Modelo de Estado (Continuación)

De la democracia española se dicen cosas tremendas. Se compara a los políticos con un virus, se reclaman expertos que decidan por encima de ellos, o se los desautoriza como impostores. De las instituciones unos afirman que nuestro modelo de democracia se está agotando —eso cuando nos perdonan la vida— y otros que está amenazado. No es por la pandemia, se repite desde hace años, pero cómo no endosarle también la infeliz situación en la que nos encontramos.

Dado el clima de las tertulias puede parecer paradójico que la valoración de la democracia en España, cuando se expresa en privado o con un juicio apartado de la presión ambiental, sea francamente buena y tienda a mejorar.…  Seguir leyendo »

Según una lúcida ocurrencia de Fernando Savater, «de las monarquías, como de la salud, cuanto menos se hable de ellas, mejor». En lo primero, sin embargo, yo soy reincidente.

Las monarquías europeas se han ido aproximando a las repúblicas cediendo señas de identidad propias; también la japonesa, parcialmente, tras la Segunda Guerra Mundial. Pero todavía conservan una: su carácter hereditario, en el que han ido introduciéndose algunas prudentes diferencias respecto del sistema sucesorio común. Así se ha hecho en España desde las Cortes gaditanas y se ha vuelto a hacer en el texto de 1978, cuyo artículo 57, sintetizado para lo que ahora nos interesa, dice así:

«1.…  Seguir leyendo »

La Constitución española de 1978 -lo ha reconocido el Tribunal Constitucional- no estableció una «democracia militante», contrariamente a lo que hicieron la Ley Fundamental de Bonn para Alemania y la Constitución de la V República para Francia, que no toleran que, desde la actividad política, pueda ponerse en peligro la unidad territorial, o la forma de Estado. Por esta razón, se comete un error cuando las pretensiones de los partidos antisistema y separatistas, además de «legales» (lo son porque la legislación española no las prohíbe), se adjetivan de «legítimas», que no lo son, a menos que se pretenda sostener que los Ordenamientos Jurídicos alemán y francés no son democráticos.…  Seguir leyendo »

Retrato de José Echegaray realizado por Joaquín Sorolla en 1905. Colección del Banco de España.

José Echegaray Eizaguirre fue el primer español que recibió un premio Nobel, en 1904 y en la modalidad de Literatura, ex aequo con el poeta francés, pero que escribía en occitano, Frédéric Mistral.

Hay que decir que el nombre del español ya fue barajado por la Academia sueca incluso desde el primer año de instauración de estos galardones, en 1901, como informa la prensa de la época, y hasta el último momento no se descartó su candidatura.

No obstante, la literaria fue solo una de las múltiples facetas de la actividad intelectual de José Echegaray y no la más importante. De hecho, a quien donó su medalla del Nobel y su biblioteca particular fue a la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, lo que prueba cuál era su verdadera pasión: la física matemática, los números, el razonamiento lógico, la imparcialidad científica.…  Seguir leyendo »

He tenido la suerte de poder disfrutar estos días de la lectura de la biografía de Andrew Roberts sobre Winston Churchill. Con este motivo, he profundizado en su figura, sus escritos y sus memorables discursos políticos. Acaso su prosa rimbombante, y su capacidad de superdotado para pulsar las cuerdas sensibles de su pueblo, constituyan un reto arduo para el lector de nuestros días, acostumbrado a la inmediatez y bastante ajeno a la familiaridad con la Historia que caracteriza la palabra de Churchill. En todo caso, fue ese decir barroco (a lo británico) lo que consiguió enardecer a sus compatriotas, hasta entonces adormecidos por el lenguaje frío y carente de esperanza utilizado por los partidarios del «apaciguamiento» y por las huecas soflamas pacifistas de Chamberlain.…  Seguir leyendo »

El Rey al que han dejado desnudo

En el curso de la visita que giró el lunes a la reformada sede madrileña de la Fundación Ortega-Marañón, en su primera aparición tras impedirle Sánchez entregar en Barcelona sus despachos a los nuevos jueces por primera vez desde su entronización, se registró la curiosa instantánea de Felipe VI frente a uno de los retratos más característicos del filósofo. La imagen evocaba la anécdota que se cuenta del encuentro –más bien choque por sus consecuencias– del pensador con Alfonso XIII y que aceleró el republicanismo del que luego se arrepentiría Ortega ante la deriva del nuevo régimen del que fue partero con su Agrupación al Servicio de la República.…  Seguir leyendo »

Aladina y la Lámpara Maravillosa

La envidia a la española tiene como principal característica la preferencia del mal ajeno sobre el bienestar propio. Por eso más de una vez he adaptado el famoso cuento de las Mil y Una Noches a la rivalidad entre editores, de forma que cuando dos de ellos se encuentran con la lámpara maravillosa y uno la frota, el Genio le dice que le pida lo que quiera, con la advertencia de que su compañero recibirá lo mismo o tal vez el doble. El editor español no vacila: “Pues sácame un ojo”.

Cada lector sabe que la chanza macabra podría trasladarse, sin variación alguna a su propio sector profesional.…  Seguir leyendo »

La responsabilidad de los engañados

Cuenta la leyenda que, mucho tiempo después de la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial, seguían apareciendo unidades o grupúsculos de militares todavía convencidos de que el emperador seguía moviendo los hilos desde su palacio y que la victoria definitiva estaba cerca. En algunas de estas instancias y relatos (pues entretanto el asunto se convirtió en un subgénero literario) los resistentes descendían en paracaídas de un cielo, que más que de el los justos, parece el de los distraídos, por no decir el de los embobados.

Salgan a pie de los bosques o desciendan dramáticamente del cielo todos estos hombres pertenecen a una misma clase: son individuos atrapados en un tiempo que ya no existe, donde todavía se podía creer que el emperador era divino e invencible.…  Seguir leyendo »

Una de las características del republicanismo en España es que carece de articulación; es decir, no hay una formulación teórica, una idea que dirían los clásicos. No olvidemos que tras una idea, que encierra un proyecto, un propósito y una acción, se agrupa la gente.

Aquí, en España, el republicanismo no tiene esa idea. Ni siquiera se trata de ese “republicanismo cívico” que resucitó a finales del siglo pasado, muy cercano a la ingeniería social, que proponía el sacrificio (sus partidarios dicen “ajuste”) de la libertad y la propiedad en aras del bien de la república. No. Tampoco es eso.

Quizá nuestros republicanos actuales podían haberse acogido a fórmulas más modernas, similares a las de Philippe Petit, tan del gusto del progresismo.…  Seguir leyendo »

El 3 de octubre de 2017 a las ocho y media de la tarde tomaba un avión desde Sevilla hacia Barcelona. Pocas horas antes el Rey había anunciado un discurso para las nueve de la noche y durante la tarde me temí lo peor, otra dosis de cháchara complaciente con el delito y la mezquindad. Ya saben: pocas menciones a la ley y mucha cochambre palabrera alterando el sentido recto de los conceptos. Al aterrizar y conectar el teléfono, en un mensaje, bromeando, un amigo me preguntaba si yo era el autor del discurso. No, no lo había escrito pero, naturalmente, lo firmaba.…  Seguir leyendo »

Escribía en agosto, con ocasión de la salida de España -más o menos voluntaria- del Rey Don Juan Carlos, que he sido monárquico y que quiero seguir siéndolo. De ahí que me preocupe, y mucho, la situación actual de nuestra monarquía zarandeada por la actividad del Gobierno actual.

El artículo 56 de nuestra Constitución dice literalmente: «El Rey es el jefe del Estado», símbolo de su unidad y permanencia y arbitra y modera el funcionamiento de las Instituciones…», y el artículo 62 y siguientes especifica cuáles son las funciones que se le atribuyen al Rey.

El tratadista de Derecho Político Santamaría de Paredes argumentaba que el Rey es el cuarto Poder del Estado y le atribuía, como hace la Constitución, el poder de moderar el funcionamiento de las instituciones.…  Seguir leyendo »

El Rey y las tres montañas

Tras los sucesos del día 25 de septiembre, ha quedado constatado ante la opinión pública nacional el acoso contra la Corona por el presidente del Gobierno -por omisión y acción- y algunos miembros del Gobierno -por acción-, que, simultánea y alucinantemente, integran el poder ejecutivo y la oposición anticonstitucional en España. Esta oposición, a diferencia de la «discrepante», refuta el sistema de legitimidad «en que se apoyan los poderes constituidos, poniéndose, por tanto, en tela de juicio la fundamentación del sistema y del poder» (De Vega).

Este hostigamiento incesante a la Corona, a ratos sin cuartel, a ratos sibilino, sostenido por miembros del Gobierno, que prometieron desempeñar sus cargos con lealtad al Rey y a la Constitución, lo convierte en algo sin parangón, inimaginable y de una gravedad extrema.…  Seguir leyendo »

Juan Carlos I como chivo exculpatorio

De entre las muchas formas que existen para abordar el análisis y valoración de los aspectos de la conducta del rey emérito que han sido sometidos a escrutinio crítico a lo largo de los últimos meses, probablemente quepa resaltar dos. Una sería a través del concepto de responsabilidad. Cuando se asume este enfoque por supuesto que en primer plano hay que poner la que corresponde al protagonista de unos comportamientos inequívocamente reprobables desde diversos puntos de vista. Pero sin duda también parece obligado señalar a sectores y personas que, por acción o por omisión, han contribuido, y de manera significativa, al desenlace conocido.…  Seguir leyendo »

España menguante

No es habitual, más bien insólito, que los miembros de un gobierno de cualquier democracia occidental tengan como objetivo básico de su actuación política el derribar la arquitectura constitucional por la que el país en cuestión se rige. Eso es lo que actualmente está ocurriendo en España, cuyo Ejecutivo cuenta entre sus vicepresidentes con uno, más precisamente el segundo, empeñado en conseguir la equiparación de nuestra patria con los modelos y prácticas seguidos por sus patrocinadores en Venezuela o en Irán, cuando no decidido a imponer sobre los ciudadanos de la nación española un esquema organizativo inspirado en el que utilizaron Lenin y Stalin, unos de los mayores genocidas que, junto con Hitler, Mao y Pol Pot, la humanidad nunca ha conocido.…  Seguir leyendo »

Si observamos lo que ocurre en países cercanos respecto al juramento de los diputados, advertiremos que en el Reino Unido se mantiene un juramento de fidelidad a la reina que puede ser sustituido por una afirmación solemne de parecido tenor. Se permite además que se haga a la manera escocesa, es decir, con la mano levantada pero sin sostener el texto sagrado (este es escogido libremente por el diputado). El juramento (o afirmación) debe ser tomado primero en inglés pero puede repetirse en galés, gaélico escocés o córnico. Y al final se firma en un libro de pergamino custodiado por el secretario de la Cámara de los Comunes.…  Seguir leyendo »

La desobediencia de Torra

El Palau de la Generalitat es un edificio emblemático que alberga la sede de la Presidencia de la Generalitat de Cataluña. En un escenario de desafíos, como el del procés, no es banal lo que acontezca allí. Por ejemplo, la declaración unilateral de independencia de Cataluña no hubiera podido ser calificada de «ineficaz», como hizo el Tribunal Supremo, si hubiera sido seguida del arriado de la bandera de España. No es, por tanto, insignificante que en el balcón principal del Palau se colocase una pancarta con el lema «Llibertat presos polítics i exiliats» y un lazo amarillo, ni que cientos de ayuntamientos y dependencias autonómicas hagan campañas a favor de la amnistía, la autodeterminación y la independencia o denuncien la supuesta falta de calidad democrática de nuestro país.…  Seguir leyendo »

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante el acto de entrega del XXXI Premio Internacional Cataluña, que distinguió al escritor y activista keniano Ngugi wa Thiong'o.

El 3 de septiembre se entregó el XXXI Premio Internacional Cataluña a Ngũgĩ wa Thiong’o. Quim Torra, que presidió el acto, nos ofreció un símil original. Según el president, “la libertad de expresión está amenazada” tanto en el África poscolonial como en el Estado español. El paralelismo es tan burdo que la prensa le dirigió todas las críticas. Pero más interesante fue la coletilla final del president: Descolonizar la mente (1986), un ensayo del escritor keniano, es su libro preferido. Pues veamos qué dice.

Tras décadas publicando en inglés, Ngũgĩ decidió escribir exclusivamente en kikuyu, una lengua de Kenia hablada por ocho millones de personas.…  Seguir leyendo »

Hoy, 15 de septiembre, Su Majestad la Reina celebra su cumpleaños. La Constitución contiene solo dos cosas -llamativas- respecto del consorte real. La primera es considerarlo en la norma constitucional (artículo 58); pues es algo único en el Derecho constitucional comparado. La segunda se refiere a que no puede asumir las «funciones constitucionales» del Rey, «salvo lo dispuesto para la Regencia». Lo primero se sigue de la convulsa vida política española del siglo XIX y, así, desde la Constitución de 1812 hasta la de 1876, se quiso asegurar que el ejercicio del Gobierno correspondiera solo al titular de la Corona. Lo segundo es consecuencia de lo anterior y significa jurídicamente que, si «la Reina consorte o el consorte de la Reina» desempeñan alguna función del Rey, los actos involucrados y generados serán nulos de pleno derecho.…  Seguir leyendo »

Decadencia y esperanza en Cataluña

Al principio fue una intuición minoritaria. Poco a poco se fue convirtiendo en una impresión incómoda creciente y en un rumor soterrado. Hoy sin embargo es una certeza trágica y un clamor compartido: Cataluña se encuentra en clara y franca decadencia. La política y la economía no son juegos. Las aventuras y revoluciones anarco-burguesas tienen un precio. Un precio que estamos pagando todos los catalanes.

La coincidencia entre tendencias económicas de medio plazo y la gravísima confrontación política de la última década han acelerado el declive económico de la comunidad. Esta decadencia se sintetiza en la caída de nuestra competitividad. Entre las 271 regiones europeas, Cataluña se situaba en la posición 103 en 2010.…  Seguir leyendo »

El principal desafío de nuestro modelo territorial durante los últimos años ha sido de naturaleza política, vinculado al aumento de la polarización ideológica sobre la cuestión territorial en la opinión pública y en los partidos con representación parlamentaria. Sin embargo, la crisis del coronavirus ha hecho que el principal reto del Estado autonómico pase a ser la gestión, pues la pandemia ha supuesto un verdadero test de estrés a la coordinación y cooperación intergubernamental y al ejercicio de autogobierno de las comunidades autónomas.

En los países federales, la respuesta al reto de coordinación ha sido heterogénea: más centralizada en Austria o en Suiza y menos en Alemania, donde las principales decisiones han estado en manos de los Länder, aunque coordinadas en foros similares a las Conferencias Sectoriales que tenemos en España.…  Seguir leyendo »