Cuando el general Franco muere en 1975, todos los líderes de los partidos políticos democráticos en la clandestinidad miraron, sin excepción, hacia el Rey Juan Carlos. Todos de una manera u otra, directa o indirectamente, desde España o desde el exilio, sabían lo que el Rey Juan Carlos y sus colaboradores más íntimos querían para España, que era exactamente lo mismo que todos ellos querían, libertad, y a su vez, todos ellos lo enmarcaban en un espíritu de convivencia en democracia que empapaba la sociedad española.

Después de 40 años de dictadura, consecuencia de una terrible guerra civil, consecuencia a su vez del destrozo de la II República por los socialistas prosoviéticos y los comunistas, la sociedad española, los ciudadanos españoles también miraban al Rey Juan Carlos.…  Seguir leyendo »

El 24 de octubre se cumplen 150 años de la muerte de san Antonio María Claret, arzobispo de Santiago de Cuba y confesor de la reina Isabel II. Su labor espiritual y pastoral a un lado y otro del Atlántico están sobradamente acreditadas. Su memoria y su legado llegan hasta nuestros días bajo el signo de su divisa: «mi espíritu es para todo el mundo».

No obstante, en este tiempo en que se miran con lupa las relaciones Iglesia-Estado y se pone bajo sospecha a quien se atreve a hacer valer su fe en su vida ciudadana, vale la pena evocar desde esta óptica a quien le tocara vivir entre el palacio y el templo gran parte del turbulento siglo XIX español.…  Seguir leyendo »

Háganse una pregunta fácil: ¿Sería posible que el presidente Sánchez refrendara el discurso del Rey del 3 de octubre de 2017, tal como hizo en su día el presidente Rajoy? ¿Sería pensable que Sánchez permitiera al Rey una intervención que fue lógicamente entendida como una crítica a la actuación de Rajoy tras el 1 de octubre de aquel año?

Ni posible ni pensable, ¡ya! Pues ésa es la clave. Hace unos días, tras la polémica desatada por la censura del presidente del Gobierno a la presencia del Rey en Barcelona para la entrega de despachos a la nueva promoción de jueces, este periódico destacó en su portada el posible abuso del Ejecutivo en la autorización previa al Jefe del Estado.…  Seguir leyendo »

Desde el coche, camino del monasterio de San Millán de la Cogolla, Íñigo Urkullu, presidente vasco, le arrancó a Pedro Sánchez su renuncia al ejercicio del mando único contra la pandemia. Con un simple telefonazo, y la amenaza de boicotear la reunión de los gobiernos autonómicos, logró que el presidente del Consejo de Seguridad Nacional de España desertase de sus obligaciones indelegables.

Pero, conviene no fijarse en el dedo, cuando aquí la luna es el proceso subyacente de imposición de una España plurinacional por quienes, ahora, se sienten reforzados con la asimilación del PSOE para su causa. En la ofensiva contra Madrid, olvídate de Ayuso; esta no es una cuestión de salud, de la mejor o peor estrategia contra el virus, es un asunto de poder territorial en el que estorba la capital de España.…  Seguir leyendo »

Vivimos tiempos que nunca pudimos imaginar. La pandemia se extiende por todo el mundo pero está golpeando especialmente a nuestro país, debilitado por las consecuencias económicas y sociales provocadas por la covid-19 y por una crisis política, hoy más que evidente para todos. La abrumadora suma de todas esas crisis ha resquebrajado todas las bases de concordia mínima sobre la que se ha basado la confianza de la ciudadanía española en la democracia del 78.

Nunca desde la Guerra Civil los españoles habíamos tenido tantas razones para tener miedo o sentir cómo el futuro se desmorona ante nuestros propios ojos. Ningún mensaje optimista, ninguna retórica confianzuda, ningún programa utópico; tampoco el acopio de medios de comunicación y de propaganda pueden por sí mismos prestarnos la tranquilidad que nos daban, tan sólo hace unos pocos años, el normal desenvolvimiento de la economía, de la política, de la justicia o de la solidaridad pública, por muy deficientes que nos parecieran entonces.…  Seguir leyendo »

Mucho se ha discutido estos días a cuenta de la ausencia de S. M. el Rey del acto de entrega de despachos a los jueces de la última promoción. El Gobierno no consideró adecuado que el Rey estuviera en Barcelona aquel día, e impidió la presencia real a la ceremonia. Los que defienden la decisión del Gobierno aducen que corresponde a este sancionar los actos del Rey, y que por lo tanto, si el Gobierno no accede, el Rey debe renunciar a acudir a un acto oficial. Discrepo de semejante punto de vista, y creo que el refrendo tiene otra naturaleza.…  Seguir leyendo »

El concepto de Estado no es estático sino el resultado de una lenta evolución desde los primitivos asentamientos hasta las más complejas formas de organización social en que se estructuran nuestras formas de relación humana. Pero si existe una nota característica del Estado, en el interior de su teoría política pero también fuera de ella, esa no es otra que la de la comunión de intereses.

Cualquiera que sea la perspectiva con la que queramos afrontar el análisis del Estado —sociológica, económica…— siempre habremos de tropezar con la consideración del mismo como necesidad irremediable del marco colectivo: el Estado no es algo deseado, el Estado es imprescindible.…  Seguir leyendo »

La Comisión de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa solicitó a la Comisión Europea para la Democracia por el Derecho, más conocida como «Comisión de Venecia», el 1 de octubre de 2019, un informe sobre los supuestos de sanción penal que el Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH) permite ante iniciativas, por medios pacíficos, de representantes políticos o de la sociedad civil de cambios constitucionales radicales, incluidos la independencia o la autonomía máxima de una parte del territorio nacional. El viernes pasado ha publicado sus conclusiones. Para que el lector no especializado se haga rápidamente una composición de lugar y de la importancia del documento, debe saber que los dictámenes de la Comisión de Venecia influyen poderosamente en las decisiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).…  Seguir leyendo »

De la democracia española se dicen cosas tremendas. Se compara a los políticos con un virus, se reclaman expertos que decidan por encima de ellos, o se los desautoriza como impostores. De las instituciones unos afirman que nuestro modelo de democracia se está agotando —eso cuando nos perdonan la vida— y otros que está amenazado. No es por la pandemia, se repite desde hace años, pero cómo no endosarle también la infeliz situación en la que nos encontramos.

Dado el clima de las tertulias puede parecer paradójico que la valoración de la democracia en España, cuando se expresa en privado o con un juicio apartado de la presión ambiental, sea francamente buena y tienda a mejorar.…  Seguir leyendo »

Según una lúcida ocurrencia de Fernando Savater, «de las monarquías, como de la salud, cuanto menos se hable de ellas, mejor». En lo primero, sin embargo, yo soy reincidente.

Las monarquías europeas se han ido aproximando a las repúblicas cediendo señas de identidad propias; también la japonesa, parcialmente, tras la Segunda Guerra Mundial. Pero todavía conservan una: su carácter hereditario, en el que han ido introduciéndose algunas prudentes diferencias respecto del sistema sucesorio común. Así se ha hecho en España desde las Cortes gaditanas y se ha vuelto a hacer en el texto de 1978, cuyo artículo 57, sintetizado para lo que ahora nos interesa, dice así:

«1.…  Seguir leyendo »

La Constitución española de 1978 -lo ha reconocido el Tribunal Constitucional- no estableció una «democracia militante», contrariamente a lo que hicieron la Ley Fundamental de Bonn para Alemania y la Constitución de la V República para Francia, que no toleran que, desde la actividad política, pueda ponerse en peligro la unidad territorial, o la forma de Estado. Por esta razón, se comete un error cuando las pretensiones de los partidos antisistema y separatistas, además de «legales» (lo son porque la legislación española no las prohíbe), se adjetivan de «legítimas», que no lo son, a menos que se pretenda sostener que los Ordenamientos Jurídicos alemán y francés no son democráticos.…  Seguir leyendo »

Retrato de José Echegaray realizado por Joaquín Sorolla en 1905. Colección del Banco de España.

José Echegaray Eizaguirre fue el primer español que recibió un premio Nobel, en 1904 y en la modalidad de Literatura, ex aequo con el poeta francés, pero que escribía en occitano, Frédéric Mistral.

Hay que decir que el nombre del español ya fue barajado por la Academia sueca incluso desde el primer año de instauración de estos galardones, en 1901, como informa la prensa de la época, y hasta el último momento no se descartó su candidatura.

No obstante, la literaria fue solo una de las múltiples facetas de la actividad intelectual de José Echegaray y no la más importante. De hecho, a quien donó su medalla del Nobel y su biblioteca particular fue a la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, lo que prueba cuál era su verdadera pasión: la física matemática, los números, el razonamiento lógico, la imparcialidad científica.…  Seguir leyendo »

He tenido la suerte de poder disfrutar estos días de la lectura de la biografía de Andrew Roberts sobre Winston Churchill. Con este motivo, he profundizado en su figura, sus escritos y sus memorables discursos políticos. Acaso su prosa rimbombante, y su capacidad de superdotado para pulsar las cuerdas sensibles de su pueblo, constituyan un reto arduo para el lector de nuestros días, acostumbrado a la inmediatez y bastante ajeno a la familiaridad con la Historia que caracteriza la palabra de Churchill. En todo caso, fue ese decir barroco (a lo británico) lo que consiguió enardecer a sus compatriotas, hasta entonces adormecidos por el lenguaje frío y carente de esperanza utilizado por los partidarios del «apaciguamiento» y por las huecas soflamas pacifistas de Chamberlain.…  Seguir leyendo »

El Rey al que han dejado desnudo

En el curso de la visita que giró el lunes a la reformada sede madrileña de la Fundación Ortega-Marañón, en su primera aparición tras impedirle Sánchez entregar en Barcelona sus despachos a los nuevos jueces por primera vez desde su entronización, se registró la curiosa instantánea de Felipe VI frente a uno de los retratos más característicos del filósofo. La imagen evocaba la anécdota que se cuenta del encuentro –más bien choque por sus consecuencias– del pensador con Alfonso XIII y que aceleró el republicanismo del que luego se arrepentiría Ortega ante la deriva del nuevo régimen del que fue partero con su Agrupación al Servicio de la República.…  Seguir leyendo »

Aladina y la Lámpara Maravillosa

La envidia a la española tiene como principal característica la preferencia del mal ajeno sobre el bienestar propio. Por eso más de una vez he adaptado el famoso cuento de las Mil y Una Noches a la rivalidad entre editores, de forma que cuando dos de ellos se encuentran con la lámpara maravillosa y uno la frota, el Genio le dice que le pida lo que quiera, con la advertencia de que su compañero recibirá lo mismo o tal vez el doble. El editor español no vacila: “Pues sácame un ojo”.

Cada lector sabe que la chanza macabra podría trasladarse, sin variación alguna a su propio sector profesional.…  Seguir leyendo »

La responsabilidad de los engañados

Cuenta la leyenda que, mucho tiempo después de la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial, seguían apareciendo unidades o grupúsculos de militares todavía convencidos de que el emperador seguía moviendo los hilos desde su palacio y que la victoria definitiva estaba cerca. En algunas de estas instancias y relatos (pues entretanto el asunto se convirtió en un subgénero literario) los resistentes descendían en paracaídas de un cielo, que más que de el los justos, parece el de los distraídos, por no decir el de los embobados.

Salgan a pie de los bosques o desciendan dramáticamente del cielo todos estos hombres pertenecen a una misma clase: son individuos atrapados en un tiempo que ya no existe, donde todavía se podía creer que el emperador era divino e invencible.…  Seguir leyendo »

Una de las características del republicanismo en España es que carece de articulación; es decir, no hay una formulación teórica, una idea que dirían los clásicos. No olvidemos que tras una idea, que encierra un proyecto, un propósito y una acción, se agrupa la gente.

Aquí, en España, el republicanismo no tiene esa idea. Ni siquiera se trata de ese “republicanismo cívico” que resucitó a finales del siglo pasado, muy cercano a la ingeniería social, que proponía el sacrificio (sus partidarios dicen “ajuste”) de la libertad y la propiedad en aras del bien de la república. No. Tampoco es eso.

Quizá nuestros republicanos actuales podían haberse acogido a fórmulas más modernas, similares a las de Philippe Petit, tan del gusto del progresismo.…  Seguir leyendo »

El 3 de octubre de 2017 a las ocho y media de la tarde tomaba un avión desde Sevilla hacia Barcelona. Pocas horas antes el Rey había anunciado un discurso para las nueve de la noche y durante la tarde me temí lo peor, otra dosis de cháchara complaciente con el delito y la mezquindad. Ya saben: pocas menciones a la ley y mucha cochambre palabrera alterando el sentido recto de los conceptos. Al aterrizar y conectar el teléfono, en un mensaje, bromeando, un amigo me preguntaba si yo era el autor del discurso. No, no lo había escrito pero, naturalmente, lo firmaba.…  Seguir leyendo »

Escribía en agosto, con ocasión de la salida de España -más o menos voluntaria- del Rey Don Juan Carlos, que he sido monárquico y que quiero seguir siéndolo. De ahí que me preocupe, y mucho, la situación actual de nuestra monarquía zarandeada por la actividad del Gobierno actual.

El artículo 56 de nuestra Constitución dice literalmente: «El Rey es el jefe del Estado», símbolo de su unidad y permanencia y arbitra y modera el funcionamiento de las Instituciones…», y el artículo 62 y siguientes especifica cuáles son las funciones que se le atribuyen al Rey.

El tratadista de Derecho Político Santamaría de Paredes argumentaba que el Rey es el cuarto Poder del Estado y le atribuía, como hace la Constitución, el poder de moderar el funcionamiento de las instituciones.…  Seguir leyendo »

El Rey y las tres montañas

Tras los sucesos del día 25 de septiembre, ha quedado constatado ante la opinión pública nacional el acoso contra la Corona por el presidente del Gobierno -por omisión y acción- y algunos miembros del Gobierno -por acción-, que, simultánea y alucinantemente, integran el poder ejecutivo y la oposición anticonstitucional en España. Esta oposición, a diferencia de la «discrepante», refuta el sistema de legitimidad «en que se apoyan los poderes constituidos, poniéndose, por tanto, en tela de juicio la fundamentación del sistema y del poder» (De Vega).

Este hostigamiento incesante a la Corona, a ratos sin cuartel, a ratos sibilino, sostenido por miembros del Gobierno, que prometieron desempeñar sus cargos con lealtad al Rey y a la Constitución, lo convierte en algo sin parangón, inimaginable y de una gravedad extrema.…  Seguir leyendo »