Justicia

Una parte bien amplia del espejo de España lo ocupan estos días las críticas que está recibiendo la sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo recaída en la causa seguida contra los independentistas catalanes Oriol Junqueras, Raúl Romeva, Carme Forcadell y otros. No pueden ser más discordantes. Algunos consideran que el tribunal sentenciador ha hecho un ejercicio de prestidigitación jurídica para poner a los condenados en el umbral de salida de la cárcel, que podrán abandonar en breve. Otros, que la decisión de los magistrados es cruel, vengativa, excesiva. Un tercer grupo cree que se han dejado llevar por las conveniencias políticas y por la ligereza de querer conseguir una posición unánime a cualquier precio, o mejor, al precio de no utilizar el tipo penal más adecuado a lo acontecido, que era la rebelión; o, en el extremo contrario, por no aplicar ninguno, dada la manifiesta dificultad de subsumir los hechos en cualquiera de los dos tipos penales principales (rebelión, sedición) invocados por la acusación.…  Seguir leyendo »

Cuando hablamos entre miembros de la carrera judicial sobre la falta de paridad en las altas instancias de la judicatura, que cada año se evidencia en el acto solemne de apertura de Tribunales, hay una doble idea que se expresa siempre para negar de forma rotunda el sexismo en los nombramientos o la desigualdad en la carrera judicial. La primera idea fuerza es que no ha dado tiempo suficiente para que las mujeres lleguen a esos puestos; y la segunda, que las mujeres son las que no se postulan.

Intentando abordar esta cuestión de forma aséptica, con el análisis de los datos, vemos que hay una realidad sostenida y tozuda en la falta de igualdad en los nombramientos, a pesar de que hace más de 47 años que ingresó la primera mujer en la judicatura (en mayo de 1972), que hace más de 40 años que se aprobó la Constitución Española, y que hace más de treinta años ya que las promociones de acceso a la carrera judicial por el turno libre tienen una proporción de más del 40% de mujeres (un 42%, por ejemplo, en la promoción de 1988 del hoy ministro Fernando Grande-Marlaska), en proporción creciente hasta cifras actualmente superiores al 70%.…  Seguir leyendo »

La sentencia del Tribunal Supremo sobre el proceso de independencia catalán ha supuesto un memorable esfuerzo de honradez intelectual por su razonamiento jurídico y de rectitud moral por el sostenimiento de la democracia en España.

Hay que agradecer ese esfuerzo de los jueces del Tribunal Supremo (TS), cuando tantos desde las trincheras del independentismo y otros que creíamos demócratas y constitucionalistas se dedican a triturar al último bastión que le queda al Estado de Derecho en España.

Al menos, los magistrados de la Sala de lo Penal del TS son juristas decentes. Y han colmado las expectativas de los juristas decentes que, sin soberbia, sin sectarismos, hay en España.…  Seguir leyendo »

La sentencia dictada por el Tribunal Supremo en el proceso contra los líderes independentistas descarta el delito de rebelión.

Afirma que la violencia detectada fue demasiado escasa como para conseguir los fines de usurpación del poder del Estado propios de una rebelión, dado que el Gobierno nunca perdió el poder sobre todo el aparato administrativo, político, policial y militar del Estado, ya que todo el procés en realidad fue una tremenda y absurda mentira que jamás tuvo ni eficiencia ni probablemente intención de alcanzar sus supuestos objetivos independentistas. Y todo ello en mi opinión es completamente cierto.

Sin embargo, se condena a los acusados por un delito de sedición en concurso medial con uno de malversación.…  Seguir leyendo »

Entrado marzo, con el primero de los cuatro meses del juicio sobre el intento de golpe de Estado en Cataluña ya oficiado, todo apuntaba a que el presidente de la Sala II del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, era el gran adalid de refrendar la calificación delictiva provisional que había efectuado el juez instructor, Pablo Llarena: delito de rebelión por alteración del orden constitucional, que no sedición por quebrantamiento del orden público. Todo lo contrario de lo que, a la postre, ha sucedido en un jalón más de esa feria de las unanimidades -trasunto de La hoguera de las vanidades de Tom Wolfe donde describe el «banco de favores» que hacía operar la Justicia americana- en que se ha sumergido el más Alto Tribunal en lo que toca a fallos comprometidos y comprometedores.…  Seguir leyendo »

La sólida, mesurada y bien argumentada sentencia del Tribunal Supremo en el casoprocés es un triunfo en toda regla de la democracia y del Estado de Derecho, además de constituir una excelente y pedagógica lectura no ya para juristas sino para cualquier ciudadano preocupado por estas cuestiones, que deberíamos ser todos. Hay que recordar que el juicio oral, retransmitido en streaming, tuvo un gran seguimiento también convirtiendo al magistrado y presidente de la Sala II, Manuel Marchena, en un personaje muy popular. Todo esto tiene especial mérito porque este proceso judicial ilustra a la perfección cómo nuestra clase política renunció a abordar un problema que le correspondía resolver (un problema político primero y jurídico después) delegando toda la responsabilidad de la defensa de los principios constitucionales en que se fundamenta nuestra convivencia democrática en los jueces y en el Derecho penal.…  Seguir leyendo »

Cent ans d’emprisonnement. C’est le verdict final rendu par la Cour suprême espagnole dans le procès des anciens membres du gouvernement catalan, de la présidente du Parlement catalan et de deux leaders de la société civile. Cent ans (total des peines des neuf condamnés) pour avoir participé d’une manière ou d’une autre à l’organisation d’un référendum, ce qui n’est d’ailleurs pas illégal en Espagne selon la Constitution espagnole et qui a été explicitement enlevé du code pénal espagnol en 2005. Cent ans pour avoir exercé leurs droits de façon civique, pacifique et démocratique. Cent ans pour avoir laissé les gens voter, pour avoir mené un débat au Parlement et pour avoir défendu ses idées.…  Seguir leyendo »

El pasado fin de semana nos despertamos con la noticia de que la Sala Segunda del Tribunal Supremo iba a condenar por el delito de sedición y no por el de rebelión. La filtración era de algún o algunos de los magistrados de la Sala y con evidente intención de obtener en su día algún beneficio del actual poder Ejecutivo.

El delito de sedición era lo que apoyaba la Abogacía del Estado y, por tanto, el Gobierno. Y en unos meses se deberán resolver por el poder Ejecutivo puestos importantes en el poder Judicial como los vocales del CGPJ, presidencias de Sala del Tribunal Supremo, nombramiento de magistrados eméritos, prórrogas de la fecha de jubilación… Más claro imposible.…  Seguir leyendo »

Hubo hace un tiempo un joven abogado de Estella (Navarra) que, siendo un significativo dirigente del PNV, también fue ministro de la República española. Se imaginarán nuestros amables lectores, que nada les fue bien, ni a él ni a la República. Cuando los ciudadanos consiguieron que la democracia volviese a España en 1977, fue senador en una coalición del PSOE-PSN con el mismísimo PNV en Navarra. A lo que vamos. Dijo una cosa muy interesante, aunque nunca le votamos ni al él ni al PNV: «El que persigue un imposible, consigue justamente todo lo contrario». Qué gran frase, y qué gran navarro.…  Seguir leyendo »

A juzgar no se aprende en un «taller» de fin de semana de esos que hoy en día convierten al mas ignorante en experto de las materias mas complejas. Juzgar no es oficio fácil. Requiere conocimiento de las leyes, discernimiento entre lo esencial y lo accesorio, capacidad de averiguación de los hechos, criterio para separar los probados de las simples conjeturas, independencia para mantener la objetividad superando simpatías y antipatías personales, carácter firme para resistir las presiones de la sociedad de la sobre-información en la que vivimos, y un profundo sentido del Estado cuando se trata de cuestiones que afectan a su esencia.…  Seguir leyendo »

Las manifestaciones crecen en Cataluña tras el encarcelamiento de los líderes independentistas (Angel Garcia/Bloomberg)

La democracia en España ha entrado en una fase extremadamente peligrosa que amenaza su propia existencia. La sentencia del Tribunal Supremo contra mí y otros líderes catalanes fue un ataque directo al estado de Derecho, un error histórico que tendrá graves consecuencias en las relaciones entre Cataluña y España.

España está limitando y condicionando el ejercicio de la democracia, así como de los derechos civiles y políticos de todos los ciudadanos. La sentencia judicial, que fue acompañada de una fuerte dosis de represión, es una afrenta contra el tipo de solución política al conflicto que exige la comunidad internacional.

El Tribunal quiere castigar e intimidar a todo un pueblo al condenarnos a los exmiembros del gobierno de la Generalitat, a la presidenta del parlamento de Cataluña y a dos líderes sociales, a una sentencia combinada de 100 años de prisión.…  Seguir leyendo »

La Cour suprême espagnole a finalement rendu sa décision, lundi 14 octobre. Après deux ans de détention provisoire, six anciens membres du gouvernement catalan, une ancienne présidente du Parlement catalan et deux présidents d’associations indépendantistes ont été condamnés à entre neuf et treize ans de prison.

Peu importe qu’il n’y ait pas eu de rébellion ou de « sédition », mais un référendum [pour ou contre l’indépendance de la Catalogne, convoqué par le gouvernement catalan le 1er octobre 2017]. Peu importe que les citoyens catalans n’aient infligé de violence à personne. Peu importe que le monde entier ait vu comment, lors du référendum, la police espagnole a utilisé une violence disproportionnée contre des citoyens non armés de tous âges, contre des familles entières, simplement parce qu’ils voulaient voter.…  Seguir leyendo »

La repercusión que va a tener la sentencia del Tribunal Supremo sobre el conflicto catalán no será únicamente política, como todo el mundo espera, sino especialmente jurídica, porque se trata de una resolución que podía haber enmendado la tristemente sentencia sobre el Estatut de Cataluña, la cual, a pesar de haber consumido cinco años en su redacción, fue una auténtica calamidad que seguimos pagando desde entonces.

Pero me temo que esta sentencia va a empeorar todavía más la posible -si es que la hay- solución del pleito catalán. Una primera lectura de sus 500 páginas me ha producido la impresión de contener dos fines claros: por una parte, contentar en lo posible a los separatistas catalanes presos y, por otra parte, ocultar un posible pacto secreto del Gobierno con los independentistas catalanes.…  Seguir leyendo »

Democracy in Spain has entered an extremely dangerous phase that threatens its very existence. The Supreme Court sentence against me and other Catalan leaders was a direct attack on the rule of law — a historic mistake that will have serious consequences on relations between Catalonia and Spain.

Spain is now limiting and conditioning the exercise of democracy and civil and political rights of all citizens. The court sentence, handed with a heavy dose of repression, is an affront against the type of political solution to the conflict that the international community is demanding.

The court wants to punish and intimidate a whole nation by sentencing us — former members of the government of the Generalitat, the speaker of the parliament of Catalonia and two grass-roots leaders — to a combined 100 years in prison.…  Seguir leyendo »

El artículo 117 de la Constitución proclama que la justicia emana del pueblo y se administra por los jueces. Buen día hoy para recordar no confundir al dueño con los encargados. Los españoles, para proscribir el despotismo y promover la libertad -ya saben, el asunto ese de la civilización-, acordamos que, de la limpieza de la casa común, es decir, de cumplir y hacer cumplir la ley, se ocupasen unos profesionales aburridísimos llamados jueces. Los jueces hablan por medio de sentencias, razonamientos encadenados sobre hechos probados que se ajustan a principios y procedimientos que se han ido depurando a lo largo de milenios.…  Seguir leyendo »

Con la primera de las sentencias contra los dirigentes políticos del independentismo catalán culmina un periodo político en el que los jueces han rellenado el espacio desocupado por la política, después de que los partidos y sus dirigentes perdieran el control del conflicto institucional en unas condiciones especialmente adversas. Habrá quienes pongan el foco sobre lo excesivamente duro de las penas impuestas, quienes vean exactamente lo contrario, quienes incluso discutan la idoneidad de este proceso judicial, y quienes se feliciten por él.

Como señalaba Ran Hirschl en Towards Juristocracy, en un tiempo en el que las élites políticas se muestran demasiado débiles para afrontar problemas de especial trascendencia para la comunidad de ciudadanos a los que no ven salida fácil, por los costes políticos y electorales que pueden acarrear, estas pueden optar por trasladar el peso de la resolución a los agentes judiciales.…  Seguir leyendo »

Escribió Baltasar Gracián que las cosas muchas veces no pasan por lo que son, sino por lo que parecen, sobre todo si se miran con ojos de malicia. Ante los hechos de los independentistas catalanes, muchos esperábamos una condena por un delito de rebelión. Por eso, no serán pocos que sin haber leído la sentencia recelen del fallo y piensen que ha habido pasteleo; esto es, que se ha contemporizado por miras interesadas.

Pues bien, tras la lectura de las 491 páginas de la mencionada sentencia, he llegado a la conclusión de que está sólidamente fundamentada y que supone un triunfo del Estado de Derecho.…  Seguir leyendo »

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha dictado sentencia en la Causa Especial 3/20907/2017. Sin duda se trata de una resolución histórica, pero también de un “caso difícil”. Con ambas expresiones se subraya su transcendencia y consecuencias institucionales, políticas y sociales; la singular complejidad jurídica de los asuntos abordados; y el intenso debate y escrutinio público al que queda sometida.

A toda esta presión se han enfrentado los magistrados. Y lo han hecho, como era su deber y como demandaba este singular proceso, desde un estricto sometimiento al Derecho. A los jueces sólo se les puede exigir que apliquen las leyes con imparcialidad e independencia.…  Seguir leyendo »

Finalmente, y tras una instrucción compleja y un juicio de desarrollo igual de complejo, se ha dictado sentencia en el conocido como asunto del procés. Se abre ahora un espacio para la reflexión y el debate que va a ser más largo aún que el propio proceso y que va a implicar consideraciones jurídicas, políticas y sociológicas.

El análisis de la sentencia requiere su tiempo, pero de entrada, y como primera reflexión, no he podido dejar de establecer comparaciones con otra sentencia que, cuando menos en lo que se refiere a su significación, me atrevo a calificar de análoga. Concretamente, me refiero a la sentencia del Tribunal de Garantías Constitucionales de la II República de 12 de junio de 1935, que juzgó y condenó a miembros del Gobierno de la Generalidad de Cataluña por la comisión de un delito de rebelión militar.…  Seguir leyendo »

La Constitución atribuye en exclusiva al Poder Judicial el enjuiciamiento de cualesquiera hechos presuntamente delictivos, a diferencia de lo que ocurre en otras ramas del Derecho en las que caben otras formas alternativas de resolución de conflictos. El enjuiciamiento de los hechos presuntamente delictivos ha de hacerse lógicamente a la luz del Derecho y la respuesta, en forma de sentencia, es la del Estado de Derecho cuando ésta -como la de la Sala Segunda- es firme.

El juicio jurídico es desapasionado, pues el juez solo puede fundarse en la ley y no en sentimientos y mucho menos en ideologías. La pasión es impropia del juicio jurídico y, por ello, no pocos autores reconocidos critican el modelo de jurado puro instituido en España.…  Seguir leyendo »