjudicial una mayor intensidad en la abstracción por parte de la teoría política.…  Seguir leyendo »

Por Pilar Rahola (LA VANGUARDIA, 27/02/08):

Confieso que me gustó. Quizás porque llegué al debate sin demasiadas expectativas, convencida de la poca naturalidad de una confrontación que, previamente, había sido trapicheada, masticada y deglutida, por el aprendiz de inquisidor que todo asesor de campaña lleva en sus entrañas. Sin embargo, a pesar de las cortapisas, las reuniones maratonianas para decidir la temperatura de la sala y el papel de váter, y a pesar de la sobreactuación del evento, disfruté del choque dialéctico de dos líderes que fueron mucho más correosos de lo que era previsible. Hubo momentos de brillantez dialéctica, y tanto en los envites, como en las réplicas, los dos sacaron a relucir una saludable mala leche.…  Seguir leyendo »

Por Manuel Alcaraz Ramos (EL CORREO DIGITAL, 27/02/08):

A lo que vamos: ¿Quién ganó el debate? Distingamos tres cosas. La primera responde a la pregunta individual acerca de quién quería cada cual que ganara, lo que condiciona su percepción del debate. Yo quería que venciera Zapatero, por identificación general y porque, según avanzaba la lid, me volvió a preocupar -e indignar- la estrategia del miedo del PP y, muy en especial, la que tiende a estigmatizar a los inmigrantes y la que insiste en el terrorismo y en la ruptura de España. La segunda es: ¿Quién creo que lo hizo mejor?…  Seguir leyendo »

Por Carlos Taibo (EL CORREO DIGITAL, 27/02/08):

No espere el lector en estas líneas ninguna prolija disección de lo que dijeron, en el debate televisivo José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Menos aún aguarde una consideración de propuestas que, de manera llamativa, faltaron en ese envite. De forma mucho más frívola, me contentaré con dar cuenta de por qué -así lo creo firmemente- el debate en cuestión, que tanto prometía, resultó ser a la postre un soporífero suplicio.

Empezaré mis consideraciones al respecto con una: los dos contrincantes que nos ocupan más bien parecían dos opositores de los que cantan los temas en una academia.…  Seguir leyendo »

Por Antoni Gutiérrez-Rubí, asesor de comunicación (EL PERIÓDICO, 27/02/08):

El argumento central del debate no fue ni la economía, ni la inmigración… El recurso más utilizado por los dos candidatos fue el tiempo: el tiempo pasado, claro. De lo que hicieron unos y otros cuando ocupaban responsabilidades diferentes. El pretérito perfecto, imperfecto o pluscuamperfecto… Siempre pasado.
Pero en política, el tiempo presente y futuro es el que tiene más valor. «Ya que no vivimos tiempos revolucionarios, aprendamos, al menos, a vivir el tiempo de los rebeldes», afirmaba, por ejemplo, Albert Camus. Muchos líderes políticos han asociado su proyecto a este concepto: «Ahora», «Ha llegado el momento», «La hora del cambio»… son expresiones habituales en la retórica política, sea conservadora o progresista.…  Seguir leyendo »

Por Adela Cortina, catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia y directora de la Fundación ÉTNOR (EL PAÍS, 26/02/08):

Si la política debe ocuparse del bien común -y no es fácil determinar qué sea eso del bien común en una sociedad pluralista-, para conseguir una aproximación sería necesario al menos priorizar entre los bienes posibles, atenerse a la máxima de que «lo primero es lo primero»

Lo primero para un partido político es ganar las elecciones, según se echa de ver, pero no debería serlo a cualquier coste. Comprar el voto con dinero contante y sonante no es de recibo, ni tampoco prometer lo que no se piensa cumplir.…  Seguir leyendo »

Por Gustavo Martín Garzo, escritor (EL PAÍS, 26/02/08):

Raymon Carver tiene un libro titulado De qué hablamos cuando hablamos de amor, y bien podríamos preguntarnos de qué hablan ciertos políticos de la derecha española cuando hablan de normalidad. Ellos dicen representar a la gente común, la gente de la calle, las personas normales. Pero, ¿sabemos a qué se refieren? Tengo un amigo médico que, en una pausa de su consulta, sorprendió la conversación de dos compañeras. «Hija, le decía una a la otra, hay qué ver que poca gente normal queda en el mundo. Gente como tú y yo, sencilla, sin dobleces».…  Seguir leyendo »

Por Quintín García González, sacerdote dominico, periodista y escritor (EL PAÍS, 25/02/08):

Cómo seguir siendo católicos en este país a pesar de tener unos padres -cardenales, arzobispos, obispos, la Conferencia Episcopal, Comisiones Episcopales…- tan impositivos, sobreprotectores y que, encima, te dan la leche pasada de fecha, como este documento último sobre las elecciones?

Por fatiga mental he buscado un distanciamiento de la primera eclosión política y mediática de dicho documento procurando cerrar mis ventanas. ¡Imposible! Siguen los eclesiásticos ocupando portadas, unos quejándose de que han sido mal interpretados; otros de que son perseguidos; otros exigiendo lo mismo que ya pidieron sus antecesores desde la alianza del trono y el altar: una parte del poder.…  Seguir leyendo »

Por Antonio Elorza, catedrático de Ciencia Política (EL PAÍS, 25/02/08):

No hay cosa más normal en la historia política que la designación por un partido de un líder que a continuación fracasa contra pronóstico en las elecciones generales. Lo que ya resulta menos frecuente es que el mismo partido se obstine en mantener ese mismo liderazgo cuando una encuesta tras otra demuestra que el perdedor se encuentra siempre entre las figuras peor valoradas de la política nacional, es decir, que representa por sí mismo un lastre para que su agrupación política alcance la victoria. Semejante situación no constituye un misterio para nadie, ni siquiera en las filas del Partido Popular, conforme vino a probarlo el último enfrentamiento entre Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón, sólo explicable por el pronóstico compartido de que una próxima derrota llevará a la elección de sucesor.…  Seguir leyendo »

Por Manuel Lagares, catedrático de Hacienda Pública y miembro del Consejo Editorial de EL MUNDO (EL MUNDO, 25/02/08):

Estamos en épocas electorales y los partidos políticos llevan varias semanas bombardeándonos con multitud de propuestas económicas. Quizás por eso resulte oportuno exponer algunos sencillos criterios que permitan al lector valorar tales propuestas. Partamos de que tenemos encima una importante crisis financiera de ámbito mundial. Esa crisis se aproxima rápidamente a los sectores reales de las economías de nuestro entorno, que están viendo disminuidas sus expectativas de crecimiento en este año y en el próximo.

Nuestro país, aunque no lo crea su Gobierno, también está afectado por esa crisis.…  Seguir leyendo »

Por Pedro J. Ramírez (EL MUNDO, 24/02/08):

Apreciado amigo, desde que en la megaentrevista que me concedió hace cinco semanas usted lanzó su ofensiva de egotrip y descompresión personal -«Ahora me siento mucho más yo mismo»-, las cosas le han ido de bien en mejor. Tras desmarcarse con moderación y respeto tanto de la foto de las Azores como de las posiciones más duras de la Iglesia en asuntos morales, ha llevado la iniciativa de las propuestas concretas durante toda la precampaña y sus expectativas no han dejado de crecer en casi todas las encuestas.

Nadie le quitará ya el mérito de haber logrado invertir la tendencia dominante en el otoño y haber inducido al CIS a pronosticar el resultado más apretado de las 10 elecciones generales de la democracia.…  Seguir leyendo »

Por Benigno Pendás, profesor de Historia de las Ideas Políticas (ABC, 24/02/08):

SI gana Zapatero… remito al lector a mi Tercera reciente. En síntesis: más de lo mismo, con el peligroso refuerzo que otorga un «plus» de legitimidad. Hoy toca hablar de Rajoy. La niebla envuelve la bola de cristal. Los augures más avezados arrojan la toalla. Escribe T. S. Eliot: «¿no sabes nada?, ¿no ves nada?, ¿no recuerdas nada?». Vayamos por partes. Noche larga del 9-M. Euforia popular en Génova. El milagro era posible. Agonía hasta el recuento final y «sorpasso» en el último minuto. Aquella encuesta del CIS, y después los debates en televisión, las maniobras fallidas del PSOE… Hemos ganado por un puñado de votos y por unos cuantos escaños.…  Seguir leyendo »

Por Antonio Franco, periodista (EL PERIÓDICO, 24/02/08):

Rodeados de sondeos que detectan que las intenciones de voto a los socialistas y al Partido Popular están mas apretadas que nunca, llegamos a la campaña electoral oficial y final. Nunca, en la historia de la Europa democrática, un Gobierno avalado por las cifras que ofrece el PSOE sobre la evolución positiva de la economía, ha llegado tan apurado a la cita para la reelección. También es novedoso que un Gobierno de izquierdas con el llamativo saldo a favor de decisiones progresistas que exhibe el de Rodríguez Zapatero, tope con el nivel de frialdad que muestra su electorado natural en el momento en que se va a decidir entre seguir o dar paso a los adversarios ideológicos.…  Seguir leyendo »

Por Carla Guimarães, escritora (EL PAÍS, 23/02/08):

Nací madrileña a los treinta años. Es lo que dice una carta que he recibido esta mañana. Bueno, no dice exactamente eso, pero es como la interpreto. Finalmente he conseguido la nacionalidad y en pocos días estaré jurando fidelidad a su majestad el Rey, a la Constitución y a las demás leyes españolas. Con lo republicana que yo soy… Que me perdonen los monárquicos, pero en Brasil por no haber, no hay ni Reyes Magos.

Me acordé de las últimas navidades que pasé en Salvador de Bahía. Durante la cena le conté a mi familia que estaba solicitando la nacionalidad española, y mis primitas pequeñas me preguntaron si iba a dejar de ser brasileña.…  Seguir leyendo »

Por Ignacio Urquizu, politólogo de la Fundación Alternativas (EL PAÍS, 23/02/08):

Dentro del ideario conservador español está calando la idea de que permanecer mucho tiempo en el poder es malo. Sólo esto explica por qué, cada vez que los dirigentes del Partido Popular prometen medidas de regeneración democrática, comienzan limitando su estancia en el poder. En el pasado, tanto Alberto Ruiz-Gallardón como José María Aznar decidieron no estar más de ocho años en las presidencias del Ejecutivo regional y central, respectivamente. Recientemente, Mariano Rajoy ha prometido lo mismo.

La idea que subyace es que prolongar la estancia de un político en una «poltrona» genera incentivos perversos.…  Seguir leyendo »

Por Gregorio Morán (LA VANGUARDIA, 23/02/08):

Llevamos treinta años votando y hoy, recién inaugurado el festival del idiota – las campañas electorales parecen pensadas para retrasados mentales-, me gustaría hacerles una pregunta personal, íntima, sin exigencia de respuesta rápida. ¿Cuándo fue la última vez que usted votó a favor de algo? Aclaro que no estoy preguntando cuándo votó por última vez, sino cuándo votó en positivo. ¿Acaso fue la primera vez que metió la papeleta en las urnas, mientras le temblaban las manos, mitad por emoción mitad por inexperiencia, como me ocurrió a mí mismo?

Aquel 15 de junio del 77 ¿fue la primera y última vez que usted votó en conciencia por lo que quería, por lo que le ilusionaba, en fin por todo aquello que se le había acumulado en la vida y que tenía la intención de expresarlo metiendo una papeleta por la ranura de una caja de plástico transparente?…  Seguir leyendo »

Por Roberto Velasco (EL CORREO DIGITAL, 23/02/08):

Se dice que los políticos viven bajo la tiranía del corto plazo, porque los votantes están más atentos a los beneficios inmediatos que les puede reportar su apoyo electoral que a los rendimientos futuros. Y es verdad. Schumpeter dejó escrito que si se ofrece la oportunidad de una «recompensa pecuniaria» a cambio del voto, una experiencia de siglos demuestra que la gran mayoría de electores reacciona rápida y racionalmente aceptando el ofrecimiento. Y no hay que ir muy lejos para confirmarlo (aparte la broma del internauta español que hace un par de semanas subastó su voto en ‘eBay’), puesto que la compraventa de sufragios es todavía habitual en países donde la bandera de la democracia parlamentaria está aún poco desplegada.…  Seguir leyendo »

Por José María Izquierdo (EL PAÍS, 22/02/08):

Es un horror: moriremos aplastados por tanto corrimiento de tierras en esta inacabable búsqueda del centro imposible», profetiza, asustado, el pobre José K., viejo militante de izquierdas, ante el espectáculo de la búsqueda salaz del votante, que comienza por una ligera y cursi morisqueta, un pícaro guiño de ojitos, acaso un aletear de pestañas, para llegar, a lo largo de un tortuoso camino, a lo violentamente obsceno y pornográfico. Ya lo dice José K.: se empieza cediendo un pasito en lo ideológico -dejando de leer los Grundrisse, por ejemplo- y se acaba devolviendo impuestos, vaya usted a saber por qué, a directores generales y consejeros delegados, como ha anunciado tan ufano nuestro joven presidente.…  Seguir leyendo »