Democracia

Principalmente desde las obras de Aristóteles, John Locke y Montesquieu, sabemos que uno de los requisitos esenciales para la existencia de un Estado de derecho es que exista una separación de los tres poderes clásicos del Estado. Ahora bien, dicha separación puede ser más rígida, como ocurre en los regímenes presidencialistas, o más flexible para permitir la colaboración entre el ejecutivo y el legislativo, como sucede en los regímenes parlamentarios.

Por supuesto, no hay un modelo único en ambos casos, sino que, dentro del marco esencial de cada país, tiene sus propias características, es decir, según reconozca su Constitución. Pero incluso contando con este factor indispensable de la división del poder, en lo que se refiere concretamente a los regímenes parlamentarios, la práctica puede superar los límites de la colaboración entre el ejecutivo y el legislativo a favor del primero.…  Seguir leyendo » “La usurpación del Gobierno: los decretos-leyes”

Freedom House, la organización que valora la situación de la democracia en el mundo, señala en su informe de 2018 que en los últimos años la “democracy is in retreat”en todas las regiones del planeta, incluidos países con sistemas democráticos considerados estables y consolidados. Algunos autores entienden que “estamos en plena recesión democrática” (Larry Diamond). Sin embargo, cuando el informe se refiere a España, nuestra democracia alcanza una valoración de 94 puntos sobre 100, similar a la de países como Francia, Alemania e Italia y superior a la de Estados Unidos. El dato no parece generar dudas sobre la calidad de nuestro sistema democrático.…  Seguir leyendo » “¿Recesión democrática?”

I. Del bipartidismo al pentapartito con el mismo sistema electoral.

Durante treinta y cinco años ha persistido la crítica unánime al sistema electoral español concretada en su falta absoluta de proporcionalidad dada la prima sustantiva que proporcionaba a los dos primeros partidos. Según esta crítica, mantenida como verdad suprema, el sistema D’Hondt combinado con el tamaño de las circunscripciones, convertía a España necesariamente en baluarte del bipartidismo.

El silencio se ha hecho. Con el mismo sistema electoral, y las mismas circunscripciones, hemos pasado al tetrapartidismo en 2015 y se anuncia, a la vista de los resultados andaluces y de las encuestas (las fiables) publicadas, un pentapartidismo.…  Seguir leyendo » “El funcionamiento del sistema electoral español”

Al fin y al cabo, los pueblos tienen siempre los gobiernos que se merecen. Esta es al menos la teoría de quienes sustentan lo que el politólogo Jean Meynaud describió como la interpretación folclórica de la política. De esa interpretación surgió también la idea, ampliamente difundida durante la dictadura franquista, de que la democracia era algo bueno pero no para España, pues no estaba preparada para ella. Preparado o no, el país abordó un proceso de transición a la muerte del general Franco e instauró un régimen comparable a cualquier democracia liberal al uso, cuya efectividad y rendimiento, puestos a prueba incluso de bombas, están a la vista.…  Seguir leyendo » “Sobre la interpretación folclórica de la política”

La auténtica democracia es aquella relacionada con el Estado de Derecho como principio de gobierno, según el cual, todas las personas, instituciones y entidades, públicas y privadas, incluido el propio Estado, están sometidas a las leyes, se hacen cumplir por igual y se aplican con independencia, además de ser compatibles con las normas y los principios internacionales de Derechos Humanos.

Que en España existe una democracia está fuera de toda duda. Vivimos en un Estado que ofrece las vías constitucionales para que cualquier persona pueda defender sus ideas, dentro del respeto a la ley. Por eso, cuando se intenta desbordar nuestro modelo constitucional fuera de los cauces legales establecidos, la Constitución no puede renunciar a defenderse, porque ello supondría renunciar a sus principios y valores así como del propio Estado democrático de Derecho.…  Seguir leyendo » “Estado de Derecho y libertad”

Desde mañana, Madrid se convierte en la capital mundial del Derecho con ocasión de la celebración del Congreso Mundial del Derecho, o World Law Congress. En este singular marco se va a reconocer y homenajear a la España libre y democrática, retomada con la Constitución de 1978, en la persona del primero de los españoles, Su Majestad el Rey.

El Congreso Mundial del Derecho, un acto bienal promovido por la Asociación Mundial de Juristas, reunirá en el Teatro Real a delegaciones de juristas de más de setenta países -bajo el lema «Constitución, democracia y libertad. El Estado de Derecho, como garante de la Libertad»- para ofrecer una perspectiva esclarecedora sobre los grandes asuntos que preocupan a la humanidad y sobre los que el mundo del Derecho y la Justicia deben responder, capaces de anticipar y liderar con rigor y seriedad las transformaciones, retos y oportunidades de nuestra sociedad, a través de la defensa del Estado constitucional o democracia constitucional como el único modelo político comprobado, que, pese a sus disfunciones y ocasionales crisis, garantiza la libertad y los derechos fundamentales de los ciudadanos.…  Seguir leyendo » “El Rey, símbolo de la democracia”

Tal vez si todos fuésemos más conscientes de la fragilidad de la democracia, del enorme sacrificio que ha costado alcanzarla y de la facilidad con la que puede perderse si no la cuidamos, con hechos, no con palabras, encontraríamos más entusiasmo para defenderla frente a los oportunistas y demagogos que se aprovechan de un sistema político basado en la tolerancia, incluso para quienes lo usan en su beneficio personal, lo adulteran groseramente o tratan de destruirlo.

Por eso resulta tan aleccionadora la lectura de Democracy and Dictatorship in Europe, de Sheri Berman, donde se explica el doloroso y larguísimo tránsito que Europa tuvo que atravesar para superar siglos de absolutismo, autoritarismo y radicalismo hasta llegar a un sistema mayoritario de convivencia pacífica y democrática, con desequilibrios y limitaciones, pero con leyes destinadas a proteger la libertad individual, crear Estados robustos que amparan a los más débiles y favorecer el progreso de la forma más igualitaria posible.…  Seguir leyendo » “La democracia en peligro”

El miedo a la democracia

Uno de los aspectos más asombrosos de la vida política es el temor que muchos políticos tienen a la democracia, que en teoría es el principio por el cual viven y al cual juran lealtad. Pero en la práctica lo temen. Tenemos un claro ejemplo de ello en la actitud del Partido Laborista británico ante los problemas que han surgido sobre el Brexit. En cada fase del problema, cuando surge la pregunta de si se debe consultar a la gente, el líder laborista, el Sr. Corbyn, se ha negado a tomar medidas. Hace un mes, cuando la Sra. May fue derrotada repetidamente en la Cámara de los Comunes por los términos del acuerdo del Brexit, el Sr.…  Seguir leyendo » “El miedo a la democracia”

El pasado domingo 20 de enero, fiesta de San Sebastián, el presidente del PP Pablo Casado pronunció treinta veces la palabra libertad en su discurso de clausura de la Convención del PP en Madrid. Llegó incluso a afirmar que “cuando lleguemos al gobierno, quiero hacer la mayor devolución de espacios de libertad que se haya hecho nunca en España”.

Alabo el gusto y las intenciones pero es un poco exagerado. La mayor devolución de libertad en España la realizaron la Reina Gobernadora, María Cristina de Borbón, en 1834 y Don Juan Carlos en 1977-78. Es cierto que hay ámbitos de limitación de libertad en España, como por ejemplo: la libre elección de lengua vehicular en educación o los límites e impedimentos a la libre economía de mercado por múltiples regulaciones y trámites burocráticos.…  Seguir leyendo » “Libertad por democracia”

Democracia sin alma

Weimar, 31 de julio de 1919. Finalizada la I Guerra Mundial, la Asamblea Nacional alemana aprobaba una nueva Constitución. Eran tiempos de gran inestabilidad política, social y económica, con acciones y reacciones extremas a derecha e izquierda. En noviembre de 1923, después de que Francia ocupara la región del Ruhr al demorar Alemania su pago de las reparaciones de guerra, miembros del Partido Nacionalsocialista dieron en Múnich un fallido golpe de Estado que acabó con Hitler procesado y condenado. En la prisión de Landsberg, comenzó a escribir Mein Kampf (Mi lucha), con ideas antisemitas, militaristas y expansionistas, imaginando la destrucción de los judíos y la invasión de Rusia para que Alemania alcanzara su destino histórico.…  Seguir leyendo » “Democracia sin alma”

Es sabido que el «doctor cum fraude» que desgobierna el país lo hace con el apoyo de un abanico de partidos o partiditos de tres al cuarto que tienen aspiraciones diversas, aunque con el denominador común de su rechazo al ordenamiento constitucional y a la unidad de España. Tal anomalía es posible gracias a un sistema electoral absurdo que permite que formaciones que en la República Federal Alemana no obtendrían escaños en el Bundestag, por no superar la barrera del 5 por ciento del censo, aquí son capaces de condicionar el rumbo de la Nación. En otros países, los partidos que no tengan implantación en cada una de las divisiones administrativas que lo componen (länder, estados federados, regiones etc.) no pueden, como es lógico, aspirar a estar representados en el órgano supremo legislativo de su Nación.…  Seguir leyendo » “Cómo poner fin al despropósito”

La deriva de nuestras democracias

Las democracias occidentales vamos despertando del mito de las políticas de la inevitabilidad (en feliz expresión de Timothy Snyder en su reciente libro The road to unfreedom, que ya tiene traducción al español) en el que el triunfo del mercado, la libertad y la democracia se daban por supuestos al no haber aparentemente otras alternativas y nos vamos encontrando con la realidad de una gran cantidad de votantes muy enfadados con las élites de sus respectivos países, empezando por su clase política. Estas personas tienen, además, la sensación de no contar para unas élites e incluso unos conciudadanos que se benefician de unos cambios que a ellos les están perjudicando.…  Seguir leyendo » “La deriva de nuestras democracias”

Es comúnmente sabido que en Matemáticas opera la propiedad conmutativa, según el cual el orden de los factores no altera el resultado de una suma o una multiplicación. En política, sin embargo, no es de aplicación dicho axioma, porque el orden de los factores importa, y mucho, hasta el punto de poder clasificar las ideologías en función de la clasificación de dicho orden.

Los tres factores determinantes de la convivencia del hombre en una sociedad moderna, es decir, la originada sobre la base de los principios ilustrados del Estado democrático de Derecho son la libertad, la ley y la democracia.

Para los padres intelectuales de la democracia liberal -los pensadores ilustrados británicos y norteamericanos, principalmente- el orden de los factores no admite lugar a dudas: primero está la libertad individual que el Estado debe salvaguardar -junto con el derecho de propiedad- como su primera y más importante función; le sigue el cumplimiento de la ley -y de los contratos voluntarios- como eje civilizador de la convivencia social, y por último está la democracia como método de elegir a los gobernantes para que cumplan sin excusa la vigencia de los principios anteriores.…  Seguir leyendo » “La importancia del orden de los factores”

La democracia y el descalabro de las instituciones

¿Sobrevivirá la democracia a las redes sociales? Tomo la interrogante de una conferencia del expresidente de Chile Ricardo Lagos pronunciada hace meses en la Academia de la Lengua de su país. Aunque no se ponen en duda los beneficios de Internet y su carácter inicialmente democrático, muchos creen que la democracia está amenazada por las nuevas tecnologías debido a que su propia estructura responde a la del mundo analógico y el tsunami digital ha de llevársela por delante, como a tantas otras cosas. La sociedad en red circula además a una velocidad vertiginosa, que se ha de multiplicar exponencialmente cuando la computación cuántica comience a utilizarse fuera de los laboratorios.…  Seguir leyendo » “La democracia y el descalabro de las instituciones”

A mediados del siglo XVII, decía Hobbes que “antes de que los nombres de lo justo o injusto puedan aceptarse, deberá haber algún poder coercitivo que obligue igualitariamente a los hombres al cumplimiento de sus pactos, por el terror a algún castigo mayor que el beneficio que esperan de la ruptura de su pacto (…), y no existe tal poder antes de que se erija una República”. O sea, un Estado soberano.

Ciertamente, serán muchas las veces que nos parezca injusta alguna ley vigente, pero su mera vigencia nos dice qué (no) hacer para evitar ser “castigados”. No obstante, como advirtió Kant un siglo después contra esta roma legalidad, la razón dicta que “las acciones referentes al derecho de otros hombres son injustas si su máxima no admite publicidad”.…  Seguir leyendo » “¿Rebeldes sin violencia?”

Las miserias de la abundancia

Los Estados, como los organismos, envejecen. Su envejecimiento social, demográfico y político puede ser corregido con ciertos ajustes, y su decadencia, aunque inexorable, se ralentiza o, sencillamente, se reconfiguran las fronteras y unos Estados se dividen o se integran en otros y desaparecen. En los sistemas garantistas, su fuerza política y su superioridad ética suelen acabar convirtiéndose en su mayor debilidad. Tras varias generaciones, el privilegio de vivir en una sociedad opulenta diluye la cohesión social y la legitimidad del Estado queda más fácilmente en entredicho, especialmente entre aquellas franjas de la población que nacieron en la placenta del Estado bienhechor.…  Seguir leyendo » “Las miserias de la abundancia”

El fin de los moderados

Cuenta el que fuera profesor de Filosofía en la Universidad de Turín y senador vitalicio de la República italiana, Norberto Bobbio, que en una revista de extrema derecha denominada Elementi, el ultraderechista y fundador de la Nuova Destra, siguiendo las tesis del francés Alain De Benoist, Solinas, había escrito con rotundidad lo siguiente: “Nuestro drama actual se llama moderación. Nuestro principal enemigo son los moderados. El moderado es por naturaleza democrático”. Y el propio Bobbio, refiriéndose a un editorial de otra cabecera de sentido absolutamente contrario, Il Manifesto (“el periódico-ficción más izquierdista del Partido Comunista italiano”, como lo definían sus críticos), subrayaba estos párrafos que coincidían perfectamente con los anteriormente apuntados: “El extremismo es más sabio y menos peligroso que el centralismo biempensante.…  Seguir leyendo » “El fin de los moderados”

La victoria electoral de Donald Trump ha reforzado y reorientado en los últimos tiempos las reflexiones sobre la salud de la democracia. En las dos últimas décadas del siglo pasado, el tema parecía ser el de las transiciones desde regímenes autoritarios. Larry Daimond escribió entonces que quizás todos los países podrían alcanzar la democracia, pero, apenas unos años después, con el cambio de siglo, llamaba ya la atención sobre el roll back en el número de democracias, aunque la mayoría de los ejemplos venían desde la periferia del mundo occidental. El terremoto ocasionado por las secuelas de la crisis económica desencadenada en 2008, los movimientos de los indignadosy la proliferación de populismos suscitaron nuevos comentarios sobre el impacto de la globalización, las nuevas desigualdades y las consecuencias de la revolución tecnológica, tanto en el mercado laboral como en los medios de comunicación.…  Seguir leyendo » “El reto de la democracia”

Afirman Steven Levitsky y Daniel Ziblatt, en su recién publicado Cómo mueren las democracias, que una de las fortalezas de la democracia de Estados Unidos radica en unas normas no escritas que apuntalan su Constitución. La primera de ellas es la tolerancia entre los partidos rivales, de la cual deriva la segunda, que es la contención, es decir, la idea de que “los políticos deben moderarse a la hora de desplegar sus prerrogativas institucionales”. Ambas normas evitan la lucha partidista a muerte tan habitual en todas las democracias. Y disparates como la victoria de Trump. Sin contención, la polarización partidista y la política de confrontación están servidas.…  Seguir leyendo » “El valor de la contención”

Decía Madame de Staël que “no hay más democracia que sobre la plaza pública de Atenas”. Pero las sociedades han cambiado mucho desde la Atenas de Pericles. La imposibilidad física de convocar en el monte Phynx de cada sociedad posindustrial a millones de ciudadanos hizo de la democracia directa una quimera, que solo la sociedad posmoderna del conocimiento ha podido superar.

Sin embargo, existen razones de mayor hondura que han rebatido, justificadamente, lo acertado de su aplicación. Desde la misma antigüedad clásica, numerosos filósofos de la política y la moral han defendido que los asuntos públicos debían ser manejados por quienes dispusieran de la preparación necesaria.…  Seguir leyendo » “La democracia directa como farsa”