Terrorismo

Les efforts visant à mettre fin à la violence et aux conflits majeurs dans le monde – de l’Ukraine au Yémen – nous rappellent que, si les guerres impliquent d’énormes sacrifices personnels de la part de nos forces de l’ordre, il en va de même pour ceux qui œuvrent à la paix. L’arrestation, le 16 mai 2019, de Josu Urrutikoetxea, connu pour son militantisme en faveur de l’indépendantisme basque mais aussi pour son rôle décisif dans les pourparlers de paix visant à mettre fin au conflit basque, soulève une question délicate pour le gouvernement français.

Comment soutenir la transition de sortie du conflit basque, tout en reconnaissant la gravité des actes violents commis dans le passé et les droits pour toutes les victimes à obtenir la vérité, la justice et la résolution ?…  Seguir leyendo »

Dans Libération du 31 mai, Alain Badiou, Etienne Balibar, Thomas Lacoste, Jean-Luc Nancy, Toni Negri et Jacques Rancière signent une tribune intitulée : «En soutien à Josu Urrutikoetxea». Elle pourrait prêter à rire si elle ne réveillait pas l’histoire de crimes tragiquement absurdes et inutiles.

Ces signataires n’ont en effet pas honte de comparer implicitement l’Espagne démocratique à l’Afrique du Sud de l’apartheid pour dénoncer l’arrestation le 16 mai d’un des chefs de l’organisation terroriste basque ETA dissoute en mai 2018. «Imaginerait-on, écrivent-ils, en Afrique du Sud, en juin 1991, une fois abolis les piliers des lois de l’apartheid, que le futur Prix Nobel de la paix, Nelson Mandela, soit remis en prison ?» Veulent-ils nous faire croire que des Basques étaient ségrégués comme des Noirs sud-africains, ou que ce chef d’ETA mériterait d’être récompensé parce qu’il a finalement décidé que les meurtres n’étaient plus utiles à sa cause ?…  Seguir leyendo »

L’arrestation de Josu Urrutikoetxea, intervenue sur le territoire français le jeudi 16 mai dernier au matin dans l’enceinte d’un hôpital public de Haute-Savoie «sur dénonciation anonyme», n’est pas une bonne nouvelle. C’est un coup porté à l’intelligence politique, à la persévérance dans l’idée de justice, à l’engagement en faveur de la réconciliation des peuples et à l’hypothèse démocratique sous-jacente. Ce n’est pas le passé de combattant de Josu Urrutikoetxea – si bien instrumentalisé par les pouvoirs politiques et stigmatisé par les médias –, qui nous intéressera ici, mais bien son apport politique déterminant au processus de paix en cours au Pays basque.…  Seguir leyendo »

Rubalcaba sombras y mentiras

«La muerte estiliza la reputación», escribía David Gistau tras los panegíricos a Alfredo Pérez Rubalcaba. Ya en vida el socialista se benefició del embellecimiento de su trayectoria política que ha llevado a tantos a describirle como «un hombre de Estado». Su papel en el final de ETA, tan elogiado por muchos, demuestra precisamente cómo Rubalcaba hizo de la mentira un instrumento político al servicio del poder, no del Estado. Descrito como «maquiavélico» por su astucia, debemos recordar que Maquiavelo retrataba lo que los hombres hacían realmente, lo que son, no lo que deberían ser. La realidad revela a un Rubalcaba diferente al que debería haber sido para considerarlo un verdadero «hombre de Estado».…  Seguir leyendo »

La estrategia del timo de Otegi

Arnaldo Otegi ha defendido públicamente al diputado de EH Bildu, Julen Arzuaga, tras sus insultos de odio vertidos en la tribuna del Parlamento Vasco contra los representantes allí presentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, cuerpos a cuyos miembros ETA persiguió y asesinó durante largos años. «Montaron una provocación y yo voy a defender lo que hizo Julen Arzuaga. Cuando ves a gente así en el Parlamento, cuando sabes que es gente armada y que es gente que en este país ha hecho muchas cosas, puede ser normal tener un calentón».

Otegi siempre es así. Siempre fue así.…  Seguir leyendo »

Sánchez, Bildu y el pacto de la serpiente

Muchos ríos de tinta han discurrido sobre el supuesto beso a la manera mafiosa entre quien encarnó el poder político en la Italia de la posguerra mundial hasta derruirse a causa Tangentópolis, Giulio Andreotti, siete veces presidente y 20 ministro, y el sanguinario jefe de Cosa Nostra, SalvatoreTotò Riina, condenado a 13 penas de cadena perpetua. De ese modo característico de organización secreta, habrían sellado así un aparente pacto del diablo entre el Estado y la Mafia para borrar la línea divisoria entre la ley y el delito.

Aquel ósculo casi imperceptible que el capo mafioso depositó, al parecer, en la mejilla de Il Divo, encierra la escena capital de la película de igual título.…  Seguir leyendo »

Los ojos de España viven clavados en Cataluña, oteando los vaivenes de un procés independentista que amenaza con supeditar la legalidad a la voz del más ruidoso y escudriñando cada discurso, cada réplica. Pero esos mismos ojos que legítimamente miran donde quieren, no están teniendo en cuenta un proceso de igual gravedad, un proceso que ya está permitiendo que asesinos confesos, justificadores de la peores masacres vividas en nuestro país y defensores del terrorismo como herramienta política aspiren a definir la agenda nacional y den lecciones de democracia sin apenas oposición pública y con el beneplácito del mismísimo Gobierno de España.…  Seguir leyendo »

Puñalada trapera

Mi liberada:

Un día clave del Proceso, habitualmente poco subrayado, es el 17 de agosto de 2017, cuando mataron a 15 personas en Las Ramblas de Barcelona. Recordarás -y te avergonzarás- que la entidad Òmnium Cultural publicó una filmina miserable donde insinuaba que el Estado español era el responsable del atentado. Me sorprendió mucho que ninguna de las acusaciones preguntara por ello a su entonces presidente, Jordi Cuixart, ya que entre todas las conductas infames que se le podrían atribuir ésa era de las destacadas. El fundamento de la filmina era la veterana falacia del Cui prodest, es decir, la adjudicación automática de un crimen al que obtiene de él beneficio.…  Seguir leyendo »

En la reciente representación de Los otros Gondra en el madrileño Teatro Español, su protagonista entregaba a una familiar, exmilitante de Batasuna, las 34 cartas de extorsión que su primo, un empresario vasco, había recibido de ETA durante años. La exmilitante de Batasuna leía las cartas y escribía “perdón” en el dorso. La obra finalizaba con la quema de las cartas por su protagonista. Esta escena teatral refleja certeramente el momento vasco al señalar el nudo gordiano del que pende su convivencia, una vez cesado el terrorismo: leer bien la página antes de pasarla. En clave política, la necesidad de que la izquierda abertzale haga autocrítica de su pasada complicidad con ETA.…  Seguir leyendo »

EL 16 de marzo de 1979 en Bilbao moría asesinado por la ETA el veterano caballero legionario don José María Maderal Oleaga, presidente de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Vizcaya y empleado de Iberdrola, cuando se desplazaba a primera hora de la mañana desde su domicilio en la calle Bilbao la Vieja a su puesto de trabajo. Unos encapuchados salieron a su encuentro y le vaciaron varios cargadores a quemarropa, al más puro estilo cobarde al que acostumbran. Hoy, cuarenta años después, ningún terrorista ha pagado por este crimen, que no es el único sin esclarecer, pues es una gota en un océano de casi cuatrocientos asesinados que, para vergüenza del Estado, aún están sin castigar.…  Seguir leyendo »

Se presenta Etxretat como una asociación de «familiares y allegados de presos, exiliados y deportados políticos (sic) vascos». (No hace falta señalar que siguiendo las normas habituales de la lingüística progresista de género, todos los sustantivos y adjetivos son también replicados en su versión femenina, para que no quepa ninguna duda de dónde la asociación se coloca. A tales efectos, y en aras de la brevedad, tales innecesarias duplicaciones son aquí suprimidas).

Acaba Etxerat de hacer público un comunicado en el que, en nombre de sus asociados, pide «disculpas» a las víctimas de otras acciones violentas con el ánimo, dice, de «empatizar» con su dolor y reconocer que no siempre han estado a la altura de tal loable deseo.…  Seguir leyendo »

Durante el primer aniversario del 11M, algunas personas dejaron flores y veladoras en la estación de Atocha para honrar a las víctimas del ataque terrorista del 11 de marzo de 2004. Credit Susana Vera/Reuters

Una de las explosiones sorprendió a Rodrigo mientras esperaba el tren que debía llevarle a la universidad. Tenía 20 años, estudiaba Ingeniería Informática y aquel 11 de marzo de 2004 estaba en el andén de la estación de Atocha. “Dinos dónde estás y vamos a buscarte”, le escribió su madre al escuchar las primeras noticias del peor atentado en la historia de España.

Los terroristas provocaron ese día una ruptura social y política que sigue vigente.

El mensaje que nunca pudo responder Rodrigo, una de las 192 personas asesinadas hoy hace quince años, da título a un libro en el que Marisol Pérez habla de su hijo y de su difícil proceso de luto.…  Seguir leyendo »

En la evolución del yihadismo global y de la amenaza del terrorismo yihadista en España, quince años después del 11-M, se distinguen dos periodos. Uno hasta 2011, año en que, mientras la inestabilidad se extendía por el norte de África y Oriente Próximo, fue abatido Osama Bin Laden, fundador y líder de Al Qaeda, para entonces estructura descentralizada y no organización unitaria. Otro desde 2012, cuando se desencadenó la guerra en Siria, en el curso de la cual se configuró Estado Islámico (EI) como nueva matriz del yihadismo global que promovió una insólita movilización yihadista en Europa occcidental.

Al analizar las características sociales, los procesos de radicalización y las pautas de implicación de los yihadistas condenados o muertos en España de 2004 a 2018, según hubiesen sido detenidos o fallecido en uno o en otro de esos dos periodos, se constatan tres facetas de especial relevancia para comprender la persistencia y las transformaciones del yihadismo global en nuestro país: primero, la irrupción de yihadistas adscritos a las segundas generaciones y del yihadismo endógeno; segundo, la invariabilidad, a lo largo del tiempo, de los dos principales factores que explican la radicalización; tercero, la variación en las opciones de implicación terrorista predominantes hasta 2011 y desde 2012.…  Seguir leyendo »

Han pasado 15 años desde el 11 de marzo de 2004, 15 años desde el mayor atentado terrorista de la historia de Europa. Pero también 15 años desde que comenzó la posiblemente mayor manipulación investigadora de un atentado terrorista ocurrida en España y la pertinaz negativa oficial a investigarlo.

Por mucho que se haya tratado de defender la normalidad en las actuaciones policiales y judiciales de las primeras horas posteriores al atentado, la realidad es que parecen evidentes unas graves irregularidades producidas en la investigación desde el mismo momento del atentado. Y asombra saber que esas irregularidades -que encaminaron de forma poco clara la investigación hacia un punto concreto- fueron finalmente clave en la sentencia dictada y pudieron constituir una clara escapatoria para un indeterminado número de planificadores, organizadores y autores del 11-M.…  Seguir leyendo »

El 11-M y los mercaderes del Quijote

Quince años después de la tragedia, la única gran verdad, el único elemento incontrovertible del 11-M, no figura en ninguna sentencia judicial, conclusión parlamentaria o resolución política, sino en la letra de «Jueves», la emocionante canción de «La Oreja de Van Gogh» sobre la pareja que se enamora en uno de los trenes: «Y ya estamos llegando, mi vida ha cambiado/ un día especial este once de marzo/ Me tomas la mano, llegamos a un túnel/ que apaga la luz«.

Para las 191 víctimas mortales de la masacre, para los centenares de heridos y supervivientes, para las familias de todos ellos, aquel «día especial» supuso, en efecto, entrar en «un túnel que apaga la luz».…  Seguir leyendo »

En estos días los medios de comunicación y redes sociales del País Vasco se han colmado de hagiografías y panegíricos sobre Xabier Arzalluz, muerto a sus 86 años, con toda clase de loas que intentan agigantar su figura y presentarlo como si fuera el gran iluminador de la sociedad vasca y de su tiempo.

La Historia, sin embargo, no le depara un buen lugar si empezamos por recordar que Arzalluz, presidente del Partido Nacionalista Vasco desde 1980 hasta 2004, confesó la relación de complementariedad de su partido con el terrorismo: «Unos sacuden el árbol y otros recogen las nueces». El mismo tormento realizado desde dos puntos de vista diferentes, unos matando y otros apoderándose de las instituciones.…  Seguir leyendo »

En estos momentos, cuando los teletipos acaban de lanzar la noticia del fallecimiento del que fuera presidente del PNV, Xabier Arzalluz, en mi mente se agolpan muchos recuerdos de cosas acaecidas a lo largo de estos últimos cuarenta años. Lo primero que me viene a la memoria es esa confesión que un día le hizo al entonces director de ABC Francisco Giménez Alemán: «En tu periódico hay una sección que me interesa, y es la de las esquelas, que la leo todos los días, porque así me entero cuándo se muere alguno de esos de Neguri en Madrid». También, y siguiendo con los de Neguri, me acuerdo de que, allá por 2001, cuando ETA colocó un coche bomba en una casa de esa localidad, que no explosionó, y que era el tercero que ponía a una misma familia en un plazo de siete meses para forzarles a pagar el «impuesto revolucionario», el ahora difunto Arzalluz le preguntó al que era su enlace con los terroristas, Gorka Aguirre: «¿Es cierto que dieron su palabra de que abonarían hasta el último céntimo?» y, al responder éste: «Por supuesto», dando un puñetazo en la mesa e irritado dijo: «Pues, entonces, hay que decirles que paguen.…  Seguir leyendo »

Geografía de la neutralidad

En los portales del gueto judío de muchas ciudades europeas hay pequeñas placas en el suelo con algunos nombres y algunas fechas. En total, más de 45.000 repartidas por toda Europa. Su diseñador, Gunter Demnig, decidió colocarlas levemente por encima del nivel de la acera para que no sea difícil tropezar con ellas cuando se camina sin mirar.

Son pequeños ejercicios de memoria, placas de 10 centímetros por lado que rinden tributo a personas que vivían en cada uno de esos edificios. Al verlas, no es difícil imaginar la escena completa. Por cada uno de esos portales salieron esos nombres, arrancados de sus casas por la fuerza a manos de agentes de la Gestapo o de las SS para ser deportados en un tren hacia los campos de exterminio.…  Seguir leyendo »

El pasado 23 de enero se cumplieron 24 años del asesinato en San Sebastián, por ETA, de Gregorio Ordoñez (entonces teniente de alcalde del Ayuntamiento de esa localidad, a cuyas elecciones había concurrido en la lista del Partido Popular). Lo mataron mientras comía en el bar La Cepa, sito en la calle 31 de Agosto de la parte vieja donostiarra, en compañía de los dos secretarios del grupo del PP, María San Gil y Enrique Villar y una funcionaria del Ayuntamiento. Nadie que pasee por esa calle (ni foráneo, ni local) podrá saberlo porque no existe nada que lo recuerde.

Luego hablan de memoria y de relato pero lo cierto es que no ponen ninguna placa (o quitan la que en su día colocó el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco) porque su existencia no sólo daría testimonio del asesinato sino, también, de sus asesinos y de que fue matado en aras de la imposición de un proyecto político nacionalista vasco que comparten tanto sus victimarios (hoy en las filas de Bildu y de Sortu) como los que se dedicaron todos esos años a recoger nueces y hoy continúan haciendo caja y reciben cuponazos (PNV) gracias a los distintos gobiernos del Estado).…  Seguir leyendo »

Para mí todos los días son 30 de enero, porque el olvido no ha ganado en mi mente su batalla contra la memoria. Pero, por fortuna, aún son muchos, no sólo sevillanos, sino de todos los rincones de España, los que recuerdan esa lluviosa madrugada en la que se les heló el alma al escuchar que la organización terrorista ETA había asesinado no sólo al teniente alcalde de la ciudad de Sevilla, Alberto Jiménez-Becerril, sino, en su extrema crueldad, también a su mujer, Ascensión García, dejando a tres niños de corta edad huérfanos de padre y madre.

Eso vamos a revivir hoy por la mañana en el cementerio de San Fernando, donde en dos negras lápidas de mármol están grabadas, en grandes letras mayúsculas, dos simples palabras: ALBERTO y ASCEN, como se conoce a estos dos jóvenes españoles, héroes de nuestra libertad.…  Seguir leyendo »