Social (Continuación)

La bautizaron como la Manada de Manresa, pero no tienen ni punto de comparación. Lo hicieron, claro está, con la mejor de las intenciones, para demostrar las similitudes, denunciar el silencio hipócrita y defender a las víctimas (presentes y futuras). Pero la verdad es que, en lo fundamental, que no son los hechos sino sus circunstancias, este caso tiene muy poco que ver con el tristemente célebre de Pamplona.

Lo más evidente y fundamental es la raza, ¡la racialización! de los presuntos agresores, que impide que nuestra izquierda se manifieste por miedo a ser confundida con los racistas. En su defensa hay que decir que es un miedo razonable.…  Seguir leyendo »

El 18 de julio de 1945, entre las 3 y las 5 de la tarde, se perdió el atunero Jesús Nazareno, con base en Foz (Lugo). Nunca se encontraron los cuerpos de los náufragos y sólo apareció, unos días después, la cubierta de una escotilla en la costa asturiana. Debían zarpar dos jornadas antes, pero al ser la fiesta del Carmen (patrona de los marineros) y el 17 martes, ambas fechas tenidas por aciagas, lo pospusieron hasta el 18. Una fuerte tormenta se llevó a la embarcación, única de Foz que no regresó. Los detalles técnicos del hundimiento se quedaron en conjeturas y no los repetiremos, pero sí hay que destacar que esta historia, bien conocida en Foz (todos los años se les recuerda en las fiestas del Carmen) y en la Mariña lucense, es ignorada por completo en el resto de España y tal vez vale la pena rememorar lo sucedido, aunque este año «sólo» se cumplan 74 de la tragedia.…  Seguir leyendo »

El animal humano ha envidiado siempre las alas que no tiene, pero sin apagar nunca el deseo de convertirse en topo. Aunque erigir ciudades implica jugar con la fantasía de ascender al cielo (bien tomándolo por asalto o bien, como quiere una irreverente metáfora, rascándolo), la ciudad no sería nada sin sus propias profundidades: las catacumbas, las alcantarillas, las bodegas subterráneas y los pozos negros son, en efecto, tan urbanos como los tejados, las agujas, los pararrayos y las veletas. En un misterioso pasaje, Dostoievski hace decir a su “hombre del subsuelo” que San Petersburgo es “la ciudad más abstracta de todo el globo terráqueo”.…  Seguir leyendo »

Si olvidamos la desilusión causada por las derrotas de Bautista y de Nadal, Wimbledon nos ha devuelto por unos días el inmenso placer de la urbanidad, del civismo, del respeto a las formas: tenistas de blanco, recogepelotas perfectamente uniformados, jueces de silla, de red y de línea con camisa y corbata. Wimbledon no ha necesitado rendirse a la vulgarización de las modas para seguir siendo el torneo de tenis por antonomasia. En materia de formas Wimbledon sigue siendo un fenomenal valladar frente al populismo.

La urbanidad no es cuestión de autonomía. La urbanidad es heterónoma. Las normas de urbanidad vienen impuestas por la sociedad y en algunos casos, los menos, por la ley.…  Seguir leyendo »

Comienzo mi último libro, «Feminista y de derechas», recordando mi feminismo juvenil, pero también destacando las dudas de mis últimos años sobre el uso mismo de la palabra feminismo. Especialmente, por el problema que acaba de ejemplificar Carmen Calvo con su afirmación de que «el feminismo no es de todas, es de las socialistas». Esta es una de los grandes limitaciones del feminismo en los últimos años, esa pretensión de apropiación por una buena parte de la izquierda, esa falsa idea de que el feminismo es exclusivo de la izquierda.

Posiciones como las de Carmen Calvo han provocado las lógicas reticencias entre amplios sectores de las mujeres ante la palabra feminismo.…  Seguir leyendo »

La reciente y sorprendente polémica en torno al carácter político del Orgullo (antes gay, ahora LGTBI+), sugiere la necesidad de volver a reflexionar sobre dos cuestiones aparentemente diferentes, pero en el fondo muy relacionadas. La primera es más general, y tiene que ver con que es un evento político y, en particular, sobre si la protesta política es incompatible con lo lúdico. La segunda apunta al significado de la palabra “orgullo” en el marco de una lucha ciudadana por la igualdad efectiva de las minorías sexuales.

Vamos por partes. La afirmación de que el Orgullo LGTBI+ no es un acto político descansa, además de en una acusada falta de conocimiento histórico, en una incorrecta comprensión de qué significa protestar políticamente.…  Seguir leyendo »

Manifestación multitudinaria y politizada hasta el tuétano, aunque con una teórica bandera transversal, la arcoíris LGTBI. Un miembro del Gobierno va y asiste (primera cosa extraña, al menos a mi juicio). El ministro del Interior, en concreto (algo, en mi opinión, aún más extraño: su personalísima orientación sexual no sólo no lo justifica sino que hubiera debido constituir una causa de abstención). Y, arrancado a hablar, lo hace en términos de partido, dividiendo el mundo en buenos (los míos) y malos (los que no son míos). Un rato después, los miembros de otro sector político (de entre los que habían sido señalados en el segundo de los grupos) se vieron repudiados hasta el grado de tenerse que ir.…  Seguir leyendo »

«Atraca, atraca marinero al muelle,
que la Virgen del Carmen, embarcar quiere».

La devoción de la Marina a la Virgen del Carmen es muy antigua. Sabemos que desde la Edad Media en todos los pueblos y ciudades de la costa española se rinde culto religioso a la Virgen en procesiones y romerías marítimas portando su imagen. En abril de 1901, la Reina Regente, Doña María Cristina, proclamó a la Virgen del Carmen patrona de la Marina Española, declarando fiesta marinera el 16 de julio día en que la Iglesia celebra la liturgia de la Virgen del Carmen.

Para la Armada Española la Virgen del Carmen es como la expresión y manifestación de su gran devoción.…  Seguir leyendo »

Después de haber sido testigo del escrache al que se sometió a los representantes de Ciudadanos en el desfile del orgullo LGTBI, me vuelvo a acordar de algo de lo he sido testigo en varias ocasiones, como ciudadano observador y también, por desgracia, como directamente implicado en dos ocasiones, tras el accidente de ferrocarril de Angrois, en julio de 2013, en el que falleció mi madre, y tras la explosión del almacén ilegal de material pirotécnico que explotó en Tui en mayo de 2018.

Llevo años observando cómo desde posturas políticas próximas al marxismo se prioriza siempre el liderazgo en causas públicas de todo tipo que tengan como denominador común la implicación y la supuesta o real negligencia del poder político, puede ser un accidente grave -como el de Angrois, el Yak o el Metro de Valencia-, una catástrofe medioambiental -como la del Prestige o los incendios-, una causa social de cualquier tipo -como la que nos ocupa de las personas LGTBI por reivindicar sus derechos o promover sus intereses-, etc.…  Seguir leyendo »

La disputa de los primeros cristianos con los restos del paganismo por la hegemonía religiosa entre los siglos IV y V de nuestra era alcanzó cotas difícilmente superables en la demonización del diferente. Uno de los efectos de semejante obsesión por controlar los principios y valores en circulación en la esfera civil fue la construcción de retratos distorsionados de quienes seguían otros ideales éticos y practicaban opciones sexuales condenadas por el naciente dogma cristiano. Destaca entre ellos la biografía que la Historia Augusta dedicó a Heliogábalo, casi como eco de las recientes declaraciones de Rocío Monasterio, candidata de Vox a la presidencia de la Comunidad de Madrid sobre el Orgullo LGTBQI.…  Seguir leyendo »

En España, un país donde los millonarios tienen reputación de tacaños, Amancio Ortega quizá pensó que su donativo de 309 millones de euros en equipamiento médico para la sanidad sería recibido con muestras de agradecimiento. El sexto hombre más rico del mundo y fundador del imperio Zara se encontró en su lugar con una ruidosa polémica, insultos en las redes sociales y políticos que despreciaron su “limosna”. La reacción de una parte de la izquierda hacia el gesto de Ortega debió ser un alivio para otros millonarios: “¿Ven?”, podían decirse. “Mejor morirse con la fortuna en el banco que compartirla”.

En la monarquía del dinero de España y América Latina, donde las grandes fortunas suelen estar ligadas a herencias, privilegios y relaciones con el poder, no existe una cultura filantrópica parecida a la estadounidense.…  Seguir leyendo »

Razones para hablar de violencia de género

Estos días nos estamos haciendo eco de que se ha alcanzado la cifra de 1.000 mujeres asesinadas por violencia machista. Sin embargo, hace meses que el número de víctimas mortales por violencia de género superó la redonda cifra de 1.000, ya que nuestra legislación, desde 2015, también reconoce como víctimas de esta violencia a los menores, y, según la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, el número total de menores víctimas mortales de violencia de género desde 2013 hasta la fecha ha sido de 28. Lo más terrible de esta estadística es que sabemos que no es una foto fija y que es muy posible que entre que se escribe este artículo y se publica, el número se incremente porque los asesinatos de mujeres por ser mujeres y de sus hijos e hijas, con la única finalidad de hacerles daño a ellas, se van a seguir perpetrando.…  Seguir leyendo »

A Luisa, setentona de pro.

De repente uno cumple setenta años y, también de repente, uno se da cuenta de que está igual que a los sesenta. De golpe uno llega a los setenta años y, también de golpe, uno nota que se siente lo mismo que a los sesenta y nueve. O sea, que cumplir años es menos solemne de lo que la gente piensa.

Este comentario se me ha ocurrido al leer la noticia de que las elecciones a la presidencia de los Estados Unidos, que se celebrarán en 2020, tendrán como protagonistas a tres candidatos que han superado con creces los 70 años de edad: Donald Trump, nacido en 1946; el demócrata Bernie Sanders, de la quinta del 41; y Joe Biden, de 76 años, que fue vicepresidente con Barak Obama durante dos trienios.…  Seguir leyendo »

La última producción de Isabel Coixet, Elisa y Marcela, proporciona material de debate incluso antes de su estreno oficial en Netflix. La película cuenta la historia real de dos mujeres gallegas que, a principios del siglo pasado, burlaron la omnipotencia eclesiástica y se casaron en un ejercicio de resistencia (y travestismo). Elisa y Marcela plasma la violencia con la que la sociedad disciplina la relación entre las protagonistas. Establece un claro contraste entre el mundo “exterior” y el mundo “interior”. Coixet muestra una intimidad donde la ternura, la pasión y la determinación destierran cualquier asomo de duda o dilema internos. Algunas voces han interpretado esta ausencia de trabas emocionales como una falta de plausibilidad histórica.…  Seguir leyendo »

La inmigración filipina no es un fenómeno reciente en España. Comenzó a finales del siglo XIX, cuando la élite hispanohablante conocida como los ilustrados vino a formarse a nuestro país. Esta incluía a los intelectuales José Rizal, Antonio Luna y Pedro Paterno.

En aquella época, España no estaba acostumbrada a recibir inmigrantes. La crónica Impresiones (Madrid, 1891) del propio Luna da cuenta de gritos de desconocidos por la calle («¡¡Chinitoo!!»), elogios condescendientes («Pero qué bien habla usted el español») y observaciones paternalistas. En una carta dirigida a Rizal (8-3-1889), Luna expresa su malestar por el racismo de la prensa española. El desencanto de los ilustrados con la metrópolis ayuda a entender la aparición del nacionalismo filipino y su evolución hacia posiciones independentistas.…  Seguir leyendo »

El 6 de julio iré al Orgullo. No lo haré subido en una carroza. Los organizadores de esta marcha han considerado que no cumplo con los requisitos para defender los derechos de mi propio colectivo. Ellos son los que reparten los carnets y, como cabía esperar, no he sido uno de los afortunados.

No voto ni al PSOE ni a Podemos. Tampoco formo parte de ninguna asociación LGTB. Y, para rematar, digo abiertamente que Albert Rivera es el presidente que España necesita. Por tanto, los organizadores me dejan sin ese carnet VIP porque me consideran un “imbécil terminal” que no puedo reivindicar mis derechos junto a ellos.…  Seguir leyendo »

Eutanasia

Si alguien debe despertar nuestra comprensión y solidaridad son las personas que sufren y por ello, si ese sufrimiento se presenta como insoportable y toman la terrible decisión de ponerle fin acabando con su propia vida, ningún otro ser humano puede atreverse a juzgarlo y para los creyentes el juicio moral solo a Dios corresponde. Desde el punto de vista jurídico, en España son siempre conductas impunes.

El problema se presenta, como ha sucedido con la muerte de María José Carrasco, cuando el suicidio no es posible fisiológicamente por el estado de postración que padecía y es otra persona la que actúa para producir el fallecimiento; esa conducta está castigada en el artículo 143, número 4 del Código Penal, aunque de forma atenuada en atención a las circunstancias de que medie la petición «expresa, seria e inequívoca» de la víctima.…  Seguir leyendo »

En las últimas elecciones locales y europeas, la militante de un partido político de cuyo nombre no quiero acordarme, informó -muy ufana y contenta- que encabezaba una lista donde abundaban las personas jóvenes, de tal manera que la media de edad de la candidatura era de 41 años.

Me pareció el argumento tan inane como si hubiera dicho lo contrario, es decir, que hubiera presumido de que su candidatura estaba repleta de personas mayores, con una media de edad de 60 años. Yo creía que la edad era importante en determinadas actividades, como el deporte, donde las condiciones físicas influyen en su práctica, o el gremio de la moda, en el que sería penoso asistir a un desfile repleto de octogenarios, sobre todo teniendo en cuenta la tendencia de los modistas a aplicar transparencias, que sobre pieles tersas y juveniles quedan bastante mejor que sobre epidermis arrugadas.…  Seguir leyendo »

A buena parte de la izquierda le entusiasma el progreso y presume de progresista, pero no desea reconocer cómo se fragua. Para ellos la justicia social es la forma de medirlo, pero el progreso es mucho más que justicia social, es capitalismo responsable. Además, la justicia social puede ser injusta cuando es fruto de una ley no votada o atribuye a unos, sesgadamente, responsabilidades de otros.

La izquierda defiende su falso progresismo abusando de la ventana de Overton para enmascarar la realidad. Sustituye conceptos no queridos por otros más cómodos de vender a los votantes. Siguiendo esa técnica, se olvida de hablar del éxito de las mujeres ejecutivas para, en su lugar, escandalizarse por el elevado coste de la higiene femenina.…  Seguir leyendo »

La vida es una continua oferta de oportunidades. Las oportunidades nos vienen dadas; no dependen de nosotros; pero lo que sí está a nuestro alcance es aprovecharlas o no. Muchas veces, la mayoría, no las aprovechamos por pereza, por miedo o porque supone un sacrificio mayor o menor. Y cuando una oportunidad se deja pasar, estamos ante una ocasión perdida. Cuando pasa el tiempo solemos arrepentirnos de no haber hecho esto o lo otro, de no haber elegido bien, de haber dejado pasar lo que podría habernos hecho más felices o, al menos, más realizados. Y comienza lo que alguien denominó muy acertadamente como «mística hojalatera».…  Seguir leyendo »