Democracia

Poco después de que, el pasado octubre, el Observatorio contra la Violencia Doméstica anunciase el alarmante aumento de casos registrados, se ha sabido que el Ministerio de Igualdad incrementará su presupuesto un 14%. Nadie discutirá que la horrenda lacra de la violencia doméstica merece combatirse con cuantos recursos se precisen para erradicarla. Ahora bien, preocupa la aparente ineficacia de la gestión ministerial, máxime a tenor de objeciones a sus criterios como las manifestadas en su día por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) al anteproyecto de la Ley de Garantía Integral de la Libertad Sexual. Los más de los gobiernos occidentales tienen ministerios de igualdad.…  Seguir leyendo »

La política de cancelación de la Constitución

Aparentemente tan distinta y distante de aquella de fines del XIX que el padre del regeneracionismo, el aragonés Joaquín Costa, retrató amortajada por la oligarquía y el caciquismo, la España actual se acerca inopinadamente en sus abusos a aquel pretérito tan imperfecto. Si aquel feudalismo de nuevo cuño era, para aquellos reformistas, cien veces más repugnante que el vasallaje guerrero del Medievo, este caciquismo postmoderno no le anda a la zaga y retrocede a aquel mundo de ayer. Baste como certificado la artera renovación de los órganos constitucionales por medio del apaño entre el Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez y el principal partido de la oposición para luego sus feudatarios abominar del gatuperio en una muestra de cinismo y de desparpajo de difícil parangón.…  Seguir leyendo »

No existe democracia sin libertad de expresión, y ésta sólo es real si hay espacio para el pensamiento distinto, minoritario o discrepante. Esto es la esencia de la democracia. Rechazar la discrepancia conduciría al fin de la democracia. Nadie negará que el diálogo y la tolerancia sean claves para una democracia plural e inclusiva. Sin embargo, pocos ven con buenos ojos al discrepante, y aún menos están dispuestos a aceptarlo y a dialogar con él. La cultura actual parte de la idea de que «el infierno son los otros» (Sartre), de que «el enemigo es el otro, el extraño» (Meinecke). De ahí que el otro pueda -y quizá, deba- ser soportado si sus ideas y opiniones son idénticas o parecidas a las mías.…  Seguir leyendo »

Conocerán la historia. Después de que los ingenieros de la NASA malgastaran neuronas y recursos intentado obtener un bolígrafo que pudiera escribir en ausencia de gravitación, los rusos dieron con la solución: el lapicero de toda la vida. La historia tenía una moraleja: muchas veces el mejor modo para resolver un problema consiste en mirarlo de otra manera, en dar un paso atrás y simplificar. Obstinarse en lo de siempre supone una pérdida de tiempo. Si quieren otro ejemplo, piensen en nuestro bendito problema territorial y el Estado de las autonomías. Dejo al lector el desarrollo de los detalles.

La historia del bolígrafo, muy popular, es falsa.…  Seguir leyendo »

La moral y la ley

El Tribunal Constitucional ha vuelto a dejar en evidencia al Gobierno (y, por añadidura, a la práctica totalidad de los grupos parlamentarios del Congreso) por haber sometido a los españoles a un severo régimen de restricción de sus derechos fundamentales, sin ajustarse a la ley suprema, que es la Carta Magna. Ante este hecho cabría formularse varias preguntas. La primera: ¿cómo es posible que haya sucedido algo así? Dicho de otra manera, ¿por qué el Ejecutivo y la mayoría de los grupos parlamentarios no han tenido escrúpulos para evitar la aplicación de unos decretos que el Consejo de Estado y todos los juristas de España, no cegados por la ideología, considerábamos manifiestamente inconstitucionales?…  Seguir leyendo »

Una señal de totalitarismo que no debe minusvalorarse es la falta de neutralidad de las administraciones. En la democracia que se practica en Europa occidental desde el fin de la II Guerra Mundial, se asume sin gran debate que los partidos que llegan al gobierno han de ejercerla en interés de todos y sin pretender que la propia Administración a la que sirven se adscriba a las posiciones que quienes la gobiernan puedan sostener. Hacerlo de otra forma supondría convertir en oficial una determinada ideología, y eso implicaría una limitación de la libertad de todos. Quienes no comulgaran con los planteamientos que se han convertido en oficiales estarían, solo por eso, discriminados respecto a quienes sí los comparten.…  Seguir leyendo »

Democracia, representación y pandemia

La historia es el eterno proceso de olvido y recuerdo. Se nos olvidan los muertos, miles, de la pandemia. La urgencia y la necesidad del hoy nos recentra en lo inmediato. La revisión judicial es el antídoto al olvido; actualiza lo sucedido, pero nos ofrece una visión parcial, neutra y, usualmente, sin consecuencias. La revisión global y general de la gestión de la pandemia les ha de corresponder a otros. Ya hemos tenido una primera sentencia importante, de las muchas que vendrán. La Sentencia 148/2021, de 14 de julio, por la que el Tribunal Constitucional declara inconstitucional, parcialmente, el Real Decreto que declaraba el estado de alarma, el primero (Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo).…  Seguir leyendo »

Los agoreros de la democracia se multiplican tanto en la izquierda como en la derecha, calificándola de debilucha, timorata, líquida, incapaz y en crisis. Cuando lo cierto es que la democracia está en crisis perpetua, al afrontar a pecho descubierto el voto popular, y los desafíos que van surgiendo a una sociedad que no se conforma con sobrevivir, sino que intenta resolver los nuevos problemas que traen los cambios, cosa que consigue unas veces, otras no, pero no ceja en su empeño. Mientras las dictaduras están condenadas al inmovilismo, al procurar que todo siga igual, no importa la gravedad de la situación.…  Seguir leyendo »

La salud de la nación española empeora año a año. Asistimos al desmembramiento silencioso de España. Esta situación es percibida por casi todos, pero cuando se proponen soluciones, la mayoría de los españoles habla de reformar la Constitución del 78, cosa imposible, o da el mensaje pesimista de que no hay solución posible.

Se pretende en estas líneas plantear soluciones que pueda llevar a cabo un gobierno que quiera cambiar el rumbo de España y evitar su destrucción, sin cambiar la Constitución y sólo mediante leyes orgánicas. Son tres las esenciales: Ley del Español, Ley Electoral y Ley del Poder Judicial.…  Seguir leyendo »

De todos los tópicos extendidos desde la Transición, el de la responsabilidad política es probablemente el más recurrente, junto al del consenso. Los españoles oímos tantas veces hablar de responsabilidad política a nuestros gobernantes que ni siquiera reparamos ya (para eso están los mantras) en si la expresión responde mínimamente a la realidad.

No ocurre así en otros países. Este martes, los californianos están convocados a las urnas para votar a favor o en contra de la destitución de su gobernador Gavin Newsom antes de que expire el mandato de cuatro años que le habían otorgado las elecciones de 2018.

La revocatoria de mandato forma parte del sistema político californiano desde 1911 y está recogida en su Constitución.…  Seguir leyendo »

Las élites enfurruñadas de la Transición

He pensado en este artículo a raíz de las palabras pronunciadas el pasado julio por Ignacio Camuñas en un acto organizado por la Fundación Transición Española en el que también participaron Pablo Casado y Rafael Arias-Salgado. Como muchos de ustedes recordarán, Camuñas dio rienda suelta a lo peor del revisionismo histórico de la derecha sobre la Guerra Civil, atribuyendo la responsabilidad principal del conflicto al Gobierno del Frente Popular y no a los militares golpistas del 18 de julio de 1936. De hecho, negó que el golpe de Estado hubiera sido tal. Curiosamente, en una entrevista de 2018 en El Español, Camuñas afirmaba que la crisis constitucional catalana del otoño de 2017 fue un golpe de Estado perpetrado por los independentistas.…  Seguir leyendo »

La supervivencia de la Nación española, al menos en su integridad, está amenazada. Como la democracia liberal en ella. Sin duda, lo primero es más grave que lo segundo. El régimen político importa poco si la Nación no existe. El régimen político creado por Europa es la democracia liberal. En realidad, sobra el adjetivo. La democracia, o es o no es. Y la única forma de democracia real es la liberal. Hablar de democracia popular es una necedad. ¿Cabe una democracia antipopular? ¿No es ella el Gobierno en nombre del pueblo? Pero quizá sea prudente conservar el adjetivo para rechazar sus suplantaciones y corrupciones.…  Seguir leyendo »

Ética pública, democracia y libertad de expresión

La cuestión fundamental con respecto a la ética pública no radica en saber si es posible o deseable que una sociedad la tenga o deje de tenerla, porque en realidad siempre la tiene y jamás podrá dejar de tenerla. Lo relevante, máxime en una sociedad democrática, es cómo y quién debe configurar los valores y principios que rigen en esa sociedad. A mi juicio, los principales agentes configuradores de la ética pública deberían ser los propios ciudadanos. Pienso que en una democracia libre y plural no debería ser el Estado el principal agente configurador de los valores fundamentales que sustentan la convivencia social.…  Seguir leyendo »

Instituciones, leyes y poder

El buen funcionamiento de las democracias representativas depende de la fortaleza y crédito de las instituciones, de la victoria de su normal desenvolvimiento sobre los objetivos, las necesidades o las apetencias de los diferentes dirigentes políticos. En realidad, la democracia, ese amplísimo conflicto de principios e intereses que es su esencia, se basa fundamentalmente en la pugna entre la confianza que depositamos en personas e instituciones y el recelo a que esa representación sea mal utilizada.

El reconocimiento de la pluralidad, el equilibrio de poderes y el respeto a las minorías fortalece y convierte la democracia representativa en un sistema integrador.…  Seguir leyendo »

Vivimos bajo el signo de la advertencia de Brecht: estos son tiempos difíciles, en los que hay que luchar por verdades de Perogrullo como si fueran revelaciones inéditas y desafiantes. Comencemos por esta: la política no se reduce a la gestión del Estado, ni a su primacía, porque es sobre todo el arte de construir la mejor res publica. Por tanto, la “razón política” no debe confundirse con la razón de Estado. Sumemos esta otra: la política no se reduce a la dominación, al modo de conquistar el poder y mantenerse en él, por mucho que ese objetivo, el poder, sea condición sine qua non para conformar la cosa pública.…  Seguir leyendo »

Tengo para mí que al presidente del Gobierno no le ha hecho ninguna gracia aparecer en los subtítulos de la televisión estadounidense como primer ministro. A todos los presidentes españoles desde la Transición, de Adolfo Suárez a Pedro Sánchez, les ha encantado que en el extranjero se dirijan a ellos como presidentes de España o, cuando menos, presidentes del Gobierno de España.

Respeto y admiro el papel desempeñado por Adolfo Suárez durante la Transición. Sin embargo, creo que se equivocó al insistir en la denominación de presidente del Gobierno dentro de una monarquía parlamentaria. Denominación que se presta a la confusión, que ha facilitado a todos los presidentes hegemonizar su posición sobre el resto de poderes e instituciones del Reino y que, además, es un caso único en Europa.…  Seguir leyendo »

Borrador automático

Una de las tragedias de nuestra pobre y maltratada España es tener un gobierno prevaricador, por ser capaz de dictar de manera constante resoluciones injustas y arbitrarias a sabiendas de que lo son, y manipulador, pues no vacila en distorsionar la verdad o la justica, con tal de mantenerse en el poder. La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, no ha dudado en comparar la decisión de indultar a los golpistas catalanes con «aquella España que, durante la Transición, supo sentar a la misma mesa a dos bandos que habían hecho la guerra». De esta forma estigmatiza, en su condición de portavoz de Sánchez, a todo aquel que se oponga a esta medida de (des)gracia, por ser enemigo de la convivencia política y actuar con sed de venganza.…  Seguir leyendo »

El pasado otoño, el Senado rechazó la proposición de ley orgánica presentada por el senador de ERC Bernat Picornell para ampliar el derecho de sufragio a las personas mayores de 16 años. Los dos principales partidos con representación en la Cámara alta, temerosos de salir perjudicados en la nueva demografía electoral, impedían así que se abriera un debate sobre los derechos políticos de quienes aún no alcanzan la mayoría de edad. El tema lleva unos años entrando y saliendo de la agenda política, y no sólo de la española, pero sin mucho éxito de momento. En contra de ampliar el sufragio universal a una edad más temprana encontramos argumentos un tanto difusos que aluden a una capacidad limitada en el ejercicio de la responsabilidad y un desinterés generalizado por la política.…  Seguir leyendo »

Un nuevo ‘marketing’ político

En las últimas elecciones de la Comunidad de Madrid se ha producido un trasvase de votos entre los partidos que invita a reflexionar una vez más sobre el tipo de compromisos que liga a la ciudadanía con ellos. En principio, una persona puede afiliarse a un partido, pasando a formar parte de su entramado, o simplemente votarle en los comicios. Aunque la primera opción es más exigente que la segunda, ninguna de las dos es irreversible, afortunadamente, porque en una sociedad democrática no tienen sentido las adhesiones inquebrantables, propias de los Estados autoritarios. El mundo liberal-social, del que España forma parte, aprecia sobre todo los vínculos que se pueden contraer libremente y también libremente se pueden disolver, y es legítimo cambiar de partido, como lo es votar a uno u otro atendiendo a distintas consideraciones.…  Seguir leyendo »

Medir la calidad de una democracia es complejo. No obstante, algunos grupos de investigación se atreven a ello. Los más prestigiosos puntúan a España bastante bien. Por ejemplo, V-Dem (Varieties of Democracy) nos sitúa en el puesto decimotercero del mundo en calidad de democracia liberal en su estudio de 2020. Estar entre el 10% superior de los 178 países evaluados debe ser motivo de orgullo colectivo. La clave para esta excelente puntuación está, sobre todo, en la limpieza de nuestro sistema electoral, en la moderación de nuestro electorado y en el respeto a los derechos políticos existente. En todo caso, cuando V-Dem desarrolla los componentes del índice de democracia, como el componente deliberativo o el liberal, los datos de España empeoran, cayendo a los puestos 27 o 28.…  Seguir leyendo »