Monarquía

Charles de Gaulle, estadista

Es afortunada la sociedad que pueda contar con quien encarne los valores políticos y sociales predominantes en ella y lo haga con posiciones integradoras de las parciales a las que los partidos políticos suelen tender.

Francia tuvo mucha suerte al encontrar esa persona en el general Charles de Gaulle en un momento crucial de su existencia como fue la II Guerra Mundial, momento en el que estuvo a punto de perder su identidad o de transformarse negativamente como nación organizada en Estado.

Su vigencia histórico-política es tan permanente que ‘Le Monde’ acaba de dedicar tres cuadernos especiales a su figura con ocasión del cincuenta aniversario de su muerte, algo que ha pasado bastante desapercibido en España.…  Seguir leyendo »

El rey Felipe VI de España y su esposa, la reina Letizia, saludan a la multitud en Ordino el 26 de marzo de 2021, durante su visita de dos días a Andorra. (Lionel BONAVENTURE/AFP)

“Pena de muerte ya a las Infantas patéticas, por gastarse nuestra pasta en operaciones de estética”. “En mi escuela pública había violencia y no era etarra, sino de retratos de la monarquía encima de la pizarra”. “Pretenden ocultar que muchas personas hayan salido hoy a exigir el fin de la monarquía fascista y golpean hasta a periodistas”. Estas son tan solo algunas de las estrofas y de los tuits que incluye el largo expediente conformado por las autoridades españolas contra el rapero Pablo Hasél.

El treintañero fue detenido el 16 de febrero para cumplir una condena a nueve meses de prisión, seis años de inhabilitación y el pago de una multa por 30,000 euros por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona.…  Seguir leyendo »

La Corona y la soberanía

Thomas Hobbes tardó mucho en darse cuenta de que el auténtico soberano no era el que había diseñado en el Leviatán, un soberano instituido por la multitud, al que ésta entregaba todos sus derechos con la finalidad de que preservara la vida de sus miembros. El problema de tal institución consistía en que la renuncia a los derechos naturales de cada cual implicaba la creación de un soberano con todo el poder, un poder absoluto, por lo que su justificación, la preservación de la vida de sus súbditos, terminaba por depender de la misma voluntad del soberano. Así, Hobbes había conseguido justificar ex novo la creación del Estado moderno, asentado en el previo y libre consentimiento de los individuos y definido por la creación de un poder todopoderoso, el poder absoluto del soberano.…  Seguir leyendo »

Mi respetado amigo Diego López Garrido recomienda en un artículo en El País incorporar “fragmentos” republicanos en la Constitución Española:

“Después de una hipotética (y deseable) reforma constitucional que hiciese desaparecer en España la inviolabilidad del Rey en el supuesto de evidentes o flagrantes conductas delictivas ajenas al ejercicio de su función y, por tanto, que no hayan sido objeto de refrendo, la forma política del Estado español seguiría siendo una monarquía parlamentaria, pero con fragmentos republicanos”.

Esta idea de López Garrido merece, al menos, dos objeciones. La primera y principal es considerar que un Rey sometido a un proceso judicial, civil o penal, no tendría consecuencias en la “forma política” y que la monarquía parlamentaria continuaría “fortalecida”.…  Seguir leyendo »

El grave y escandaloso fraude fiscal reconocido por el propio rey emérito nos ha planteado algunas inevitables preguntas: ¿tiene sentido que no se pueda perseguir judicialmente a un jefe del Estado —o exjefe del Estado— sobre el que haya indicios claros de que ha realizado durante su mandato conductas que el Código Penal define como delitos?; ¿tiene sentido cuando se trata de conductas privadas que nada tienen que ver con sus funciones constitucionales, ni han sido refrendadas por miembros del Gobierno o por el presidente o presidenta del Congreso (art. 64 de la Constitución)?

Este es precisamente el caso del rey emérito, que ha dado lugar a la paradoja de que la inviolabilidad, que se pensó para preservar a la institución monárquica, ha acabado afectándola negativamente.…  Seguir leyendo »

Cuando fallece un rey se repite la frase ritual de “el rey ha muerto, ¡viva el rey!". Lo cual significa que la Corona, la institución, permanece independientemente de la vida del personaje.

Sorprende en personas cabales el absurdo empeño en eliminar el título real de "S. M. el rey padre" toda vez que no hay posibilidad material de hacerlo. En la amplia nómina y experiencia española, los reyes destronados o exiliados (expresión de la inestabilidad política contemporánea española) mantuvieron el título real hasta su muerte.

Tal fue el caso de Carlos IV, fallecido en Roma en 1819 mientras en España reinaba su hijo Fernando VII, o de la reina Isabel II, fallecida en París en 1904 mientras reinaba su nieto, Alfonso XIII.…  Seguir leyendo »

Juan Carlos I y el cadáver guillotinado de Jayne Mansfield

Este miércoles, 3 de marzo, se cumplirán 25 años del triunfo electoral de Aznar sobre González que puso término al felipismo. Pablo Casado debería conmemorarlo porque una cosa es abandonar la embarazosa sede de la calle Génova y otra olvidarse de lo mejor de un legado del que cabe enorgullecerse.

Yo bauticé aquel hito como Amarga Victoria, titulando así mi libro sobre la llegada de Aznar al poder, porque el propio líder del PP y su esposa, Ana Botella, acogieron con desolación lo escueto del resultado, muy por debajo de las expectativas de todas las encuestas.

A pesar de la tonelada de escándalos acumulados por el felipismo, con delitos de sangre de por medio, de la mala situación de la economía -no cumplíamos ninguno de los requisitos para formar parte del euro- y del infatigable “viaje al centro reformista” de Aznar, González estuvo a punto de ganar por quinta vez.…  Seguir leyendo »

A vueltas con la Corona y la responsabilidad real

Llama la atención que, tras más de 40 años de vigencia de la Constitución, carezcamos de una ley reguladora del funcionamiento de la institución monárquica. Con más motivo si pensamos que el artículo 57.5 de la Constitución establece que una ley orgánica resolverá las abdicaciones, renuncias y dudas sobre el orden de sucesión.

En contra de lo que algunos han sostenido, no creo que el término “resolverá”se refiera exclusivamente a adoptar decisiones legislativas sobre supuestos concretos que puedan surgir, como la abdicación de Juan Carlos I. Si la Constitución hubiera querido que la ley orgánica se limitara a esos supuestos hubiera empleado los términos autorizaro aprobar, como hace en otros lugares.…  Seguir leyendo »

En la Ley de 26 de noviembre de 1931, firmada por Manuel Azaña, presidente del Gobierno de la República Española, se puede leer que «las Cortes Constituyentes declaran culpable de alta traición al que fue Rey de España, quien ha cometido la más criminal violación del orden jurídico de su país y, en consecuencia, el Tribunal soberano de la Nación declara solemnemente fuera de la Ley a D. Alfonso de Borbón y Habsburgo-Lorena. Privado de la paz jurídica, cualquier ciudadano español podrá aprehender su persona si penetrase en territorio nacional. D. Alfonso de Borbón será degradado de todas sus dignidades, derechos y títulos, que no podrá ostentar ni dentro ni fuera de España, de los cuales el pueblo español le declara decaído, sin que pueda reivindicarlos jamás ni para él ni para sus sucesores.…  Seguir leyendo »

El emérito y las vidas paralelas

Tantas y tan llamativas desgracias nos han destrozado la vida cotidiana en 2020 que por momentos se nos olvidan algunas de ellas, benéfico mecanismo psicológico que nos permite respirar un día sí y al otro también. Podría aplastarnos la acumulación de muerte y sufrimiento, pero nuestra mente, proclive a defendernos, acostumbra a colocar nuestras cavilaciones en su lugar correspondiente, el cajón de las desgracias, por ejemplo, pero siempre de una en una. Así que si pensamos en covid, dejamos en un segundo plano la huida del emérito a Abu Dabi. Y viceversa.

Pero cualquier noticia que nos llega de su vida en aquella burbuja de lujo, protegida y sostenida por el dinero de todos los españoles, vuelve a traernos la pena y, por qué no, el enfado, que no es fácil permanecer frío y racional ante semejante episodio, tan duro, tan doloroso y tan insultante para millones de españoles.…  Seguir leyendo »

Dentro de pocos días recordaremos los cuarenta años de un golpe de Estado frenado y desarticulado por la firme decisión de un joven Rey. El mismo Rey que trajo a España un nuevo orden político, económico y social que permitió a los españoles, en un marco de libertades sin precedentes vivir un progreso desconocido. A ese Rey hoy se le niega el pan y la sal y se le fuerza a vivir en el exilio los últimos años de su vida.

A ese Rey a quien se separó de su familia con tan solo diez años porque era conveniente para el futuro de su país y dedicó su vida juvenil a formarse y luego a esperar que llegase el momento.…  Seguir leyendo »

Si hay algunas características inherentes a las monarquías nórdicas europeas, estas son, por una parte, su neutralidad en las contiendas políticas, que todos aceptan sin dudar y, por otra, la estabilidad y discreción que se concede a un régimen que la mayoría acepta generalmente como prueba de su pasado histórico. Por supuesto, si los británicos circulan por la izquierda, se van y no se van de Europa y, para rizar el rizo, la reina Isabel II no piensa abdicar todavía en su pobre hijo, en su paciente nieto o, incluso, en el biznieto Jorge, que ya va creciendo, se debe a que no son realmente europeos y les gusta lucir su monarquía solamente con los cuatro reyes de la baraja.…  Seguir leyendo »

En España estamos preocupados y no nos faltan razones para ello. En primer lugar estamos sufriendo la pandemia, de proporciones planetarias, de un virus que ha asolado a la población en la mayoría de las naciones y nos ha hecho perder un año en nuestras vidas, por otra parte seriamente amenazadas. La situación ha provocado en España la reiterada declaración del estado de alarma y una serie de normas y actuaciones administrativas a su amparo que, sin entrar en disquisiciones de aciertos o errores, no puede negarse que también está produciendo preocupación.

Si ya antes del Covid-19 había una crisis económica, con un desempleo muy superior al de las naciones de nuestro entorno y un paro juvenil inasumible, la crisis sanitaria no ha hecho más que agravar la situación, con una alarmante destrucción del tejido empresarial, que augura un futuro difícil, al que trata de poner remedio, con medidas extraordinarias de elogiable solidaridad, la Unión Europea.…  Seguir leyendo »

Una ley para reforzar la calidad democrática de la Monarquía

En 2020 la Corona ha vivido en nuestro país su particular annus horribilis. Los escándalos vinculados a ciertas conductas privadas del rey emérito trajeron consigo la apertura de distintas diligencias judiciales que dieron pie a su salida de España el pasado verano. Al desconcierto inicial causado por el desconocimiento del paradero del emérito ha venido a sumarse el malestar derivado del goteo continuo de informaciones sobre nuevas irregularidades que ha culminado con su solicitud de acogerse a la amnistía fiscal.

La imagen escasamente edificante de este modo de proceder por parte de quien ocupó la Jefatura del Estado durante casi cuatro décadas ha provocado un serio recrudecimiento de la polémica en torno a la institución de la Corona.…  Seguir leyendo »

Sobre el calendario de España han pasado 42 años desde que nuestra Constitución, aprobada por las Cortes en sesiones plenarias del Congreso de los Diputados y del Senado celebradas el 31 de octubre de 1978 y ratificada por el pueblo español en referéndum de 6 de diciembre de 1978, proclamó a la Monarquía parlamentaria como forma política del Estado (artículo 1.3 CE).

Desde la perspectiva del tiempo, es evidente que la tarea fue muy meritoria. Muerto Franco, no era cosa de dar la vuelta a la tortilla, sino de que hubiera tortilla para todos y a gusto de casi todos, lo cual era complicado.…  Seguir leyendo »

Felipe VI, esa rareza constitucional

Frente a los cantos de sirena del ala socialista del Gobierno de cohabitación Sáncheztein y a los aullidos de la facción comunista de Podemos con los grillos independentistas de coro, Felipe VI ha vuelto a corroborar esta Nochebuena su condición constitucional de cabeza de la Nación en las Navidades más tristes desde la Guerra Civil con casi 80.000 sillas vacías de víctimas del coronavirus y con otras tantas de familiares alejados por las cuarentenas para frenar la pandemia. No lo ha tenido fácil, desde luego, con una vicepresidenta erigida en aya real con capacidad para dictarle un discurso que regalara el oído al Gobierno con música celestial en periodo de réquiem, como si fuera un Rey débil al que dominar como un colegial salido de la Academia, y con otro vicepresidente chantajeándole.…  Seguir leyendo »

Después de escuchar el discurso de Nochebuena de Felipe VI seguimos sin tener claro por qué su padre tuvo que abandonar España y, lo que es más grave, aún no puede regresar a su país.

La alusión implícita de su hijo a la conducta más que evidente, por parte de su progenitor, contraria a la ética y a la moralidad no justifica, por sí sola, una medida tan desgarrada como es la de un destierro de carácter permanente de una persona mayor con graves problemas médicos, además de la prohibición, esta sí explícita, de no poder regresar a su patria, como cualquier otro nacional con su pasaporte en regla, hasta que su presencia deje de enturbiar los intereses personales del actual Rey y de la institución que representa.…  Seguir leyendo »

La Constitución de 1978, como expresó el gran jurista Eduardo García de Enterría en su libro sobre la Ley Fundamental devenido ya en un clásico, se diferencia de todas las anteriores españolas porque «es la primera que ha dejado de ser en nuestro sistema, por ventura, un puro concepto ideal, y es hoy un documento jurídico con un contenido preciso y con unos efectos determinados sobre los ciudadanos y sobre los jueces».

Se podrá hablar y discutir sobre su naturaleza, las fuerzas que la sostienen y cuestiones semejantes. Todo eso, como señala el autor citado, es sin duda importante y nada desdeñable, pero no pone a los teóricos respectivos en la situación del jurista, que ha de esforzarse en la interpretación de los preceptos constitucionales y en los medios de hacerlos efectivos como preceptos jurídicos eficaces.…  Seguir leyendo »

Querámoslo o no, la cuestión de la monarquía se encuentra sobre la mesa. Por una infeliz conjunción de circunstancias, se entrelazan la conducta del Rey honorífico y la presión de la izquierda antisistema, con Podemos al frente, para desestabilizar a la Corona. Ello lleva inevitablemente a poner en tela de juicio la propia Constitución de 1978. Y la situación se complica aún más ante la presunción razonable de que aquí y ahora la propia Corona no está reaccionando con las suficientes eficacia y claridad ante un reto de tal importancia para el prestigio y la supervivencia de la institución. La pasividad no basta.…  Seguir leyendo »

Un Gobierno contra Su Majestad

La «mundana ignorante» –como ironizaba sobre sí misma en su fluida correspondencia con Voltaire– Madame du Deffand, cuyo salón parisino fue punto de cita y disfrute de los enciclopedistas, escribió, no sin retranca y causticidad, pero con enorme tino: «Habitualmente estamos rodeados de armas y de enemigos, y los que llamamos amigos son aquellos por los que no se teme ser asesinado, pero que dejarían hacer a los asesinos». Esta mujer de letras, clave para entender el espíritu del siglo XVIII francés, no hablaba a humo de pajas.

Elegante, lúcida y libérrima, Marie de Vichy Chamrond, tras su discreta separación del marqués Du Deffand, fue amante del regente Felipe de Orleans y del presidente del Parlamento.…  Seguir leyendo »