Monarquía

Inviolabilidad de un jefe de Estado

Una propuesta del presidente del Gobierno -o quizá, de su otra dualidad, el ciudadano Sánchez- para dar gusto a la extrema izquierda populista y antisistema ha sido la relativa a una segunda reforma de la Constitución para eliminar la inviolabilidad del Rey. Sin matices y mezclada con la eliminación de aforamientos de naturaleza muy distinta.

La Carta Magna, al parecer, no tiene otros defectos urgentes. Para el PSOE es irrelevante si un desafortunado precepto menosprecia a los ciudadanos llamando a algunos de ellos “disminuidos” (art. 49 CE). En vez de enmendar ese término despectivo por el de personas con discapacidad o personas con diversidad funcional, el presidente pretende que España salga de los cauces internacionalistas y de habitual de protección a la jefatura del Estado, con variantes diversas en las constituciones de los estados.…  Seguir leyendo »

“Ninguna forma de gobierno que haya existido nunca, da una proporción tan grande de libertad individual como una monarquía constitucional en la que la corona carece de poder político directo” (Anthony Trollope)

He leído con interés los artículos y las opiniones que se han ofrecido en relación a las declaraciones que el pasado día 4, antevíspera del 40 Aniversario de la Constitución Española (CE), el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo en una entrevista ante varias cadenas de televisión, cuando afirmó que “sin duda alguna” la inviolabilidad del Rey “se ha quedado vieja”, si bien, pocas horas después, el secretario de organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, aclaró que “la posición oficial es que no hay propuesta alguna de revisión y que era una opinión personal del presidente”.…  Seguir leyendo »

La fotografía de S.M. el Rey Juan Carlos en Dubai, saludando al príncipe heredero de Arabia Saudí, ha dado la vuelta al mundo y ha causado numerosas críticas dentro y fuera de nuestras fronteras.

El deterioro de la imagen del padre del Rey no se compadece con el conjunto de méritos acumulados desde la Transición hasta el día de su abdicación: el activo supera con mucho al pasivo. Don Juan Carlos demostró su indudable generosidad y entrega desde los duros inicios de su regreso a España tras el exilio en 1948. En 2014, una vez que Don Juan Carlos decidió firmar su abdicación, lo más prudente es salir del foco y disfrutar un discreto y merecido descanso

Los enemigos de la libertad y de la estabilidad, valores ambos consagrados en la Constitución de 1978, aprovechan cualquier resquicio para deteriorar la convivencia pacífica de los españoles y la unidad de la Patria.…  Seguir leyendo »

Hace cuatro décadas, la Monarquía española y en particular Juan Carlos I jugaron un papel de dirección política en la transición que llevó a nuestro Estado de una dictadura a una democracia homologable a las de la Europa occidental de entonces. Aquel proceso político que llamamos Transición española fue el resultado de la correlación de fuerzas (o de debilidades como dijo Vázquez Montalbán) entre actores políticos y sociales procedentes de la dictadura y de la resistencia democrática. Los primeros tenían casi todo el poder pero ninguna legitimidad; los segundos contaban con toda la legitimidad pero apenas tenían poder.

El resultado de la Transición decepcionó a algunos sectores de la oposición democrática.…  Seguir leyendo »

El rey de España, Felipe VI, en mayo de 2018 Credit Juan Carlos Hidalgo/EPA vía Shutterstock

Las papeletas han sido impresas, la campaña lleva días en marcha y los estudiantes han sido llamados a votar el jueves 29 de noviembre en un referéndum simbólico que se repetirá en al menos trece universidades españolas con la misma pregunta: “¿Estás a favor de abolir la monarquía como forma de Estado e instaurar una república?”. El resultado es lo de menos, incluso para los convocantes. La intención es dar un nuevo paso en una ofensiva que al final tiene como objetivo derrocar al rey Felipe VI, quien llegó al trono hace cuatro años con la promesa de renovar la institución.…  Seguir leyendo »

La Constitución española de Juan Carlos I

Al conmemorarse en estas fechas el 40 aniversario de la Constitución, me voy a permitir exteriorizar un profundo sentimiento personal que permanece en mí desde entonces. No tengo para ello más legitimación que el haber ocupado en el período constituyente un puesto privilegiado, desde el que viví intensamente esos años decisivos de nuestra Historia reciente. Gracias a la benevolencia de mi maestro, Antonio Hernández Gil, fui en dicho período, director general del Gabinete del presidente de las Cortes y del Consejo del Reino, lo que me permitió comprobar y constatar el papel decisivo jugado por el Rey don Juan Carlos I en la implantación de la democracia.…  Seguir leyendo »

De un tiempo a esta parte arrecian las campañas contra la figura de Felipe VI: reprobación por parte del Parlamento de Cataluña, resoluciones en diferentes ayuntamientos, organización de referéndums en algunas universidades y declaraciones de los principales líderes de Podemos e Izquierda Unida cuestionando la legitimidad democrática de la institución monárquica. Intentan de este modo, quienes promueven estas iniciativas, monopolizar y adueñarse de la bandera de la República como patrimonio exclusivo de la izquierda y los separatistas, siendo esta pretensión una gran manipulación y otra gran mentira de la desmemoria histórica que padecemos.

En contra de lo que muchos piensan, la República y los ideales republicanos no son patrimonio de la izquierda y mucho menos de la extrema izquierda y los separatistas.…  Seguir leyendo »

Poco después de disparar a la cabeza de Abraham Lincoln, John Wilkes Booth levantó épicamente su brazo y blandiendo su cuchillo gritó aquello de “Sic semper tyrannis!”, esto es, “¡Así siempre a los tiranos!”. El que disparaba era un ferviente defensor de la esclavitud y el que recibía el tiro, mortal, uno de los personajes que más ha hecho por la causa de la libertad en la historia de la humanidad. Ello no impidió al primero llamar tirano al segundo, replicando las palabras que otro magnicida pronunció al asestar su puñalada a Julio César. Ambos asesinos estaban persuadidos de estar defendiendo las libertades frente al déspota de turno, en realidad el uno defendía los privilegios de los estados del Sur, y el otro, los privilegios del Senado romano.…  Seguir leyendo »

1. Porque las monarquías salen baratas y la española, más

La cifra oficial es de 7,9 millones de euros (los asignados por los Presupuestos Generales del Estado a la Casa Real en 2018). Pero esa cantidad tiene truco porque no incluye los gastos de personal o de seguridad asumidos entre otros por los ministerios de Presidencia, Interior, Exteriores y Defensa. En cualquier caso, la inmensa mayoría de esos gastos, como los derivados del mantenimiento del Palacio de la Zarzuela o del Palacio Real, deberían ser asumidos igualmente como gastos de mantenimiento del patrimonio nacional por una hipotética república. Lo comido por lo servido.…  Seguir leyendo »

Desde la perspectiva de la democracia, no se puede hurtar el debate sobre una de las instituciones de nuestro sistema constitucional, la Monarquía. Desde la perspectiva de que la puesta en cuestión frívola de nuestros fundamentos como comunidad política, de la Monarquía constitucional, puede conducir a la desintegración del sistema, lo que ayuda a entender la resistencia al debate.

Quienes cuestionan la institución subrayan el hecho de que el Rey no es una figura elegida por el pueblo y, por lo tanto, contradice el principio democrático de que quienes ostentan el poder deben ser elegidos por la ciudadanía. Parece que para los defensores de esta posición la elección en referéndum de la forma de Estado como Monarquía constitucional en 1978 no sirve, aunque ésta no esté escondida en la Constitución ni fuera introducida en ella de tapadillo, sino que es bien expresa, y los votantes la confirmaron con la mayoría que refrendó la Carta Magna.…  Seguir leyendo »

Cuentan que Enrique Múgica, ministro socialista de Justicia, le soltó a Tom Burns: “Si la Corona sirve, ¿para qué cojones nos vamos a plantear la cuestión de la república?”. Era 1995. Otros tiempos. La monarquía de Juan Carlos I se había asentado sobre unas excepcionales relaciones con Felipe González, el Maquiavelo del príncipe, el asesor perfecto para mantener la Corona. Luego vinieron los tiempos de José María Aznar, quien se hizo heredero de la difícil relación que había tenido Fraga con el Rey. Don Manuel era seco y engreído, un erudito con malas formas y peor tono, que quiso ser Suárez, pero al que el joven Juan Carlos quiso ver consumido en la oposición.…  Seguir leyendo »

40 años de monarquía parlamentaria

Cuando el 27 de diciembre, ya muy próximo, celebremos el cuarenta aniversario de la firma por el Rey Juan Carlos I de la Constitución más fructífera de nuestra historia, celebraremos también el éxito de una de las más importantes novedades contenidas en la misma como es la monarquía parlamentaria. Es sobradamente conocido que nuestra forma de Estado ha sido secularmente la monarquía, pero no se repara muchas veces en que la fórmula utilizada por el texto constitucional para articularla tiene un significado muy preciso y es de una extraordinaria modernidad.

Su artículo 1, combinado con los artículos 56 y 57 nos dice, en primer lugar, que España tiene una Jefatura de Estado monárquica, cuyo titular suma a la legitimidad constitucional, la legitimidad dinástica.…  Seguir leyendo »

Si el Parlamento de Cataluña o, mejor dicho, su mayoría separatista, cree haber infringido un grave agravio al Rey y, al mismo tiempo, haber influido sobre los catalanes, o españoles en general, en favor de la República, se ha equivocado garrafalmente. Al contrario, el Parlament acaba de confirmar, con su acto reprobatorio, que el viejo problema entre monárquicos trasnochados y republicanos modernos se ha convertido en un tópico, pues curiosamente las democracias más sólidas del mundo, entre ellas Dinamarca, la Ítaca moderna de los utópicos separatistas catalanes, son en la hora actual las monarquías europeas, mientras que la democracia, salvo en algunas repúblicas privilegiadas, se desconoce en las repúblicas totalitarias, bananera o subdesarrolladas, las cuales abundan por todas partes.…  Seguir leyendo »

La Monarquía y los valores republicanos

En 1789, la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano que alumbró la Revolución Francesa establecía que “los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derecho”. Al margen de que su lenguaje no fuera inclusivo como ahora se demanda, algo consecuente con las costumbres de la época, esta es probablemente la mejor definición posible de la esencia de los valores republicanos, recientemente reclamados por diversos portavoces políticos españoles. Con ocasión de la resolución para abolir la Monarquía que aprobó la semana pasada el Parlamento catalán, una portavoz de los llamados comunes declaró a la prensa que dichos valores republicanos son mayoritarios en la sociedad catalana.…  Seguir leyendo »

El Rey, una opción arriesgada

El discurso del Rey cayó como un mazazo aquella noche. No sabría decir qué esperábamos los demócratas que dijera, ni siquiera si queríamos que lo dijera él. Pero necesitábamos que alguien con autoridad nos hablara. Pedíamos algo nada fácil: que quien se atreviera lo hiciera con voluntad de frenar y conciliar, que devolviera la autoestima a un Estado desconcertado tanto por el anuncio de una declaración unilateral de independencia como por las impactantes imágenes difundidas por todo el mundo, sagazmente manipuladas, sobre la actuación policial el 1-O. El Rey dio el paso adelante. Podrían o deberían quizás haber sido otros, pero fue el Rey.…  Seguir leyendo »

¿ Por qué no gritar ¡Viva el Rey! cuando desde una institución pública se promueve la guerra contra el Estado español? Que la amenaza parta del ridículo personaje que preside la Generalitat catalana no disminuye la afrenta. Y demuestra cuán bajo ha llegado a caer una sociedad que mantiene al frente de su autogobierno a un golpista xenófobo teledirigido por un forajido.

Resulta estupefaciente el estruendoso silencio de tantos demócratas frente a agresiones como esta a nuestro sistema de libertades. Tal vez esa apatía forme parte de una cultura cívica, la de nuestra sociedad actual, que hunde sus raíces en el régimen instaurado por los vencedores de una lejana Guerra Civil.…  Seguir leyendo »

La Princesa de Asturias en Covadonga

Asturias celebra este año tres importantes conmemoraciones: los centenarios de la creación del Parque de la Montaña de Covadonga (hoy de los Picos de Europa) y de la Coronación Canónica de la Virgen de Covadonga, y el 1300º aniversario de los orígenes del Reino de Asturias, es decir, de la legendaria batalla con la que se inició la recuperación del espíritu y el territorio perdido a principios del siglo VIII. Este último acontecimiento, la creación del Reino de Asturias, fue, como es sabido, el germen del posterior desarrollo de la nación española y da continuidad a la Monarquía actual con la más arraigada tradición histórica de la península.…  Seguir leyendo »

Algunos se identificarían hoy con esta frase latina; obviamente quienes no conozcan sus antecedentes y consecuencias. Asumirían lo que representa con tanta ceguera irresponsable como frivolidad. Con estas tres palabras concluía Ortega, siguiendo la reiterada sentencia de Catón el Viejo, su célebre artículo en «El Sol», el 15 de noviembre de 1930. Ortega adelantaba la caída de Alfonso XIII cinco meses y un día después. Quienes ven la Historia con un solo ojo no irán más allá de aquellas tres palabras pero Ortega siguió reflexionando sobre ellas. Sin finalizar 1931 el filósofo denunció los nubarrones que se cernían sobre el nuevo régimen.…  Seguir leyendo »

Un Rey en su sitio

En el Cantar del Mío Cid, el gran poema épico del Medievo español, Don Rodrigo Díaz de Vivar le advierte a Alfonso VI con nobleza castellana: “Muchos males han venido / por los reyes que se ausentan”. Aquella osadía le acarreó al Campeador burgalés por parte del soberano al que había servido con lealtad férrea -“Cosas tenedes el Cid / que farán hablar las piedras”- la enorme desdicha de su destierro bajo el apercibimiento de que todo aquél que le auxiliara camino de su éxodo perdería sus campos sembrados de sal.

Como la verdad engendra odio (“Veritas odium parit“), el proscrito batallador corrió similar suerte que aquel otro cortesano que, tras abandonar el Salón del Trono, salió escopeteado urgiendo que le ensillaran el corcel más veloz de las caballerizas palatinas.…  Seguir leyendo »

Debo decir que yo no soy monárquico por convicción, de la misma forma que tampoco soy creyente por nacimiento. En cualquier caso, las circunstancias de cada situación a la mayoría de los mortales nos inclinan a un lado o a otro. Dicho esto, creo con toda sinceridad que conviene resaltar, en lo que voy a exponer, dos cosas principales: la primera, que el Rey Juan Carlos ha prestado un gran servicio a un país que cuando accedió al Trono era un apestado internacional desde mucho antes de la muerte de Franco, el cual, por cierto, ahora muchos no quieren trasladarlo del lugar simbólico en que se encuentra expuesto impúdicamente.…  Seguir leyendo »