ONU (Continuación)

Por Federico Mayor Zaragoza, catedrático de Bioquímica de la Universidad Autónoma y presidente de la Fundación Cultura de Paz (EL PAIS, 03/09/04):

Se ha alcanzado una unanimidad infrecuente: las Naciones Unidas son indispensables y deben reformarse en profundidad y con apremio para que sus funciones, atribuciones, recursos y composición -pensar no sólo en Estados y asociaciones de los mismos, sino en electos y representantes de la sociedad «civil»- reflejen la situación actual del mundo y les permita encarar con éxito sus retos.

La ONU y demás instituciones especializadas del sistema, las cortes internacionales, los tribunales específicos… todos aportan contribuciones valiosas, pero no cuentan con el apoyo y respeto que les son debidos, especialmente por los «grandes» Estados miembros.…  Seguir leyendo »

Por Inocencio Arias, diplomático, embajador de España ante la ONU y presidente del Comité contra el Terrorismo de Naciones Unidas (EL MUNDO, 18/02/04):

Es ya un lugar común el afirmar que el terrorismo es uno de los grandes desafíos que la Humanidad tiene planteados al principio del siglo XXI. Alguien alegaría que hay otros problemas igualmente acuciantes y que afectan a decenas o centenas de millones de personas. Por ejemplo, el hambre o el sida, que vienen arrastrándose desde hace años o décadas y a los que se presta menor atención por ser menos llamativos. Esta afirmación es cierta, pero el hecho de que el terrorismo sea más mediático y obtenga, por sus características, más titulares que otras tragedias no le resta un ápice a su gravedad y a la importante incidencia que sus efectos tienen en el comportamiento de muchos estados, entre otros en el de la mayor potencia de la Historia: Estados Unidos.…  Seguir leyendo »

Por Celso Amorim, ministro de Relaciones Exteriores de Brasil (EL PAIS, 10/11/03):

«Encrucijada» fue la palabra que el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, eligió para definir, ante la 58ª Asamblea General, el momento por el que pasa la organización. Kofi Annan no esconde su preocupación por las dificultades a las que se enfrenta el Consejo de Seguridad para desempeñar el papel de garante de la paz y la seguridad internacionales en el actual escenario mundial. El recurso de la fuerza sin autorización del Consejo de Seguridad representa un desafío a la Carta de San Francisco que, conviene recordar, confiere a las Naciones Unidas el monopolio sobre la autorización de la coerción militar y no militar, con excepción del derecho a la legítima defensa previsto en el artículo 51.…  Seguir leyendo »

Por Fernando Castelló, presidente de la organización internacional Reporteros sin Fronteras (EL PAIS, 09/10/03):

El 24 de julio de 2003, en plena canícula y a propuesta de Cuba, Reporteros sin Fronteras (RsF) veía suspendido por un año su estatuto consultivo cerca de la Comisión de Derechos Humanos (CDH) de las Naciones Unidas. El 15 de agosto, la presidenta de la Subcomisión de Promoción y Protección de los Derechos Humanos pedía sanciones adicionales para nuestra organización. El 15 de septiembre se nos anunciaba la prohibición de participar en la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información… Y nos preguntamos, con Segismundo: ¿ Qué delito cometimos para merecer tal cascada de medidas represivas?…  Seguir leyendo »

Por Sergio Vieira de Mello, Alto Comisario de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (EL PAÍS, 24/04/03):

La preponderancia militar de Estados Unidos y Gran Bretaña no debe inducirnos a pensar que la estabilidad internacional pueda garantizarse por la fuerza. Si el sistema internacional quiere basarse en algo distinto al poder, los Estados tendrán que volver a la institución que construyeron: Naciones Unidas. Esta institución se enfrenta a una grave crisis. Debemos encontrar formas de resolverla o afrontar consecuencias terribles. Los debates acerca de Irak antes de la guerra y ahora en el período subsiguiente han demostrado que las potencias del mundo son incapaces de hablar entre sí en un lenguaje común.…  Seguir leyendo »

Por Richard Perle, miembro del consejo político asesor del Departamento de Defensa de EE UU y del American Enterprise Institute de Washington (EL PÁIS, 13/04/03):

El reino de terror de Sadam Husein está a punto de finalizar. Su Gobierno baazista, sin embargo, no se irá solo. Naciones Unidas se está hundiendo con él, lo cual no deja de ser irónico. Quizá no desaparezca toda la Organización de Naciones Unidas. Las partes dedicadas a «buenas obras» (por ejemplo, las misiones de paz de bajo riesgo, o aquellas que luchan contra el sida y la malaria, o que protegen a los niños) se mantendrán.…  Seguir leyendo »

Por Norman Birnbaum, profesor emérito del Georgetown University Law Center (EL PAIS, 23/03/03):

La negativa estadounidense a participar en la Liga de Naciones fue uno de los principales factores de su sistemática ineficacia. Esa negativa estuvo motivada por un proyecto de política exterior estadounidense (en 1920) que es ahora totalmente contemporáneo: el ejercicio solitario e ilimitado del poder. El ataque contra Irak no es más que el último, si bien el más flagrante, episodio en la campaña del Gobierno de Bush para destruir el sistema de leyes y tratados internacionales que tanto ha costado construir y que ha dado a nuestro frágil y brutal orden internacional una mínima coherencia moral.…  Seguir leyendo »