Monarquía

El presidente de la República italiana y el Rey de España son, respectivamente, el Jefe del Estado de dos países que forman parte de la UE y que adoptaron un régimen parlamentario caracterizado, entre otras cosas, porque el jefe del Ejecutivo es el presidente del Gobierno, que responde políticamente ante el Parlamento.

Hay similitudes y algunas diferencias esenciales en sus funciones. Por un lado, ambos son Jefes del Estado, lo que significa que constituyen un poder aparte de los tres tradicionales, aunque en el caso italiano el presidente puede ser, en ciertos casos, un elemento decisivo en cada uno de ellos.…  Seguir leyendo »

Ovaciones académicas a dos excepcionales astros de la humildad: el Rey símbolo de la España viva sin fin; el músico vasco que regaló su armonía hispánica a un mundo sin fronteras. El Rey que no pretende: es. El músico enseña el alma que se oye y no se ve.

Hazañas culminadas en una época dominada por la pretenciosa y despectiva prepotencia de figurones bancarios, deportistas, políticos y comentaristas de la comunicación.

Hay quienes, aunque ancianos, mantienen sus facultades comunicativas tanto oratorias como auditivas; no es mi caso. Ni siquiera los audífonos más recientes resuelven mi problema pasivo; la sordera. Pero ocurre que, de vez en cuando, debo brindar en honor de alguien.…  Seguir leyendo »

Mi abuelo materno heredó de su padre el oficio de barbero. Al igual que su progenitor, en su juventud había votado a candidatos monárquicos en las elecciones, y por eso, en la década de 1940 y 1950, compraba a diario el ABC para que sus clientes se entretuviesen. Lo recuerdo haciendo crucigramas, leyendo capítulos del Quijote, consultando la enciclopedia Espasa –su vademécum cultural–, evocando la hermosura de Celia Gámez y, sobre todo, contando anécdotas de cuando le tocó hacer el servicio militar en Madrid y le encomendaron ser el barbero del dictador Primo de Rivera. También me contaba la triste partida de Alfonso XIII, el Monarca cuyo desfile nupcial vio uno de mis bisabuelos, un trabajador municipal que viajó desde Linares a Madrid para vitorearlo, alquiló una habitación de hotel y desde el balcón contempló la explosión producida por la bomba que Mateo Morral arrojó contra los Reyes.…  Seguir leyendo »

Nuestra monarquía ha venido desempeñando, desde hace 42 años, una función crucial para el establecimiento y la vigencia efectiva del sistema constitucional. Además de la actuación decisiva de Don Juan Carlos en el proceso de transición del régimen franquista a la democracia y de su valiosa contribución, a lo largo de su reinado, en la tarea colectiva de lograr que la sociedad española alcanzase, como así ha sido, altas cotas de bienestar y progreso en coherencia con su organización institucional como Estado social y democrático de derecho, otro de los buenos servicios que la monarquía nos ha prestado ha sido el de la normalidad con que se produjo la sucesión en la Corona.…  Seguir leyendo »

Una Monarquía meritocrática

La ruta republicana es una vía muerta”. Así de rotundo fue el socialista Luis Jiménez de Asúa, padre de la Constitución republicana de 1931, en una carta dirigida a Indalecio Prieto en 1948. La frase llama especialmente la atención por haber sido escrita tras el fracaso del Pacto de San Juan de Luz entre monárquicos y socialistas, que alejaba, tal vez para siempre, la posibilidad de una restauración monárquica apoyada por el PSOE. Pero los hechos eran tozudos y parecían indicar que restablecer a la vez la libertad y la república era una empresa fuera del alcance de las limitadas fuerzas de la izquierda.…  Seguir leyendo »

Felipe VI y la Constitución vidas paralelas

Celebramos el 50 aniversario de Su Majestad el Rey el mismo año en el que se cumplen cuatro decenios de la Constitución española. Esta conmemoración de nuestra democracia no es sólo una fecha que nos invita a repasar la historia, sino también nuestro presente y nuestro futuro; el proyecto de país libre y avanzado que queremos mantener y perfeccionar; la nación hace ya tiempo reconciliada que puede –y debe– seguir trazando con entusiasmo su destino compartido. Dentro de algunos años, los historiadores harán la cuenta de esa España que depende de las mujeres y los hombres de hoy, y toda esa obra podrá resumirse mediante una fórmula que traduzca nuestra continuidad histórica, la biografía de este país moderno al que sin embargo preceden tantos siglos; pues nuestra España será la España de Felipe VI.…  Seguir leyendo »

El reciente vídeo familiar de Felipe VI con la reina Letizia y sus dos hijas en el que nos enseñan escenas de su vida cotidiana, nos demuestra que estamos ante el rey más británico de los Borbones españoles. No ha sido improvisado. La idea de configurar una Corona fiel a la letra y al espíritu de la Constitución, continuadora de la Historia al tiempo que partícipe de los cambios, inicia un nuevo tipo de perfil monárquico en España. Tampoco es casual el seguimiento del ejemplo inglés. El modelo de Gran Bretaña ha contado con los pensadores más relevantes sobre la Monarquía en su relación con el parlamentarismo y la democracia, y la experiencia más satisfactoria.…  Seguir leyendo »

En esta España nuestra tan convulsa, quienes buscan continuas excusas para pelearse, lejos de darse un respiro con motivo de las Navidades y disfrutar de la siempre alegre Epifanía, están de nuevo a la gresca con motivo de las consecuencias de las nevadas sin precedentes ocurridas estos días atrás.

De poco ha servido la tregua navideña para apaciguar los ánimos. Ni los villancicos -con su invitación a la esperanza y la concordia- ni la llamada a renovar las ilusiones más genuinas que evocamos en la festividad de los Reyes Magos han conseguido darnos un minuto de respiro. Incluso se ha puesto de moda que las tradicionales cabalgatas conmemorativas sean utilizadas ahora como arma arrojadiza por quienes dicen defender una diversidad que estamos descubriendo es sinónimo de divisiones y enfrentamientos sociales crecientes.…  Seguir leyendo »

La suerte de tener un Rey

Sin duda, mis amigos franceses se reirán de mí, pero, sinceramente, envidio a los españoles por tener un rey. Sobre todo a este, Felipe. En las repúblicas, el presidente es demasiado débil para que se le escuche –es el caso de Alemania o de Italia– o demasiado poderoso para que se le considere imparcial, como ocurre en Francia o Estados Unidos. La soberana británica es solo representativa, y no dice nada, igual que ocurre en Holanda o en Suecia, mientras que el Rey de España se expresa con más libertad y solamente en circunstancias excepcionales. Del reinado de Juan Carlos la historia recordará que, en 1975, apadrinó la transición de la dictadura franquista a la democracia parlamentaria, lo que no fue tan fácil, y que, en 1981, evitó un intento de golpe de Estado, lo que no es poca cosa y en sí justifica en gran medida un reinado.…  Seguir leyendo »

El año en que al menos relinchó el Rey

Hace tres años y medio, cuando ya todos sabíamos que el presidente del Gobierno había estado encubriendo la corrupción en la cúpula del PP para que no se descubriera que él mismo había cobrado durante años sobresueldos ilegales, se produjo uno de esos acontecimientos que pueden servir de gozne entre dos eras. Pero no fue el rey Juan Carlos quien compareció para anunciar, como hubiera sido pertinente, que Rajoy le había presentado la dimisión, sino que fue Rajoy quien compareció para anunciar que el rey Juan Carlos le había presentado la dimisión.

Quienes se escandalizaron cuando describí en estos términos la abdicación deberán reconocer que, con el paso del tiempo, se han difuminado los fantasmas que sugerían que Juan Carlos podía no estar en condiciones de ejercer la Jefatura del Estado; y el relevo por su hijo ha quedado circunscrito -así pasará a la Historia- a una mera cuestión de oportunidad política.…  Seguir leyendo »

Durante la crisis secesionista catalana, el Rey tuvo una relevante actuación expresada en su mensaje del 3 de octubre que fue considerado como una declaración de guerra por los independentistas, los comunes y Podemos. Más sorprendente es que algún trabajo académico, tras criticar la intervención regia, lamentase que el Rey no hablara de los contusionados por las cargas policiales. No hace falta ser constitucionalista para entender la crisis política que conocería la Monarquía parlamentaria si su titular criticara implícitamente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad dirigidas por el ministro del Interior. Las críticas independentistas y de sus aliados incitan a analizar jurídicamente el mensaje del Rey, máxime cuando es la primera vez que el nuevo Monarca tiene que afrontar una crisis constitucional.…  Seguir leyendo »

Desde 1941, Don Juan de Borbón, 28 años, fue el heredero de la Monarquía española. No es asunto menor que Don Juan optara por ser Conde de Barcelona. Alfonso XIII había muerto en el exilio, dejando a su hijo la difícil herencia. Eran los años de la Segunda Guerra mundial. Don Juan, exiliado como su padre, vio cómo la situación se complicaba con cada parte de guerra. Su amigo Carvajal Xifré no paró hasta que don Juan se trasladó a Suiza con su familia. Allí, en Lausanne, esperó. Carvajal le planteó la necesidad mediática de un nombre. Don Juan no dudó: si puedo elegir, quiero ser Conde de Barcelona.…  Seguir leyendo »

“La Monarquía parlamentaria es el medio de combinar la inercia de un ídolo de madera con la credibilidad de un ídolo de carne y hueso” (George Bernard Shaw).

Sobre el calendario de España han pasado 39 años desde que nuestra Constitución (CE), aprobada por las Cortes en sesiones plenarias del Congreso de los Diputados y del Senado celebradas el 31 de octubre de 1978 y ratificada por el pueblo español en referéndum de 6 de diciembre de 1978, proclamó a la Monarquía parlamentaria como forma política del Estado (artículo 1.3 CE) y a don Juan Carlos I de Borbón Rey de España (artículo 57.1 CE), o sea, un híbrido de rey con atribuciones de presidente de república.…  Seguir leyendo »

En varias ocasiones hemos oído al portavoz de Unidos Podemos realzar su propio respaldo entre los ciudadanos expresado en las urnas para, a renglón seguido, descalificar a Don Felipe VI por «no haber sido elegido». Aunque la afirmación procede de un político que a veces se manifiesta de forma tan vehemente como infundada, conviene meditar sobre el alcance de su afirmación y el apoyo que le sirve de peana.

Y que, para no perdernos, se puede formular con gran simplicidad: el único origen del poder en un sistema democrático es el voto cuyo titular es el ciudadano. Es así que el rey en una monarquía hereditaria no ha sido elegido por nadie, luego nadie puede tomarse en serio su autoridad ni su pretendida superioridad institucional.…  Seguir leyendo »

El mensaje del Rey en la noche del 3 de octubre dejó a muchos con el estómago encogido. Había sido un día complicado en Barcelona. Los hechos arrojaban gran incertidumbre sobre las horas y días sucesivos. Y había miedo. Un miedo cerval asociado a fantasmas del pasado.

Las palabras del Rey fueron duras, pero fueron también un baño de realidad. Un fogonazo que despertó a todos del sopor del debate en bucle. Felipe VI puso el foco en la cuestión esencial. El Govern, dijo, que no representa más que a una parte de la sociedad catalana, debía saber que si quiere llegar hasta el final, el Estado llegaría hasta el final.…  Seguir leyendo »

Ha ocurrido como en esas películas de intriga en las que el protagonista deja un vídeo grabado en el que advierte: “Si estás viendo estas imágenes es que estoy muerto”. Solo que aquí ocurre al contrario. Si dentro de unos años seguimos recordando el mensaje a la Nación que Felipe VI grabó un 3 de octubre de 2017 será porque su autor continúa vivo, esto es, en el trono.

Aunque fue proclamado rey en 2014, ha sido este martes por la noche cuando a ojos de millones de españoles se ha coronado Felipe VI. La institución no estaba moribunda, pero sí malherida.…  Seguir leyendo »

En la manifestación histórica que reunió en Barcelona a todos los dirigentes de España y a algunos diplomáticos extranjeros, todos expresando su determinación de firmeza contra el fanatismo y la violencia, había grupos bien organizados apoyados por el Govern y la ciudad que dejaron claro que su intención no era tanto protestar contra los asesinatos sino más bien reivindicar su propia disputa privada. Las autoridades de la ciudad les permitieron llegar dos horas antes para ocupar todos los puntos clave y preparar su propio espectáculo privado, que mostró una absoluta indiferencia por las 16 personas asesinadas en Barcelona y Cambrils por extremistas.…  Seguir leyendo »

Hace ahora cuarenta años, en el verano de 1977, la posición institucional del Rey de España era tan confusa en el plano político como ambigua desde el punto de vista jurídico. En pleno tránsito desde la legalidad franquista a la legitimidad democrática, felizmente resuelta la cuestión dinástica por la renuncia patriótica de Don Juan de Borbón, el Jefe del Estado se situaba en algún punto indefinido entre el principio monárquico, objeto de un libro muy influyente de Miguel Herrero de Miñón, y el poder moderador diseñado por el clásico Benjamín Constant. Lejos, en todo caso, de la dignified part de la Constitución, donde situaba Walter Bagehot a la Corona británica, en contraste con su «parte eficiente».…  Seguir leyendo »

EL populismo voluntarista de izquierda radical, los retales desnaturalizados de un comunismo abducido por quienes fueron sus alevines, con las adherencias de los que tratan de aprovechar una cierta desorientación generalizada, han asumido la machacona estrategia de desnaturalizar y desprestigiar la Transición española, hábil y nada fácil operación política que asombró al mundo y fue referencia, desde las cautelas y modelos de cada caso, para las naciones de más allá del Telón de Acero y la propia Unión Soviética, como señaló Gorbachov cuando elogió nuestra Transición durante su viaje a España en octubre de 1990.

Como veterano amante de la Historia me preocupa, aunque no me sorprende, la ignorancia histórica –o la manipulación– de parte de nuestra nueva hornada política.…  Seguir leyendo »

Esta historia real que debo a mi difunta madre, emigrante española en el Reino Unido en la posguerra, trata sobre sobre la visita de estado que realizó el emperador de Etiopía Haile Selassie al Reino Unido en octubre de 1954. Yo era entonces un niño, y ver el cambio de guardia del Palacio de Buckingham se había convertido en una de mis primeras pasiones, algo que me duraría toda la vida. La precisión de los imponentes soldados británicos con sus abrigos rojos y la inspiradora música de su banda estimulaban mi imaginación, haciéndome sentir como uno de ellos, como si entrara en una fábula de Winnie the Pooh con Christopher Robin.…  Seguir leyendo »