Monarquía

Un Rey aristotélico

Nunca he sido monárquico, intelectualmente. Tampoco republicano. La pretendida contraposición me resulta anacrónica. Basada en un supuesto antagonismo y con una visión tan simplista, hoy no merece ni siquiera contradecirla. Una burda caricatura que identifica a la Monarquía con un sistema menos democrático y, por ende, menos preocupado por los derechos ciudadanos y la justicia social, frente a la República como gobierno legítimo del pueblo que promueve el respeto de las libertades y la consecución del bien común. En nuestro mundo, para medir la calidad democrática de un país lo único que no cuenta es que el Jefe del Estado derive de un régimen monárquico o republicano.…  Seguir leyendo »

«Pocos reyes han hecho tanto por su pueblo, pocos reyes lo han llevado a la democracia». «Cada vez que ha estado en juego el futuro del país, el Rey mostró un valor y una entereza extraordinarios». «Su reinado excepcional, que nadie había previsto, es sin duda una de las más bellas páginas de la Historia de España: la de su renacimiento».

Las frases entrecomilladas anteriores corresponden a algunos de los muchos laudatorios comentarios expresados por la narradora francesa a lo largo del documental dirigido por Miguel Courtois, «Moi Juan Carlos, roi d’Espagne», y cobran un valor de excepción viniendo de una producción en la que la iniciativa del proyecto, el origen, diseño, contenido informativo y de opinión del documento, es francés.…  Seguir leyendo »

La dimensión simbólica del Rey es una cuestión nunca suficientemente explicada y que debería recibir más atención en España; máxime cuando ese simbolismo integra y conforma la estructura constitucional del Estado, al establecer la Constitución que «la forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria».

En este quinquenio de reinado de Don Felipe, zarandeado por múltiples tensiones, es sin duda cierto que el Rey nos ha ofrecido a los ciudadanos una capacidad inigualable para afrontarlas con éxito. Es también sin duda cierto que ha potenciado la transparencia como uno de los principios rectores de su acción al frente de la Jefatura del Estado.…  Seguir leyendo »

Justo cuando se cumplen cinco años de su proclamación ante la Cortes Generales, puede ser un buen momento para valorar, con cierta e ineludible perspectiva histórica, la figura y la labor desarrollada por Su Majestad el Rey Felipe VI tras el relevo al frente de la Corona. Un relevo ejemplar que, en primera instancia, ya tuvo como virtud la confirmación de la indiscutida vigencia del sistema de monarquía parlamentaria que nos brindó la vuelta a la democracia encarnada en la Constitución de 1978.

Ante los ojos de los representantes de la soberanía nacional -entre los que expresamente deseo destacar al entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y al líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, por su altura en momentos trascendentales- y, en realidad, ante la atenta mirada de todos los españoles que tuvimos el honor y el privilegio de seguir en directo el histórico acontecimiento, Don Felipe juró desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las comunidades autónomas, como reza el artículo 61 de la Carta Magna.…  Seguir leyendo »

Si 1992 fue un año para el optimismo español, en Gran Bretaña iba a quedar -son palabras de Isabel II- como un «annus horribilis»: cuando un país celebraba la Exposición Universal y los Juegos Olímpicos, el otro sufría el Miércoles N egro de la libra esterlina o el descrédito sin vuelta atrás del partido en el poder. Para afirmar que no recordaría el 92 «con placer rebosante», la Reina tenía, sin embargo, motivos más inmediatos que el abandono del sistema cambiario europeo: los matrimonios de sus hijos y su hermana estaban rotos o por romperse, los escándalos se sucedían, la familia zozobraba.…  Seguir leyendo »

La noticia del cese de actividades institucionales de Don Juan Carlos trae a mi memoria aquellos primeros años de la Transición, en los que el Rey contribuyó de forma decisiva a marcar el camino de nuestra presencia en el mundo. En relación con los Estados Unidos, causó impresión el discurso del Rey en el Congreso norteamericano. En un Capitolio abarrotado de senadores y representantes, en el gran salón de sesiones, sus palabras fueron recibidas con atención primero y con entusiasmo después. Sobre todo cuando asumió el compromiso democrático y la alternativa al turno de poder. Al concluir su disertación estalló una gran ovación.…  Seguir leyendo »

El Rey Juan Carlos I, cuyo reinado efectivo transcurrió entre 1975 y 2014, decidió no continuar sus menesteres institucionales cuando se cumple el quinto aniversario de su abdicación en su hijo el Rey Felipe VI. Me aparto de la cursilería de llamar a Don Juan Carlos Rey emérito, que no sé quién se inventaría. En estos días, con motivo de esa decisión del Rey padre, se han leído y escuchado no pocas majaderías y frivolidades, destacándose, además, con pésimo gusto, aspectos irrelevantes y desdibujándose el absoluto protagonismo del Rey de la Transición en la recuperación democrática de nuestro país y su vital papel después en momentos decisivos cuando esa democracia se enfrentó al riesgo de ser abruptamente cercenada.…  Seguir leyendo »

Si la teoría de los caracteres nacionales fuera cierta, cada comunidad política tendría un monarca correspondiente con sus vicios y virtudes. La versión en el refranero de este principio la encontramos en la famosa frase «cada pueblo tiene el gobernante que se merece». Para nuestra fortuna, salvo en el caso de los arcaicos supremacistas y racistas del actual independentismo catalán y vasco, atascados en sus mentes «privilegiadas» entre los siglos XVII y XIX, existe total coincidencia en que tal idea constituye una absoluta superchería. La humanidad no habita solo en el planeta de los extremismos de acrisolada virtud o maldad irrefrenable.…  Seguir leyendo »

El reciente alunizaje de una sonda china en la cara oculta del único satélite de la Tierra recuerda que la Guerra Fría también se libró en el cosmos. La carrera espacial tuvo un componente propagandístico indudable. El primer tanto se lo anotaron los soviéticos con el lanzamiento del Sputnik en octubre de 1957. A finales de la década siguiente, los Estados Unidos les rebasaban con creces colocando al primer ser humano sobre la superficie lunar. El presidente Nixon aseguró a su pueblo que durante años los políticos le habían prometido la Luna, pero él era el primero capaz de entregársela.

La conquista de la Luna también estuvo asociada a nuestro país.…  Seguir leyendo »

A mediados de la década de 1980 se cerró el debate sobre el modo de la Transición. Los últimos defensores de la ruptura entregaron sus armas ante la incontestable victoria del PSOE en 1982 y la hegemonía socialista que se abrió.

Hasta entonces, algunos habían defendido que la democracia, para ser digna, no podía partir de las entrañas de la dictadura. Era preciso, decían, hacer un punto y aparte, ajustar cuentas, y sentar las bases de un sistema que no fuera otorgado, parecido a una especie de régimen concedido graciosamente primero por Franco y luego por Juan Carlos I, su sucesor a título de Rey.…  Seguir leyendo »

España se descomponía. Era una realidad. La guerra con Estados Unidos dejaba al descubierto un régimen envejecido, el de la Restauración, que comenzaba a debatirse entre la extinción y la regeneración.

Las fórmulas para insuflar vida a la monarquía constitucional, o para quitarla de en medio, se alargaban en artículos y ensayos, en conferencias y discursos institucionales. Era la conciencia y el espíritu que se acabaron asentando, de que debía haber una transformación de abajo arriba, de arriba abajo, que pusiera en su sitio al pueblo español sin que dejara de serlo. Grandes ideas con políticos pequeños. Y como si de una maldición se tratase, los grandes hombres, esos mismos, se quiera o no, que marcan el rumbo, ya no estaban; y los que quedaron no pudieron.…  Seguir leyendo »

Defensa de la república inútil

Empecemos por algo en lo que es fácil ponernos de acuerdo: los españoles tenemos problemas mucho más graves que decidir si debemos abolir la monarquía y (re)instaurar la república. Hace poco, Javier Cercas criticaba en este periódico a Pablo Iglesias por fomentar ese “problema ficticio”. Frente al ¿para qué sirve hoy la monarquía? de Iglesias, Cercas respondía con la pregunta ¿para qué sirve hoy la república? Pongámonos en el peor de los casos: la república no sirve para nada.

Miles de familias se enfrentan a la posibilidad de perder sus casas y acabar en la calle. Miles tienen casa, pero tiritan en ella porque les falta el dinero para pagar la calefacción.…  Seguir leyendo »

La monarquía parlamentaria

Parece que los apologistas de la república como forma de Estado no recuerdan, sin ir más allá del siglo XX, lo que sucedió en España cuando la II República no supo defender a la II República. Cuando no supo apartarse del sectarismo y la barbarie radical de entonces, cuando desde los republicanos de extrema izquierda se permitió y se impulsó que fuese declarada con un golpe de Estado, dejando que en poco tiempo se transformase en una República que se hizo asesina y que estuvo a punto de declararse soviética, porque ya sabemos que los golpes de Estado de las izquierdas son revoluciones y los de las derechas solo golpes de Estado.…  Seguir leyendo »

Nunca me ha gustado el título de «Rey emérito», coincido en ello con mi admirado Antonio Burgos, del que soy ocasionalmente vecino en estas páginas. Siempre que puedo le dirijo a Don Juan Carlos I el apelativo de «Rey Padre». Si es Rey y es padre del que felizmente reina en España, es claro que ese título le corresponde por derecho propio, siendo además conforme con la esencia de la Monarquía, que se basa en la sucesión hereditaria de una familia.

Hay además otra razón para llamar padre, y no solo en el sentido dinástico, al Rey que, con habilidad y prudencia admirables, supo encontrar a las personas, arbitrar la fórmula y lograr el éxito de una operación política que trajo a España la plenitud de un sistema democrático, sin la más mínima perturbación jurídica, «de la Ley a la Ley», como se dijo entonces y debe recordarse ahora con la insistencia que sea necesaria, porque a la Constitución se llegó desde la aplicación del Ordenamiento jurídico vigente en el régimen de Franco, aunando bajo la inspiración, el prestigio y la autoritas del Monarca, la voluntad de unos y de otros, hasta el acuerdo histórico que hizo compañeros de Parlamento a exministros del régimen anterior, como Fraga, y exiliados recién venidos, como Santiago Carrillo.…  Seguir leyendo »

El rey Felipe VI de España el 11 de diciembre de 2018 en Madrid Credit Carlos Álvarez/Getty Images

Papá Noel se fue, van a llegar los Reyes Magos. Entre padres y reyes sigue todo, aunque vengan de culturas distintas: en principio, los niños hispanos creen en esos tres señores pomposos montados en camellos; los niños anglos, en un solo señor gordo montado en un trineo. Se podría decir que la versión anglo exalta la iniciativa individual contra la colectiva hispana; que el traje rojo y blanco reivindica lo directo frente al embrollo de los paños reales; que el buen viejo trabajador se contrapone a los reyes altaneros; que el frío, por supuesto, es anglo y el calor, hispano. Es el famoso choque de civilizaciones, que al final nunca chocan sino que se acomodan —siempre que se vislumbre algún negocio—.…  Seguir leyendo »

La Monarquía no tiene quien la escriba, al menos si es para defenderla. Bueno, sí, algunos lobos solitarios, pero poco más. Mientras, desde fuera comienza a calar el (falso) mensaje de que nuestra monarquía es la que tiene menos apoyo de Europa. Es lo que decía el pasado 10 de diciembre el «Süddeutsche Zeitung», asumiendo el relato del separatismo: que el discurso del 3 de octubre de Felipe VI fue negativo para resolver el conflicto catalán. Justo lo contrario de lo que piensa la mayoría de los españoles, a los que el corresponsal al parecer no ha preguntado. Luego se extrañan de lo que deciden ciertos jueces alemanes.…  Seguir leyendo »

Inviolabilidad de un jefe de Estado

Una propuesta del presidente del Gobierno -o quizá, de su otra dualidad, el ciudadano Sánchez- para dar gusto a la extrema izquierda populista y antisistema ha sido la relativa a una segunda reforma de la Constitución para eliminar la inviolabilidad del Rey. Sin matices y mezclada con la eliminación de aforamientos de naturaleza muy distinta.

La Carta Magna, al parecer, no tiene otros defectos urgentes. Para el PSOE es irrelevante si un desafortunado precepto menosprecia a los ciudadanos llamando a algunos de ellos «disminuidos» (art. 49 CE). En vez de enmendar ese término despectivo por el de personas con discapacidad o personas con diversidad funcional, el presidente pretende que España salga de los cauces internacionalistas y de habitual de protección a la jefatura del Estado, con variantes diversas en las constituciones de los estados.…  Seguir leyendo »

“Ninguna forma de gobierno que haya existido nunca, da una proporción tan grande de libertad individual como una monarquía constitucional en la que la corona carece de poder político directo” (Anthony Trollope)

He leído con interés los artículos y las opiniones que se han ofrecido en relación a las declaraciones que el pasado día 4, antevíspera del 40 Aniversario de la Constitución Española (CE), el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo en una entrevista ante varias cadenas de televisión, cuando afirmó que “sin duda alguna” la inviolabilidad del Rey “se ha quedado vieja”, si bien, pocas horas después, el secretario de organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, aclaró que «la posición oficial es que no hay propuesta alguna de revisión y que era una opinión personal del presidente».…  Seguir leyendo »

La fotografía de S.M. el Rey Juan Carlos en Dubai, saludando al príncipe heredero de Arabia Saudí, ha dado la vuelta al mundo y ha causado numerosas críticas dentro y fuera de nuestras fronteras.

El deterioro de la imagen del padre del Rey no se compadece con el conjunto de méritos acumulados desde la Transición hasta el día de su abdicación: el activo supera con mucho al pasivo. Don Juan Carlos demostró su indudable generosidad y entrega desde los duros inicios de su regreso a España tras el exilio en 1948. En 2014, una vez que Don Juan Carlos decidió firmar su abdicación, lo más prudente es salir del foco y disfrutar un discreto y merecido descanso

Los enemigos de la libertad y de la estabilidad, valores ambos consagrados en la Constitución de 1978, aprovechan cualquier resquicio para deteriorar la convivencia pacífica de los españoles y la unidad de la Patria.…  Seguir leyendo »

Hace cuatro décadas, la Monarquía española y en particular Juan Carlos I jugaron un papel de dirección política en la transición que llevó a nuestro Estado de una dictadura a una democracia homologable a las de la Europa occidental de entonces. Aquel proceso político que llamamos Transición española fue el resultado de la correlación de fuerzas (o de debilidades como dijo Vázquez Montalbán) entre actores políticos y sociales procedentes de la dictadura y de la resistencia democrática. Los primeros tenían casi todo el poder pero ninguna legitimidad; los segundos contaban con toda la legitimidad pero apenas tenían poder.

El resultado de la Transición decepcionó a algunos sectores de la oposición democrática.…  Seguir leyendo »