Constitución (Continuación)

Por Manuel Ramírez, catedrático de Derecho Político de la Universidad de Zaragoza (EL PERIODICO, 23/03/05):

Una vez que el actual Gobierno ha tomado la nada fácil opción de llevar a cabo una pequeña reforma de la Constitución, bien podría aprovecharse el debate y la ocasión para ir un poco más allá. Colocado el texto sobre el quirófano y procurando que la operación no resulte muy dolorosa, entiendo que el alcance reformador debería llegar a tres puntos.

Primero, aludir con mayor amplitud a la figura del heredero de la Corona. Como es sabido, y muy posiblemente porque durante el proceso constituyente se veía como algo muy lejano, lo cierto es que muy tangencialmente se alude a su figura.…  Seguir leyendo »

Por Jorge de Esteban, catedrático de Derecho Constitucional y miembro del Consejo Editorial de EL MUNDO (EL MUNDO, 14/03/05):

Hay tres formas claras de crear caos y confusión: una, utilizar nombres diversos para designar cosas iguales; otra, asignar el mismo nombre a cosas opuestas; y, por último, utilizar sinónimos, como si no lo fuesen, para hacer creer que algo es distinto de lo que es idéntico. Pues bien, el presidente del Consejo de Estado, antes vicepresidente y magistrado del Tribunal Constitucional, antes director del Centro de Estudios Constitucionales, antes catedrático de Derecho Constitucional, antes letrado de las Cortes, parece tener una especial predilección, si seguimos su trayectoria intelectual, por tratar, en todo momento, de épater le bourgeois creando la confusión con sus obscuras contribuciones doctrinales.Sobre…  Seguir leyendo »

Por Pedro González-Trevijano, Rector de la Universidad Rey Juan Carlos (ABC, 06/11/04):

Hasta no hace mucho los problemas de constitucionalidad disfrutaban de carácter doméstico, pues se producían en el ámbito del ordenamiento de cada Estado. Los conflictos se planteaban respecto de leyes que violentaban la Constitución, y que tras la Sentencia del Tribunal Supremo norteamericano (Marbury vs. Madison), pasaban a ser inconstitucionales, privadas de su validez y expulsadas del sistema jurídico. Pero hoy las contradicciones han adquirido dimensión internacional. Así, tras la firma de la Constitución Europea, se alzan voces avisando de discordancias con nuestra Carta Magna. Una circunstancia que obligaría al Gobierno a plantear una consulta al Tribunal Constitucional -«intérprete supremo de la Constitución»-, para que determine su acomodación a los parámetros de la Constitución de 1978, o su incompatibilidad, auspiciando su ineludible revisión (quizás hasta la reforma agravada del artículo 168 con disolución parlamentaria y referéndum).…  Seguir leyendo »

Por Santiago Martínez Lage, abogado y diplomático en excedencia. Fue asesor jurídico en la Secretaría de Estado para las Relaciones con las Comunidades Europeas durante las negociaciones para la adhesión de España (EL PAIS, 04/11/04):

Un dictamen del Consejo de Estado de 21 del pasado mes de octubre concluye recomendando al Gobierno («es conveniente») que, antes de ratificar el Tratado por el que se establece una Constitución para Europa, consulte al Tribunal Constitucional (TC) para que se pronuncie sobre si existe o no contradicción entre este Tratado y la Constitución española. El Consejo de Estado señala dónde residiría tal contradicción: entre el artículo I-6 de la Constitución europea, que afirma que el derecho europeo primará sobre el derecho de los Estados miembros, y el artículo 9.1…  Seguir leyendo »

Por Gregorio Peces-Barba Martínez, catedrático de Filosofía del Derecho y rector de la Universidad Carlos III de Madrid (EL PAIS, 16/01/04):

En la conmemoración del vigésimo quinto aniversario de la Constitución de 1978 debe resaltarse su dimensión de consenso, su carácter integrador como obra conjunta de la inmensa mayoría del pueblo español que la apoya y de los partidos que le representan. Es evidente este perfil de la celebración jubilar, que por primera vez en nuestra historia constitucional permite la existencia de una Constitución de todos y no de medio país contra el otro medio. Pero el cuidado por evitar visiones parciales o por pretender beneficios partidistas no puede ser una barrera para que no se estudien los orígenes ni las influencias recibidas para la elaboración de nuestra Carta Magna.…  Seguir leyendo »