Islam y Mundo Árabe

Antirracismo machista

Las mujeres nos dimos cuenta muy pronto de la diferencia abismal que existe entre la sociedad marroquí de la que procedemos y las sociedades europeas a las que nos fuimos incorporando. Aunque se tratara de un país como España, que no hacía tanto que había dejado atrás una dictadura, aunque emigráramos a ciudades pequeñas o entornos provincianos, aunque nos instaláramos en barrios periféricos o pasáramos a engrosar las filas de las clases sociales con menos recursos, lo cierto es que no se nos escapó el avance enorme que supuso la emigración, una especie de atajo que acortaba de un modo importante nuestro avance hacia la libertad, la igualdad y, sobre todo, la esperanza en la posibilidad de disfrutar de una vida más digna que la de nuestras madres y abuelas.…  Seguir leyendo »

A flag is waved by anti-government protesters as they demonstrate in Tahrir Square in Cairo on Feb. 10, 2011. (Tara Todras-Whitehill/AP)

The Islamists and secularists of the Middle East have been fighting each other for a century. Their conflict has achieved nothing but perpetuating authoritarian rule. Yet, calling on them to unite and set aside their differences is naive at best, for their differences are real and fundamental. Faking unity during the Arab Spring backfired and left both sides more distrustful of each other.

What Islamists and secularists need to do is not seek an impossible alliance but rather build a framework for coexistence that allows them to break away from their zero-sum relationship. This is a critical first step toward laying foundations for democratic governance in the Middle East.…  Seguir leyendo »

Sans l’arrêt des guerres

« Le peuple veut la chute du régime ! » C’est en scandant ce slogan tonitruant qu’il y a une dizaine d’années des foules de manifestants s’emparaient des rues du monde arabe. Depuis lors, ce monde n’est plus ce qu’il était.

Personne n’aurait pu imaginer que le célèbre vers tunisien – « Lorsqu’un jour le peuple veut vivre, force est pour le destin de répondre » – trouverait un tel écho auprès de populations soudain dressées contre leurs oppresseurs de longue date, et dont beaucoup pensaient qu’elles avaient à jamais été domptées par ces derniers.

La décennie a débuté avec ce que nous allions baptiser le « printemps arabe » et ses soulèvements populaires en Tunisie, en Egypte, au Yémen, en Libye et en Syrie.…  Seguir leyendo »

Ayatollah Ali Khamenei, supreme leader of Iran, addressing members of a militia loyal to the Islamic republic about demonstrations against the government last month.Credit...Office of the Iranian Supreme Leader, via Agence France-Presse — Getty Images

For decades, social scientists studying Islam discussed whether this second biggest religion of the world would go through the major transformation that the biggest one, Christianity, went through: secularization. Would Islam also lose its hegemony over public life, to become a mere one among various voices, not the dominant one, in Muslim societies?

Many Westerners gave a negative answer, thinking Islam is just too rigid and absolutist to secularize. Many Muslims also gave a negative answer, but proudly so: Our true faith would not go down the erroneous path of the godless West.

The rise of Islamism, a highly politicized interpretation of Islam, since the 1970s only seemed to confirm the same view: that “Islam is resistant to secularization,” as Shadi Hamid, a prominent thinker on religion and politics, observed in his 2016 book, Islamic Exceptionalism.…  Seguir leyendo »

“Un fantasma recorre el mundo rico. Es el fantasma de la ingobernabilidad”. Así comienza un editorial de The Economist publicado hace unos meses, que imita la primera línea del Manifiesto comunista. Pero el problema de la ingobernabilidad no afecta solamente a los países desarrollados. En todo el mundo árabe, la gente salió a las calles a manifestar que no se dejará gobernar hasta que sus dirigentes gobiernen bien.

Los detonantes inmediatos de las protestas varían según el país. En Argelia, lo que movilizó a la gente fue el anuncio de la candidatura del presidente Abdelaziz Bouteflika para un quinto período.…  Seguir leyendo »

La importancia de un trozo de tela

Cuando era pequeña solía observar con fascinación a mi abuela cuando se vestía: desplegaba un trozo de tela larguísimo que se enrollaba alrededor de la cintura, se lo pasaba por la espalda y lo deslizaba hasta el pecho para sujetarlo con un par de fíbulas de plata. En cuanto al cabello, lo recogía en trenzas brillantes de aceite de oliva y en lo alto de la cabeza se ataba una pañoleta en la que luego colgaba las trenzas. Mi abuela iba tatuada desde la barbilla hasta el pecho, llevaba grandes brazaletes de plata y un fajín de lana rojo oscuro. Quedaban aún, a mediados de los años ochenta del siglo pasado, mujeres que vestían como ella, “a la antigua”.…  Seguir leyendo »

Antes de los atentados perpetrados por Osama Bin Laden el 11 de septiembre de 2001, en Occidente se utilizaba poco el término islam. Se hablaba más bien de musulmanes en su diversidad o se designaba a esos musulmanes por su cultura de origen: marroquí, pakistaní, mauritano, etcétera. El que todos los musulmanes, en masa, puedan reunirse ahora bajo el único término de «islam» es, de hecho, una gran victoria de Bin Laden. Fue él quien persuadió a los occidentales, aunque no a todos los musulmanes, de que estaba librando una guerra contra el Occidente cristiano (y sionista) en nombre del islam y de que todos sus combatientes y asociados debían ser calificados de islamistas.…  Seguir leyendo »

Durante los últimos tres años, el mundo ha asistido con perplejidad a la cuenta regresiva para la salida del Reino Unido de la Unión Europea, más conocida como el brexit. Es probable que el abandono de la UE afecte gravemente la economía británica. Sin embargo, desde una perspectiva árabe, el prolongado debate del brexit en el Reino Unido no es una señal de descomposición política. Por el contrario, solo un país con su profunda madurez política podría esperar resistir una ruptura tan vasta en las relaciones legales, comerciales y hasta sociales, que se han desarrollado en el último medio siglo.…  Seguir leyendo »

Miles de personas llenaron la plaza Tahrir en Bagdad durante las protestas contra el gobierno en octubre.Credit...Ivor Prickett para The New York Times

Después de haber dado cobertura a las noticias sobre el Medio Oriente durante toda mi vida adulta, veo el surgimiento de algunas tendencias que jamás había visto.

Desde las calles de Beirut hasta las de Bagdad, pasando por las calles de todo Irán, las personas del Medio Oriente exigen que se les trate como ciudadanas con derechos y no solo como miembros de una secta o una tribu con pasiones que se puedan manipular. Además, exigen instituciones que no sean corruptas —un Estado profundo— y un Estado de derecho, no solo el Estado arbitrario de las milicias, los mafiosos y los autócratas.…  Seguir leyendo »

Tengo mucho respeto hacia la postura de las feministas de la envergadura de Nawal El Saadawi o Wassyla Tamzali que contestan la legitimidad del feminismo islámico, alegando su inadecuación a acompañar la lucha por la igualdad de derechos. Ya que, según ellas, la yuxtaposición feminismo/islam es un oxímoron.

Como feminista laica prefiero un feminismo sin etiquetas religiosas, pero independientemente de los clivajes conceptuales, considero que el feminismo islámico tiene su lugar en el mundo musulmán. Porque el error sería quedarse esperando el milagro de una conversión masiva a la laicidad cuando aún persiste la confusión endémica entre el laicismo y el ateísmo.…  Seguir leyendo »

Demonstrators protest the country's ruling elite and the December presidential election in Algiers on Tuesday. (Ramzi Boudina/Reuters)

The powerful images of pro-democracy protests emerging from Beirut, Baghdad and Algiers remind us once again that Arab authoritarianism has outstayed its welcome. But, in the eyes of many, it hasn’t yet outlived its usefulness. The weakness of Arab states has reached a point where authoritarianism has become the only glue keeping them together. The challenge for Arab democrats is to move beyond simply calling for democracy and instead focus on building realistic pathways for democratic change.

Arab authoritarianism is not traditional despotism. It has morphed into a complex strategy to cope with state weakness. Arab states were not strong to begin with: They have never been able to provide policy frameworks that foster economic development and social justice; manage social and political conflicts; and protect their standing in the world.…  Seguir leyendo »

The second wave of Arab uprisings that started in Sudan in December last year and extended to Algeria, Lebanon and Iraq this year have built on past experiences of political transitions during the Arab Spring, both its mistakes and achievements. Protesters from this new wave have already learned five lessons from previous transitions.

The first lesson is that toppling the head of a regime does not mean that the political regime has fallen.  In Tahrir Square on 11 February 2011, Egyptian protesters celebrated the decision of Hosni Mubarak to step down and left the square, thinking his resignation was enough to allow a democratic transition to take place.…  Seguir leyendo »

La primavera árabe, nacida en diciembre de 2010, fue, sin duda, una esperanza frustrada. Pero hoy parece que la ira de los árabes y la sed de democracia vuelven a manifestarse con decisión y disciplina en varias ciudades del mundo árabe.

El 19 de diciembre de 2018, los sudaneses salieron a las calles para reclamar el fin de la dictadura y la renuncia del jefe del Estado, Omar al Bashir, en el poder desde hace 30 años. Las mujeres iban en primera fila y las manifestaciones fueron pacíficas. Sudán tiene una tradición de lucha política, con sindicatos y partidos sólidos.…  Seguir leyendo »

El invierno del descontento árabe

Una nueva oleada de revueltas está sacudiendo el mundo árabe; ahora el Líbano e Irak se unen a Sudán y Argelia. Las recientes protestas masivas en estos países movilizaron a millones de personas de toda clase, enojadas por el deterioro de las condiciones económicas, por cuyo empeoramiento culpan a la mala gestión y a una gobernanza deficiente.

Como en la Primavera Árabe de 2011, las nuevas protestas en estos países también se aglutinan en torno de demandas de cambio de régimen. Pero hay una diferencia fundamental: aquellos primeros levantamientos los impulsó el anhelo popular de dignidad, mientras que las protestas actuales las impulsa el hambre.…  Seguir leyendo »

Históricamente, la tarea de promover el multilateralismo en Oriente Medio ha estado en manos de dos instituciones: la Liga de Estados Árabes, una alianza amplia para la colaboración en cuestiones políticas, económicas y culturales, y el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que se ocupa principalmente de asuntos económicos. A pesar de las diferencias en su historia, interés y afiliación, ambos organismos estaban destinados a servir como vehículos para garantizar la unidad árabe en cuestiones cruciales –como oponerse a Israel- y evitar el conflicto entre los estados miembro.

Durante décadas, el conflicto palestino-israelí reunió a los países árabes en torno a la causa común de respaldar al estado palestino.…  Seguir leyendo »

What the Arab Spring Cost Me

It was a cold and damp evening in February 2012 when my son Malik and I landed in Adana in southern Turkey. Our journey from Beirut had been long and we still had a two-hour drive to reach Antakya, a picturesque city near the border with Syria, where we were to meet my husband and Malik’s father, Anthony Shadid.

Until that day, I had been working in the Middle East as a journalist for almost a decade. They were some of the happiest and most rewarding years of my life. The Arab Spring that Anthony and I had been reporting on hadn’t yet achieved any of the changes I, along with millions of Arabs, had longed for, but many of us still believed that it would.…  Seguir leyendo »

Il n’est pas question d’interdire le burkini dans la loi française. Et encore moins au nom de la laïcité qui n’a rien à faire dans les piscines. Cela n’enlève rien à la légitimité de combattre ce vêtement pour ce qu’il est : de l’ingénierie textile mise au service du patriarcat arabo-musulman, qui fait du corps de la femme un organe génital total, un risque, l’arme et l’objet du crime. Il ne change pas de sens selon qu’il est porté dans les dictatures théocratiques ou dans les démocraties occidentales, selon qu’il est obligatoire ou non. Ici, les bonnes âmes et les islamistes le défendent au nom de la liberté des femmes à se vêtir comme bon leur semble, alors que dans les théocraties, le voilement est imposé au nom de leur statut second dans la société.…  Seguir leyendo »

A man praying at a mosque in Colombo, Sri Lanka, on Friday.CreditCreditIshara S. Kodikara/Agence France-Presse — Getty Images

Two days after the Easter Sunday bomb attacks in Sri Lanka, I met my greengrocer at the Colpetty market, a symbol of the cosmopolitan city that I call home. I have known Ashraff virtually all my life. He did not have his usual half-smile on his face, and when I went up to him to say goodbye, I could see he was troubled.

Eventually, shaking his head in sorrow, with tears in his eyes, he told me that the day before, someone he had known for 35 years, a man from Sri Lanka’s Sinhala majority, had said he could no longer be his friend.…  Seguir leyendo »

En un mundo de hombres, la pitufina es la única mujer. Ellos son la norma, ella es el retoque. Ellos definen a la comunidad, su historia y su código de valores. Ella sólo existe en el marco que ellos decidan, tiene un papel simbólico, el de realzar los estereotipos establecidos por ellos. Así es en los dibujos animados, así es muchas veces en el cine, y así también es en la vida real, cuando se trata de definir los rasgos de la comunidad. Lo hemos visto en Nueva Zelanda.

Sí. En un gesto de solidaridad con las víctimas del sangriento ataque contra los creyentes de la mezquita de Christchurch, las mujeres libres de Nueva Zelanda decidieron acicalarse y cubrir su melena con un velo.…  Seguir leyendo »

Activists In Italy demonstrating last week against the introduction of Shariah law in Brunei, which also provides for stoning for homosexuals. Credit Stefano Montesi — Corbis/Getty Images

At a time when Islam’s place in the modern world is a matter of global contention, Brunei, a small monarchy in Southeast Asia, has offered its two cents. By April 3, the nation, which is predominantly Muslim, had begun adhering to a new penal code with harsh corporal punishments. Accordingly, gay men or adulterers may be stoned to death, and lesbians may be flogged. Thieves will lose first their right hand, and then their left foot.

Understandably, these bits of news brought outcries from the United Nations, human rights organizations and celebrities like George Clooney. In return, the Brunei government dismissed all criticisms, reminding the world that the country is “sovereign” and “like all other independent countries, enforces its own rule of laws.”…  Seguir leyendo »