Constitución

Todavía resuenan los ecos de la sólida ceremonia conmemorativa del 40 aniversario de vigencia de la Constitución española de 1978, de su éxito innegable, de su validez para la situación actual española, de las posibles reformas para adaptarla a los tiempos que corren, etcétera, pero no se ha comentado prácticamente nada del papel que juegan las Fuerzas Armadas (FAS) en ella, quizás para algunos porque los asuntos controvertidos mejor es no tocarlos, y para otros porque la misión de las FAS es tan fundamental para asegurar la existencia de España como Nación que, como dicen los galos, «va de soi».

Ahora, unos días después de la celebración de la Pascua Militar, que conmemora la recuperación de la isla de Menorca por las FAS españolas, sería un momento adecuado para recordar el gran papel que concedieron los «padres de la Constitución» a los Ejércitos, por otra parte nada extraño, como «garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y su ordenamiento constitucional», cometidos, el primero, que se refleja, en parte, en los planes operativos y de contingencia de sus FAS y en la contribución de estas a las Alianzas fundamentales a las que pertenecemos, OTAN Y UE, para recibir los dividendos de la defensa colectiva.…  Seguir leyendo »

Para que sirva y enamore

La Constitución, afirmó el Rey Felipe VI en su alocución del pasado día 23 de diciembre, “no es una realidad inerte, sino una realidad viva que ampara, protege y tutela nuestros derechos y libertades”.

Es una “Constitución viva” entendida como “el modo en que una determinada Constitución escrita es concretamente interpretada y actuada en la realidad política” (R. Guastini). Es la Constitución “vivida” por los poderes; los que garantizan su cumplimiento y sancionan sus incumplimientos. Y, aún más importante, la vivida por los ciudadanos.

Los ciudadanos han de vivir y sentir lo que supone que la Constitución afirme que “España se constituye en un Estado”, al que le atribuye unos rasgos (social y democrático de Derecho), a la par que proclama que debe servir, como su ordenamiento, a unos valores “superiores” (señas de identidad del liberalismo progresista): los de la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político (artículo 1).…  Seguir leyendo »

Reforma de la Constitución

La presencia en el panorama político español de partidos (en concreto, Podemos y Vox) que incluyen en sus programas algunas propuestas extremas obliga a preguntarnos -sin estridencias, empleando el tono justo- si las mismas son compatibles con la Constitución de 1978.

Suele decirse que la nuestra es una Constitución rígida porque exige requisitos muy complejos para ser modificada, pero es obligado precisar que las hay más rígidas todavía. La alemana, por ejemplo, cuyo texto declara la “eternidad” (Ewigkeit) de la estructura federal de la República y de los derechos fundamentales (artículo 79.3). Son estas materias inderogables, imperecederas. Se hallan cosidas a la imagen del Estado alemán de manera definitiva e inmutable.…  Seguir leyendo »

Julio Camba en «Un sitio para escribir artículos» recuerda: «Si yo tuviera una casita a la orilla del mar, o bien en la falda de una montaña, ante un paisaje de esta y otra manera, ¡qué bien trabajaría allí!… Esto nos decimos todos y, sin embargo, yo, por mi parte, nunca he trabajado más a gusto que en plena redacción, ante un compañero que hace chistes y pide pitillos».

Así conocí a Gabriel Cisneros (1940-2007) en la redacción de ABC en 1991. Era ya un padre de la Constitución. Un personaje clave en la Transición. Venía del grupo denominado «los azules», junto a Adolfo Suárez, Rodolfo Martín Villa y José Miguel Ortí Bordás, entre tantos otros.…  Seguir leyendo »

Momento constitucional

A los 40 años de la vigencia de la Constitución, se contraponen las declaraciones de los convencidos de su salud inquebrantable con las de quienes desearían someterla a una revisión más o menos extensa. El hecho es que el texto de 1978 se ha convertido en una de las constituciones más rígidas de nuestro entorno. Su rigidez no proviene solo del complejo procedimiento exigido por su Título X para modificarla. Lo demuestra el dato de que esta complicación es equiparable a la que existe en otras constituciones repetidamente reformadas en otros países. La rigidez depende también de una predisposición política a ignorar sus defectos originales y a ocultar problemas sobrevenidos que la han hecho menos eficiente.…  Seguir leyendo »

Dudo que en nuestra historia algún general haya podido escribir libre y voluntariamente sobre el encaje de su Ejército y por extensión de las Fuerzas Armadas en su sociedad durante un período ininterrumpido de cuarenta años. Si a ello sumo que no ha conocido guerra sobre su suelo patrio, sabiendo cómo somos y de dónde venimos, la excepcionalidad es doble.

Indiscutiblemente el mérito es del conjunto de los españoles, pero también de quienes en un momento crucial supieron ganarse su confianza. Nuestra Transición tiene nombres y apellidos con un Rey Juan Carlos y un Adolfo Suárez en primera línea. No sin dificultades un grupo de ellos supo encardinar en una Constitución que votamos por significativa mayoría nuestro pasado inmediato con el presente de entonces hasta el hoy que conmemoramos.…  Seguir leyendo »

Pocos días atrás España ha celebrado, ante el razonable orgullo de unos y el áspero desentendimiento de otros, los cuarenta años de la Constitución de 1978, la que impulsó el Rey Don Juan Carlos y la que confeccionaron un puñado de redactores de innegable envergadura política y jurídica. Un simple vistazo a la realidad de ambas Españas, la de antaño y la de hogaño, vuelca una cascada de datos que, de entrada, puede provocar una reacción escéptica en todos aquellos que desconfían de la espectacular progresión de nuestro país. En todos los órdenes.

La transformación de España no ha sido solo la consecuente evolución que los tiempos normalmente contemplan; ningún país del mundo, salvo dramáticas excepciones, se parece hoy a lo que fue hace cuarenta años, pero el caso de España excede con mucho a experiencias de nuestro entorno: en ámbitos económicos, sociales, culturales y tecnológicos, nuestro país ha progresado de forma geométrica situando nuestra realidad en lo que The Economist calificaba «los mejores años desde su edad de oro».…  Seguir leyendo »

Una y mil veces daremos las gracias a los diputados que redactaron la Constitución de 1978. Procedían de distintas ideas y posiciones ideológicas, pero fueron capaces de construir un texto que fue aprobado por la inmensa mayoría de los diputados y senadores que éramos representantes de la soberanía popular en aquella legislatura constituyente, y que sería acogido con esperanza y optimismo para aquel momento y también para el futuro, en el referéndum del mes de diciembre.

Se cumplen ahora cuarenta años de la aprobación de aquel texto que concuerda con las concisas palabras esculpidas sobre el enterramiento de Adolfo Suárez en la catedral de Ávila: «La concordia fue posible».…  Seguir leyendo »

Han transcurrido más de treinta y cinco años desde que la entonces Jueces para la Democracia decidiera constituirse en asociación independiente sobre la base del modelo de juez constitucional. Tras la aprobación de la Constitución de 1978 y el final de la dictadura franquista se reclamaba un nuevo tipo de juez, capaz de expresar una sensibilidad diferente, de “asumir con rigor una concreta responsabilidad histórica: la de abrir el derecho a los nuevos principios que la Constitución expresa”, señalaba su documento fundacional.

Frente a quienes sostenían que el texto de la recién aprobada Constitución era una mera declaración programática, carente de valor efectivo, siguiendo el mismo patrón de las Leyes Fundamentales del régimen franquista, esta asociación judicial defendía su eficacia directa.…  Seguir leyendo »

En estos días estamos celebrando 40 años de la Constitución Española, que es prácticamente lo mismo que decir 40 años de democracia en España. El tiempo pasa veloz y las sociedades evolucionan a un ritmo frenético que nos obliga a una continua evolución. Mucho se ha escrito en estos días sobre lo ocurrido en todos los ámbitos y esferas de la vida colectiva, pero menos sobre la importancia de la pujante sociedad civil que hemos impulsado juntos, actor destacado de estas cuatro décadas, vigilante perpetuo para que las realidades más cercanas a las personas y los derechos sociales tan rotundamente recogidos en la Constitución no pasaran desapercibidos y, en ocasiones, olvidados.…  Seguir leyendo »

Acababa de votarse por unanimidad la autodisolución de la Unión Militar Democrática (UMD) tras las primeras elecciones democráticas después de 40 años de dictadura. Ese había sido precisamente el motor de aquella organización clandestina dentro del ejército franquista: extender en la milicia los ideales democráticos. Con el nuevo parlamento constituyente de 1977 habían logrado sus objetivos. Por ello, tras conocerse el resultado de la votación de aquella asamblea de militares demócratas o úmedos,como despectivamente les llamaban desde el sector ultra, Bernando Vidal, capitán de ingenieros, levantó una copa de vino para brindar de forma solemne y emocionada: “La UMD ha muerto.…  Seguir leyendo »

“Saldremos adelante porque creemos en nuestro país y nos sentimos orgullosos de lo que somos”. Esa tarde, Felipe VI anunció por sorpresa que se dirigiría a los españoles. Hoy sabemos que Rajoy no lo consideraba necesario. El discurso fue corto, sobrio, asertivo, contundente e implacable con quienes pretendían romper el orden constitucional. Habían pasado dos días del chapucero 1-O, que puso al Gobierno en evidencia y a la Constitución en la picota. Felipe VI asumió riesgos y ejerció las funciones que le otorga la Constitución: “Jefe de Estado, símbolo de unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones…”.…  Seguir leyendo »

El 6 de diciembre pasado se cumplían cuarenta años de la ratificación por el pueblo español en referéndum de la vigente Constitución Española. Se abría un nuevo y trascendental capítulo de la historia contemporánea de España: el ordenamiento jurídico de la comunidad política se configuraba según el modelo del Estado libre, social y democrático de derecho que había permitido a los pueblos y naciones de la Europa Occidental la superación de los totalitarismos que los habían conducido a la catástrofe de la II Guerra Mundial en los años treinta del pasado siglo y que aún subsistían al otro lado del «telón de acero» en los países del Centro y del Este europeos dominados por la Unión Soviética.…  Seguir leyendo »

Éramos muy pocas las mujeres, 21 diputadas y seis senadoras, en la legislatura constituyente de 1977-79. Las probabilidades de que una o varias de entre nosotras fuera ponente de la Constitución eran, por tanto, escasas. Los siete diputados elegidos para ello lo fueron con méritos y conocimientos más que suficientes; había unos cuantos entre quienes elegir para aquella importante labor.

A nadie se le ha ocurrido reprochar el que todos fueran hombres. Hicieron un buen trabajo, presidido por el afán de lograr un gran acuerdo, como nunca se había producido en constituciones anteriores. Algunos autores la denominan “la Constitución del consenso” frente a las anteriores, ya que todas fueron las del disenso.…  Seguir leyendo »

En el 40 aniversario de la Constitución, la Universidad Pontificia Comillas, a propuesta de su Facultad de Derecho-Icade, ha investido doctores honoris causa a tres importantes políticos y eminentes juristas: Herrero de Miñón, Pérez-Llorca y Roca. Este reconocimiento, cargado de homenaje y gratitud, ha avivado el recuerdo de muchas experiencias, personas y acontecimientos que suscitan un sano orgullo de pertenecer a una gran nación, diversa y complicada, con luces y sombras, pero con un lado luminoso que tantas veces los españoles nos negamos a ver.

Recordar con verdadero sentido histórico permite distinguir lo esencial de lo accidental y los valores perennes de su expresión condicionada y caduca.…  Seguir leyendo »

Qué culpa tendrá la pobre Constitución

La Constitución española ha pasado de ser motivo de orgullo y de referencia para las transiciones democráticas de medio mundo a no tener, en apariencia, quien la defienda. Repudiada incluso por algunos padres putativos, le vale el marbete de La malquerida, una de las pocas obras, junto a Los intereses creados, que no ha caído en el olvido de la vasta panoplia de Jacinto Benavente. Aquel premio Nobel que se hacía perdonar su fama extremando su cojera y cuyo recuerdo se desvanece como su efigie de las monedas de 200 pesetas. Como metáfora del hoy, la casualidad quiere que estos días de diciembre coincidan los aniversarios de aquel drama rural más que centenario y de una Constitución cuarentona a la que algunos codician poner en cuarentena.…  Seguir leyendo »

Cuando en diciembre de 1978 los españoles ratificaron la Constitución, dieron el visto bueno a un texto legal, pero, sobre todo, certificaron la llegada de un viejo anhelo. El de una democracia plena, estable, en cuya ley fundamental todos los partidos y territorios hubieran participado, y en la que todos los españoles se sintieran reconocidos. El resultado del referéndum así lo demostraba. Por fin íbamos a poder aspirar a ser como los países más admirados de nuestro entorno, aquellos que nos habían servido de espejo en el que mirarnos durante los oscuros años del franquismo.

Cuarenta años han pasado desde entonces, y la Constitución ha cumplido con creces las expectativas.…  Seguir leyendo »

Hace hoy 40 años que nueve de cada 10 españoles refrendaron con su voto la que con el tiempo ha sido conocida como la Constitución del consenso. Al decir sí a la Constitución, los españoles suscribimos un pacto sobre el que hemos construido un espacio común: para nuestra convivencia, para el libre ejercicio de nuestros derechos y para nuestro desarrollo humano, social y económico. Estuvimos de acuerdo en inaugurar para España un tiempo de libertad y de concordia, y contamos con la guía de hombres y mujeres generosos que dejaron a un lado sus diferencias ideológicas y condujeron un admirable y cívico proceso de Transición a la democracia.…  Seguir leyendo »

La Constitución de 1978, cuyo cuadragésimo aniversario conmemoramos ahora, se sostiene en la afirmación de un moderno Estado social y democrático de Derecho, además de en un audaz modelo territorial de autogobierno político. A través de ella, el pueblo español reconquistó sus libertades y se dotó de un marco de convivencia capaz de acoger en su seno todas las posiciones ideológicas, lo que nos ha ofrecido la etapa democrática más profunda y duradera de la reciente historia de España.

Por eso, a pesar de las voces que ya abogan por su actualización, la Constitución debe hoy ser celebrada, pues desde ella siguen vigentes en nuestra sociedad principios y valores universalizados y un componente social que, producto del compromiso y del pacto de la plural base ideológica sobre la que se asienta nuestro Estado, le otorgan una innegable legitimidad.…  Seguir leyendo »

La idea de pacto político ha tenido mala prensa durante buena parte de nuestra Historia contemporánea. El término ‘pasteleo’ se utilizó a menudo para sugerir componendas políticas que ocultaban traiciones inconfesables. Es célebre el caso de Francisco Martínez de la Rosa, apodado Rosita la Pastelera por sus enemigos revolucionarios, que lo acusaban de traidor a la causa del liberalismo. Tras la Restauración canovista, que propició una alternancia artificial a partir del llamado Pacto del Pardo entre Cánovas y Sagasta, la caída de la Monarquía en 1931 trajo de nuevo el descrédito del pactismo y pareció cargar de razón a los partidarios de la intransigencia.…  Seguir leyendo »