Monarquía

Puestos a creer el conocido proverbio «el saber no ocupa lugar», que en tiempos del diluvio informativo ya no es tan cierto, se me ocurrió seguir un programa sabatino de cierta televisión fiel al poder cuando es de izquierdas. «Todo sea por aprender», me dije. Entre otros temas, en los que eran interrumpidas las intervenciones no gratas para los tertulianos monclovitas, el programa se dedicó en buena parte a promocionar la serie televisiva Los Borbones: una familia real.

En esa parte promocional del programa se cortaba también a quienes osaban expresar opiniones favorables a Juan Carlos I. Precisamente sobre él se alza el contenido de esta serie.…  Seguir leyendo »

La vuelta del Rey Juan Carlos I a España después de dos años de ausencia ha puesto fin, aunque sea solo por unos días, a un alejamiento voluntario, si bien deseado y promovido por algunos. A partir de ahora vendrá de cuando en cuando, e incluso podrá volver a residir en España. Se trata de un caso paradigmático de «juicio mediático», puesto que no ha sido nunca investigado judicialmente en España, aunque diversas instituciones como la fiscalía general del Estado, o el Ministerio de Hacienda, hayan abierto alguna investigación informativa. También se ha cerrado una investigación en Suiza al no haberse encontrado evidencia para enjuiciarle.…  Seguir leyendo »

La politización de la Monarquía

La polémica vuelta del rey emérito evidencia la polarización de la sociedad con respecto a la institución de la Monarquía. ¿Puede sobrevivir la Corona ante la pérdida de la transversalidad? La Monarquía ha sido tradicionalmente una de las instituciones mejor valoradas por los españoles. Sin embargo, más que poseer una devoción por la realeza, la sociedad española ha aceptado pasivamente la institución por dos razones principales: por un lado, por el rol que tuvo durante la Transición y, por otro, debido al gran consenso mediático y político que dejaba fuera del debate político a la Corona. Este “consenso permisivo” se rompió a causa de los casos de corrupción de Urdangarin y de Juan Carlos I, incrementado por la impunidad de la que este último parece disfrutar.…  Seguir leyendo »

La actualidad de este artículo la ocasiona el retorno a España del Rey Emérito. No es sin embargo un escrito sobre la residencia o los viajes del anterior jefe del Estado, sino que pretende solamente reflexionar sobre los hechos consistentes en determinadas actuaciones del mismo, y sus consecuencias. Tal retorno se produce tras las investigaciones archivadas de la Fiscalía sobre algunas operaciones realizadas, y sobre la lógica y justificada conmoción que los hechos han causado en la sociedad española, pues se trata de unos hechos graves, y reconocerlos como graves es el primer paso para la corrección.

La relación con la Corona de esos hechos es evidente y ha reabierto el debate Monarquía-República, con la pretensión, explícita o sugestiva, de extender lo anómalo del caso singular a la categoría de una impugnación de la Institución.…  Seguir leyendo »

En uno de los innumerables –y a menudo prescindibles– videos de autores desconocidos que me llegan al móvil figuraban algunos en los que muchachos, que deberían estar culminando la enseñanza media, no sabían responder a preguntas elementales sobre la historia de España. No ubicaban y sólo les sonaban, o ni eso, el Cid, Elcano, Goya, Alfonso XII, Machado… De la Segunda República no tenían ni idea –lo siento por Sánchez y la tropilla republicana–, no situaban la época de la Guerra Civil, y uno de ellos citó a Franco cuando le preguntaron por el Gran Capitán. Al preguntar a un muchachito por Ortega y Gasset aseguró que era el padre de Ortega Cano, grave revés para los adversarios de la fiesta nacional porque al menos aquel chico sabía el nombre de un torero.…  Seguir leyendo »

La mañana del 16 de julio de 1969 Don Juan tiene 56 años, lleva toda la vida sosteniendo la causa monárquica en precario, vive exiliado en Estoril y ese día se siente un hombre completamente vencido, el león se ha cansado. Ya parece definitivo; ha perdido su pelea con Franco, la dictadura militar arruinó su reputación, en el mejor de los casos es un desconocido para los españoles y además su hijo Juanito (poco tiempo después, Juan Carlos I) le ha traicionado. Eso es lo que siente en su despacho de 16 metros cuadrados mientras Luis María Anson usa un cortaplumas de hueso para cortar los lacres de la carta de El Pardo que ha llegado pocas horas antes a Villa Giralda.…  Seguir leyendo »

A algunos les molesta que el rey sea irresponsable penal. No entienden que la Constitución reconozca al jefe del Estado inviolabilidad y que no comparezca como cualquier otro ciudadano ante los tribunales ordinarios. Que si el rey mata o viola a alguien, que por qué no va a ir a la cárcel, dicen.

Pero ¿qué es más probable? ¿Que el rey mate a alguien o que el presidente del Gobierno se extralimite en sus funciones? La democracia es una red muy fina tejida con los hilos de lo simbólico. Una red que aguanta las caídas y que impide las fugas. Es una red que protege en un doble sentido.…  Seguir leyendo »

Una nueva modificación de la regulación de la Casa de Su Majestad el Rey nacía al ordenamiento jurídico español el pasado 28 de abril, mediante el Real Decreto 297/2022. Vaya por delante que considero un error de técnica normativa, desde la entrada en vigor de la Constitución, que dicho organismo de relevancia constitucional al servicio de Su Majestad el Rey para asistirlo principalmente como Jefe del Estado, se regule por una norma gubernamental con el feble motivo de que afecta a la administración pública. También lo estimo si lo fuera por una anticonstitucional ‘ley de la Corona’. Y ello sin perjuicio de que se distinga inteligentemente entre actos ‘ad intra’ o ‘ad extra’ del Rey.…  Seguir leyendo »

La paradoja de la inviolabilidad

La abdicación de Juan Carlos I y las posteriores investigaciones relativas a la presunta comisión de distintos delitos (blanqueo de capitales, cohecho y fraude fiscal, entre otros) hicieron saltar a la palestra la espinosa cuestión de la inviolabilidad regia. El reciente archivo de las diligencias por parte de la Fiscalía ha vuelto a situarla en primer término porque, a pesar de haberse constatado indicios de que el rey emérito protagonizó ciertas conductas delictivas, la inviolabilidad ha cerrado el paso a la acción de la justicia una vez verificado que tuvieron lugar durante su reinado.

La comprensión del tema nos remite al artículo 56.3 de la Constitución, en donde se afirma que “la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”.…  Seguir leyendo »

Dos acertados pasos adelante

La declaración a iniciativa propia del patrimonio de Felipe VI y la aprobación en el Consejo de Ministros del 26 de abril de un real decreto modificando la organización de la Casa del Rey fueron importantes noticias hace unos días. Permítanme apartar la hojarasca que han levantado y ahondar con perspectiva en lo que suponen estos, para mí, dos acertados pasos.

Partamos de una realidad y de dos criterios que se han barajado en los últimos tiempos para afrontarla. La realidad es que el Estado desde la aprobación de la Constitución de 1978 se ha ocupado muy poco en regular ciertos aspectos del régimen jurídico de su Jefatura monárquica y de la Casa a su servicio.…  Seguir leyendo »

Resulta algo más que una paradoja. El régimen del 78 que se configuró desde su origen, según sus defensores, como un régimen de consenso, es incapaz de propiciar dentro de él grandes pactos de Estado. Incluso ante una crisis tan grave como la que estamos padeciendo, PSOE y PP, los dos grandes partidos que lo sustentan, son incapaces de alcanzar necesarios acuerdos en materia institucional y económica.

De ahí la conveniencia de plantear esta cuestión: ¿por qué no interviene el jefe del Estado en la consecución de algo tan deseable para el bien de España? Muchos contestarán que lo anterior no entra dentro de sus funciones, que en ningún caso le corresponde e incluso que sería contraproducente para sus intereses e imagen pública.…  Seguir leyendo »

La Constitución no exime al Rey de responsabilidad penal

Es muy difícil asimilar, en una sociedad democrática, que una persona pueda transitar a lo largo del Código Penal, cometiendo toda clase de delitos, sin que se le pueda exigir responsabilidad. Las claves para desechar tan insólita posibilidad se encuentran en los textos constitucionales. Según nuestra Constitución, vivimos en una monarquía parlamentaria, sistema político, en la que las Cortes Generales (Congreso y Senado) representan al pueblo español, único titular de la soberanía nacional. El Título II, dedicado a la Corona, establece que el Rey es el jefe del Estado. Si el legislador constitucional se hubiera detenido este punto, los tratados internacionales sobre Inmunidades y Privilegios de los jefes de Estado y la totalidad de las constituciones democráticas nos hubieran dado las pautas para determinar, sin duda alguna, que su exención de responsabilidad alcanzaba solamente a los actos realizados en el ejercicio de su cargo.…  Seguir leyendo »

He seguido con aplicación las opiniones ofrecidas -la última la de Luis María Cazorla en este periódico en la entrevista que le hizo Eduardo Álvarez- acerca de la inviolabilidad del Rey y las propuestas de suprimirla, cosa que hace ahora algo más de dos años, con motivo del 40º aniversario de la Constitución Española, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya patrocinó cuando afirmó que la inviolabilidad se había «quedado vieja».

Se trata de un asunto cuyo atractivo se justifica por sí mismo y, en este caso, además, con el valor añadido de algunos notables ejercicios de teoría política practicados en ciertas páginas escritas.…  Seguir leyendo »

Concluida ya definitivamente la presencia pública del reinado de Juan Carlos I con sus sombras y luces (que el lector distribuirá según su leal saber y entender) y otorgando muy plausiblemente un largo recorrido aún al de Felipe VI antes de ser heredado por su hija Doña Leonor, semeja muy oportuno adentrarse en la historia a fin de conocer con la mayor y difícil verosimilitud quién ha sido el monarca español más adornado de virtudes y aciertos en el ejercicio de su ardua función.

En el discurso preliminar a la obra en su estilo más reputada hasta el presente: ‘Historia general de España’, su célebre autor, el ardido liberal leonés don Modesto Lafuente, sentenció hace casi dos siglos: «El reinado de los Reyes Católicos, todo español y el más glorioso que ha tenido España, es la transición de la Edad Media que se disuelve a la Edad Moderna que se inaugura» (Madrid, 1850, p.…  Seguir leyendo »

En el año 2014 salió a la luz la fortuna que Jordi Pujol tenía oculta en el extranjero. El descubrimiento forzó una revisión radical no solo de la figura más reverenciada del nacionalismo catalán, sino también del propio proyecto político que Pujol encarnó. Que el escándalo se destapara en 2014, cuando el procés entraba en fase de recalentamiento agudo, contribuyó a la dureza de los análisis que se ofrecieron. Hubo ajustes de cuentas con quienes habían defendido en el pasado a Pujol y críticas demoledoras al nacionalismo catalán. En la prensa se publicaron tribunas severas no sólo con Pujol, sino con un “régimen”, según algunos dijeron, fundado sobre la doblez y la corrupción de su líder máximo.…  Seguir leyendo »

La noticia de que la Fiscalía del Tribunal Supremo había archivado las investigaciones sobre el Rey Don Juan Carlos, que han durado dos años, seguida de una carta del padre del Rey a su hijo, señalando futuros viajes a España, lejos de suponer una satisfacción, que debía de alcanzarnos a todos, ha representado para algunos, incluido alguna autoridad del Estado, un revulsivo para volver a sacar a relucir una inexplicable falta de respeto para el hombre que a la muerte de Franco renunció al inmenso poder heredado para entregárselo a los españoles que, años más tarde, usó de su condición de Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas para abortar sin sangre un golpe de Estado, y al que ahora «se piden explicaciones».…  Seguir leyendo »

No ha sido una carta de un padre a un hijo. Tampoco la carta del rey que fue al rey que es. Es la carta que los dos reyes envían a todos los españoles. Era tan esperada que no causa sorpresa. Era una necesidad que ya ha satisfecho a un tercio de españoles, ha dejado descontento a otro tercio, y se ha recibido con indiferencia por el resto de la población.

El rey Juan Carlos I abraza a su hijo, el entonces príncipe de Asturias, Felipe de Borbón. Europa Press

Don Juan Carlos no quiso marcharse en el inicio de agosto de 2020 al resort de lujo de Abu Dabi.…  Seguir leyendo »

Casi medio siglo después, resulta fácil percibir qué es lo que pasó con Juan Carlos I. El hoy Rey Emérito compatibilizó la función pública de una monarquía moderna y liberal con los usos realistas, caducos, del ámbito particular, con amplísimas zonas estancas, privativas, e incompatibles con la conducta exigible al primer servidor de un estado democrático. En efecto, Don Juan Carlos heredó plenos poderes de una dictadura y en lugar de retenerlos se los entregó con total convicción al pueblo español, posibilitando el tránsito constitucional y conformándose como el principal artífice de la modernización política, económica y social de España, donde el político donante, el Rey, apenas se preserva para sí el papel moderador de un Jefe de Estado neutral  y cuyo principio de autoridad no es otro que el de la ejemplaridad.…  Seguir leyendo »

Salvo dos breves periodos republicanos y otro asaz más prolongado dictatorial, la historia de España está ahormada en la forja monárquica desde los comienzos mismos de su identidad. Con excepción del británico, no hay en los anales de Clío en su proyección en el Viejo Continente un ejemplo semejante de continuidad y permanencia de la institución real.

Tampoco lo hay, sin embargo, respecto a la notable presencia del exilio en el devenir de las diferentes dinastías que encarnaron el régimen monárquico en los de los pueblos europeos cuyo pasado discurrió por sus roderas. En un país de, en otros tiempos, arraigadas convicciones monárquicas como Francia, solo dos soberanos, Carlos X (1824-30) y Luis Felipe (1830-48) vieron extinguirse sus vidas en el destierro.…  Seguir leyendo »

Un Rey sin Reyes

Ni apelando a la acendrada tradición española de escribir una carta a los Reyes Magos para hacer realidad los sueños más anhelados ha podido Juan Carlos I satisfacer su apetencia de retornar a España por Navidad y celebrar este 5 de enero su 84 cumpleaños interrumpiendo su destierro sine die en Emiratos Árabes Unidos. Allí permanece, sin juicio ni procesamiento alguno, desde el 3 de agosto de 2020. Cual barco varado, el expatriado Rey Emérito sufre, de facto, esta grave pena que las Siete Partidas de Alfonso X El Sabio equiparan a la muerte civil.

Aunque fuera anunciado con caracteres de acto voluntario, este alejamiento forzoso consumaba un pacto entre La Zarzuela y La Moncloa para apartar a quien se sentenciaba ante el tribunal de la opinión pública.…  Seguir leyendo »