Social

Anoche me encontraba en una placentera duermevela, tras haber llegado a las tierras del Bajo Nalón -donde paso recurrentemente mis vacaciones de verano-, cuando se me apareció Heinrich Schliemann. ¡No les engaño! El sobresalto fue lógicamente enorme. Me quedé literalmente paralizado. Cualquier espectro siempre provoca dicho efecto; pero si el espíritu es el del mismísimo descubridor de la ciudad de Troya, la conmoción adquiere una intensidad especial. Para serles sinceros, aún no me he repuesto de la impresión. Así que he decidido escribir estas consideraciones en pos de una taumatúrgica necesidad personal de sosiego. Aún resuenan en mis oídos las conminativas palabras del millonario arqueólogo prusiano: «La Arcadia no se encuentra en el Peloponeso.…  Seguir leyendo »

«A veces para ser entendido hay que exagerar». Desde esta máxima debe leerse el título de esta Tercera. Sin esa razón la titularía: «El abuso del tú». El idioma es hijo del tiempo y por ello cambiante. Durante siglos el tuteo se utilizaba solo en situaciones particulares y ambientes de familiaridad. Desde hace cinco décadas, y en aras de una comunicación más cercana, viene desterrado el «usted» por considerarlo una barrera entre quienes se relacionan. Una sociedad que propicia la falta de formas, impone la «kultura» del «tú» invadiendo y monopolizando toda relación social.

Preguntas claves, a priori de una posterior reflexión, serían: ¿el tratamiento es mera formalidad o se corresponde, según su modo, con realidades personales o circunstancias sociales?…  Seguir leyendo »

Hoy se celebra el Día Internacional de la Juventud (IYD), que fue establecido por las Naciones Unidas en 2000 como un medio para aumentar la conciencia sobre los problemas que vivimos las personas jóvenes en todo el mundo. En este año 2019, la ONU ha decidido enfocar este día en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 4, que habla de “garantizar una educación de calidad, inclusiva y equitativa, y promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para todos”. De esta forma se relaciona de manera directa la educación transformadora con la erradicación de la pobreza y el trabajo digno.…  Seguir leyendo »

Decía Churchill que el pesimista ve la dificultad en cada oportunidad y el optimista ve la oportunidad en cada dificultad. Es una gran verdad, y acierta en lo esencial de ser pesimista u optimista. Es una actitud ante lo que nos rodea y nos sucede. Es un estado de ánimo el que nos hace juzgar un hecho o enfocar un tema o emprender una acción o esperar un suceso. Uno lo ve con ánimo y sentido positivo, y otro -en las mismas circunstancias- lo ve como algo negativo, fastidioso, infausto. Y es lo mismo, aunque lo veamos de forma tan dispar.…  Seguir leyendo »

“La pornografía es inmoral […] porque implica la cosificación, deshumanización, mercantilización y pública exhibición de algo que debería ser personal, humanizado e íntimo, como el sexo”, aseveraba el profesor Contreras en su último artículo.

Instituciones como la familia o la monogamia aportan estabilidad a una sociedad, un aspecto que contribuye a la convivencia pacífica entre sus integrantes. La pornografía, como bien apunta el profesor Contreras, puede debilitar su fortaleza, no la de la convivencia pacífica, sino la de esos lazos familiares. Puede contribuir al aumento de la apatía sexual, el deseo de experimentar en las prácticas sexuales conyugales (o fuera de ellas), entre otras cosas.…  Seguir leyendo »

La despedida

¿Quién no lo sabe? La muerte siempre triunfa. La vemos de forma diferente en verano que en invierno, cuando estamos sanos o enfermos, pero casi nunca aparece como es: un proceso más o menos largo, silencioso, solitario, que empieza con el último soplo de aliento sin aire y termina con nuestra desintegración en la nada. Así es, qué le vamos a hacer; morir es regresar al vacío, el lugar del que venimos sin ningún recuerdo, ni más ni menos.

Entonces, si terminamos en el mismo lugar del que partimos ¿por qué sentimos este miedo frío que duele más que el resultado?…  Seguir leyendo »

Los datos, ciertamente demoledores, del INE saltaron recientemente a la palestra pública: durante el primer semestre de este año nacieron en España 179.794 niños. Y murieron 226.384 personas, por lo que el crecimiento fue negativo (como lo había sido en 2017 y 2018) con un saldo de 46.590 ciudadanos menos. A este paso, se necesitarán más cementerios que paritorios en nuestros lares. Como si la muerte fuese ganando en nuestro país espacio inexorable cuantitativo -y cualitativo- a la vida, al modo que Bergman la filmó en El séptimo sello: desafiándonos como sociedad e individuos en un tablero de ajedrez cuyas reglas pareciera que hemos olvidado junto al sentido mismo de la partida.…  Seguir leyendo »

Hay dos Rosalías sonoras en nuestra cultura, la una ya lejana, muerta en 1885, y la otra muy reciente, casi una adolescente. La una poetisa y escritora y la otra cantante. ¿Qué las une, además del nombre? Las une su creatividad, aunque sea en campos distintos, pero, en el fondo, no tan distintos, y menos en un tiempo como el nuestro en el que diversos esfuerzos teóricos, empezando por los del impagable Raymond Williams, han intentado reducir las diferencias entre ámbitos culturales en apariencia muy separados: la cultura “seria”, por un lado, y la cultura “popular”, por otro. La concesión del Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan fue la confirmación de ese síntoma al que me refiero y yo mismo lo argumenté para esa ocasión en este mismo diario (EL PAÍS, 8-12-2016).…  Seguir leyendo »

Durante los años cincuenta, sesenta y setenta del siglo pasado se construyeron millones de viviendas sociales en España para personas pobres y necesitadas. Viviendas humildes pero que dieron confort y estabilidad a muchísimas familias y, además, a precios muy asequibles, lo que constituyó en sí un enérgico trampolín a muchos para dar ese salto a esa clase media tan anhelada. Durante ese periodo no consta que hubiera abusos hacia los moradores de dichas viviendas por parte de las autoridades de la época; de hecho, la tan cacareada «memoria histórica» ni menciona este avance social tan indiscutible.

Esa política social tan acertada se respetó durante las décadas siguientes, una vez se instaló la democracia en España, de tal manera que la vivienda social constituía un patrimonio nacional que permitía el acceso a un hogar a aquellas personas y familias con rentas medias y bajas.…  Seguir leyendo »

La bautizaron como la Manada de Manresa, pero no tienen ni punto de comparación. Lo hicieron, claro está, con la mejor de las intenciones, para demostrar las similitudes, denunciar el silencio hipócrita y defender a las víctimas (presentes y futuras). Pero la verdad es que, en lo fundamental, que no son los hechos sino sus circunstancias, este caso tiene muy poco que ver con el tristemente célebre de Pamplona.

Lo más evidente y fundamental es la raza, ¡la racialización! de los presuntos agresores, que impide que nuestra izquierda se manifieste por miedo a ser confundida con los racistas. En su defensa hay que decir que es un miedo razonable.…  Seguir leyendo »

El 18 de julio de 1945, entre las 3 y las 5 de la tarde, se perdió el atunero Jesús Nazareno, con base en Foz (Lugo). Nunca se encontraron los cuerpos de los náufragos y sólo apareció, unos días después, la cubierta de una escotilla en la costa asturiana. Debían zarpar dos jornadas antes, pero al ser la fiesta del Carmen (patrona de los marineros) y el 17 martes, ambas fechas tenidas por aciagas, lo pospusieron hasta el 18. Una fuerte tormenta se llevó a la embarcación, única de Foz que no regresó. Los detalles técnicos del hundimiento se quedaron en conjeturas y no los repetiremos, pero sí hay que destacar que esta historia, bien conocida en Foz (todos los años se les recuerda en las fiestas del Carmen) y en la Mariña lucense, es ignorada por completo en el resto de España y tal vez vale la pena rememorar lo sucedido, aunque este año «sólo» se cumplan 74 de la tragedia.…  Seguir leyendo »

El animal humano ha envidiado siempre las alas que no tiene, pero sin apagar nunca el deseo de convertirse en topo. Aunque erigir ciudades implica jugar con la fantasía de ascender al cielo (bien tomándolo por asalto o bien, como quiere una irreverente metáfora, rascándolo), la ciudad no sería nada sin sus propias profundidades: las catacumbas, las alcantarillas, las bodegas subterráneas y los pozos negros son, en efecto, tan urbanos como los tejados, las agujas, los pararrayos y las veletas. En un misterioso pasaje, Dostoievski hace decir a su “hombre del subsuelo” que San Petersburgo es “la ciudad más abstracta de todo el globo terráqueo”.…  Seguir leyendo »

Si olvidamos la desilusión causada por las derrotas de Bautista y de Nadal, Wimbledon nos ha devuelto por unos días el inmenso placer de la urbanidad, del civismo, del respeto a las formas: tenistas de blanco, recogepelotas perfectamente uniformados, jueces de silla, de red y de línea con camisa y corbata. Wimbledon no ha necesitado rendirse a la vulgarización de las modas para seguir siendo el torneo de tenis por antonomasia. En materia de formas Wimbledon sigue siendo un fenomenal valladar frente al populismo.

La urbanidad no es cuestión de autonomía. La urbanidad es heterónoma. Las normas de urbanidad vienen impuestas por la sociedad y en algunos casos, los menos, por la ley.…  Seguir leyendo »

Comienzo mi último libro, «Feminista y de derechas», recordando mi feminismo juvenil, pero también destacando las dudas de mis últimos años sobre el uso mismo de la palabra feminismo. Especialmente, por el problema que acaba de ejemplificar Carmen Calvo con su afirmación de que «el feminismo no es de todas, es de las socialistas». Esta es una de los grandes limitaciones del feminismo en los últimos años, esa pretensión de apropiación por una buena parte de la izquierda, esa falsa idea de que el feminismo es exclusivo de la izquierda.

Posiciones como las de Carmen Calvo han provocado las lógicas reticencias entre amplios sectores de las mujeres ante la palabra feminismo.…  Seguir leyendo »

La reciente y sorprendente polémica en torno al carácter político del Orgullo (antes gay, ahora LGTBI+), sugiere la necesidad de volver a reflexionar sobre dos cuestiones aparentemente diferentes, pero en el fondo muy relacionadas. La primera es más general, y tiene que ver con que es un evento político y, en particular, sobre si la protesta política es incompatible con lo lúdico. La segunda apunta al significado de la palabra “orgullo” en el marco de una lucha ciudadana por la igualdad efectiva de las minorías sexuales.

Vamos por partes. La afirmación de que el Orgullo LGTBI+ no es un acto político descansa, además de en una acusada falta de conocimiento histórico, en una incorrecta comprensión de qué significa protestar políticamente.…  Seguir leyendo »

Manifestación multitudinaria y politizada hasta el tuétano, aunque con una teórica bandera transversal, la arcoíris LGTBI. Un miembro del Gobierno va y asiste (primera cosa extraña, al menos a mi juicio). El ministro del Interior, en concreto (algo, en mi opinión, aún más extraño: su personalísima orientación sexual no sólo no lo justifica sino que hubiera debido constituir una causa de abstención). Y, arrancado a hablar, lo hace en términos de partido, dividiendo el mundo en buenos (los míos) y malos (los que no son míos). Un rato después, los miembros de otro sector político (de entre los que habían sido señalados en el segundo de los grupos) se vieron repudiados hasta el grado de tenerse que ir.…  Seguir leyendo »

«Atraca, atraca marinero al muelle,
que la Virgen del Carmen, embarcar quiere».

La devoción de la Marina a la Virgen del Carmen es muy antigua. Sabemos que desde la Edad Media en todos los pueblos y ciudades de la costa española se rinde culto religioso a la Virgen en procesiones y romerías marítimas portando su imagen. En abril de 1901, la Reina Regente, Doña María Cristina, proclamó a la Virgen del Carmen patrona de la Marina Española, declarando fiesta marinera el 16 de julio día en que la Iglesia celebra la liturgia de la Virgen del Carmen.

Para la Armada Española la Virgen del Carmen es como la expresión y manifestación de su gran devoción.…  Seguir leyendo »

Después de haber sido testigo del escrache al que se sometió a los representantes de Ciudadanos en el desfile del orgullo LGTBI, me vuelvo a acordar de algo de lo he sido testigo en varias ocasiones, como ciudadano observador y también, por desgracia, como directamente implicado en dos ocasiones, tras el accidente de ferrocarril de Angrois, en julio de 2013, en el que falleció mi madre, y tras la explosión del almacén ilegal de material pirotécnico que explotó en Tui en mayo de 2018.

Llevo años observando cómo desde posturas políticas próximas al marxismo se prioriza siempre el liderazgo en causas públicas de todo tipo que tengan como denominador común la implicación y la supuesta o real negligencia del poder político, puede ser un accidente grave -como el de Angrois, el Yak o el Metro de Valencia-, una catástrofe medioambiental -como la del Prestige o los incendios-, una causa social de cualquier tipo -como la que nos ocupa de las personas LGTBI por reivindicar sus derechos o promover sus intereses-, etc.…  Seguir leyendo »

La disputa de los primeros cristianos con los restos del paganismo por la hegemonía religiosa entre los siglos IV y V de nuestra era alcanzó cotas difícilmente superables en la demonización del diferente. Uno de los efectos de semejante obsesión por controlar los principios y valores en circulación en la esfera civil fue la construcción de retratos distorsionados de quienes seguían otros ideales éticos y practicaban opciones sexuales condenadas por el naciente dogma cristiano. Destaca entre ellos la biografía que la Historia Augusta dedicó a Heliogábalo, casi como eco de las recientes declaraciones de Rocío Monasterio, candidata de Vox a la presidencia de la Comunidad de Madrid sobre el Orgullo LGTBQI.…  Seguir leyendo »

En España, un país donde los millonarios tienen reputación de tacaños, Amancio Ortega quizá pensó que su donativo de 309 millones de euros en equipamiento médico para la sanidad sería recibido con muestras de agradecimiento. El sexto hombre más rico del mundo y fundador del imperio Zara se encontró en su lugar con una ruidosa polémica, insultos en las redes sociales y políticos que despreciaron su “limosna”. La reacción de una parte de la izquierda hacia el gesto de Ortega debió ser un alivio para otros millonarios: “¿Ven?”, podían decirse. “Mejor morirse con la fortuna en el banco que compartirla”.

En la monarquía del dinero de España y América Latina, donde las grandes fortunas suelen estar ligadas a herencias, privilegios y relaciones con el poder, no existe una cultura filantrópica parecida a la estadounidense.…  Seguir leyendo »