Justicia

«Sí es sí» sugiere una comodidad populista que hace juego con el «no es no» donde se atragantó el primer secretariado general de Sánchez. El nuevo lema es propiedad de Calvo, quien se ha apresurado a subrayarlo ante el temor a que la ministra de Igualdad le arrebate lo que el gobierno considera una carta de triunfo: convertir en violación las relaciones sexuales donde la mujer no emita inequívocamente la voz «sí».

Quizá sorprenda a los jóvenes, a los desinformados y a los olvidadizos saber que el término «violación» lo eliminaron los socialistas del Código Penal en la reforma de 1995 contra el criterio de la oposición.…  Seguir leyendo »

El delito de rebelión ha sufrido varias modificaciones en la reciente etapa democrática. Hasta la aprobación del llamado Código Penal de la Democracia por ley orgánica 10/1995 de 23 de noviembre, se mantuvo la vigencia del Código Penal de 1973 (aprobado en las postrimerías del franquismo) que definía el delito de rebelión como un alzamiento público y en abierta hostilidad (expresión equivalente a agresión armada, según el significado del diccionario de la Real Academia de la Lengua), con una redacción idéntica a la contenida en todos los códigos penales de los siglos XIX y XX.

La ley orgánica 2/1981 de 4 de mayo introdujo algunas novedades relevantes: suprimió el requisito de la abierta hostilidad, definiendo como rebelión cualquier alzamiento público, incluso sin violencia y sin armas, realizado con el fin de derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución o declarar la independencia de una parte del territorio nacional (art.…  Seguir leyendo »

Hace 2.500 años los romanos no tenían leyes escritas y se regían por la costumbre, que los cónsules y el Senado manipulaban a su antojo. Por eso, los tribunos de la plebe reivindicaron durante años la redacción de leyes escritas que limitaran ese poder arbitrario de los patricios. Lo consiguieron con la Ley de las Doce Tablas. Así, la República romana logró un gran progreso en lo que andando el tiempo se conocería como el Estado de derecho.

Hubo que esperar más de milenio y medio para un nuevo triunfo en la lucha por el derecho: la Carta Magna inglesa de 1215 que dice en su artículo 39, todavía vigente: “Ningún hombre libre será detenido, ni preso, ni privado de su propiedad a no ser en virtud de un juicio legal de sus pares y según la ley del país”.…  Seguir leyendo »

Sobre la reforma del Código Penal

Ninguno de los Códigos Penales que en España ha habido desde 1822 ha definido el golpe de Estado como delito con ese mismo nombre. Los nombres han sido diversos —delitos contra la forma de gobierno o delito de rebelión—, pero nunca golpe de Estado. A falta de su definición legal, contamos con dos acepciones del Diccionario del español jurídico de la Real Academia de la Lengua que recoge el concepto vulgar o popular: “Destitución, por la fuerza u otros medios inconstitucionales, de quien ostenta el poder político” y “Desmantelamiento de las instituciones constitucionales sin seguir el procedimiento establecido”.

Esa definición se corresponde cabalmente con el delito de rebelión que todas las fuerzas políticas —incluidas CiU, el PNV y ERC— aprobaron en las reformas del Código Penal (CP) hechas por las Leyes Orgánicas 2/1981, de 4 de mayo (dos meses después del 23-F) y 14/1985 (casi cinco años después del 23-F).…  Seguir leyendo »

Las acróteras del poder

El viernes 19 de abril de 1793 el diputado moderado Mazuyer pidió que la Convención Nacional Francesa interrumpiera el orden del día para tratar un asunto de la máxima urgencia.

-En este momento se prepara la ejecución de una mujer, de una desgraciada cocinera que ha proferido expresiones contrarias al civismo. Esa mujer no estaba en sus cabales cuando utilizaba ese lenguaje. Se dice que estaba bebida. Pido que se aplace la ejecución de la sentencia.

Se refería al caso Catherine Clère, una criada de 56 años que había sido juzgada la víspera por el Tribunal Revolucionario por unos hechos ocurridos, cinco semanas atrás, sobre la medianoche.…  Seguir leyendo »

Un viejo dicho alemán asevera que nadie puede saltarse su propia sombra. Nadie puede dejar de ser quien es, por muchas contorsiones que haga; nadie puede dejar atrás su pasado, por muchos saltos que dé.

La vicesecretaria general del PSOE acaba de anunciar que su partido pretende promover la tipificación de un nuevo delito de “enaltecimiento del franquismo”. En mi opinión, la criminalización que se anuncia es un intento de saltarse la propia sombra: es inviable jurídicamente y políticamente errada.

Es cierto que resulta sorprendente que haya hoy personas dispuestas a enaltecer a la persona de Francisco Franco Bahamonde, o a glorificar al régimen autoritario que impuso, del mismo modo que llama la atención que partidos políticos de hoy den muestras evidentes de malestar ante la exhumación de una tumba de Estado de los restos del dictador, responsable de tantas muertes.…  Seguir leyendo »

Desde que el nuevo PSOE adoptó la estrategia de reabrir las heridas de la Guerra Civil y enterrar la reconciliación, ensalzada y aplaudida internacionalmente, saca a pasear, cuando la ocasión lo requiere, el fantasma del franquismo, como si se tratara de una herida todavía abierta y no definitivamente suturada por el pasado más próximo. Todo parece indicar que el PSOE está a punto de hacer un nuevo truco de magia y necesita distraer la atención del pueblo, haciéndolo mirar de nuevo al fantasma del franquismo.

En efecto, en una recientísima intervención en el foro «Nueva Economía», Adriana Lastra adelantó a los asistentes la primicia esperada impacientemente por la ciudadanía de que en la próxima reforma del Código Penal se incluiría el delito de «apología del franquismo».…  Seguir leyendo »

Un amigo mío, de profesión juez, sueña con arreglar el mundo de la Justicia. Su sueño, aunque no lo diga, coincide con sus aspiraciones y, lo que es más admirable aún, con su empeño por lograrlo. Mi amigo, por fuera, es de aspecto normal y aire apacible; se conoce que la procesión va por dentro. Su mujer, que es más realista que él y también más agraciada físicamente, cree que el problema viene de lejos, concretamente desde que ingresó en la carrera judicial y ahora está arrepentido de haberlo hecho, pero no es verdad, pues mi amigo está convencido de que su oficio es el más bello del mundo.…  Seguir leyendo »

La Junta Electoral Central, en aplicación de la ley, acordó retirar el acta de diputado al señor Torra el día 3 de enero. Ese mismo día, expuse que la condición de presidente del Consejo de Gobierno de una comunidad autónoma está vinculada de forma inseparable a la de ser diputado de su asamblea legislativa, en virtud del artículo 152.1 de la Constitución, y que la pérdida de la condición de diputado autonómico lleva aparejada ipso iure, es decir, «por ministerio de la ley», de forma automática, objetiva, sin necesidad de interpretación jurídica y en ningún caso política, la pérdida de la cualidad objetiva para ser presidente del ejecutivo autonómico.…  Seguir leyendo »

No me refiero al posible hartazgo de la ciudadanía ante el protagonismo que, obligado en términos jurídicos, ha ido ganando el poder judicial ante la deriva independentista catalana frontalmente contraria al orden constitucional vigente. Me refiero al seguro hartazgo de los jueces ante la escalada de improperios que, con ocasión de dicho protagonismo, se ha ido intensificando desde la arena política, cuya culminación ha venido de la mano del nuevo vicepresidente del Gobierno, al que no le ha faltado tiempo para declarar en una entrevista televisiva que “muchos tribunales europeos han quitado la razón a nuestros jueces”, lo cual constituye “una humillación para el Estado español”.…  Seguir leyendo »

El Gobierno social comunista del (todavía) Reino de España nos obsequia, día sí y día también, con un exabrupto aún mayor contra el Estado de derecho y la calidad democrática de nuestro país. Se ha instalado la idea del todo vale para perpetuarse en el poder, sin importar el deterioro que se cause al prestigio nacional y a las instituciones.

No les basta con dar carta de naturaleza a quien se aferra a la presidencia de la Generalidad catalana, pese a haber sido condenado e inhabilitado por los tribunales, al tiempo que le niegan el pan y la sal al legítimo presidente encargado de Venezuela.…  Seguir leyendo »

La necesidad de renovar altos cargos judiciales y el incalificable nombramiento de una señora abiertamente comprometida con un partido como fiscal general del Estado vuelve a abrir el debate acerca de la independencia judicial. Acierta el PP, que tiene la llave en la mano, al plantear el asunto en el marco de una negociación amplia («pacto global» en su terminología) que no reduzca su papel al intercambio de nombres. Corregiría así, por fin, lo que ha sido su práctica infame durante decenios. Por su parte, haría bien Ciudadanos en incorporarse a la propuesta de los populares porque no haría sino impulsar una iniciativa que ya puso en marcha el grupo parlamentario naranja durante el Gobierno de Rajoy.…  Seguir leyendo »

La carrera judicial no es un club de caballeros. No puede serlo un colectivo donde la mayor parte de sus miembros son mujeres: el 53,9% de sus integrantes son mujeres frente al 46,1% de hombres. Sin embargo, esa mayoría desaparece cuando se trata de los cargos de mayor responsabilidad: desciende al 38,5% en las Audiencias Provinciales, al 37,4% en los Tribunales Superiores de Justicia, y a un escuálido 18,8% en el Tribunal Supremo. Esta situación es todavía más sangrante si atendemos a cargos de designación: sólo una mujer se sienta en la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, y ninguna preside alguna de sus cinco salas.…  Seguir leyendo »

España posee una de las tasas de criminalidad más bajas de Europa, lo que en realidad también quiere decir del mundo. Ello no nos ha de hacer olvidar que tenemos que mejorar bastante la persecución de ciertos delitos, entre los que destacan los relacionados con actividades empresariales o con la corrupción pública y privada. Y que se han de proseguir los esfuerzos, en gran medida exitosos, contra la delincuencia terrorista, de tráfico ilegal de personas y mercancías, o de género, entre otros.

Pero, si nos preguntamos por cuál es el verdadero asunto político-criminal pendiente de resolver en España y que nos diferencia de otros países de nuestro entorno, la respuesta es fácil.…  Seguir leyendo »

Torrent y el arte de la prudencia

Siempre se ha dicho, y se hizo eco Gerald Brenan en El laberinto español, que en nuestro país lo que no ha hecho el pueblo se ha quedado sin hacer. Nuestras élites han sido singularmente ineficientes, desde el impresentable Fernando VII hasta Casares Quiroga, incluyendo a Zapatero, cuya bonhomía es lo único que puede salvarle. En Cataluña tenemos el ejemplo de Lluís Companys, brutalmente ejecutado es cierto, que se embarcó en la Revolución de Octubre dando buenos pretextos para la sublevación franquista.

Ante ello, debería reflexionar Roger Torrent sobre la conveniencia de seguir al activista Torra en su reto al Estado.…  Seguir leyendo »

“¿Queréis prevenir los delitos? Haced que la ilustración acompañe a la libertad”. — Cesare Beccaria

Un sabio filósofo nada circunspecto, como es Fernando Savater, ha escrito repetidas veces contra las gracietas de los diputados que a la hora de prometer o jurar lealtad a las leyes en su toma de posesión añaden enjundiosas apostillas, como condicionando el valor de su compromiso. Desde que Herri Batasuna instaurara la moda en la Transición, y en plena actividad criminal de ETA, prometiendo “por imperativo legal” su acatamiento al sistema han proliferado fórmulas diversas, bastante pedestres y nada imaginativas, en las que lo mismo se jura por España, pues no hay más que una, que por la madre que le parió a cada cual.…  Seguir leyendo »

Respetar la constitución y las leyes

Ha sido ejemplar la sentencia de 19 de diciembre de 2019 del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que condenó e inhabilitó al president Torra por desobediencia al resistirse a retirar símbolos de opciones partidistas durante las elecciones generales de abril de 2019. Ejemplar, pues el deterioro tan inmenso causado al prestigio de una institución como la Presidencia de la Generalitat que es de todos los catalanes, al ponerla al servicio de la opinión de solo una parte, no podía quedar sin respuesta. No la encontró ni en el Govern ni en los partidos que lo sostienen; ni siquiera en el Parlament, que con su silencio asumió el deterioro no ya de la Presidencia, sino de la Generalitat misma.…  Seguir leyendo »

Una reforma penal ad personam para excarcelar por la vía rápida a un reo de sedición condenado por el Tribunal Supremo. Guiños a la «dictadura tiránica» venezolana -palabras de Felipe González- a cuyo servicio zascandilea el expresidente Zapatero. Una reunión de un ministro, rozando la ilegalidad, en el aeropuerto con la número dos de un narcorrégimen que tiene prohibida la entrada en territorio europeo. Una visita anunciada «con mucho gusto» del presidente del Gobierno a un jerarca autonómico declarado en rebeldía contra su inhabilitación legal y atrincherado en el Parlamento. Un pacto con Bildu en Navarra y un voto en la Eurocámara contra la investigación de los crímenes de ETA no resueltos.…  Seguir leyendo »

La trampa saducea de Carmen Calvo

¿Está usted de acuerdo con reformar nuestro obsoleto Código Penal para adaptarlo armónicamente a la legislación europea, «acompasar acontecimientos democráticos a tipos penales» y evitarnos nuevas «humillaciones» como las que, como bien ha dicho mi compañero, el vicepresidente segundo Pablo Iglesias, se han producido cuando jueces de otros países han emitido resoluciones contrarias a las de los nuestros?

Un momento, un momento… No contesten a Carmen Calvo, hasta después de la publicidad. Tenemos en primer lugar un espacio, patrocinado como branded content por la Asociación de Estudios Bíblicos, sobre los saduceos. Se trataba de una secta o grupo político judío, del siglo primero antes de Cristo, integrado por quienes se declaraban descendientes del Sumo Sacerdote Sadoq –Zadok the priest en el Himno de la Coronación de Händel- que ungió como rey a Salomón.…  Seguir leyendo »

Las palabras, como bien explicó Lewis Caroll en Alicia en el país de las maravillas, son seres vivos: se emancipan de su creador y pasar a significar cosas nuevas y, sobre todo, a llevar implícitamente unos juicios de valor diferentes a los iniciales o incluso opuestos. La judicialización de la vida (en última instancia, su juridificación) constituye un proceso que nació junto con la Ilustración, o sea, en lucha contra el Absolutismo, y como mecanismo de protección de los débiles: justo para eso se dictan precisamente las leyes de cuya aplicación se encargan los pripios jueces. La historia del molinero de Sans Souci pugnando con Federico el Grande («¡Todavía hay jueces en Berlín!»:…  Seguir leyendo »