Justicia

«Menudo jaleo tenéis» o «estáis en plena polémica». Con estas o parecidas palabras suelen dirigirse a mi amigos o conocidos y, obviamente, se refieren a los acontecimientos que tienen a la Justicia como centro. Y mi respuesta invariablemente es la misma: «bueno, nada novedoso: llevamos así más de treinta años». En efecto, desde que allá, a mediados de los años ochenta, los casos Palazón y Rumasa pusieron a la Audiencia Nacional como protagonista de la vida política y económica, la Justicia ha abierto muchos telediarios, quizás demasiados; ha ocupado muchas primeras páginas.

Y durante muchos años, pese a que la Justicia era el epicentro de la noticia, se echaba en falta una política de comunicación institucional, lo que era una paradoja: el único poder que por mandato constitucional tiene que dar razón de sus decisiones y razón objetiva, era –y aún lo es– el que peor sabe explicarse.…  Seguir leyendo »

La renuncia del magistrado Marchena a asumir el cargo de presidente del Consejo del Poder Judicial y del Tribunal Supremo ha significado la explosión del grano purulento en que se ha convertido la ocupación de los altos puestos en la carrera judicial. Asumido por los protagonistas el cambalache de airear el nombre del presidente antes de estar elegidos los vocales, el sistema no ha podido resistir la zafia presentación en público de sus entresijos por un senador.

Ahora se vuelve a plantear el dilema de la selección de los vocales del Consejo. Sería bueno que nos aclaráramos de una vez deshaciendo el embrollo en el que nos metieron -con la mejor intención, sin duda- los redactores de la Constitución, cuyo 40 aniversario ahora conmemoramos.…  Seguir leyendo »

En su escrito La banalización de los delitos de rebelión y sedición del 21 de noviembre, un conjunto de profesores de Derecho de diversas universidades españolas sostienen, frente a las conclusiones provisionales de la Fiscalía del Tribunal Supremo y a las de la Abogacía del Estado en la Causa 20907/2017, que los hechos acaecidos los días 20 de septiembre y 1 de octubre de 2017 no constituyen un delito de rebelión ni de sedición y terminan reclamando “la puesta en libertad de las nueve personas que permanecen en prisión preventiva por delitos inexistentes”. En esencia, los firmantes de La banalización… sostienen que el delito de rebelión tipificado en el artículo 427 del Código Penal exige la violencia y esta requiere, según una referencia del Tribunal Constitucional en la STC 199/1987, el uso ilegítimo de armas de guerra o explosivos.…  Seguir leyendo »

Sobre los delitos de rebelión y sedición

Si no me salen mal las cuentas, entre enero de 2013 y octubre de 2017, el Parlamento catalán ha aprobado cuatro leyes y seis resoluciones y su mesa ha acordado admitir a trámite, para su aprobación por la Cámara legislativa autonómica, en 10 ocasiones, propuestas de ley y de resoluciones parlamentarias abiertamente inconstitucionales, que estaban en contradicción con resoluciones judiciales previas del Tribunal Constitucional (TC), todas ellas con la finalidad de facilitar y de ejecutar los referéndums de independencia del 9 de noviembre de 2014 (el de las “urnas de cartón”) y del 1 de octubre de 2017. Por su parte, y con la misma finalidad, el Gobierno de la Generalitat aprobó, en ese espacio de tiempo, cuatro decretos igualmente inconstitucionales.…  Seguir leyendo »

Elegidos por los jueces y los magistrados los 12 vocales de origen judicial, y por los parlamentarios los de directa designación política, tal como mandaba la Constitución, el primer Consejo General del Poder Judicial inició su caminar, y como primero de sus actos procedió libremente a la votación del presidente del Tribunal Supremo, que como función inherente a su cargo incluye la de presidir el propio Consejo. Esto ya nunca volverá a acontecer. A partir de entonces, en los sucesivos Consejos, la votación del presidente del Tribunal Supremo será una ficción, un mero juego de cartas marcadas en el que la decisión del Gobierno en colusión con el partido mayoritario de la oposición pasará por encima de la voluntad rendida de los vocales electores.…  Seguir leyendo »

No habrá indulto. El equipo del presidente del Gobierno nos entretiene con ese capote. Voy a justificar lo primero. No puede haber indulto porque para que lo hubiera los juzgados, una vez condenados, deberían pedir perdón y ése es precisamente el gran tabú para los secesionistas: asumir que lo que hicieron es ilegítimo e ilegal. No olvidemos que, desde el gobierno autonómico, desacataron el espíritu de las leyes y que maniobraron de distintos modos, legales e ilegales, para la ruptura de nuestro territorio común y para derrumbar cada fundamento de los derechos y libertades de todos los ciudadanos españoles. Lo que parece que se negocia entre bambalinas es librar de la responsabilidad penal a los secesionistas catalanes encausados.…  Seguir leyendo »

En los últimos días, he seguido con interés el llamado caso Gaztelueta, el cual me ha confirmado en hondas preocupaciones que, en correspondencia con lo mediático del asunto, quiero compartir. He de empezar diciendo que el abuso sexual constituye un delito execrable. Tan execrable que, en la hipótesis de que una acusación de abusos sea cierta, la víctima de los abusos merece todo el apoyo y compasión. Tan execrable -inexcusable es añadirlo- que, en la hipótesis de que no sea cierta, la víctima de la acusación merece todo el apoyo y compasión.

Al amparo de la Constitución (art. 20.1.a CE; y STC 65/2015, por todas), me permito formular una opinión sobre la sentencia de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Vizcaya.…  Seguir leyendo »

El Código Penal reserva la calificación de violación a la imposición de una relación sexual con penetración mediante violencia o intimidación (art. 179). Creo que buena parte de las airadas reacciones populares contra la sentencia de La Manada no provienen de qué consideraron los jueces que había sucedido ni de las penas de nueve años de prisión que decretaron para los acusados, sino de que se denominara a lo acaecido como “abuso sexual” y no como “violación”. Como nos muestra sobre todo la poesía, las palabras no son solo un frío mecanismo de comunicación conceptual sino un privilegiado instrumento para entender y expresar nuestras emociones.…  Seguir leyendo »

Alfonso Guerra asesinó, o al menos enterró, a Montesquieu en el imaginario popular, por más que el político socialista lo desmintiese en sus memorias con poco éxito. En realidad, el crimen atribuido a Guerra era injusto, ya que la víctima no era Montesquieu, sino una versión posterior, edulcorada y dogmática: el Estado constitucional como máquina de precisión, capaz, por arte de birlibirloque, de garantizar la libertad ciudadana por su simple despliegue jerárquico y luminoso. Lo curioso es que a Montesquieu lo de la separación de poderes no le importaba gran cosa, como descubrí con sorpresa, al leer, hace ya muchos años, Del espíritu de las leyes y encontrarme buscando por todas partes tan conocida doctrina, sin apenas encontrarla.…  Seguir leyendo »

Senador Cosidó, ha visto usted Forrest Gump

Decía Forrest Gump, el personaje de la novela de Winston Groom que Robert Zemeckis llevó al cine con gran éxito de público, que tonto es el que hace tonterías. Imagino que también puede aplicarse al que las dice. O al que las escribe.

Esta asociación de ideas me vino el domingo por la noche a la cabeza, precisamente mientras leía las noticias en este mismo diario para el día siguiente. Como soy suscriptor, puedo leer la edición del día siguiente la noche previa a su publicación. Se conoce que en este diario están más interesados en la información de sus lectores que en su descanso, porque hay noticias que quitan el sueño y te las dan así, sin pan y sin posibilidad de tener un día para digerirlas.

…  Seguir leyendo »

En el mundo prevalecen dos sistemas jurídicos: el llamado «common law», cuyo ámbito de aplicación es el mundo anglosajón, y el derecho civil de Europa continental. El primero tiene como fuente de derecho esencial la jurisprudencia y el segundo la norma escrita y codificada. Esta distinción se ha hecho cada vez más tenue porque ambos sistemas han asumido en alguna medida los postulados del otro pero sigue siendo una distinción significativa que diferencia el mundo legal anglosajón del europeo continental y ello tiene consecuencias en el desarrollo de ambas culturas jurídicas que tienen distintos orígenes históricos y circunstancias políticas.

En España las fuentes directas del ordenamiento jurídico son «la ley, la costumbre y los principios general del derecho» (Código Civil artículo 1.1), mientras que a la jurisprudencia se la reserva el papel de complementar el ordenamiento jurídico con la doctrina que, de forma reiterada, establezca el Tribunal Supremo al interpretar la ley, la costumbre y los principios generales del derecho» (Código Civil artículo 1.6).…  Seguir leyendo »

El condotiero Casado y el estropicio judicial

Es proverbial la fama de ladinos de los venecianos, así como su perspicacia para los negocios. Saben apretar hasta el límite sin poner en riesgo lo que les conviene, pues “el mercader que su trato no entiende, cierre la tienda”. Pocas anécdotas tan ilustrativas como la del condotiero Bartolomé Colleoni. Legó su fortuna a Venecia a cambio de que la Serenísima le erigiera una estatua “en la plaza que se abre ante San Marcos”. Remisa a cualquier atisbo de culto a la personalidad -el Dux sólo aparecía de hinojos en la moneda-, la autoridad ducal consintió por la bancarrota del Estado.…  Seguir leyendo »

Como es bien sabido, existe una importante polémica jurídica y política acerca de si las conductas atribuidas a los líderes políticos y sociales catalanes que se encuentran actualmente encarcelados y huidos constituyen o no un delito de rebelión. Un delito definido por el artículo 472 del Código Penal, según el cual “son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente para” conseguir alguno de los fines que allí se indican, entre los cuales cabe destacar ahora los de “derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución” (apartado 1º) o “declarar la independencia de una parte del territorio nacional” (ap.…  Seguir leyendo »

El Consejo General del Poder Judicial presenta en España unas características ciertamente peculiares. Se trata de un Consejo fuerte, de amplias competencias, pero cuyos vocales son elegidos por el Parlamento. Precisamente por sus rasgos tan específicos, nuestro CGPJ presenta problemas propios. Uno de ellos tiene que ver con la vinculación entre política y derecho en el mecanismo de nombramiento de vocales.

Las consecuencias negativas de este sistema son, creo, innegables. Dado que los miembros del Consejo son nombrados por los partidos políticos, la idea de vocales progresistas y conservadores ha pasado a formar parte del imaginario público. Estas etiquetas, que muchos en la judicatura protestan, son consecuencia casi inevitable del sistema de nombramiento.…  Seguir leyendo »

“¿Qué es la justicia? ¿Un truco de pista? ¿Un número de circo? ¿Un pim-pam-pum de feria? ¿Un vocablo gracioso para distraer a los hombres y los dioses? Respondedme. Que me conteste alguien… Silencio… Silencio”. (León Felipe. El payaso de las bofetadas y el pescador de caña).

La noticia ha aparecido destacada en los periódicos del fin de semana, empezando por EL ESPAÑOL. “El bipartidismo vuelve a repartirse el CGPJ”, titulaba María Peral su crónica sobre la próxima renovación del órgano de gobierno de los jueces. “PP y PSOE abren la batalla por el control del Poder Judicial”, se podía leer el sábado en la portada de El País.…  Seguir leyendo »

Proceso al Supremo

Hace años, el malogrado Carlos Cano compuso una coplilla de éxito en la que ponía como chupa de dómine a aquel impostor que se invistió como Papa Clemente, tras fundar la Iglesia Cristiana Palmariana de los Carmelitas de la Santa Faz y erigir una monumental basílica en la pedanía sevillana de El Palmar de Troya, donde dijo habérsele aparecido la Virgen. Con su mezcla de malafollá granaína y de sal gaditana, el cantautor parodió aquel milagro de la Santa Faz. En su estribillo, atendiendo al candor de sus crédulos fieles y de cómo le proveían de cuantiosas donaciones, el bardo le recriminaba con retintín: “Clemente no te quedes con la gente”.…  Seguir leyendo »

Escena de 'Final de Partida' durante una representación de la obra en Buenos Aires.

Viendo tan lóbrego espectáculo, no cabe sino darle la razón a Samuel Beckett, cuando hacía decir a uno de los personajes de su segunda obra más emblemática que “no hay nada más entretenido que la desgracia”. Y es que, en efecto, todo recuerda al escenario ajedrecístico de Final de Partida, con un Sánchez incapaz de levantarse del sillón del poder, ciego, como el eterno Hamm, ante todo lo que no sea su propósito de permanencia. A su lado, Pablo Iglesias, el otro protagonista que, como Clov, quiere sentarse en alguna poltrona, en cualquiera, pero nunca puede. La relación entre Hamm Sánchez y Clov Iglesias también parece extraída de Losey: ¿quién es el amo y quién es el sirviente?…  Seguir leyendo »

Vivimos tiempos rodeados de un ruido político que no cesa, lleno de pasiones exaltadas que impiden alcanzar acuerdos globales no sólo en nuestro país sino también en el resto de Europa. Estos desequilibrios nos alejan de la razón de la que tanto se jactó el europeísmo. Pero, ¿hasta qué punto esto es así? ¿O es que estamos inmersos en unos tiempos de cambio de valores en los que las decisiones son tomadas en función de un interés particular que se aprovecha de una población excesivamente acuciada por el resentimiento, cuya causa ignora, siendo, de entre todos los monstruos, el más fatal para la libertad?…  Seguir leyendo »

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha publicado su sentencia en el asunto Otegi Mondragón y otros contra España del día 6 de noviembre de 2018. Esta sentencia, que ya ha sido celebrada por nacionalistas vascos y catalanes, y ha sido utilizada por líderes de Podemos y por el director de El Diario para acusar a la Justicia española de parcialidad, determina que la sentencia de la Audiencia Nacional en el caso Bateragune, por el cual se condenó a Arnaldo Otegi a diez años en prisión por dirigir una organización terrorista, ofrecía dudas de “falta de imparcialidad”.

Hay que hacer dos apuntes para entender la sentencia.…  Seguir leyendo »

Solo los hombres sabios buscan la verdad. Pero todos, incluidos los necios, huyen de la incertidumbre. La seguridad jurídica ofrece el remedio de la certidumbre en el ámbito de las relaciones de las personas con su familia, sus conciudadanos y las instituciones con las que conviven. Resuelve, así, una parte importante de la incomodidad, incluso de la angustia, asociada a la incertidumbre con la que la naturaleza rodea a los seres racionales desde su nacimiento. Permite que los ciudadanos sepan cuales serán las consecuencias jurídicas –civiles o penales– de sus acciones.

El mecanismo de la previsibilidad jurídica se articula por el conjunto de las leyes; por los jueces y tribunales que las aplican, y por las autoridades públicas que hacen que las sentencias se cumplan.…  Seguir leyendo »