Terrorismo (Continuación)

Por Antón Costas, catedrático de Política Económica de la UB (EL PAÍS, 02/02/04):

Confieso que tengo simpatía por Josep Lluís Carod Rovira. Representa una entrada de aire fresco en la política catalana, encerrada demasiado tiempo en un establishment que, por el momento, ya no podía dar más de sí. Por eso defendí que la participación de Esquerra en un gobierno con los socialistas y antiguos comunistas era una solución novedosa y sofisticada, como requieren los tiempos actuales, y no representaba ningún peligro de aventurerismo para la vida política catalana y española.

Quizá por esto me he quedado, como muchísimos ciudadanos de este país, perplejo por su iniciativa de reunirse, en el momento en que ostentaba la condición de conseller en cap, con ETA.…  Seguir leyendo »

Por Pilar Rahola, periodista (EL PERIÓDICO, 02/02/04):

Lentamente el caso Carod va convirtiéndose en los muchos casos que encierra. Sin duda, a estas alturas, Josep Lluís Carod-Rovira ya sabe que en las formas habitan los demonios, y que los suyos se han despertado de golpe. El resultado es una suma de descrédito personal, de inestabilidad institucional, de recelo entre partes, de daño a terceros y de regalo de lujo a los enemigos.Defiendo a Carod en el acoso y derribo que ha sufrido por parte de lo más cavernoso de la España irredente, como defiendo su voluntad pacifista. Pero la defensa no puede ir más allá con el cúmulo de errores que acumula un gesto que promete atormentar las aguas catalanas.…  Seguir leyendo »

José María Ruiz Soroa es abogado (EL PAIS, 01/02/04).

La campaña del Gobierno vasco a favor de los amenazados por ETA pretende, en palabras del lehendakari, "sacar el tema de las víctimas del circuito político y electoral en el que había entrado y que no llevaba a ningún sitio, sino a la utilización partidista del dolor". Desde luego, nadie de buena fe podrá negar su apoyo y aplauso para esta iniciativa ni tampoco dejar de reconocer que ha existido a veces, por parte de determinadas formaciones políticas, un uso sectario de las víctimas del terrorismo etarra. Y, sin embargo, tanto la campaña de sensibilización en sí (por el spot hasta ahora visto) como las palabras del lehendakari son inaceptables en un aspecto muy concreto: el de que pretenden escamotear la dimensión política de la violencia y la consiguiente victimización que muchos han sufrido.…  Seguir leyendo »

Por Xavier Bru de Sala (LA VANGUARDIA, 31/01/04):

Mucho antes de que el arcángel Luciferino, conseller en cap de una parcela celeste, decidiese rebelarse, Dios le tenía preparados los cuernos, la cola, las patas de cabra y las alas, de oscura y pegajosa membrana, en sustitución de las inmaculadas plumas. ¿Quién le había metido en la cabeza la simiente que le llevaría a salirse del guión? ¿Se trata de un defecto congénito? Lo menos triste es suponer que, poseyendo la pulsión de la perfección, implantada por la presencia y ejemplo permanente de Dios, no quería ser menos, sino igual a Él, por lo que no dudó en encontrarse cara a cara con el mal.…  Seguir leyendo »

Por Francisco Giménez-Alemán (ABC, 31/01/04):

Mediados los años noventa Sevilla comenzó a ser sacudida por la amenaza terrorista. Un comando de ETA que asentó sus reales en un piso de la calle José Laguillo, tras el fallido intento de volar el estacionamiento subterráneo más concurrido de la ciudad, el de la plaza de la Gavidia, pudo finalmente ser desarticulado por la Policía Nacional, no sin antes haber producido lesiones irreversibles a un número de la Guardia Civil que logró detener en Santi Ponce al encargado del transporte de la carga de explosivos que, de no mediar la heroica actuación del agente, a tiro limpio en el control de carretera, hubiera vestido de luto a la capital hispalense en aquella radiante primavera.…  Seguir leyendo »

Por Xavier Vidal-Folch (EL PAÍS, 31/01/04):

La crisis desencadenada por el ex conseller en cap de la Generalitat Josep Lluís Carod Rovira al entrevistarse con una delegación de ETA nada tiene que ver con sus buenas intenciones. Nadie de quienes le conocen medianamente, incluido quien esto firma, las pone en cuestión. Aunque algunos sospechen a posteriori que el episodio habría pretendido recuperar el entusiasmo de algunas de sus bases independentistas descontentas por haberse aliado con un "partido español", como el socialista, ni una sola voz le acusó ayer de ello en su comparecencia.

Y menos aún tiene que ver con el aparente contenido sustancial del asunto, el hecho de dialogar con unos, por ahora ignotos, dirigentes etarras.…  Seguir leyendo »

Por Luis Sepúlveda, escritor (EL PERIÓDICO, 31/01/04):

Hace 32 años Richard Nixon envió a sus fontaneros para que llenasen de micrófonos el edificio Watergate. Lo hizo cumpliendo con la primera fase de un plan de tres, destinado a hundir a los demócratas, a la oposición. La segunda fase consistía en procesar los frutos del espionaje; conversaciones políticas e íntimas, discusiones programáticas y familiares, y decidir qué trozos grabados podían ocasionar mayor daño según la circunstancia en que se usaran. Nixon decidió que no precisaba de argumentos convincentes para lograr su reelección, le bastaba con usar bien aquella basura. La tercera fase consistía en que, según las necesidades, es decir sondeos de opinión no muy favorables, manos anónimas hicieran llegar a cierta prensa afín dosis de información perjudicial para la oposición.…  Seguir leyendo »

Por Antonio M. Díaz Fernández, profesor de la Universidad de Burgos y autor de Los servicios de inteligencia españoles, de próxima aparición en Alianza (EL PAÍS, 30/01/04):

El historial de actividades sospechosas del Centro Nacional de Inteligencia (antes Cesid) es dilatado. Desde su creación en 1977, todos y cada uno de los partidos políticos, desde el propio PSOE hasta el PNV, pasando por Coalición Canaria y el GIL, lo han acusado en algún momento de espionaje. En 1983, Jorge Verstrynge denunció que Alianza Popular estaba siendo espiada por el Cesid y años más tarde Federico Trillo, entonces presidente del Congreso, sostuvo que era controlado por el servicio de inteligencia.…  Seguir leyendo »

Por Cristina Peri Rossi, escritora, autora entre otros libros de El amor es una droga dura y Desastres íntimos (EL MUNDO, 30/01/04):

Hay gente a quienes el triunfo les sienta mal, se les sube a la cabeza, y más aún si son bajitos. En España hemos tenido muchos ejemplos de borracheras de éxito, desde Felipe González, que no es muy bajito, hasta Aznar, que lo es. En virtud de una curiosa ley electoral que permite que pequeños partidos con escaso número de votos se conviertan en los árbitros determinantes del Gobierno de las autonomías o del Estado, ERC y su jefe máximo, Josep Lluís Carod-Rovira, se han creído los verdaderos triunfadores de las últimas elecciones al Parlamento de Cataluña.…  Seguir leyendo »

Por Gemma Zabaleta, parlamentaria del Partido Socialista de Euskadi-EE en el Parlamento vasco (EL PERIÓDICO, 30/01/04):

Si algo tuvieron en cuenta los políticos irlandeses y británicos a la hora no sólo de poner las vías de solución para el conflicto norirlandés, sino de acabar con los atentados del IRA y todo su contexto de violencia, fue que el terrorismo no es uno más de los asuntos políticos de la vida cotidiana. Afecta a la vida y a la muerte de seres humanos y, por consiguiente, es imperativo alejarlo de cualquier interés partidista o electoralista.

De boca de políticos irlandeses o británicos hemos podido escuchar que salvar una vida humana es el objetivo prioritario de todo político que se precie de ser tal.…  Seguir leyendo »

Por Oriol Bohigas, arquitecto (EL PERIÓDICO, 29/01/04):

Es vergonzoso que la España más anticuada quiera convertir al líder de ERC en un delincuente por protagonizar un gesto digno de admiración.

En los últimos años --y, sobre todo, tras el terrible asesinato de Ernest Lluch-- se han multiplicado las protestas contra la violencia y han abundado las reclamaciones populares a favor del diálogo y contra la violencia vengativa en la lucha antiterrorista. La mayoría de ciudadanos han abucheado a los partidos políticos que no quieren aceptar los caminos del diálogo, sobre todo al PP, que va a la cabeza, y a los socialistas que le prestan equívocos apoyos a través de pactos que incluyen acuerdos antinacionalistas.…  Seguir leyendo »

Por Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional de la UAB (29/01/04):

El grave episodio de la entrevista entre Carod-Rovira y los dirigentes de ETA no es un error político casual, sino la consecuencia de la manera de hacer política de ERC y de sus contradicciones objetivas con el PSC e IC, sus socios de Gobierno. Era difícil imaginar que el conflicto estallara tan pronto y alcanzara las dimensiones a las que está llegando, pero también era ingenuo pensar que el Gobierno tripartito se fundamentaba en unas sólidas bases programáticas, ideológicas y sociales.

La actual Esquerra Republicana procede de tradiciones diversas y de corrientes políticas distintas, no todas ellas anteriores a la Guerra Civil.…  Seguir leyendo »

Por Josep-María Terricabras, catedrático de Filosofía de la Universitat de Girona y miembro del Institut d'Estudis Catalans (EL PERIÓDICO, 28/01/04):

A principios del mes de enero, el líder de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, mantuvo una entrevista con altos dirigentes de ETA en un lugar secreto cercano a Perpinyà. En algunos medios la noticia ha provocado escándalo; en otros, confusión y sorpresa. El escándalo me preocupa poco: en general, se han escandalizado los que siempre se escandalizan, tanto cuando oyen hablar de cambiar la Constitución o de hacer una consulta popular, como cuando Catalunya se define como nación. Hay gente que no resiste bien los cambios sociales y políticos.…  Seguir leyendo »

Joseba Azkarraga, consejero de Justicia, Empleo y Seguridad Social del Gobierno vasco (EL PERIODICO, 21/01/04).

El pasado 9 de enero, el presidente del Parlament de Catalunya, Ernest Benach, de ERC, recibió en audiencia privada a tres miembros de la asociación de familiares de presos vascos Etxerat. Una reunión que ha desatado el penúltimo escándalo político-mediático, o mediático-político, si se prefiere. La actitud de Benach llegó a ser tildada incluso de "insulto a la democracia" e "inmoral" por haber aceptado escuchar la opinión de unos ciudadanos que, en legítimo ejercicio del derecho de asociación, se han unido con el confesado objetivo de defender los derechos que asisten a sus allegados, aunque éstos se encuentren privados de libertad.…  Seguir leyendo »

Mikel Buesa, Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid (ABC, 21/01/04).

La reciente atención que Ernest Benach, presidente del Parlamento de Cataluña, ha prestado, recibiéndolos en audiencia oficial, a los familiares de los terroristas de ETA encarcelados para cumplir la condena a la que fueron sentenciados por sus crímenes, ha puesto otra vez de relieve el problema de la degradación moral a la que pueden verse sometidas las instituciones políticas -y quienes en ellas ostentan su dirección o su representación- cuando el terrorismo acaba enquistándose en la sociedad. Porque el terrorismo no es un simple fenómeno delictivo que extiende su acción letal sobre sus víctimas inmediatas -una tras otra, individualmente consideradas- o que causa destrucciones materiales que, no por horrendas, dejan de estar acotadas dentro un pequeño espacio geográfico.…  Seguir leyendo »

Andrés Montero Gómez es presidente de la Sociedad Española de Psicología de la Violencia (LA RAZON, 13/01/04).

Después de que el juez Baltasar Garzón desmantelara el denominado «frente de makos» de ETA, la banda terrorista ha intentado por todos sus exhaustos medios reorganizar la burbuja que aísla a sus encarcelados aún más del mundo exterior. Ahora se van de visita al Parlamento catalán.

El colectivo de presos terroristas siempre ha configurado un factor estratégico en la realidad de ETA, muy ligado a la vertiente técnica de una eventual negociación entre la banda y el Estado. La negociación con ETA, que desde la perspectiva de la organización terrorista ha partido de una plataforma desvariante que ha llevado sistemáticamente a sus dirigentes e ideólogos a pensar que podían tener alguna capacidad de influencia política con su violencia, ha venido avanzado desde la potencialidad que albergaba en la transición política española (recordemos el proceso de ETA-pm) hasta la drástica reducción de márgenes, siquiera de contacto o interlocución, que le resta a la banda hoy en día.…  Seguir leyendo »

Nicolás Sartorius, vicepresidente de la Fundación Alternativas (EL PERIODICO, 27/10/03).

La pelota lanzada sobre la pared del frontón, con la cesta punta, la pala o la mano, suena como un disparo. Es el trasfondo continuo del espléndido documental de Julio Medem sobre el conflicto vasco. El espectador queda atrapado desde el primer momento por el dramatismo de los hechos que relata, el interés del debate que suscita y la belleza de las imágenes que muestra del país. La polémica que ha suscitado esta obra del director donostiarra ha sido dura. Para unos es una aportación objetiva y valiosa al debate sobre el problema vasco; para otros, una grosera manipulación al mejor servicio de la causa nacionalista.…  Seguir leyendo »

Por José María Ruiz Soroa, abogado (EL PAIS, 24/10/03):

La percepción social de la realidad en Euskal Herria está desde hace tiempo distorsionada y descompensada en favor del nacionalismo vasco. En ese sesgo perceptivo radica precisamente la fuerza de su hegemonía, en el sentido que dio Gramsci al fenómeno por el cual una doctrina determinada permea la capacidad de comprensión de una sociedad entera y, por ende, los términos en que ésta se explica a sí misma. En nuestro caso, la hegemonía social del paradigma nacionalista hace que cualquier intensidad de manifestación de lo vasco se considere moralmente justificada y disculpable, mientras que esa misma intensidad, cuando proviene de los no nacionalistas (o del nacionalismo español) se perciba como cerrazón, imposición o abuso intolerable.…  Seguir leyendo »

Aurelio Arteta es catedrático de Filosofía Moral y Política de la Universidad del País Vasco (EL PAIS, 17/10/03).

¿Puede uno considerarse no nacionalista y, sin embargo, favorecer sin parar los objetivos del nacionalismo vasco? Pues claro. Las maneras son múltiples, más indirectas que directas y -sobre todo- de omisión. Pero hay un modo tanto más eficaz cuanto más inadvertido, una práctica en apariencia inofensiva que se revela letal para la ciudadanía. Me refiero al recurso ordinario a ciertos tópicos y frases hechas que nos aseguran el cálido abrigo del grupo al precio de dejarnos moral y políticamente desarmados ante la sinrazón.…  Seguir leyendo »

Por Fernando Savater, catedrático de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid (EL PAÍS, 04/10/03):

No: rotundamente, no creo que La pelota vasca de Julio Medem tenga como objetivo oculto ni siquiera como efecto involuntario la justificación del terrorismo etarra en el día de hoy. Por el contrario, la obcecación de los que siguen insistiendo en la lucha armada queda puesta en evidencia en el documental. Se han pasado de rosca, son reos del pasado. Los otros males insistentemente denunciados son las torturas y excesos de las fuerzas de seguridad del Estado y la línea política del PP. Coincide así el planteamiento ideológico del director (que lo tiene y bastante obvio: lo de la "mirada limpia" queda para la publicidad) con el pensamiento dominante en el País Vasco gobernado por los nacionalistas con ayuda de IU.…  Seguir leyendo »