Democracia

Una protesta en noviembre de 2019 en Santiago, la capital de Chile. Credit Javier Torres/Agence France-Presse — Getty Images

El 25 de octubre, los chilenos votarán para rechazar o aprobar el comienzo de la creación de una nueva constitución. Los ciudadanos de más países deberían hacer lo mismo. La actual Constitución chilena, escrita durante el régimen autoritario del dictador Augusto Pinochet, ha protegido intereses conservadores y al ejército, y ha reprimido la disidencia política durante 40 años.

La lucha de Chile con su pasado autoritario no es única. Los países con democracias recientes, como Birmania, Corea del Sur y Turquía, se han regido por constituciones autoritarias durante años o incluso décadas. Mi investigación indica que más de dos terceras partes de las transiciones políticas a la democracia desde la Segunda Guerra Mundial —en más de 50 países— han ocurrido bajo constituciones escritas por el régimen autoritario saliente.…  Seguir leyendo »

“Nuestra democracia está en crisis. Muchas instituciones de nuestro gobierno son disfuncionales y están empeorando. Nuestro sistema electoral hace aguas. El nuevo panorama mediático ha aflojado nuestra comprensión colectiva de la realidad. Nuestra política se ha vuelto altamente amarga”. Podría parecer que estoy hablando de España, pero no. Esta descripción es una traducción propia de la promoción de la revista The New Yorker sobre su especial El futuro de la democracia que es, según todos los expertos del mundo, AzulOscuroCasiNegro, que diría Daniel Sánchez Arévalo. Baste añadir que me encuentro la publicidad navegando por Instagram, lo cual no es más que otro síntoma.…  Seguir leyendo »

The Information Wars panel at the Athens Democracy Forum. Orit Farkash-Hacohen, Israeli minister for strategic affairs, is on the screen with, from left, Liz Alderman, the moderator; Dan Shefet, a lawyer at the Paris Court of Appeal; and Wietse Van Ransbeeck, co-founder and chief executive of CitizenLab. Credit Studio Panoulis

Following are excerpts from a selection of panel discussions at the annual Athens Democracy Forum on global policy, held in association with The New York Times earlier this month. The panel descriptions are from the forum’s program. All the material has been edited and condensed.

Democracy in a Time of Crisis

The coronavirus pandemic and protests against racial inequality have tested leadership models around the world, and have brought unexpected changes. But it is not the first time, nor will it be the last, that democracy has collided with a crisis. This discussion examined historical precedents as well as how various political models have gained or lost legitimacy in the face of cataclysmic challenges.…  Seguir leyendo »

El famoso discurso de Edmund Burke, el gran filósofo británico, a los electores de la ciudad de Bristol, quienes le habían recién elegido como su representante en el Parlamento de Westminster, el 3 de noviembre de 1774, es la crítica más aguda, aún hoy en día, del llamado mandato imperativo. Resulta fundamental entender por qué el rechazo del mandato imperativo se ha convertido en un elemento constitutivo de cualquier democracia parlamentaria contemporánea. Por ejemplo, se ha mencionado mucho el discurso de Burke durante los últimos tres años en relación con los diversos debates que determinaron la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el Brexit.…  Seguir leyendo »

En 1947, dos años después de la aniquilación atómica de Hiroshima y Nagasaki, el Boletín de Científicos Atómicos ideó y presentó al mundo el «Reloj del Apocalipsis» para avivar las conciencias sobre la posibilidad cierta de que la proliferación de armas nucleares condujera a la destrucción catastrófica del planeta. Hoy vale la pena que nos preguntemos si habría que crear un reloj semejante que llamará nuestra atención respecto del peligro de colapso que se cierne sobre la democracia liberal. En ese «Reloj del Apocalipsis Democrático», nos acercamos dramáticamente a la medianoche.

Los individuos actúan de manera racional, en su propio interés, y ello redunda tanto en la prosperidad personal como en la colectiva.…  Seguir leyendo »

Las personas cansadas mantienen, todavía, una dosis de energía. Su cansancio es temporal. Las fatigadas, por el contrario, han agotado las reservas que les impiden reaccionar o mantener un esfuerzo continuado. La fatiga tiende a ser crónica y es una respuesta física y psicológica al esfuerzo, al estrés emocional, al aburrimiento o a la falta de sueño. Y no se recupera solo con descanso. El cansancio, sí. ¿Puede la fatiga afectar también a las sociedades? ¿Puede ser colectiva? Y si es así, ¿qué consecuencias sociales —políticas y democráticas— puede tener? ¿Está nuestra democracia, también, fatigada?

El comité de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunió el 31 de julio y, después de seis horas, llamó a los Gobiernos a una “orientación pragmática y matizada para reducir el riesgo de fatiga de respuesta en el contexto de la presión socioeconómica”.…  Seguir leyendo »

The summer of 2020 is providing ample proof that whatever dissatisfactions we in the West have with our own governments, there are millions who would risk death to live under their aegis. It will no doubt be argued that Lebanon’s real problem is poverty fuelled by elite greed, and that the thousands of migrants who have risked the dangerous Channel crossing are fleeing wars we started.

But Lebanon was not poor 40 years ago, when its GDP per capita outpaced that of its neighbours by more than a half, yet it was equally marked by the corruption that has sparked protests in recent days.…  Seguir leyendo »

The ongoing coronavirus pandemic already has contributed to the deterioration of democracy in multiple countries, including Hungary, Israel, India, the Philippines and Brazil. Leaders have used the excuse of a health emergency to centralize power and reduce democratic freedoms.

But what about the longer-term impact on democracy? Our research points to the causal pathways that can lead to the breakdown of democracy — as a result of the global economic fallout from the pandemic. In many countries, the economic crisis is likely to generate additional income inequality and reduce social mobility — which in turn can increase people’s support for authoritarian values and reduce access to political representation.…  Seguir leyendo »

Tema

La inteligencia artificial (IA) pone en tela de juicio el papel de la convicción humana que subyace a las decisiones administrativas, sujetas a la incertidumbre y a complejas limitaciones. ¿Cómo debería la inteligencia artificial guiar esas decisiones? ¿Y cómo se pueden conciliar los requisitos del Estado de Derecho y las ventajas prácticas de la automatización de decisiones públicas?

Resumen

En los últimos tiempos, los Estados dependen cada vez más de programas y algoritmos para ejercer sus potestades públicas. Sin embargo, se ha demostrado que la transformación digital de los Estados tiene aspectos sin resolver. Pero la respuesta no es negar a los Estados el acceso a la tecnología automatizadora.…  Seguir leyendo »

Angela Merkel, Emmanuel Macron and other EU leaders speaking to the media. Photo by Sean Gallup/Getty Images.

Although there are plenty of signs that strongmen leaders have used the crisis to try to tighten their grip on power, the coronavirus has revealed the underlying vulnerabilities of autocracies rather than their strength. In contrast, democracies are showing their capacity for innovation and adaptation, as one would expect, and signs of renewal, as one would hope.

At first look, the situation is not positive for democracies. The countries worst-hit by COVID-19 as measured in deaths per capita are mostly democracies, including Britain, Belgium, Italy, Spain and the United States. In most cases, erroneous or slow decision-making proved fatal when combined with stressed health systems and pockets of high social inequality.…  Seguir leyendo »

El 14 de marzo pasado Dinamarca cerraba sus fronteras. Fue uno de los primeros movimientos de una reacción en cadena seguido por la recomendación de la Comisión Europea que llevó al cierre tres días después de las fronteras exteriores de la Unión, excepto Irlanda, para “viajes no esenciales”, y de las fronteras nacionales de más de cien países en apenas un mes.

Se argumentaba que era una respuesta necesaria frente a la COVID-19. Ese mismo día Søren Brostrøm, director general de la Autoridad Sanitaria Danesa, sostenía en rueda de prensa que la decisión había sido política. Aunque se contemplaran razones de salud pública, la decisión final no tenía carácter técnico.…  Seguir leyendo »

Mientras los gobiernos de todo el mundo se esfuerzan por contener la pandemia de covid-19 y hacen todo lo que pueden para proteger la salud pública, en muchos lugares la democracia corre peligro. Las medidas de emergencia barren derechos que ha costado mucho conseguir; las elecciones se posponen indefinidamente o se celebran en condiciones problemáticas; y las libertades esenciales se erosionan.

Desde principios de marzo, el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA Internacional) ha observado que más de 50 países y territorios han pospuesto sus comicios a causa de la crisis. Pese a la legitimidad obvia de la medida en plena pandemia, algunos países han recurrido a legislación sanitaria de emergencia para retrasarlos, en lugar de utilizar los canales políticos adecuados establecidos en su Constitución y por las normas internacionales, y sin aceptar un proceso de consenso para fijar otra fecha.…  Seguir leyendo »

Germany, South Korea, New Zealand, Taiwan, Hong Kong and Israel have been championed as countries that implemented an effective response to covid-19. What do these success cases have in common? They share similar electoral rules.

These countries have political systems that use proportional representation electoral rules — they assign legislative seats to political parties based on the proportion of the overall vote parties win. For example, in Germany, the Free Democratic Party won 10.7 percent of the vote in 2017, which gave the party 80 seats in the Germany’s 709-seat legislature.

Countries criticized for their coronavirus response — the United States, the United Kingdom and France — instead use majoritarian electoral rules.…  Seguir leyendo »

La crisis de la COVID-19 se convirtió en frente más reciente del creciente choque de ideologías que en los últimos años ha pasado a ser una característica central de la geopolítica. En representación del autoritarismo está China, que ha promocionado el éxito de su agresiva estrategia de confinamiento para limitar la difusión del coronavirus. En representación de la democracia hay una amplia gama de países, algunos con respuestas mucho peores que las de otros. Entonces, ¿qué sistema político es más adecuado para gestionar crisis?

La noción de que los regímenes autoritarios corren con ventaja puede resultar seductora: mientras en democracias como Estados Unidos la gente puede malinterpretar su libertad y resistirse a medidas de protección como el uso de mascarillas, los regímenes autoritarios pueden imponer y hacer cumplir fácilmente normas en favor del bien público.…  Seguir leyendo »

New Zealand Prime Minister Jacinda Ardern briefs the media about the coronavirus at the Parliament House in Wellington on April 27. (Mark Mitchell/AFP/Getty Images)

The covid-19 pandemic presents politicians and policymakers with the most serious public health crisis this century. Global leaders are working without a road map — and their responses often alternate between denial, panic and soothing yet disingenuous messages of reassurance.

This pandemic will pose a major legitimacy test — both for governments in power and for the very systems of governance on which they rely. A wide range of commentators — from Francis Fukuyama to Anne Applebaum to Gideon Rachman and Daron Acemoglu — have weighed in on whether government effectiveness in handling this epidemic will restore or undermine faith in democracy and democratic governance.…  Seguir leyendo »

Cuando un Gobierno sugiere, aunque sea mediante una encuesta, que se pongan límites a la información y se establezca un canal único de «fuentes oficiales», está utilizando el estado de alerta para tratar de establecer de facto una restricción de la libertad de prensa. En un Ejecutivo como el español, obsesionado con la propaganda, el episodio del estrafalario sondeo del CIS no constituye una simple anécdota: es un test de opinión pública para blindar su criticada actuación ante la pandemia y comprobar hasta qué punto está la ciudadanía dispuesta a someter sus derechos a cuarentena y ratificar las limitaciones de su soberanía que conlleva la implantación del estado de emergencia.…  Seguir leyendo »

En Chine, le smartphone doit afficher un petit signe vert, pour «en bonne santé», pour prendre le métro ou aller à l’hôtel à Wuhan. Wuhan, avril 2020. — © keystone-sda.ch

La surveillance est elle aussi infectée par le coronavirus, quel que soit son âge, son sexe ou son état de santé. Elle se porte à merveille et s’apprête à exercer, quant à elle, les pires discriminations. Mentionnons le seul exemple de Singapour, relaté par Le Temps dans son dossier sur la surveillance du 3 avril 2020. Ce régime autoritaire «suggère» à ses citoyens d’utiliser une application mobile qui les alerte, pour l’instant a posteriori, lorsque ceux-ci ont approché une personne infectée. Pour que cette alerte devienne instantanée, il n’y a qu’un petit pas à franchir. Et il a été franchi rapidement par la société autoritaire la plus peuplée au monde, la Chine.…  Seguir leyendo »

Our collective crash course into the topsy-turvy new world of pandemic feels like it’s been going on forever — but it’s been just a little bit more than a month. We don’t exactly know how to navigate our way around this strange new reality, but we all sense that nothing will ever be the same. Contemplating the economic upheaval and the scenes of chaos in hospitals from Milan to New York, the whole idea that the covid-19 pandemic could shift our societies onto a better path may seem not just fanciful but downright callous. Yet, as we familiarize ourselves the world the virus is shaping, we shouldn’t lose sight of this as a moment not just of tragedy, but of unique opportunity.…  Seguir leyendo »

Luego de la aprobación de una legislación en la asamblea salvadoreña, el gobierno de Nayib Bukele podrá restringir derechos constitucionales a los ciudadanos.Credit...Salvador Melendez/Associated Press

La pandemia de la COVID-19 traerá profundas consecuencias políticas. Para quienes nos preocupamos por la democracia, el desafío es perentorio. Sería una tragedia si la víctima más importante del virus fueran los sistemas democráticos.

Para evitarlo debemos estar conscientes de los riesgos que enfrenta la democracia como resultado de esta crisis y de la importancia de fortalecer las capacidades del Estado como una forma de proteger su futuro. En este trance oscuro, debemos combatir el virus como si la democracia no importara y proteger la democracia como si el virus no importara. No hay garantía de éxito. Pero tenemos la obligación de intentarlo.…  Seguir leyendo »

Europa está viviendo por una de sus peores crisis desde la Segunda Guerra Mundial. En respuesta a la pandemia COVID-19, los países europeos deberían recurrir a un instrumento democrático clásico para hacer frente a desafíos existenciales: gobiernos de unidad nacional apoyados por amplias coaliciones parlamentarias.

Tal como están las cosas, muchos países europeos, en particular Francia, Grecia, Italia, Irlanda, España, el Reino Unido, Polonia y la República Checa, están dirigidos por gobiernos que cuentan con un apoyo débil, debido a fracturas sociopolíticas más profundas. La nueva amenaza de COVID-19 llega tras una década de polarización política y revueltas populistas sin precedentes en todo el continente.…  Seguir leyendo »