Constitución (Continuación)

Hace hoy 40 años que nueve de cada 10 españoles refrendaron con su voto la que con el tiempo ha sido conocida como la Constitución del consenso. Al decir sí a la Constitución, los españoles suscribimos un pacto sobre el que hemos construido un espacio común: para nuestra convivencia, para el libre ejercicio de nuestros derechos y para nuestro desarrollo humano, social y económico. Estuvimos de acuerdo en inaugurar para España un tiempo de libertad y de concordia, y contamos con la guía de hombres y mujeres generosos que dejaron a un lado sus diferencias ideológicas y condujeron un admirable y cívico proceso de Transición a la democracia.…  Seguir leyendo »

La Constitución de 1978, cuyo cuadragésimo aniversario conmemoramos ahora, se sostiene en la afirmación de un moderno Estado social y democrático de Derecho, además de en un audaz modelo territorial de autogobierno político. A través de ella, el pueblo español reconquistó sus libertades y se dotó de un marco de convivencia capaz de acoger en su seno todas las posiciones ideológicas, lo que nos ha ofrecido la etapa democrática más profunda y duradera de la reciente historia de España.

Por eso, a pesar de las voces que ya abogan por su actualización, la Constitución debe hoy ser celebrada, pues desde ella siguen vigentes en nuestra sociedad principios y valores universalizados y un componente social que, producto del compromiso y del pacto de la plural base ideológica sobre la que se asienta nuestro Estado, le otorgan una innegable legitimidad.…  Seguir leyendo »

La idea de pacto político ha tenido mala prensa durante buena parte de nuestra Historia contemporánea. El término ‘pasteleo’ se utilizó a menudo para sugerir componendas políticas que ocultaban traiciones inconfesables. Es célebre el caso de Francisco Martínez de la Rosa, apodado Rosita la Pastelera por sus enemigos revolucionarios, que lo acusaban de traidor a la causa del liberalismo. Tras la Restauración canovista, que propició una alternancia artificial a partir del llamado Pacto del Pardo entre Cánovas y Sagasta, la caída de la Monarquía en 1931 trajo de nuevo el descrédito del pactismo y pareció cargar de razón a los partidarios de la intransigencia.…  Seguir leyendo »

Aquel enero de 1978, la misma semana en que el Boletín Oficial de las Cortes publicó el anteproyecto de la Constitución, la periodista Pilar Urbano hizo una ronda de entrevistas para ABC con los siete hombres que habían discutido, negociado y acordado el texto. Estaban satisfechos pero no eufóricos, porque la norma todavía había de atravesar un largo trámite hasta su ratificación en referéndum el 6 de diciembre y porque todavía les duraba el cabreo. Una filtración del borrador en Cuadernos para el Diálogo había arruinado el ambiente de confidencialidad que consideraban imprescindible para dirimir sus enormes diferencias. Hay artículos, como el 16, que se refiere al carácter aconfesional del Estado, de los que siempre se sospechará que fueron modificados por el revuelo que levantó la redacción esbozada.…  Seguir leyendo »

Un tiempo constituyente

Apenas dos meses después de nuestras primeras elecciones, fallecían Elvis Presley y Groucho Marx. El primero, el 16 de agosto de 1977; el segundo, tres días más tarde. Fueron dos golpes que la gente como yo sentimos, apenas cumplido nuestro sueño de poder votar como cualquier ciudadano de nuestro entorno, como si fuéramos americanos.

Yo me había enfrentado a las primeras elecciones de mi vida siendo militante del PCE. Contra lo que sostienen los comunistas de ahora, que la actividad del PCE de cuando entonces estuvo influida por el miedo, no era tal, sino esperanza confiada lo que guiaba, no solo a los comunistas, sino a la izquierda en general.…  Seguir leyendo »

Sirve el latín no solo para que a los oriundos de Cabra los llamen egabrenses, sino también para cincelar el sentido de la civilización en un puñado de eufónicas palabras: Legum servi sumus ut liberi esse possimus. En castellano no suenan tan bien, pero proclaman la misma verdad: «Somos esclavos de la ley para poder ser libres». La paradoja formulada por Cicerón hace 21 siglos ha guiado a todos los pueblos que quisieron ser libres y adivinaron la única manera de conseguirlo: ser al mismo tiempo iguales ante la ley.

A menudo enfrentamos la libertad a la igualdad para diferenciar el ideal propio de la derecha de la vocación por la que lucharía la izquierda.…  Seguir leyendo »

El desafío de una generación: la Constitución, al encuentro del futuro. La Constitución de 1978 es mucho más que un acuerdo de mínimos o un consenso circunstancial con el límite de las posibilidades de su contexto. Es una proyección a futuro del pacto por la concordia y un acto de coraje y renuncia a lo accesorio para proteger lo fundamental: la convivencia; entonces, ahora y mañana. Por eso sostuvo el maestro Juan José Linz que el careo y elección entre reforma y ruptura constituyó durante la Transición un «falso dilema», pues «la estrategia de una ruptura clara es viable solo en una situación revolucionaria o potencialmente revolucionaria», escenario rechazado por los partidarios de una u otra modalidad de cambio.…  Seguir leyendo »

Las herencias de la Constitución Española de 1978

Se suele decir que la Constitución española es poco original y que no hace ninguna aportación al Derecho constitucional comparado. Son dos apreciaciones academicistas y triviales. Las constituciones no tienen por qué ser originales, incluso es mejor que no lo sean porque las originalidades en este ámbito son tan fáciles de introducir como peligrosas de aplicar.

Es cierto que los modelos políticos francés y británico han influido fuertemente en las constituciones de los países de sus antiguos imperios, pudiéndose decir que encabezan sendas «familias constitucionales». Igualmente muchas constituciones iberoamericanas han seguido el modelo federal y presidencialista del norte. Recordemos a su vez la estricta similitud entre las constituciones de las denominadas hasta hace poco democracias populares, todas ellas inspiradas en el modelo soviético, ejemplo irrefutable de la relación existente entre la originalidad constitucional y el poder hegemónico así como entre la similitud constitucional y la dependencia política.…  Seguir leyendo »

La Constitución Española se sitúa en el contexto del derecho político de la segunda posguerra mundial, pero con peculiaridades propias de los textos nacidos en la tercera ola de la democratización, que en los años 70 del siglo XX extendió las libertades por la Europa del sur. Si a esto se le añade la ruptura que la longeva dictadura de Franco supuso con nuestra tradición liberal, ¿puede establecerse alguna continuidad real con el constitucionalismo anterior a 1923 y a 1936?

Obviamente, las constituciones no se moldean en el vacío, incluso si responden a principios radicalmente novedosos. Pero las deudas de la Constitución de 1978 son más intensas con los modelos extranjeros, especialmente con la Ley Fundamental de Bonn, o las constituciones italiana, portuguesa y francesa.…  Seguir leyendo »

Han sido ya tantos, y tantas veces, los que han solicitado o sugerido la reforma de la Constitución que la demanda, si un día pudo ser un mantra, apenas merece ya el apelativo de cantinela. Y sin embargo, las severas tensiones que hoy agobian a la política y deterioran la convivencia no encontrarán no digo ya solución, sino ni siquiera alivio, mientras no se aborde esa tarea. Las propuestas al respecto han sido muy abundantes, pero merecen especial atención las que históricamente emanaron de los dos grandes partidos de nuestra democracia que durante años vertebraron el funcionamiento del sistema.

Ya en 1994 José María Aznar, antes de encaramarse al poder gracias a su pacto con el nacionalismo catalán y vasco, proponía “la conveniencia de reformar el Senado” sobre lo que “existe una gran coincidencia entre las fuerzas políticas, pero la necesidad de modificar la Constitución ha frenado hasta ahora la solución de propuestas concretas”.…  Seguir leyendo »

Garantía de convivencia

Salíamos de una larga dictadura, precedida de una cruenta Guerra Civil generada por un golpe de Estado. Cuarenta largos años de ausencia de libertad, de represión y de exilio.

Decidimos abandonar las trincheras que nos separaban como españoles y buscar un espacio compartido en el que pudiéramos convivir en el pluralismo de las ideas, en el reconocimiento de la diversidad de los pueblos que integran la realidad de España.

Queríamos vivir en paz, en libertad, con un sistema democrático sin restricciones, donde cupieran todas las ideas en un Estado social y democrático de derecho.

Queríamos pasar del centralismo que dominaba nuestra historia a la descentralización del poder, capaz de reconocer la diversidad manteniendo la unidad y la lealtad institucional.…  Seguir leyendo »

Hoy rendimos tributo a la Constitución Española en el cuadragésimo aniversario de su aprobación en referéndum por todos los españoles. Como presidente del Tribunal encargado de defenderla, interpretarla y actualizarla, estimo necesario reflexionar, en esta señalada fecha, sobre el valor de ese texto capital para nuestra convivencia como sociedad y para nuestro proyecto como comunidad política.

Se han loado mucho, y con razón, las virtudes del momento histórico que produjo la Constitución de 1978, y que denominamos la Transición, con T mayúscula, dando así cuenta de la ejemplaridad del cambio. Este exitoso periodo nació, creció y germinó gracias a tres principios esenciales: el diálogo, el consenso y la concordia, que se derivan de la amistad cívica que tanto reclamase Aristóteles, y cuya aplicación sigue necesitando España.…  Seguir leyendo »

Este 6 de diciembre, ¿tendrán los españoles algo más importante que manifestar públicamente su homenaje a la Constitución? La cuestión trasciende de ideologías y partidos; es la hora de la gente, del pueblo que lleva viviendo cuarenta largos años en paz gracias a la concordia que la alumbró.

El país es mucho más ancho y profundo que lo que manifiestan sus instituciones representativas; en gran medida está viviendo al margen del juego que en ellas se practica. Es lo propio de las sociedades de ciudadanos libres y capaces de expresar sus sentimientos.

Celebrar la Constitución no va de enfrentar banderas por las calles, ni de increpar a nadie; ni siquiera a los que trabajan denodadamente para desmontar sus anclajes.…  Seguir leyendo »

La Constitución y la concordia

Un atardecer de 1945, estando de tertulia en su casa de Madrid, Pío Baroja propuso: “Vamos a escribir todos, cada uno en un papel, la fecha que damos de duración al régimen y vamos a dejar en un sobre todos los papeles. A ver quién acierta”. El dictamen del doctor Val y Vera fue el más benevolente —diez años—, lo que provocó las risas del resto de tertulianos.

En las fachadas de las casas de aquella España negra y blanca, retratos de Francisco Franco sonriendo y de José Antonio posando como un galán de película; y consignas: “Hay que rehacer en los campamentos la España deshecha en los cafés”.…  Seguir leyendo »

La doctrina constitucional de Rufián

Aunque sorprenda, por detrás de Rufián y su «todos fachas menos yo» hay doctrina. Las paulovianas reacciones del peculiar parlamentario encuentran su aval en la tesis, sostenida por una parte de nuestra izquierda, según la cual el llamado régimen del 78 es una versión aligerada del franquismo, su prolongación natural. La Constitución, escrita bajo la tutela de los poderes fácticos, mostraría las sombras del dictador en distintos rincones, por ejemplo, en su compromiso con la indisolubilidad de España y con la Monarquía. Así las cosas, la defensa de la Constitución sería cosa de formaciones políticas de extrema derecha, fascistas, franquistas más o menos redecoradas.…  Seguir leyendo »

Ahora que algunos se empeñan en mirar al pasado porque no saben qué hacer con el futuro, no deberíamos olvidar que, en materia de concordia, la historia de España dista mucho de ser una historia ejemplar. Pero esa maldición de luchas cainitas que han jalonado nuestra larga y azarosa vida en común se rompió hace ahora cuarenta años. Los españolitos que llegaron al mundo después del año 1978 no han necesitado encomendarse a Dios para que les protegiera de la historia de su país. Esos españolitos, los del 78 en adelante, han tenido la fortuna de nacer en una España casi inédita hasta entonces: una España de concordia, cálida y acogedora, en la que cada español tiene su espacio y cada uno de sus derechos cuenta con su adecuada protección.…  Seguir leyendo »

Concordia y Libertad

Se me pide últimamente que vuelva la vista cuarenta años atrás para escribir sobre nuestra Constitución de la Concordia de 1978 cosa que, como bien saben, no me cuesta trabajo alguno. Pese a ello, y sin dejar de atender la petición que se me hace, me van a permitir que les invite a irnos un poco más lejos para empezar… Y lo hago, porque si volvemos los ojos a la Castilla de 1450 veremos una incipiente nación dividida por las guerras de sucesión, el caos y la corrupción bajo los reinados de Juan II, Enrique IV y su medio hermano Alfonso, hasta que, en 1474, asume el trono Isabel la Católica.…  Seguir leyendo »

La del 78, una gran Constitución

Estamos celebrando los cuarenta años de la vigencia de la Constitución española de 1978 cuando el actual Gobierno de la nación lo es tras haber llegado al poder apoyándose en grupos separatistas, neocomunistas y antisistema, que tienen por aspiración común el derribarla. La imprescindible conmemoración de la efemérides debe tener muy en cuenta ese dato tan peculiar como traumático: el Gobierno socialista español depende para su supervivencia de partidos políticos que rechazan la noción de una España «patria común e indivisible de todos los españoles», que se muestran decididos a impedir que en el futuro el sistema institucional corresponda a la «monarquía parlamentaria» y que, en definitiva, apuestan por un país roto y, en sus migajas, reaccionario y dictatorial.…  Seguir leyendo »

España es hoy una sociedad abierta y dinámica porque dispone desde hace ya 40 años de un marco de referencia normativo que garantiza su desarrollo integral: la Constitución de 1978. El texto se fundamentó en un gran consenso político y social, en un ejercicio colectivo de redención de los belicismos del pasado y en una transacción histórica entre enemigos anteriores. Ese pacto de convivencia quedó reflejado, además de en la forma y el modelo de Estado, en un elenco de derechos y libertades que han conformado, con su ejercicio, ciudadanos cada vez más responsables, críticos y exigentes.

Los profesionales de la comunicación hemos contraído con los valores de la Constitución española una deuda de gratitud infinita.…  Seguir leyendo »

Feliz aniversario

¿Qué festejamos el 6 de diciembre? Sin duda nuestro acontecimiento político más glorioso, porque también se conmemoran momentos tristes y se recuerdan derrotas. En este caso celebramos la restauración de la democracia mediante la aprobación de la Constitución, que por fuerza está un poco gastada pero a la que le rendimos culto por los grandes servicios prestados.

¿Qué es pues la Constitución? Desde luego no es el fin, no tiene nada que sea trascendente. La Constitución es una herramienta. ¿Hay que recordarlo? Es un producto nuestro, incluso demasiado nuestro, parcial, imperfecto, caprichoso, interesado, que envejece como cualquier otra materia. Es un contrato social con un montón de cláusulas, enunciados y palabras que ordenan una comunidad estableciendo quién puede ejercer el poder y en qué condiciones, cómo se hacen las leyes y cuáles son nuestros derechos.…  Seguir leyendo »