Monarquía

a gente, la buena gente de España, de cualquier ideología -y es la inmensa mayoría-, comparte esta evidencia de forma consciente o subconsciente. La razón nos conduce a ello aun por encima de las inclinaciones sentimentales y, sobre todo, al ver la alternativa. Y debemos proclamarlo con insistencia, a destiempo y a tiempo, como ahora, y convencer a los que, por carencias formativas o informativas, no lo han advertido. Lamentablemente, ha quedado archidemostrado que no cabe razonar con los que están movidos por oscuros intereses e ideologías chavistas y racistas. Algunos ya lo sabíamos; el pueblo español en su conjunto lo está comprobando con dolor estos días.…  Seguir leyendo »

Sanción social, familiar

Lo que era un secreto a voces -un asunto tenebroso, que diría Balzac- ha pasado a quedar expuesto a la luz del día: el anterior Jefe del Estado se hacía retribuir (o se dejaba retribuir, si se quiere hablar de manera más suave) por su trabajo de lobby a favor de empresas españolas. Una tarea que forma parte de su oficio -más aún: un verdadero deber-, pero que no resulta retribuible. Va en el sueldo. Y, por supuesto, en caso de cobrar, tendría que tributar como todo hijo de vecino.

En seguida ha venido la polémica sobre temas legales, porque nuestro hombre no es como los demás.…  Seguir leyendo »

España, puesta a prueba

A San Policarpo, obispo de Esmirna, se le recuerda por las palabras que expiró a sus 85 años al ser quemado en la hoguera a mediados del siglo I durante el Imperio de Antonino Pío, sucesor del hispalense Adriano, uno de los dos césares que la Bética aportó a Roma: «¡Señor, vaya tiempo me has dado para nacer!». Al hacer balance de su sexenio en el trono, coincidiendo en el tiempo con la pandemia del coronavirus y con el rebrote del corinnavirus que urgió en 2014 la abdicación de su augusto progenitor, seguro que Felipe VI hace suya la misma pesadumbre.…  Seguir leyendo »

Matar al padre en nuestra hora más negra

Hay una escena de la película Un Método Peligroso del canadiense David Cronenberg que desconcierta incluso a los mayores adictos al cine psicológico. Es el momento en que Sigmund Freud y su hasta entonces discípulo Carl Jung discuten, al término de una reunión académica, sobre las razones por las que Amenophis IV decidió eliminar todo vestigio iconográfico del reinado de su padre Amenophis III para transformarse en Akenathon. Cuando Jung discute la tesis de su maestro, que relaciona lo ocurrido con el origen del monoteísmo, Freud asume tan mal su rebelión intelectual que se congestiona, hasta rodar por el suelo desvanecido.…  Seguir leyendo »

Las cazuelas son golpistas

Si sustituimos el debate parlamentario o, incluso, el derecho de manifestación por las caceroladas, los golpistas estarán al borde de haber ganado la batalla. En ese terreno, en el de las emociones, tienen todas las de ganar.

Nos encontramos librando una guerra contra un enemigo peligroso e invisible: el Covid-19. Es por tanto tiempo de resistencia, de combate y frialdad. Hay otro enemigo sinuoso, que excita las pasiones y pretende obtener un beneficio político definitivo de esta guerra contra el virus: el totalitarismo.

El objetivo en España de los totalitarios es el derribo del régimen del 78. En ello están aliados separatistas y populistas de extrema izquierda.…  Seguir leyendo »

La legitimidad de origen de la monarquía, como forma política en la que un rey es el jefe del Estado, proviene del regular acceso hereditario a la Corona. Esa característica es genuina e indisociable de la monarquía. Sin embargo, en la monarquía parlamentaria, que es la única fórmula que hace compatibles monarquía y democracia, esa legitimad dinástica, que tiene sus virtudes en cuanto a la estabilidad estatal, va acompañada, necesariamente, de otra legitimidad de origen, de tipo indirectamente democrático: la que se deriva de estar prevista en una Constitución emanada de la voluntad popular, que ha descargado de poderes autónomos al rey y únicamente le ha confiado una función de auctoritas de carácter simbólico y moderador amparada en su obligada neutralidad política y su exclusivo servicio a los intereses generales.…  Seguir leyendo »

El rey Felipe VI de España se dirigió a la nación el 18 de marzo desde el Palacio de la Zarzuela.Credit...Getty Images

El monarca que reinó España durante casi cuatro décadas recibió cien millones de dólares de Arabia Saudí, los ocultó en paraísos fiscales y entregó una parte a su amante, según la justicia suiza. Pero el cuento con final infeliz de Juan Carlos I, con su mezcla de traiciones amorosas, espionaje y supuestas comisiones, no quedaría completo sin el drama familiar: su hijo y actual rey, Felipe VI, lo ha repudiado públicamente al renunciar a una herencia manchada por la sospecha.

El rey reconoce en el comunicado que difundió el domingo que conocía la existencia de esa fortuna desde hacía un año.…  Seguir leyendo »

Aunque el drama del coronavirus es el que más me ocupa y preocupa, cosa que sucede al resto de los mortales, también sigo con atención las noticias que desde el pasado domingo se vienen publicando sobre la decisión del Rey Felipe VI de renunciar a la herencia de su padre y de retirar a don Juan Carlos la asignación fijada en los presupuestos de la Casa del Rey. Se trata de un asunto cuyo atractivo se justifica por sí mismo y, en este caso, además, con un valor añadido: los espléndidos análisis aparecidos en algunos medios, como los de este periódico, empezando por los distintos editoriales y continuando por comentarios del estilo de Antonio Torres del Moral, catedrático de Derecho Constitucional, al defender que Es el momento de arropar a Felipe VI, o de Eduardo Álvarez, dedicado a El Rey Felipe y la virtud.…  Seguir leyendo »

Antes de abdicar, el comportamiento de Juan Carlos I hizo recaer una pesada sombra sobre el futuro de la Monarquía. En un primer plano, los millonarios pagos recibidos de sátrapas árabes eran ya voz del pueblo, que hubiera dicho Feijóo el ilustrado, y de confirmarse plantean un serio problema al sistema democrático, y también a Juan Carlos I. En cuanto a la pasión invernal por esa señora tan mona, punto de llegada de una biografía afectiva muy densa, lleva a la pregunta de su coste para todos, así como sobre las responsabilidades de un personaje símbolo del Estado: parece lógico no confundir su derecho a ejercer la libertad sexual, como cualquier ciudadano, con la actuación de depredador al modo de sus antecesores, los reyes absolutos.…  Seguir leyendo »

Bolingbroke, un pensador y político inglés del XVIII, escribió un librito titulado Idea del rey patriota. La tesis era bien sencilla: toda monarquía parlamentaria funciona con la combinación ponderada de dos elementos: el Rey y los partidos en las Cámaras. El problema que veía Bolingbroke era la dificultad para disciplinar a los miembros de esos partidos en una vida honrada y de servicio público. El motivo era que esos dirigentes tendían a la corrupción y al bloqueo del gobierno.

La solución era un rey patriota; esto es, un Jefe del Estado que liderase la vida política desde el ejemplo y la legalidad, porque ese era el verdadero servicio a la patria.…  Seguir leyendo »

Dios mediante, está previsto que en unos meses superaremos la presente crisis de la epidemia del coronavirus. Como consuelo vale decir que las pasadas epidemias del siglo XIX generaban mortalidad a cuantos se infectaban, por ejemplo, del cólera.

Nunca hubiera pensado que iba a vivir una epidemia que retuviera en nuestras casas a millones de seres humanos. Lo cual demuestra lo imprevisible de nuestra existencia a diferencia de las predicciones del exitoso escritor Harari, que ha vendido millones de libros (Sapiens, Homo Deus), con la teoría del fin de las epidemias, de la hambruna y de la guerra total y el inicio de una vida humana feliz, logarítmica y «amortal».…  Seguir leyendo »

He seguido con especial emoción e interés la reciente visita del Rey Felipe VI a Uruguay, no solo por mi condición de uruguaya sino porque me ha hecho reflexionar sobre algo que siempre me ha llamado la atención. Uruguay, como el resto de las naciones hispanoamericanas, es una república. Todas ellas son hijas de la Constitución de Cádiz de 1812 y de las ideas liberales según las cuales la soberanía reside en la nación, en los ciudadanos. Curioso es reseñar también que varias de estas repúblicas exhiben en sus banderas y escudos gorros frigios, cucardas y símbolos que remiten a la Revolución Francesa mientras que prácticamente todos los presidentes, en la toma de posesión, lucen la bandera de su país cruzada sobre el pecho, atributo claramente inspirado en los sans-culotte, y que fueron casi los primeros en rebelarse contra la monarquía francesa.…  Seguir leyendo »

Es apreciación general que, en minoritaria parte del Parlamento español y no se sabe si tan minoritaria parte del Gobierno, el ánimo sería favorable a cambiar de modelo de Estado y prescindir de la monarquía. Los motivos son diversos, desde republicanismo histórico, o conceptual, hasta una simple táctica antisistema para destruir nuestra convivencia y bien común. Dedicaremos nula atención a la estupidez que intentaría justificar el distanciamiento con la monarquía en que ésta se hubiese vuelto «partidista». Pertenece a la indigencia neuronal que pretende que ser español es ser «facha» y ser patriota (lo que es toda la izquierda europea, por ejemplo) es ser «ultra».…  Seguir leyendo »

El pasado martes 7 de enero, el diputado Iglesias Turrión se despachó, como acostumbra, con afirmaciones de historia de España completamente inconsistentes y sesgadas. En el debate de la moción de censura contra Rajoy ya hizo un alegato irrespetuoso y falso contra Cánovas del Castillo que no fue respondido por el entonces presidente del Gobierno. Como es habitual, la derecha española no entró en el debate de la historia y de las ideas.

En su intervención de apoyo a la investidura de Pedro Sánchez de hace unos días, dirigiéndose a la bancada popular, Pablo Iglesias dijo: “Si quieren ustedes defender a la monarquía, eviten que la monarquía se identifique con ustedes porque si algo sabía Juan Carlos I, que venía de donde venía y que fue rey por lo que fue rey, es que solamente alejándose de la derecha, la institución podría pervivir.…  Seguir leyendo »

La decisión de Pedro Sánchez de fijar su elección como presidente del Gobierno en el fin de semana de los Magos de Oriente ha dejado a Felipe VI ante la tesitura de presidir la Pascua Militar, el acto más importante del Rey ante la plana mayor de los tres ejércitos, en un escenario más que anómalo: entre dos votaciones de investidura y como previa institucional a la conformación de un Gobierno integrado por la extrema izquierda y auspiciado por separatistas. Una vez más, Pedro Sánchez ha vuelto a demostrar su poca consideración hacia la figura del jefe del Estado y al papel que debe jugar la Monarquía en nuestro sistema institucional.…  Seguir leyendo »

Carlos Gardel tenía razón. Veinte años no son nada. Es el tiempo que hace desde que la vi por primera vez. Fue en El Escorial, en un curso de verano de Historia. Alta, morena, ojos verdes e inteligente. Yo era becario docente e investigador de Universidad y creía tener trazado el mapa de mi futuro, pero cinco días intensos trastocaron mis coordenadas vitales. Al terminar el curso ella me dio su número de teléfono y nos despedimos en la estación de Atocha, como en una película. Subió al tren y se marchó a su ciudad de mar de agua y yo a la mía de mar de olivos.…  Seguir leyendo »

No es la primera vez en nuestra Historia en que la traición viene de arriba. Pero casi nadie quiere darse por enterado, entre la irresponsabilidad de los políticos –que se niegan a ver la inminencia del choque y siguen a lo suyo: cargos, enchufes, comisiones– y la frivolidad de gran parte de españoles. No se trata sólo de asumir riesgos, sino de al menos verlos. Hasta la palabra «traición» suscita tiernos mohines de estupor, cuando no muecas irónicas. También se decía «España se rompe» –en los tiempos del inolvidable Rodríguez– … y España no se rompió, bromea sarcástica la infantería socialista, la que nunca trincará nada porque a nada la convidan, pero que se resarce aperreando al vecino, al cuñado o al sursum corda: sólo les importa llevar razón.…  Seguir leyendo »

Al margen de las que provienen de parte interesada, no se comprenden bien las críticas al discurso navideño de Felipe VI. Administrar dosis de gravedad tan hondas con el optimismo necesario para animar a la voluntad requiere mucha inteligencia política.

En los tiempos convulsos y dicotómicos que corren, debería producirnos una cierta tranquilidad saber que alguien que, en principio, va a desempeñar durante muchos años un papel tan destacado en la vida pública española, profesa tan firmes convicciones sobre el proyecto ilustrado, que, a fuer de apostar por la ciencia y la globalización, continúe haciendo progresar a la sociedades, paliando las desigualdades que el desarrollo de la libertad genera; algo todavía tan caro a la mayoría de los ciudadanos europeos, pero en serio riesgo de recesión.…  Seguir leyendo »

La querencia catalana por la Monarquía

El éxito de la princesa Leonor en su debut en Barcelona durante la presentación de los Premios de la Fundación Princesa de Girona, ante una presencia masiva de las celebridades culturales de España, ilustra claramente el gran entusiasmo que Cataluña ha mostrado con frecuencia con sus reyes. Durante el siglo XIX hubo líderes políticos que favorecieron la idea de una república, pero esa tendencia nunca terminó de cuajar. Cataluña, como el resto de España, siempre tuvo dudas sobre todas las formas de gobierno disponibles, incluidas la república y la monarquía. Pero, al final, optó por la monarquía. En el siglo XIX, muchos catalanes podrían haberse convertido en republicanos, pero la realidad es que también consideraban que el sistema de monarquía ofrecía posibilidades.…  Seguir leyendo »

El pasado 18 de octubre, en el transcurso de los premios que llevan su nombre, la Princesa de Asturias, una niña a punto de cumplir 14 años, pronunciaba su primer discurso oficial. Cualquiera, y más si tiene hijos de esa edad, comprende sin dificultad los nervios y la emoción de los Reyes, es decir, de sus padres; cuando vieron levantarse a su hija (a la que hace nada veían gateando), volando sola en público, para dirigirse a un teatro Campoamor abarrotado y a todos los españoles, como Heredera de la Corona.

Como es obvio, disimularon hasta donde les fue posible. Recuérdese el gesto del Rey, cuando se toca la nariz y mira fugazmente a la Reina; que nos recordó de inmediato al de su abuelo, el Rey Don Juan Carlos, llevándose la mano a la boca y al mentón en 1981, al inicio del discurso del entonces Príncipe de Asturias, Don Felipe.…  Seguir leyendo »