Monarquía

¿ Por qué no gritar ¡Viva el Rey! cuando desde una institución pública se promueve la guerra contra el Estado español? Que la amenaza parta del ridículo personaje que preside la Generalitat catalana no disminuye la afrenta. Y demuestra cuán bajo ha llegado a caer una sociedad que mantiene al frente de su autogobierno a un golpista xenófobo teledirigido por un forajido.

Resulta estupefaciente el estruendoso silencio de tantos demócratas frente a agresiones como esta a nuestro sistema de libertades. Tal vez esa apatía forme parte de una cultura cívica, la de nuestra sociedad actual, que hunde sus raíces en el régimen instaurado por los vencedores de una lejana Guerra Civil.…  Seguir leyendo »

La Princesa de Asturias en Covadonga

Asturias celebra este año tres importantes conmemoraciones: los centenarios de la creación del Parque de la Montaña de Covadonga (hoy de los Picos de Europa) y de la Coronación Canónica de la Virgen de Covadonga, y el 1300º aniversario de los orígenes del Reino de Asturias, es decir, de la legendaria batalla con la que se inició la recuperación del espíritu y el territorio perdido a principios del siglo VIII. Este último acontecimiento, la creación del Reino de Asturias, fue, como es sabido, el germen del posterior desarrollo de la nación española y da continuidad a la Monarquía actual con la más arraigada tradición histórica de la península.…  Seguir leyendo »

Algunos se identificarían hoy con esta frase latina; obviamente quienes no conozcan sus antecedentes y consecuencias. Asumirían lo que representa con tanta ceguera irresponsable como frivolidad. Con estas tres palabras concluía Ortega, siguiendo la reiterada sentencia de Catón el Viejo, su célebre artículo en «El Sol», el 15 de noviembre de 1930. Ortega adelantaba la caída de Alfonso XIII cinco meses y un día después. Quienes ven la Historia con un solo ojo no irán más allá de aquellas tres palabras pero Ortega siguió reflexionando sobre ellas. Sin finalizar 1931 el filósofo denunció los nubarrones que se cernían sobre el nuevo régimen.…  Seguir leyendo »

Un Rey en su sitio

En el Cantar del Mío Cid, el gran poema épico del Medievo español, Don Rodrigo Díaz de Vivar le advierte a Alfonso VI con nobleza castellana: “Muchos males han venido / por los reyes que se ausentan”. Aquella osadía le acarreó al Campeador burgalés por parte del soberano al que había servido con lealtad férrea -“Cosas tenedes el Cid / que farán hablar las piedras”- la enorme desdicha de su destierro bajo el apercibimiento de que todo aquél que le auxiliara camino de su éxodo perdería sus campos sembrados de sal.

Como la verdad engendra odio (“Veritas odium parit“), el proscrito batallador corrió similar suerte que aquel otro cortesano que, tras abandonar el Salón del Trono, salió escopeteado urgiendo que le ensillaran el corcel más veloz de las caballerizas palatinas.…  Seguir leyendo »

Debo decir que yo no soy monárquico por convicción, de la misma forma que tampoco soy creyente por nacimiento. En cualquier caso, las circunstancias de cada situación a la mayoría de los mortales nos inclinan a un lado o a otro. Dicho esto, creo con toda sinceridad que conviene resaltar, en lo que voy a exponer, dos cosas principales: la primera, que el Rey Juan Carlos ha prestado un gran servicio a un país que cuando accedió al Trono era un apestado internacional desde mucho antes de la muerte de Franco, el cual, por cierto, ahora muchos no quieren trasladarlo del lugar simbólico en que se encuentra expuesto impúdicamente.…  Seguir leyendo »

Hace unos días, la veterana periodista Pilar Urbano (Valencia, 1940) escribió un artículo en estas mismas páginas en el que instaba al Rey Juan Carlos a abandonar su título de Rey y el que ha sido su hogar durante más de medio siglo.

Lo hacía -como viene siendo costumbre en estos últimos tiempos- con el salvífico propósito de proteger y preservar la Corona y a quien hoy la ciñe, objetivo que cuenta con la aprobación de numerosos enemigos de la institución y –por lo que estoy constatando- no pocas almas cándidas, ajenas a las perversas consecuencias que esta proposición encierra.

Desde que España descarriló un infausto 11 de marzo y se alterase de manera criminal el curso natural de su recorrido histórico como nación, el Espíritu de la Transición sufrió un golpe tan mortal como el de los centenares de víctimas que perdieron la vida en aquella trágica y soleada mañana.…  Seguir leyendo »

Nunca he sido okupa, y menos de un hombre que fue Rey; pero si yo estuviese ahora bajo la camisa de Juan Carlos I podría decir, sin recurrir a la imaginación, que está pasando un momento áspero y penoso. Más duro que el de la abdicación, cuyos maquinistas pudieron revestirlo con la grandeza de un despedirse y despojarse en vivo. El momento más incierto de su vida. Por muy neomonárquico que sea el flamante gobierno de Pedro Sánchez, su debilidad parlamentaria y la falta de influjo político de personajes como González, Guerra o Rubalcaba, ‘exiliados’ por Sánchez, no permiten confiar en su apoyo cara a los episodios que se avecinan.…  Seguir leyendo »

Estatua de Beau Brummell en Londres.

El lunes 13 de mayo de 2013, cené con Corinna en mi restaurante favorito de Londres. La recién autodefinida como “amiga entrañable” del rey Juan Carlos aceptó mi invitación para compartir los mullidos asientos de terciopelo verde de Wiltons, un clásico del pescado exquisito, a punto de cumplir 300 años de existencia.

Su enclave, al final de Jermyn Street, la calle de la moda masculina, justo enfrente de Turnbull and Asser, la camisería de James Bond y el Gran Gatsby, tiene un significado. Ese significado queda elevado al cuadrado por la estatua de bronce que parece vigilar el derecho de admisión ante su entrada: está dedicada a Beau Brummell, representado con su levita, chistera y bastón como arbiter elegantiarum de la era georgiana, en calidad de favorito del Príncipe Regente y futuro Jorge IV.…  Seguir leyendo »

El 18 de junio de 2014 tuvo lugar la abdicación del rey Juan Carlos I. Tras casi cuarenta años como jefe de Estado, su persona dejó de estar amparada por el régimen de inviolabilidad previsto en el artículo 56 de la Constitución y su nuevo estatus, rey emérito, le situó en una situación imprevista hasta ese momento en nuestro ordenamiento jurídico.

Para remediar esta situación, el Gobierno de Mariano Rajoy impulsó primero y el Parlamento aprobó después la Ley Orgánica 4/2014, por la que se modificó la Ley Orgánica 6/1985 del Poder Judicial (BOE 12 de julio de 2014). Entre otros artículos se reformaron el 55 bis de la LOPJ, el cual quedó redactado de la siguiente manera: “Además de las competencias atribuidas a las Salas de lo Civil y de lo Penal del Tribunal Supremo en los artículos 56 y 57, dichas Salas conocerán de la tramitación y enjuiciamiento de las acciones civiles y penales, respectivamente, dirigidas contra la Reina consorte o el consorte de la Reina, la Princesa o Príncipe de Asturias y su consorte, así como contra el Rey o Reina que hubiere abdicado y su consorte”.…  Seguir leyendo »

El ex fiscal del caso Nóos, Pedro Horrach, explicaba hace unos días a este periódico que de no haber prescrito el presunto delito de fraude a Hacienda (la donación del Rey Juan Carlos a su hija Cristina de 1,5 millones de euros para la adquisición de la casa de Pedralbes, presentada tributariamente como un préstamo), Horrach hubiese tenido que citar al Rey a testificar. “Hubiera tenido que declarar si no fuese inviolable”, dice el fiscal, quien añade que, “de haber tenido que declarar, habría que ver en qué condiciones”.

Marcando distancias de la Corona y mandando a Iñaki y a la Infanta Cristina, que también ha sido procesada, al ostracismo se ha zanjado una crisis constitucional -como si no hubiera suficientes fuegos abiertos en España- y se ha exhibido la ejemplaridad ética que debe dar la monarquía moderna.…  Seguir leyendo »

El presidente de la República italiana y el Rey de España son, respectivamente, el Jefe del Estado de dos países que forman parte de la UE y que adoptaron un régimen parlamentario caracterizado, entre otras cosas, porque el jefe del Ejecutivo es el presidente del Gobierno, que responde políticamente ante el Parlamento.

Hay similitudes y algunas diferencias esenciales en sus funciones. Por un lado, ambos son Jefes del Estado, lo que significa que constituyen un poder aparte de los tres tradicionales, aunque en el caso italiano el presidente puede ser, en ciertos casos, un elemento decisivo en cada uno de ellos.…  Seguir leyendo »

Ovaciones académicas a dos excepcionales astros de la humildad: el Rey símbolo de la España viva sin fin; el músico vasco que regaló su armonía hispánica a un mundo sin fronteras. El Rey que no pretende: es. El músico enseña el alma que se oye y no se ve.

Hazañas culminadas en una época dominada por la pretenciosa y despectiva prepotencia de figurones bancarios, deportistas, políticos y comentaristas de la comunicación.

Hay quienes, aunque ancianos, mantienen sus facultades comunicativas tanto oratorias como auditivas; no es mi caso. Ni siquiera los audífonos más recientes resuelven mi problema pasivo; la sordera. Pero ocurre que, de vez en cuando, debo brindar en honor de alguien.…  Seguir leyendo »

Mi abuelo materno heredó de su padre el oficio de barbero. Al igual que su progenitor, en su juventud había votado a candidatos monárquicos en las elecciones, y por eso, en la década de 1940 y 1950, compraba a diario el ABC para que sus clientes se entretuviesen. Lo recuerdo haciendo crucigramas, leyendo capítulos del Quijote, consultando la enciclopedia Espasa –su vademécum cultural–, evocando la hermosura de Celia Gámez y, sobre todo, contando anécdotas de cuando le tocó hacer el servicio militar en Madrid y le encomendaron ser el barbero del dictador Primo de Rivera. También me contaba la triste partida de Alfonso XIII, el Monarca cuyo desfile nupcial vio uno de mis bisabuelos, un trabajador municipal que viajó desde Linares a Madrid para vitorearlo, alquiló una habitación de hotel y desde el balcón contempló la explosión producida por la bomba que Mateo Morral arrojó contra los Reyes.…  Seguir leyendo »

Nuestra monarquía ha venido desempeñando, desde hace 42 años, una función crucial para el establecimiento y la vigencia efectiva del sistema constitucional. Además de la actuación decisiva de Don Juan Carlos en el proceso de transición del régimen franquista a la democracia y de su valiosa contribución, a lo largo de su reinado, en la tarea colectiva de lograr que la sociedad española alcanzase, como así ha sido, altas cotas de bienestar y progreso en coherencia con su organización institucional como Estado social y democrático de derecho, otro de los buenos servicios que la monarquía nos ha prestado ha sido el de la normalidad con que se produjo la sucesión en la Corona.…  Seguir leyendo »

Una Monarquía meritocrática

La ruta republicana es una vía muerta”. Así de rotundo fue el socialista Luis Jiménez de Asúa, padre de la Constitución republicana de 1931, en una carta dirigida a Indalecio Prieto en 1948. La frase llama especialmente la atención por haber sido escrita tras el fracaso del Pacto de San Juan de Luz entre monárquicos y socialistas, que alejaba, tal vez para siempre, la posibilidad de una restauración monárquica apoyada por el PSOE. Pero los hechos eran tozudos y parecían indicar que restablecer a la vez la libertad y la república era una empresa fuera del alcance de las limitadas fuerzas de la izquierda.…  Seguir leyendo »

Felipe VI y la Constitución vidas paralelas

Celebramos el 50 aniversario de Su Majestad el Rey el mismo año en el que se cumplen cuatro decenios de la Constitución española. Esta conmemoración de nuestra democracia no es sólo una fecha que nos invita a repasar la historia, sino también nuestro presente y nuestro futuro; el proyecto de país libre y avanzado que queremos mantener y perfeccionar; la nación hace ya tiempo reconciliada que puede –y debe– seguir trazando con entusiasmo su destino compartido. Dentro de algunos años, los historiadores harán la cuenta de esa España que depende de las mujeres y los hombres de hoy, y toda esa obra podrá resumirse mediante una fórmula que traduzca nuestra continuidad histórica, la biografía de este país moderno al que sin embargo preceden tantos siglos; pues nuestra España será la España de Felipe VI.…  Seguir leyendo »

El reciente vídeo familiar de Felipe VI con la reina Letizia y sus dos hijas en el que nos enseñan escenas de su vida cotidiana, nos demuestra que estamos ante el rey más británico de los Borbones españoles. No ha sido improvisado. La idea de configurar una Corona fiel a la letra y al espíritu de la Constitución, continuadora de la Historia al tiempo que partícipe de los cambios, inicia un nuevo tipo de perfil monárquico en España. Tampoco es casual el seguimiento del ejemplo inglés. El modelo de Gran Bretaña ha contado con los pensadores más relevantes sobre la Monarquía en su relación con el parlamentarismo y la democracia, y la experiencia más satisfactoria.…  Seguir leyendo »

En esta España nuestra tan convulsa, quienes buscan continuas excusas para pelearse, lejos de darse un respiro con motivo de las Navidades y disfrutar de la siempre alegre Epifanía, están de nuevo a la gresca con motivo de las consecuencias de las nevadas sin precedentes ocurridas estos días atrás.

De poco ha servido la tregua navideña para apaciguar los ánimos. Ni los villancicos -con su invitación a la esperanza y la concordia- ni la llamada a renovar las ilusiones más genuinas que evocamos en la festividad de los Reyes Magos han conseguido darnos un minuto de respiro. Incluso se ha puesto de moda que las tradicionales cabalgatas conmemorativas sean utilizadas ahora como arma arrojadiza por quienes dicen defender una diversidad que estamos descubriendo es sinónimo de divisiones y enfrentamientos sociales crecientes.…  Seguir leyendo »

La suerte de tener un Rey

Sin duda, mis amigos franceses se reirán de mí, pero, sinceramente, envidio a los españoles por tener un rey. Sobre todo a este, Felipe. En las repúblicas, el presidente es demasiado débil para que se le escuche –es el caso de Alemania o de Italia– o demasiado poderoso para que se le considere imparcial, como ocurre en Francia o Estados Unidos. La soberana británica es solo representativa, y no dice nada, igual que ocurre en Holanda o en Suecia, mientras que el Rey de España se expresa con más libertad y solamente en circunstancias excepcionales. Del reinado de Juan Carlos la historia recordará que, en 1975, apadrinó la transición de la dictadura franquista a la democracia parlamentaria, lo que no fue tan fácil, y que, en 1981, evitó un intento de golpe de Estado, lo que no es poca cosa y en sí justifica en gran medida un reinado.…  Seguir leyendo »

El año en que al menos relinchó el Rey

Hace tres años y medio, cuando ya todos sabíamos que el presidente del Gobierno había estado encubriendo la corrupción en la cúpula del PP para que no se descubriera que él mismo había cobrado durante años sobresueldos ilegales, se produjo uno de esos acontecimientos que pueden servir de gozne entre dos eras. Pero no fue el rey Juan Carlos quien compareció para anunciar, como hubiera sido pertinente, que Rajoy le había presentado la dimisión, sino que fue Rajoy quien compareció para anunciar que el rey Juan Carlos le había presentado la dimisión.

Quienes se escandalizaron cuando describí en estos términos la abdicación deberán reconocer que, con el paso del tiempo, se han difuminado los fantasmas que sugerían que Juan Carlos podía no estar en condiciones de ejercer la Jefatura del Estado; y el relevo por su hijo ha quedado circunscrito -así pasará a la Historia- a una mera cuestión de oportunidad política.…  Seguir leyendo »