Social

Un grupo de mujeres protestan contra la violencia de género y la cultura de abuso y acoso sexual en Washington, en diciembre de 2019. Credit Erik S Lesser/EPA vía Shutterstock

El título de esta columna es uno de los mejores consejos que he recibido. Me lo dio una maestra, ahora amiga, cuando ella tenía cuarenta y tantos y yo veintipico. Para entonces ya me había acostado con alguna bibliografía por genuino y libre deseo, pero también alguna vez como partícipe de una de esas dinámicas entre maestros y jóvenes alumnas en las que más que deseo lo que se juega es poder.

Muy a menudo el intercambio de poder ocurre así: de un lado, una joven descubre su sexualidad probando el poder que le confiere su cuerpo y practicando lo que la cultura patriarcal le ha adoctrinado a creer en torno a lo que ella vale en la sociedad.…  Seguir leyendo »

Parece ser que Noé (que no conoció a Zaratustra), desnudo, se puso a bailar. ¡Tiernos dislates de todo patriarca ocurrente! Tal es el incidente que nos cuenta el capítulo 9 de El Génesis. El hijo de Noé, Cam, juzgó el espectáculo dado por su padre como poco adecuado y con crecido enojo condenó la falta de respeto de su genitor hacia los demás. Distinta fue la opinión de Sem y Jafet, hermanos de Cam, que sin entrometerse a fiscales, pero dejándose gobernar por la misericordia, trataron a su padre en aquel trance con ternura y comprensión. Para que no se resfriase, echándole un capote, le cubrieron con una manta.…  Seguir leyendo »

For years, Myanmar’s military used Facebook to incite hatred and genocidal violence against the country’s mostly Muslim Rohingya minority group, leading to mass death and displacement. It took until 2018 for Facebook to admit to and apologize for its failure to act.

Two years later, the platform is, yet again, sowing the seeds for genocidal violence. This time it’s in Ethiopia, where the recent assassination of Hachalu Hundessa, a singer and political activist from the country’s Oromo ethnic group, led to violence in its capital city, Addis Ababa. This bloodshed was, according to Vice News, “supercharged by the almost-instant and widespread sharing of hate speech and incitement to violence on Facebook, which whipped up people’s anger.”…  Seguir leyendo »

Deslenguadas

La historia es un tapiz que entreteje las hebras del recuerdo y del olvido, casi siempre a conveniencia de quien maneja los hilos. La invención de la escritura, paralela a la creación de las primeras civilizaciones, permitió fijar mágicamente el enjambre de nuestras palabras en piedra, en arcilla, en papiro, en pergamino. Pero no todas. Ciertas ideas anidaron en el mármol; otras, como pájaros ateridos, quedaron flotando desprotegidas en la frágil memoria oral. Una parte de la humanidad quedó fuera de las murallas, a la intemperie, contemplando aquella fortaleza inexpugnable de textos escritos, un invento milagroso que salvaba el conocimiento y lo legaba al futuro.…  Seguir leyendo »

La enfermera María Teresa Soto sostiene una videoconferencia con su novio Mario Canni, quien se encuentra en Río de Janeiro desde enero, desde su departamento en Santiago, el 8 de septiembre de 2020 en medio de la pandemia del nuevo coronavirus. (Javier Torres/AFP via Getty Images)

La sensación es auténtica: la vida se dividió en dos. La anterior —biológicamente protegida— contrasta con esta, paranoica y frágil, amenazada no solo por un virus, sino por la digitalización acelerada de la realidad. En un mundo donde lo colectivo fue suspendido por el distanciamiento social y lo público trasladado sin anestesia al espacio de las pantallas, cabe preguntarse por el lugar de la veracidad. Puertas adentro, la adicción por navegar sobre noticias catastróficas —ahora llamada doomscrolling—, la orientación drástica de las vidas social, familiar, laboral y académica a los márgenes de los dispositivos y la propagación de la infodemia en los meses más agudos del confinamiento, han roto los puntos de contacto con la realidad.…  Seguir leyendo »

Women sell products along a road in Lagos, Nigeria, on Sept. 14. (Akintude Akinleye/EPA-EFE)

Since the coronavirus pandemic began, several organizations, including the United Nations and Human Rights Watch, have warned that it has unleashed a global wave of hate speech and xenophobic attacks. In many countries, from the United States and Europe to Brazil and Kenya, people of Asian descent have been targeted with discrimination, verbal abuse and xenophobic attacks. And around the world, religious minorities, migrant workers and foreigners are being targeted as well.

In Asia and Africa, fast-growing megacities have attracted waves of new urban migrants of different ethnic, religious and cultural backgrounds from those of established city residents. We wanted to know whether new threats — like the pandemic and climate change — would undermine tolerance and leave cities more divided and dangerous.…  Seguir leyendo »

Cada día, cerca de 2.000 millones de personas usamos los servicios de Facebook, Instagram y WhatsApp, una sola empresa con sede en California. En ellos, expresamos sin demasiadas reservas, a veces durante horas, nuestras pasiones, odios y amistades, y preferencias personales de todo tipo. Nos entregamos con mucha facilidad a estas redes, que nos ofrecen una apariencia de gratuidad; dulce ilusión. En realidad, sin darnos cuenta, lo pagamos caro, al proporcionar sin contrapartida nuestros datos personales, que luego se venden a los anunciantes. Como es sabido, estos anunciantes, al abandonar la prensa tradicional, han reducido dolorosamente los recursos de que se disponía antes para una información profesional fiable, controlada por periodistas capacitados y experimentados.…  Seguir leyendo »

“Point,” 1985, by Terry Winters. Credit Courtesy Matthew Marks Gallery

El otro día, una amiga abrió su armario y sintió como si estuviera mirando la ropa de alguien que había muerto. Las prendas pertenecían al mundo de ayer. No le encontraba ninguna utilidad en la era del coronavirus. Era como ver la ropa de su abuela después de que hubiera fallecido.

En esta época, todos sentimos esas sacudidas. Yo supuse que no me enfermaría de COVID-19 si tomaba las precauciones básicas, pero ahora tengo la enfermedad. Siento la cabeza como si fuera una col. El dolor baja hacia los brazos y las piernas. Así que, querido lector, esta vez te pido un poco de comprensión, por favor.…  Seguir leyendo »

Mientras el año escolar comienza en medio de una pandemia mundial, mucha gente está preocupada por el impacto negativo que el aprendizaje virtual o con distanciamiento social podría tener en el desarrollo de las habilidades sociales de los niños.

Sin embargo, ¿qué pasa con los adultos? Parece que los adultos privados de un contacto variado y constante con sus pares pueden volverse tan torpes en las interacciones sociales como los niños sin experiencia.

Investigaciones realizadas con presos, ermitaños, soldados, astronautas, exploradores polares y otras personas que han pasado largos periodos en aislamiento indican que las habilidades sociales son como un músculo que se atrofia por la falta de uso.…  Seguir leyendo »

A-level students protest in Leeds. Photograph: Adam Vaughan/Rex/Shutterstock

The night that the schools closed we lit a fire in a field and danced like it was the end of the world, dizzy on diet lemonade and vodka.

I had had two days to say goodbye to the people I had seen five days a week for seven years – people I had grown up with, people who had shaped me. For two years I had seen my life as “the time before exams” and “the time after”, so now I had to work out what to do when suddenly the structure in my life had been taken away, when the destination I had been running towards suddenly disappeared.…  Seguir leyendo »

Bridgeman Images Suzanne (Marie-Clémentine) Valadon: The Violin Case, 1923

On March 6, 2020, one of the last days of what we might call normalcy, I bought a violin at a thrift store outside Boston. I had spotted it the week before—a Stradivarius copy made in Germany in the late 1970s—and, by violin standards, it was very inexpensive, approximately .0016% of the record price for a real Stradivarius violin. Though it was missing two strings and had some superficial scratches, it appeared to be intact. I plucked it a few times and it made a somewhat pleasing sound. I put it down and left. But I kept thinking about the instrument, and after showing pictures of it to a couple of violinist friends who thought it looked playable, I went back to see if it was still there.…  Seguir leyendo »

Uno. Un buen amigo mío murió al empezar la epidemia. Era un maravilloso narrador y el dueño del café de Jerusalén Tmol Shilshom. En ese café tuvo lugar la segunda cita con la que hoy es mi esposa. Fuimos para escuchar a David Grossman y luego, mientras caminábamos por la calle, ella me dijo que su sueño era casarse con un escritor (así que no me quedó otra). También tuvo lugar en el mismo café, Tmol Shilshom, mi primer encuentro con el público como escritor. Acudieron cinco personas, pero gracias a la atención y las preguntas que formuló el dueño lo recuerdo como una buena experiencia.…  Seguir leyendo »

Learning to Live With the Coronavirus

As some parts of America gingerly begin to open up after months of near total lockdown, people have questions. Will it be safe to take a train? A plane? Visit the hair salon? An indoor restaurant?

There are many knowable parameters in the equation: your health; the prevalence of cases where you live; the safety precautions being taken any place you want to visit. But the final answer may depend on your individual risk tolerance for exposure to infectious disease.

Most Americans alive today have never before had to make that self-assessment.

In the past, deadly outbreaks of plague, flu and polio were regular occurrences.…  Seguir leyendo »

En el verano de la desolación cada vez más gente no sabe qué hacer con su propio placer, como si le quemara en las manos. Como si no fuera digno de ser celebrado y mucho menos de ser expuesto, al menos no este año. Porque en el verano de 2020 la gente que está sana en la playa o brindando con un vino en cualquier terraza siente el peso de la culpa de estar mejor que los demás. Una culpa que es egoísta y narcisa y que forma parte del mundo individualista y ensimismado que estamos bendiciendo con esta forma snob de “placer culpable”.…  Seguir leyendo »

Lyfe Tavarres en su apartamento en Portland, Oregón. Durante la crisis del coronavirus ha encontrado alivio en comunicarse con familiares y amigos. Credit Leah Nash

Estoy tratando de recordar cuándo fue que me di cuenta de que todos habíamos chocado contra un muro.

¿Fue hace dos semanas, cuando una amiga, que por lo general encarna el papel de la esposa discreta, inició una conversación telefónica despotricando sobre su marido?

¿Fue cuando miré a mi pareja —probablemente una semana después— y, de manera calmada, le dije que todos mis problemas eran su culpa?

(Aunque eso no era así).

¿O tal vez fue cuando estaba en Twitter y vi un mensaje de la autora Amanda Stern, una mujer soltera que vive en Brooklyn, en el que contaba que habían pasado 137 días desde que había dado o recibido un abrazo?…  Seguir leyendo »

El Derby de la gran plaga

Oímos frecuentemente preguntar (y, lo que es aún más sorprendente, responder) cómo será el futuro que nos espera después de la epidemia que estamos padeciendo. Presto poca atención a estos augurios. La única opinión sobre el tema digna de ser escuchada sería la de alguien que a comienzos de 2019 hubiera advertido: “Dentro de un año el mundo padecerá una plaga que obligará a aislar preventivamente a la mayor parte de la humanidad, a cerrar locales públicos, espectáculos y a prohibir las fiestas populares religiosas y profanas. Aún así, causará cientos de miles de víctimas…”. Quizá a alguien con esta capacidad de profecía se le podría consultar sobre lo que ahora nos espera, aunque yo tampoco me fiaría demasiado: es más fácil acertar apostando a la catástrofe que a la cotidianidad venidera.…  Seguir leyendo »

Los crímenes pueden ser pasionales y las lecturas apasionantes. También cabe ser un apasionado del canto gregoriano o de las peleas de gallos, e incluso de ambas cosas a la vez. Lo tocante a la pasión es variable y ambiguo, y abarca desde lo más delicado hasta lo más cruel. Aunque a menudo se entiende por pasión lo mismo que por sentimiento y por afecto, otras veces no es así. Tampoco la relación entre pasión y emoción es fácil de desentrañar, y el que, duplicando lo recién visto, pueda hablarse de lo emocional y lo emocionante y de estar alguien emocionado no debería invitar a un paralelismo perfecto (baste con pensar en lo emotivo, imposible de asimilar a lo pasivo).…  Seguir leyendo »

Tener perspectiva

La vida es la gran maestra y la experiencia la gran educadora. Vivir es aprender. Vivir es hacer algo que merezca la pena con la propia vida, algo positivo, cada uno según sus posibilidades y puntos de partida. Y lo más grande es poner amor e ilusión en las tareas que uno lleva hacia delante. Vivimos en un mundo que ha entronizado el hic-nunc: aquí y ahora; o el llamado hodie-nunc: hoy y ahora. Ambos significan la cultura del instante o, dicho de otro modo, la idolatría de la inmediatez. Todo se ha vuelto rápido, vertiginoso, urgente. Es una especie de culto polimorfo a la fugacidad.…  Seguir leyendo »

En sus estudios sobre la sociología del cuerpo, Le Breton expuso con gran éxito la idea de que la técnica y la ideología estaban construyendo la nueva corporalidad de la Modernidad. Más restringida la velocidad del cambio por condicionantes éticos que por barreras tecnológicas, el cuerpo humano escapaba de su condición natural y dejaba progresivamente de ser un cuerpo orgánico para convertirse en un cuerpo plástico, protésico, digital, cibernético y, finalmente, inmaterial. De golpe y sin previo aviso, esta perspectiva parece haberse esfumado. A causa de la pandemia de la covid-19, las insuficiencias de la técnica y de la estructura productiva se han hecho patentes y la penuria de simples equipos de protección ha echado por tierra el sueño de la inmortalidad cibernética.…  Seguir leyendo »

Hasta ahora, lo más positivo de la pandemia ha sido la evidencia con la que todos hemos podido ver claramente quién contribuye mejor a la paz y al progreso social. Como ha dicho Guilluy, «los invisibles, aquellos que no eran nadie ayer mismo, han mostrado en pocas horas que son, en realidad, el engranaje clave de la sociedad». Mientras otros se han quedado inmóviles ante la sorpresa y el temor, o incluso han tratado de sacar provecho de la situación, los profesionales del cuidado han dedicado todo el tiempo y esfuerzo necesarios, aún a riesgo de su propia salud y su vida, para que los enfermos pudieran salir adelante y todos nos sintiéramos protegidos.…  Seguir leyendo »