Democracia

Algunas medidas del programa de gobierno anunciadas por el presidente Sánchez (que han escandalizado a los partidos de derecha y, hasta antes de la investidura, al propio Sánchez) exigen entrar en un proceso constituyente, esto es, de creación de un nuevo pueblo. Los acuerdos para un diálogo bilateral, un referéndum en Cataluña, la desjudicialización (sic) de los delitos de algunos políticos catalanes o adaptar las estructuras del Estado a las identidades territoriales implican reformas constitucionales que no puede ser aprobadas al no disponer de las mayorías necesarias. Pero ello no significa que los partidos sostenedores del Gobierno renuncien a ellas. La forma de lograr el cumplimiento de esos acuerdos es entrar en un proceso constituyente que transforme el sujeto soberano, la sociedad española, y cree uno nuevo.…  Seguir leyendo »

Los pilares de la política

A lo largo de la historia, cuando se producen graves crisis económicas, sociales o políticas, se tiende a buscar un chivo expiatorio al que se le pueda culpar de todos los males del mundo. Esa encarnación del mal tiene que tener una forma muy simple, puede ser un pueblo, una religión o un sistema. Así ocurrió con el pueblo judío, a quien se culpó de todas las desgracias que habían tenido lugar históricamente. Lo mismo sucede en la actualidad cuando se sataniza al islam creyendo que es el eje del mal o cuando en una época no muy lejana la izquierda consideraba causante de todos los males del mundo al capitalismo y la derecha al comunismo, lo que hoy en día resulta un poco ridículo porque la primera potencia económica y el país en el que rige el capitalismo más salvaje es la China comunista, un territorio sin partidos políticos, sin libertad sindical, sin libertad de prensa, pero con plena libertad de mercado.…  Seguir leyendo »

En su excelente ensayo La luz que se apaga (Debate), Ivan Krastev y Stephen Holmes analizan la crisis que la democracia liberal ha sufrido desde la caída del Muro de Berlín, cuando el sueño ilustrado parecía que iba a redimir a todo el mundo, librándonos al aburrimiento infinito del final de la historia pronosticado por Fukuyama y teorizado antes por Kojève. Treinta años después, sin embargo, lo que Krastev y Holmes llaman la «Era de la Imitación», en la que los antiguos países comunistas han pasado de la ansiedad por parecerse a las democracias representativas a la decepción, la suspicacia y el retraimiento nacionalista y populista ante esa idea de un sistema político universal e irreversible, parece haber llegado a su fin.…  Seguir leyendo »

A principios del siglo XX, en la ciudad sudafricana de Durban, un miembro de la Sociedad de la Tierra Plana organizó una votación para ver cuántos apoyos tenían sus ideas. Dirigía el otro bando un capitán de barco que, al haber recorrido la Tierra, confirmaba su redondez. Sin embargo, el terraplanista obtuvo dos tercios de los votos.

A principios del siglo XX España estaba deprimida por el Desastre del 98: para Joaquín Costa los españoles éramos “eunucos”; Unamuno criticaría nuestro “adanismo”. Sin embargo, la Junta para la Ampliación de Estudios capitaneó un proyecto que llenaría las universidades de inquietudes científicas.

En 1928, volviendo de Nueva York en un barco, a Moreno Villa le conmovía pensar en Ortega preparando su clase de filosofía; Menéndez Pidal escribiendo La España del Cid; Machado “conversando” con Juan de Mairena; Azorín “desmenuzando la carne de un clásico”; Juan Ramón “atrincherándose en el silencio”; Cajal estudiando; Lorca leyendo sus últimos versos… “Así vale la pena vivir.…  Seguir leyendo »

Indiferencia centrífuga

Hannah Arendt decía que la política es el arte de «fabricar cierta imagen» y de «hacer creer en la realidad de esa imagen». La política se banaliza para convertirse en imagen con la que convertirse en audiencia. Esta es, nos dice el Diccionario de la lengua española, el «número de personas que reciben un mensaje a través de cualquier medio de comunicación». Es más un número, una cantidad que, cuanto mayor, mejor. El precio a pagar es la simplificación. Una imagen vale más que mil palabras, el viejo dicho que sigue teniendo toda su validez. Se quiere llegar al mayor número de personas, pero no quiere decir a más ciudadanos.…  Seguir leyendo »

Está de luto nuestra democracia

Recientemente publicaba en este periódico Ignacio Torreblanca, con su pluma tersa y su brillante aptitud para la polémica, un artículo en el que sostenía la resistencia de la democracia española. Y citaba para demostrar su afirmación las graves crisis que hemos atravesado en los últimos decenios, incluidos los golpes de Estado de la extrema derecha y del separatismo catalán más las graves turbulencias desencadenadas por esa señora implacablemente enigmática que es la economía. Concluía el autor que ello se debía a la confianza de los españoles en las bondades del sistema democrático y su prevención hacia los modelos autoritarios.

Ambas afirmaciones son ciertas: hemos descubierto que la invocación al cirujano de hierro es hoy vacua, cuando no cómica, nos basta con los cirujanos –muchos y buenos– con que cuentan nuestros hospitales y que las bravatas de un general pronunciándose en un cuartel están bien como decorado para un sainete pero son inservibles para manejar los enrevesados asuntos que habitan en nuestras pesadillas.…  Seguir leyendo »

La sentencia del procés del pasado 15 de octubre y sobre todo sus reacciones, como ya lo hizo la huelga de taxistas en el mes de enero, revivía una vez más el eterno debate sobre los límites de los derechos colectivos.

Para contextualizar al lector, los derechos colectivos son derechos cuyo sujeto es un conjunto de individuos, no como miembros del grupo, sino que son reconocidos y ejercidos por agrupaciones. Y a través de estos se pretende proteger sus intereses e identidad. El ejemplo más común es el derecho a la autodeterminación de los pueblos, recogido por la ONU en su Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.…  Seguir leyendo »

Parlamentarismo y principio de transparencia

“Las instituciones no son sólo lo que ellas hacen, sino también lo que con ellas se hace” (Francisco Tomás y Valiente)

Estas sabias palabras, referidas en su día al Tribunal Constitucional, vienen espontáneamente a la memoria en una situación en la que nuestro sistema parlamentario de gobierno corre un riesgo no despreciable de griparse. Las instituciones esta vez aludidas son las que protagonizan la fase final del complejo proceso de legitimación democrática característico de esta forma de gobierno: los partidos políticos con representación parlamentaria, en tanto que instituciones que han sido aupadas por la Constitución a su artículo 6; el Congreso de los Diputados como Cámara clave en la articulación de dicho proceso; la presidencia de esa misma Cámara, por lo que se dirá, y el Rey, por fin, como jefe de un Estado definido constitucionalmente como monarquía parlamentaria.…  Seguir leyendo »

Las raíces políticas, demográficas y económicas del populismo en Europa y Estados Unidos vienen detectándose desde la segunda mitad del siglo XX, y ahora son fuertes. Los ciudadanos tenían una alianza con los partidos tradicionales, que representaban una forma de vivir.

La relación partisana era un patrimonio que se transmitía por herencia a la familia. Este lazo se ha evaporado. Son tiempos de inclinaciones emocionales hacia nuevas opciones. No parece que la empatía hacia los partidos tradicionales se recupere. Valdrá por tiempo indefinido la admonición de Thomas Jefferson: “Si tengo que ir al cielo con un partido, no iría en absoluto”.…  Seguir leyendo »

Sostenía el gran maestro de la ciencia política recientemente fallecido Giovanni Sartori, en una de sus últimas obras, «La carrera hacia ningún lugar» (2015), que tan bien retrata la actual situación política de España, que el sistema electoral perfecto existe. Tal sistema debe ser proporcional en la primera vuelta y mayoritario en la segunda.

En la elección de alcaldes sería muy simple de aplicar, mientras que para el Congreso de los Diputados sería necesario establecer previamente circunscripciones electorales unipersonales. Conviene recordar al respecto que frente a nuestro sistema proporcional -corregido-, basado en listas cerradas por el jefe de cada partido, el sistema mayoritario expulsaría de la política a la mayoría de quienes acceden a ella sin reputación personal previa -una gran parte de los congresistas actuales- y obligaría a los partidos a postular candidatos de reconocido prestigio previo.…  Seguir leyendo »

El reparto de instituciones como botín

Decía La Rochefoucauld en una de sus famosas máximas que la hipocresía es un homenaje que el vicio rinde a la virtud. Pues bien, en España ya hemos pasado esa fase en la que todavía se guardaban mínimamente las apariencias en cuanto a la independencia de una serie de instituciones clave para el buen funcionamiento de nuestra democracia, nuestro Estado de Derecho y nuestra sociedad.

Quizá uno de los momentos culminantes de la crisis política e institucional que arrastramos desde hace años en España y que pone de relieve ese salto cualitativo ha sido la oferta del PSOE a Unidas Podemos de cederles una serie de puestos en instituciones supuestamente independientes como son los organismos reguladores (CNMV, CNMC…) u otras que actúan como contrapoderes del poder político (Defensor del Pueblo, Tribunal de Cuentas, Tribunal Constitucional) o que son organismos públicos -o eran hasta hace poco- de carácter técnico como el CIS.…  Seguir leyendo »

Rigidez democrática

Estamos en pleno proceso de creación de un nuevo Gobierno tras el fallido intento de julio. No insistiré en muchos de los argumentos que se han desplegado para explicar, criticar, justificar lo ocurrido. Tampoco trataré de convencer a los distintos actores que tienen en sus manos el superar el bloqueo actual con nuevas razones o propuestas. Mi intención es otra. Ir más allá de la (difícil) coyuntura actual, para tratar de poner de relieve aspectos estructurales de nuestro sistema democrático que no ayudan ahora, y me temo que tampoco en el futuro, para encarar situaciones como las que estamos viviendo.

Cualquier analista del sistema político español sabe lo importante que sigue siendo la manera como se produjo la transición entre dictadura y democracia.…  Seguir leyendo »

Yo soy del régimen

España no sabemos cuándo nace. Hay un historiador que afirma que no podemos hablar de España de manera indubitable sino es desde 1978. Pelín exagerado. Pero para un par de generaciones ésta es la única España conocida. Dos generaciones nacidas tras la muerte de Franco (sí, Franco murió), en una España reconvertida en reino, afianzado tras la proclamación de Juan Carlos de Borbón gracias a una Constitución, la de 1978, que daría paso a lo que ahora despectivamente, desde parte de la posizquierda, ha denominado «Régimen del 78».

Les recuerdo: Un régimen constitucional. Que se lanzó al europeísmo sin red. Que dejó atrás un régimen autoritario gracias a la genialidad del artífice de una transición democrática, la cuál acabaría sin necesidad de adjetivos pero sí de mayúsculas: la Transición.…  Seguir leyendo »

El Rey Juan Carlos I en el discurso que pronunció ante las Cortes el 27 de diciembre de 1978, tras la sanción de la Constitución, formuló su «más sincero deseo de que todas las fuerzas políticas vean cumplidas cuantas esperanzas han depositado en el texto constitucional». Lo cual era absolutamente lógico, ya que cuanto más hubieran sido atendidas tales esperanzas en mayor medida nuestra Carta Magna nacería como una «Constitución de todos y para todos». Cosa que sucedió ya que el texto constitucional gozó de una generalizada aceptación por la ciudadanía, pues fue aprobado en referéndum por algo más que el 91% de los votantes.…  Seguir leyendo »

Política y organización ministerial

A raíz de las fallidas negociaciones para configurar Gobierno en España hemos contemplado como se especulaba, de manera creativa, con movimientos de competencias que pasaban de un ministerio a otro e, incluso, con hipotéticos ministerios nuevos. Ante estas transacciones un ciudadano puede plantearse dos posibles hipótesis. La primera, que la organización de la Administración General del Estado es dúctil y puede asumir con fluidez cualquier nueva arquitectura ministerial. La segunda, que a los políticos les importan más bien poco las dificultades y costes que puedan acarrear a la Administración sus iniciativas u ocurrencias y, por tanto, carecen de sensibilidad institucional. Podemos apostar que la mayoría comparte la segunda hipótesis y solo los ingenuos la primera.…  Seguir leyendo »

En el debate de investidura Pedro Sánchez propuso la reforma del artículo 99 de la Constitución, para que si el candidato propuesto por el Rey para ser elegido presidente del Gobierno no lograse la mayoría simple en la segunda votación, fuera elegido automáticamente el candidato del partido más votado; evitando así que en el futuro se puedan producir parálisis gubernativas similares a la actual. Por su parte, Pablo Casado ha buscado otra solución para el mismo problema: reformar el sistema electoral para dar una prima de 50 escaños a la lista más votada.

Según el líder popular, su propuesta tiene la ventaja de la sencillez del procedimiento, pues sería suficiente modificar la Ley Orgánica de Régimen Electoral, que pueden realizar la suma del PSOE y el PP.…  Seguir leyendo »

Muchos de ustedes recordarán el espectáculo: en caricatura de lo circense en la noble faceta payaso, varios de los parlamentarios electos en las últimas elecciones se entregaron en los solemnes actos de jura o promesa de la Constitución al cultivo de expresiones que excedían de la estricta pregunta que se les hacía (“¿Juráis o prometéis acatar la Constitución?”) queriendo así poner de manifiesto sentimientos o intenciones por los que no se les había inquirido y ofreciendo o bien una pueril imagen de rebeldía (por la República, por la autodeterminación, por la libertad de los presos políticos…) o bien una aparatosa muestra de adhesión al histórico acontecimiento, horneando en aroma de payasadas el noble acto por el que eran recibidos oficialmente como representantes de la soberanía nacional.…  Seguir leyendo »

La situación irregular que estamos viviendo estos meses en la política española es, en cierto modo, un revival de lo que ya ocurrió hace tres años. En cualquier caso, lo que demuestra este inmovilismo repetitivo es que modificar nuestra Constitución o nuestras leyes institucionales, si se considera que es indispensable para que funcione mejor el raquítico Estado de derecho que padecemos, es algo más difícil que abolir las corridas de toros. Sea como fuere, el caso es que en nuestros días el propio presidente del Gobierno en funciones es quien ha puesto sobre la mesa una inútil reforma de un artículo de la Constitución.…  Seguir leyendo »

Ante el temor a unas nuevas elecciones —serían las cuartas en cuatro años—, algunos pueden pensar que la solución al bloqueo institucional puede consistir en reformar el artículo 99 de la Constitución, (99 CE) que, como se sabe, regula el meollo del procedimiento ordinario de formación del Gobierno. Se trata de un precepto que, con meticulosidad sorprendente en el derecho comparado, se refiere a la intervención en el proceso de nombramiento del jefe del Ejecutivo de una serie de figuras, sean parlamentarios o no, que contribuyen, de acuerdo con la óptica de nuestra “monarquía parlamentaria”, a configurar el núcleo del sistema de gobierno.…  Seguir leyendo »

Hablar de la ley electoral es hablar de la constitución de un régimen de poder. Junto a la declaración de los derechos y libertades fundamentales y al diseño y control de las principales instituciones políticas, el modo en que se selecciona a lo que en su día fueron élites y hoy simplemente gobernantes constituye materia no solo constitucional sino constituyente.

Quizá no haya nada más determinante de la naturaleza íntima del poder que el modo en que se resuelve el binomio mando/obediencia sobre el que teorizó Carl Schmitt y desarrolló Julien Freund. Pues indica el tipo de legitimidad que el poder obtiene.…  Seguir leyendo »