Constitución

Junto al prototipo de español apasionado, ‘genioide’ y extrovertido, del que serían encarnación muchas de las figuras más descollantes de nuestro pasado y presente histórico, existe otro fenotipo del que serían característicos la sobriedad, la sencillez y el valor, entendido este como firme compromiso con sus semejantes. En este último tipo se inscribirían rasgos tan españoles como el senequismo ‘cordobés’ o la austeridad ‘castellana’. Don Manuel García Pelayo pertenecía sin duda alguna a este último, ejemplificando como pocos los caracteres señalados. Pocos han tenido la ‘autoritas’ (y la ‘gravitas’, por seguir con la terminología romana) del constitucionalista zamorano. Pocos han tenido (y hecho menos gala de ello) un sentido tan alto del deber como quien fuera primer presidente de nuestro Tribunal Constitucional.…  Seguir leyendo »

El artículo 49 de la Constitución Española, redactado en 1978, dispone textualmente: “Los poderes públicos realizarán una política de previsión, tratamiento, rehabilitación e integración de los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos, a los que prestarán la atención especializada que requieran y los ampararán especialmente para el disfrute de los derechos que este Título otorga a todos los ciudadanos”.

Fue un éxito sin precedentes que hace 45 años se dedicara un artículo exclusivo a las personas con discapacidad. Muchos textos constitucionales en el mundo no mencionan a esta parte de su población; de facto la ignoran. Sin embargo, avanzado ya el siglo XXI entendemos que es necesaria una modificación constitucional, aún más perentoria desde la entrada en vigor de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (2008), que establece un modelo social de derechos humanos y cuyos principios, valores y mandatos no se adecuan en la Constitución Española por pertenecer a dos épocas y dos mentalidades muy distintas.…  Seguir leyendo »

La noticia de que la Fiscalía del Tribunal Supremo había archivado las investigaciones sobre el Rey Don Juan Carlos, que han durado dos años, seguida de una carta del padre del Rey a su hijo, señalando futuros viajes a España, lejos de suponer una satisfacción, que debía de alcanzarnos a todos, ha representado para algunos, incluido alguna autoridad del Estado, un revulsivo para volver a sacar a relucir una inexplicable falta de respeto para el hombre que a la muerte de Franco renunció al inmenso poder heredado para entregárselo a los españoles que, años más tarde, usó de su condición de Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas para abortar sin sangre un golpe de Estado, y al que ahora «se piden explicaciones».…  Seguir leyendo »

La Constitución no es el Código de Hammurabi

El Código de Hammurabi es una pieza histórica que se considera como el precedente de los textos legales codificados que se han desarrollado a lo largo de los tiempos. Su contenido nos sirve de punto de reflexión para comprobar, con desaliento, que en algunos aspectos la humanidad no ha avanzado lo necesario. Se trata de un conjunto de 282 leyes grabadas en una piedra por el rey de Babilonia Hammurabi (1795-1750 a. C.), que conquistó y posteriormente reinó en la antigua Mesopotamia. Se basa en la aplicación de la ley del talión, y para modificarlo se necesitaba la intervención de un artista cantero que borrase las letras originales y las sustituyese por otras.…  Seguir leyendo »

Vigencia de la Constitución de Cádiz

Al parecer, resulta muy necesario en la actualidad buscar referentes en el pasado. Todos los días se nos bombardea con esta cuestión. Y se nos hacen ver los logros de la Segunda República por contraposición al franquismo. El tema adquiere condición tabú. Es claro que la Segunda República es el referente histórico actual. Porque, además, no hay otro.

Sin embargo, a mi juicio, este planteamiento no es veraz, además de ser cansino y de no aportar nada positivo, sino tensión social. O bien empezamos a relativizar este asunto –en general– de los referentes históricos, o bien lo hacemos de forma más certera y oportuna.…  Seguir leyendo »

Un pacto constitucional paritario

El 19 de marzo, día de San José, de 1812 se aprueba la primera constitución española, la Pepa. Pese a portar nombre de mujer, en su redacción no participó ninguna, los diputados fueron todos hombres. A las mujeres ni siquiera se les permitió asistir como público a las sesiones constituyentes: las tribunas estaban reservadas solo a ellos. En aquella época proliferaron en Cádiz las tertulias, reuniones de hombres de cierto nivel social, en los cafés de la ciudad en las que se conformaba parte de la opinión pública. Pese a este ostracismo, las mujeres no renunciaron a participar políticamente, aunque fuera de los ámbitos masculinos de influencia.…  Seguir leyendo »

La Constitución como trinchera

Ya sé que llego tarde, que el aniversario constitucional fue la semana pasada, pero estas cosas suceden cuando se escribe con fecha fija. Puesto que este año ha habido menos artículos sobre el tema que en otras ocasiones, la pregunta que quiero plantear espera todavía respuesta: ¿cómo es posible que, tras una década atravesada por múltiples crisis (económica, política, territorial), con el sistema político en niveles de legitimidad por los suelos, no haya habido aún una reforma constitucional ambiciosa?

Si bien la situación hoy no es ni mucho menos tan angustiosa y apremiante como lo fue hace cinco o seis años, cuando saltó el sistema de partidos por los aires, el país está lejos de haber recuperado la normalidad institucional.…  Seguir leyendo »

Diagnosticada por una gran parte de la clase política como enferma grave, la Constitución se resiste a ser curada en sus aspectos fundamentales, los que aparecen en sus tres primeros artículos y que hacen referencia a la monarquía parlamentaria, a la indisoluble unidad de la Nación y al castellano como lengua oficial del Estado.

Lo que parecía atado y bien atado con estos tres principios aparece hoy ante los ojos de unos asombrados ciudadanos como tres nudos gordianos que es necesario cortar. Con apenas 43 años de existencia, la Constitución recibe el calificativo peyorativo de vieja.

Pero no se dice lo mismo de los Estatutos de Cataluña y el País Vasco, sólo unos meses más jóvenes.…  Seguir leyendo »

Nuestra Constitución cumple 43 años de vigencia. Su aprobación en nuestra dorada Transición respondió a un espíritu modélico de responsabilidad, diálogo y consenso entre las fuerzas políticas y sociales, vital para un periodo transcendental en la historia de España: el tránsito de la dictadura a la democracia. La Carta Magna, la Constitución de la concordia entre los españoles, consagra nuestro sistema de libertades y derechos, la Monarquía parlamentaria como forma política, nuestro modelo de organización territorial, los poderes del Estado o los principios rectores de la política social y económica de nuestro país. En base a sus valores supremos se ha alcanzado un grado extraordinario de bienestar y modernización para el pueblo español.…  Seguir leyendo »

Comienzo mi colaboración en EL ESPAÑOL el día que conmemoramos el cuadragésimo tercer aniversario de la Constitución de 1978, la más longeva de cuantas han sido desde aquella legendaria de Cádiz de 1812.

Los constituyentes de entonces, los del 78, se propusieron que sobre los principios de libertad, igualdad y solidaridad quedase asentada la Nación española. Una Nación considerada como patria común de todos los españoles a partir de un patriotismo concebido como patriotismo constitucional. Fuera quedaba el nacionalismo franquista y cualquier otro nacionalismo excluyente, como el que comenzaba ya a crecer en los suelos catalán y vasco.

Quienes vivimos aquellos años de la Transición vemos hoy con nostalgia el amplio consenso al que llegaron los partidos políticos, incluso alguno que se consideraba nacionalista (catalán).…  Seguir leyendo »

Desafío 'destituyente'

En sus inicios, Iglesias y Errejón apelotonaron tres nociones con el propósito de confundir a la audiencia. Todo va tan rápido que sólo se aplaude o abuchea, se pulsa el me gusta o se ningunea o ridiculiza, se alza o baja el pulgar, pero no se repara ni reflexiona. Hablaron, siempre deprisa [Iglesias sólo desaceleraba manso, quedo y cansino cuando sermoneaba, señalaba y se victimizaba y Errejón ya abandonó el ritmo de rap] e indistintamente, de proceso destituyente, deconstituyente y desconstituyente. El último neologismo lo utilizó en 2012 el constitucionalista de parte Pérez Royo, que lo arrojó sobre Rajoy.…  Seguir leyendo »

Los diputados Óscar Alzaga, Gabriel Cisneros, José Pedro Pérez Llorca, el presidente de la Comisión Constitucional, Emilio Attard, Jordi Solé Tura y Gregorio Peces Barba (de izquierda a derecha), tras finalizar los trabajos de la Comisión de Asuntos Constitucionales, en junio de 1978.

La Constitución de 1978 cumple este 6 de diciembre 43 años. No tomamos como fecha de su nacimiento aquella en la que fue aprobada por las Cortes, tampoco cuando se sancionó por el Rey o cuando entró en vigor tras su publicación, sino el día en que fue ratificada por el pueblo español en referéndum. Algo que expresa en sí mismo el simbolismo democrático de esta efeméride.

Una Constitución que ha ofrecido un marco para la convivencia pacífica en democracia, el cual ha permitido erigir un Estado social y democrático de Derecho, desde el reconocimiento, además, de amplias cotas de autonomía política a las Comunidades Autónomas que lo integran.…  Seguir leyendo »

De las siete constituciones españolas -pueden añadir el Estatuto de Bayona y el Estatuto Real-, proclamadas durante el siglo XIX y el siglo XX, solo una, la de 1876, ha durado más que la de 1978. Dejando a un lado la Constitución de 1876 -«antes muerta que reformada», dice Santos Juliá cargado de razones-, ¿dónde está el secreto de la perdurabilidad de la Constitución de 1978 en una España proclive a engullir constituciones? Respuesta: la Constitución española de 1978 no miente.

En el año 2013, David S. Law y Mila Versteeg -ambos profesores de Derecho Internacional y Comparado- dan a luz un trabajo titulado ‘Sham Constitutions’ -traducido al castellano en 2018 con el título de ‘Constituciones aparentes’ y publicado por la Universidad Externado de Colombia- en que analizan 167 Estados, entre 1981 y 2010, concluyendo que hay constituciones fuertes y aparentes, así como también modestas y débiles.…  Seguir leyendo »

¿Democracia no militante?

Leemos en la sentencia que condenó a los golpistas catalanes que «nuestro sistema (constitucional) no se identifica con aquellos otros que hacen de la democracia militante una de sus señas de identidad». Encontramos luego esta insólita declaración: «La Sala coincide, desde luego, en que la libertad ideológica no solo ampara, sino que también protege la reivindicación del derecho de autodeterminación». Por supuesto, sus señorías no se paran a explicar qué sea eso de «democracia no militante», ni tampoco qué significa «proteger» «el derecho de autodeterminación» hoy en Cataluña. Sirva este preámbulo para hablar de la Constitución, cuyo aniversario conmemoramos.…  Seguir leyendo »

Constituciones del siglo XXI

Si filósofos y legisladores del pasado, del mítico Licurgo griego a Cicerón, de Rousseau o Montesquieu a los padres fundadores de EE UU Hamilton o Madison, de Hans Kelsen a nuestro Manuel García-Pelayo, despertaran hoy en nuestras democracias occidentales, posiblemente se quedarían muy sorprendidos. Quizá les extrañaría la escasa mención o incluso la ausencia en nuestras constituciones de las nuevas realidades de este tiempo. Nuestro imaginario político sigue lleno de reinos y repúblicas que se reclaman independientes; de invocaciones a una soberanía nacional o popular perfectamente delimitadas; de viejas tensiones territoriales entre centralistas, federalistas o secesionistas; de derechos y libertades herederos de las revoluciones inglesa, americana, francesa o de nuestra Constitución de Cádiz, de las democracias liberales o de las revoluciones sociales de los albores del siglo XX.…  Seguir leyendo »

Peor imposible

Quizá no hay mejor ejemplo del deterioro institucional de nuestra democracia que el reciente acuerdo alcanzado por los líderes de los dos grandes partidos para repartirse el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo y hasta la Agencia de Protección de datos, aunque me centraré en los dos primeros dado que el Defensor del Pueblo es irrelevante y la Agencia de Protección de Datos no es una institución de contrapeso. Nada nuevo, dirán algunos, puesto que es lo mismo que lleva pasando los últimos 30 años: los partidos políticos colonizan las instituciones y se reparten los puestos atendiendo a sus mayorías parlamentarias.…  Seguir leyendo »

Ayer se cumplieron 10 años de la reforma constitucional del artículo 135, la segunda de las dos únicas reformas que ha sufrido nuestra Constitución en sus más de 40 años de vigencia.

Un cambio que, pese a realizarse por el procedimiento simple u ordinario de modificación recogido en el artículo 167, poseía una innata trascendencia que superaba el alcance meramente económico de su tenor literal, ya que instalaba en la conciencia jurídico-constitucional -y por ende, política-, un principio capital para el moderno Estado Social: la estabilidad presupuestaria, es decir, el sano equilibrio financiero entre los ingresos y los gastos.

El devenir de esta reforma, gestada en una crisis política y económica sin precedentes, posee un relato propio que hoy, 10 años después, conviene recordar para entender un difícil contexto pero que, aún más importante, explica y justifica su necesidad y vigencia.…  Seguir leyendo »

Como seguramente muchos de ustedes sabrán, uno de los criterios para interpretar las normas jurídicas es tener en cuenta la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas. A través de esta interpretación, que se llama evolutiva, se consigue que las leyes no envejezcan y que haya un perfecto acompasamiento entre el texto de la norma, que permanece inalterado, y la nueva realidad del momento en que ésta ha de ser aplicada, que, por eso mismo, requiere otra interpretación.

Es verdad que el citado criterio interpretativo no figura en la Constitución, sino en el Código Civil, que es una ley ordinaria de 1889.…  Seguir leyendo »

Se puede reformar la Constitución pero no destruirla

Con ocasión de la polémica actual sobre los indultos y sobre los temas a tratar en la mesa de negociación mediante la cual el Gobierno pretende encausar el llamado problema catalán (que es, más exactamente, el problema creado por el nacionalismo catalán) ha vuelto a surgir, una vez más, la apelación al derecho de autodeterminación. A esos efectos no está de más recordar una obviedad y reflexionar sobre algo que, a algunos, les parece menos obvio.

Que en nuestro actual ordenamiento constitucional no tiene cabida el derecho de autodeterminación de una parte de la comunidad política es algo claro, según lo ha reiterado el Tribunal Constitucional.…  Seguir leyendo »

Sobre nuestra incapacidad para reformar la Constitución

Por las incógnitas que siempre plantea y las secuelas que puede tener, la reforma de la Constitución despierta entre nuestros políticos muchos temores y cautelas y una atención muy constante y reiterada entre los juristas. No es imposible que estemos también bajo una cierta sugestión por razones históricas. Desde 1812 hasta hoy no hemos sido capaces de culminar de forma espontánea y acordada ninguna reforma de nuestras constituciones. Las dos veces que hemos reformado la actual —y bien limitadamente— hemos ido a ello poco menos que obligados por la UE. No es por ello extraño que experimentemos un cierto desasosiego al saber que nunca hemos logrado llegar a ese acuerdo común, como si estuviéramos presos de un atavismo que nos impidiera entendernos también en esto.…  Seguir leyendo »