Iglesia Católica (Continuación)

La polémica sobre el currículum de Religión demuestra qué necesario es impartir en la escuela esta asignatura. Así, las jóvenes generaciones podrán en el futuro no sólo alardear de espíritu democrático, sino vivirlo con coherencia desde el conocimiento del hecho religioso y la capacidad de dialogar sobre él. Para ello son necesarias ideas claras y distintas. Ya decía nuestro escritor Baltasar Gracián: «Hombre sin noticia, mundo a oscuras». Por lo que toca a la Religión en la escuela, falta mucha noticia sobre su necesidad y sentido. No debe extrañarnos la oscuridad de ciertos planteamientos.

Las críticas contra el currículum van en una doble dirección.…  Seguir leyendo »

El palimpsesto de estratos históricos, común a todo el área del Mediterráneo, halla su más cabal expresión en la mezquita-catedral de Córdoba. Al templo romano dedicado a Jano se superpuso una iglesia visigoda y a partir de la invasión araboberéber de la Península, los emires y califas omeyas edificaron sobre aquella la mezquita columnaria que hoy admiramos. Tres siglos después de la reconquista de la ciudad por Fernando III, el episcopado procedió a la construcción de una basílica cruciforme en el interior del edificio musulmán y la mezquita consagrada al culto católico se convirtió en un símbolo del ecumenismo religioso celebrado por millones de visitantes venidos del mundo entero, un símbolo que el bien asentado fundamentalismo del actual obispo, Demetrio Fernández, se esfuerza en borrar.…  Seguir leyendo »

Pudiera figurarse que osadía presenta una connotación negativa por la cual alguien hace o propone algo que resulta improcedente o, al menos, inoportuno. Pero esta impresión es falsa. Osadía es también sinónimo de coraje, valor o arrojo, y este es el sentido al que me voy a referir. Estas simples reflexiones semánticas se agolparon en mi intelecto y sentimiento cuando leía, con estupor y emoción, la osada propuesta de nuestro arzobispo de Madrid a los jóvenes.

Parecía que había ya finalizado su homilía, cuando pide permiso para dirigirse a unos destinatarios especialmente próximos: «Permitidme que me dirija a los jóvenes…». Y los define así: «Vosotros, que de forma natural e instintiva hacéis del deseo de vivir el horizonte de vuestros sueños y esperanzas…».…  Seguir leyendo »

¡Pues sí que está el mundo como para alegrías! Con motivo de la campaña misional de todos los años –el Domund de toda la vida– se anuncia, a bombo y platillo, que está llegando un tiempo nuevo en el que renace la alegría. Lo cual suena, cuando menos, a una frivolidad y sarcasmo casi ofensivo. Y la Iglesia misionera, erre que erre, con lo de la alegría y la esperanza. ¡Con la que está cayendo!

Los informes que periódicamente se nos ofrecen acerca de la acción misionera pueden sorprender. En esto conocerán que sois discípulos míos, en el amor que haya en vuestro corazón y en vuestras manos para ayudar a los necesitados.…  Seguir leyendo »

Con los enfermos, aunque tengan ébola

En una sociedad en la que se lleva el afán de protagonismo, resultan desconcertantes las figuras de quienes, como los misioneros y misioneras, se desgastan en su labor sin ninguna pretensión de atraer la atención sobre sí. Cuando ellos son noticia, lo son a su pesar, y única y exclusivamente por asumir en carne propia el dolor del pueblo en medio del cual realizan su tarea. Así ocurrió, por ejemplo, cuando hace justo veinte años, en 1994, fueron las misioneras en Ruanda y Burundi quienes dieron al mundo la voz de alarma del genocidio que estaba teniendo lugar; así está ocurriendo ahora con los misioneros afectados por el ébola, precisamente por haberse entregado en cuerpo y alma a curar a esos enfermos y a clamar por una ayuda internacional que nuestra indiferencia les negaba y les sigue negando.…  Seguir leyendo »

Por una vida entregada a la iglesia

En este mes de octubre de 2014, Su Eminencia D. Antonio María Rouco Varela concluye su ministerio en la Diócesis de Madrid tras veinte años de servicio, que constituyen la culminación de una extensa y dilatada vida, siempre consagrada a la Iglesia, en cuerpo y alma.

Es por eso por lo que deseo aprovechar la oportunidad para expresar públicamente un testimonio de acción de gracias a Dios por parte de nuestra familia por la vida de nuestro querido Tucho. Así le llamamos.

Nuestra familia ha vivido de forma muy cercana y gozosa esa trayectoria. Bien pronto sentimos motivos para el orgullo cuando consiguió una beca para estudiar en Alemania y llegó a ser profesor primero en Múnich y luego en Salamanca, además de ser vicerrector de la Universidad Pontificia.…  Seguir leyendo »

“Santa Teresa”, escribe Cioran, “era una esposa de la canción, un corazón traspasado, el misterio del solitario, de una pasión divina imparcial, la misma fuerza, lo mismo… Todo su tambaleo en un trance de éxtasis es la esposa del Cantar que deambula y no encuentra, es todo el embebecimiento sabroso, es la esposa de la canción que ha logrado su propósito, o que ha sido secuestrada por sorpresa”. Una esposa en busca de su amado, que sigue su rastro en la oscuridad, que se adentra con él donde nadie puede verles.

El Dios en el que cree Santa Teresa no es una entidad abstracta, como el dios de las grandes religiones, sino que tiene una dimensión humana.…  Seguir leyendo »

Un grupo de monjes del monasterio de Montserrat se ha querido fotografiar con unos carteles de apoyo a la consulta prohibida por el Tribunal Constitucional. ‘Volem votar’. El pasado martes, a las 20,30 horas, después del rezo de vísperas, varios monjes decidieron bajar a la plaza del monasterio con unas hojas de papel en las que imprimieron el lema que en aquel mismo momento estaba siendo coreado frente a todos los ayuntamientos de Catalunya. La iniciativa fue espontánea –señalaba ayer un portavoz del monasterio- y en el grupo no figuraban ni el abad, ni el prior, ni el secretario, ni el ecónomo de la comunidad benedictina.…  Seguir leyendo »

Me acerco al Monasterio de Valvanera, en La Rioja, para celebrar el día de San Benito –patricio romano–, fundador de la Orden Benedictina y patrón de Europa. Lo hago, no para olvidarme del mundo, sino para enterarme de cómo va: la sabiduría benedictina nunca ha dejado de asombrarme. Fueron los benedictinos los que configuraron la unidad europea a la caída del Imperio romano, custodiaron su acervo cultural, enseñaron el catecismo y el canto gregoriano.

Treinta y siete mil monasterios benedictinos dieron urdimbre a Europa y veinticuatro Papas de esa Orden, ya antes del siglo XIV, le proporcionaron liderazgo cristiano. Lo hicieron desde la abadía de Buckfast, en Inglaterra, hasta el monasterio de Tyniec, en Cracovia; desde Herrevad, en Suecia, hasta Montecatini, en Italia.…  Seguir leyendo »

El retorno del clericalismo… en Cataluña

El clericalismo es llevar la influencia de la Iglesia y del clero más allá de su misión pastoral, de pretender que los laicos católicos, en cuestiones temporales, sigan las directrices políticas de los clérigos. El anticlericalismo español, una constante de nuestra historia, no se entiende sin el previo clericalismo que convertía al clero en dirigente de las opciones políticas que debían seguir los católicos. «El anticlericalismo», ha escrito Paul Aubert, «mucho más que el rechazo de la doctrina o del magisterio de la Iglesia, es una reacción contra el clericalismo (…) De manera inversa el clericalismo no es la práctica de la religión, sino la desviación de ésta con fines políticos».…  Seguir leyendo »

La historia ni desaparece ni se repite. Sin memoria no hay identidad humana y sin memoria de su historia no tienen dignidad los pueblos. Algunas palabras y acontecimientos han sido como estelas de luz en el cielo de nuestra vida personal y de la sociedad española. Tales fueron las pronunciadas por el arzobispo de Madrid, cardenal Tarancón, el 27 de noviembre de 1975 en el momento en que Juan Carlos I accedía al trono. Veníamos de una historia agónica, compleja, insegura de sí misma.

España tenía en ese momento un nuevo Rey. ¿Qué estaba cada ciudadano, grupo e institución dispuesto a apoyar como más conducente a la paz y la concordia?…  Seguir leyendo »

La Iglesia cuenta. Y cuenta mucho. Hace unos días, la Conferencia Episcopal Española rendía cuentas a la sociedad presentando en un ámbito civil y en un entorno multimedia la denominada «Memoria justificativa de actividades». Con ello cumplía su compromiso anual, con el Estado y los contribuyentes, de explicar cuánto dinero ha recibido de la X del IRPF y a qué lo ha destinado. Unas cuentas claras y trasparentes, revisadas por la prestigiosa auditora PWC, que por segundo año consecutivo emitió su informe positivo. En la última declaración de la renta, nueve millones de contribuyentes decidieron destinar 248 millones de euros a favor de la Iglesia católica.…  Seguir leyendo »

La Iglesia, ayer, hoy y siempre es depositaria de una Buena Noticia, de un mensaje que cambia el corazón y la vida del que lo recibe. No se trata de una filosofía, no es un conjunto de normas de conducta, ni esconde un programa político. No, es mucho más. La Iglesia es depositaria de una palabra de vida para el hombre. Anuncia que el hombre no está solo, Dios existe, le ha creado y le ama inmensamente, a pesar de sus infidelidades y pecados. Le ama por lo que es. Dios conoce su sufrimiento y por eso se hace hombre y con su muerte y resurrección le abre las puertas de la vida en plenitud.…  Seguir leyendo »

Los acuerdos entre los Estados y la Iglesia católica son un instrumento jurídico que apareció en el siglo XII. Durante más de un milenio, la Iglesia no sólo pudo vivir sin concordatos, sino que en ese tiempo creció, llevó el Evangelio a todos los pueblos de Europa y puso las bases de la civilización cristiana. En principio, la Iglesia, para cumplir su misión, no necesita de modo ineludible que los Estados se avengan a establecer con ella sistemas jurídicos como los concordatarios. Pero la historia ha avanzado por estos caminos con resultados favorables no sólo para la propia Iglesia, sino sobre todo para los ciudadanos y para las sociedades en las que la Iglesia vive y trabaja.…  Seguir leyendo »

Cuando Hölderlin, definiendo al hombre, escribe «un signo somos los humanos, cuya interpretación se nos escapa», nos acerca al borde del abismo, porque el hombre necesita tener certeza sobre su existencia en el mundo, no avanzar con los ojos cerrados sino otear el horizonte y mirar al suelo. Mirar para no confundir con Don Quijote los gigantes con los molinos, no ver soldados cuando son carneros, ni alancear batallones cuando solo hay pellejos de vino.

Lo primero es el reconocimiento y la aceptación de sí mismo, del origen, de las situaciones reales a partir de las cuales el hacer y pensar, proyectar y rechazar tienen fundamento.…  Seguir leyendo »

En situaciones límite, como la que estamos viviendo ahora en España, todos nos preguntamos: ¿qué puedo y qué debo hacer yo? ¿Qué debe hacer cada institución? Platón ofreció en su República esta respuesta: «La justicia en el Estado consiste en realizar la tarea que es propia de cada uno, aquella para la cual la naturaleza lo hubiera dotado mejor» (433ª). ¿Qué puede hacer la Iglesia hoy?, he preguntado a muchas personas. Esta ha sido la respuesta: por supuesto, hacer lo propio y no lo ajeno; no derivar una teoría política o económica de su mensaje ni hacer de moralista fácil repartiendo culpas, ni pensar que todo se resuelve con proposiciones de buena voluntad.…  Seguir leyendo »

Por diversas razones la Piazza Navona me resulta de obligada visita en mis programadas estancias en Roma. Hace sólo unos meses me detuve en la histórica iglesia de Santiago de los Españoles, con la que tuvo alguna relación, en los años finales del siglo XV, el caballero badajoceño Garci Laso de la Vega, padre del poeta, embajador de los Reyes Católicos en Venecia y ante la Santa Sede. Le sucedería en referidos cargos su hermano mayor don Lorenzo Suárez de Figueroa.

Conocía del primero sus nada fáciles relaciones, cuando no violentas, con el papa Alejandro VI, de las que el cronista aragonés Jerónimo Zurita nos informara tan detalladamente en 1580, como antes lo había hecho el veneciano Marino Sanuto en sus Diarii (1496-1539).…  Seguir leyendo »

A lo largo de 1978 la Iglesia y el Reino de España negociaron cómo regular las relaciones entre ambos en cuestiones de interés común. Las negociaciones se plasmaron en cuatro Acuerdos, de enero de 1979, sobre «asuntos jurídicos», «enseñanza y asuntos culturales», «asistencia religiosa a las Fuerzas Armadas y el servicio militar de clérigos y religiosos», y «asuntos económicos», respectivamente. Partiendo de la proyección social del fenómeno religioso (es decir, que el fenómeno religioso se manifiesta como factor social específico en el ámbito civil), el Estado acuerda con la Iglesia determinados aspectos de la dimensión social de la vida religiosa de sus ciudadanos.…  Seguir leyendo »

EL Viernes Santo la Iglesia enmudece todos los años ante la Cruz del Señor. Hoy la liturgia se centra en el símbolo por excelencia de la pasión y muerte de Jesús, el Hijo eterno de Dios. En la adoración de la Cruz, seguida de la comunión, converge, en nuestros templos, la proclamación dialogada de la pasión según San Juan y la oración universal de la Iglesia por el mundo entero. La piedad popular vibra también hoy por toda España en las silenciosas procesiones que acompañan por las calles de pueblos y ciudades las imponentes tallas de los Crucificados de Gregorio Fernández, Juan Martínez Montañés o de otras muchas gubias más recientes y de nuestros días.…  Seguir leyendo »

Pasma y conmueve la urdimbre de acontecimientos que se entretejen en la Santa Cena Pascual del primer Jueves Santo, con el patético epílogo de Getsemaní. Lo pondera el propio Jesús por boca de los evangelistas, Juan (15,20) y Lucas (14,15). El primero, en estos términos: «Jesús, llegada la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo». E inicia la narración de la Cena con el Lavatorio de los pies. Lucas, por su parte, recoge esta confidencia de Jesús: «Con ansiedad he deseado comer esta Pascua con vosotros»; y comienza su relato con la Institución de la Eucaristía.…  Seguir leyendo »