Social

Resulta que no todos pasamos la cuarentena haciendo el amor con nuestras parejas. A pesar de las primeras predicciones de una explosión de natalidad provocada por el coronavirus, parece que durante el confinamiento no tuvimos tanto interés en las relaciones sexuales como algunos habían imaginado.

Justin García, un investigador del Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana, descubrió en un estudio sobre hábitos sexuales globales, que abarcó el período que va desde mediados de marzo hasta mediados de mayo, que casi la mitad de los consultados dijeron que durante la pandemia tuvieron relaciones sexuales con menos frecuencia y que lo disfrutaron menos.…  Seguir leyendo »

Es frecuente la utilización publicitaria de imágenes de personas que disfrutarían de una vejez saludable y armoniosa, y también la referencia retórica a la capacidad del espíritu humano para neutralizar parcialmente el peso del determinismo biológico; así, la científica Rita Levi Montalcini, que no dejó de trabajar hasta su fallecimiento a los 103 años, o el cineasta Manoel de Oliveira, quien, con idéntica edad, afirmaba en este diario que si dejara de filmar se moriría. Quizás no se refería exactamente a la muerte física.

Pero estas referencias laudatorias a algunos de “nuestros mayores”, se dan cuando ha triunfado un modelo civilizatorio en el cual la imagen de la vejez es progresivamente repudiada, no sólo de la sociedad en general, sino también de los hogares.…  Seguir leyendo »

¿Cómo te va? ¿Qué hay de nuevo? ¿Cómo la estás pasando? ¿Qué tal tu vida? Ya no sé cómo responder a estas preguntas. ¿Cómo me va?

Todavía podemos recordar un tiempo en el que respondíamos con mentiras blancas corteses y automáticas. Uno siempre estaba “bien”, o “genial”, o algunas veces “OK”. La veracidad de la respuesta era irrelevante en un mundo donde uno podía ocultar las angustias localizadas de su universo personal.

El hecho de que el coronavirus haya suplantado por completo la charla trivial en nuestro contrato social ilustra muy bien la enormidad de este momento. ¿Es posible mentir tras un compulsivo “¿Cómo estás?”…  Seguir leyendo »

En 2008, cuando intentaba terminar a toda prisa un libro de memorias durante los breves ratos libres que me quedaban del trabajo de tiempo completo que tenía en The New York Times, desarrollé un sistema —un hábito— que me ayudó muchísimo.

Escribía mis artículos para el Times en la computadora personal que estaba sobre un gran escritorio en un cuarto de mi apartamento de tamaño modesto. Pero iba acumulando los capítulos de mi libro en la computadora portátil que estaba en la pequeña mesa de comedor en otra habitación.

Pasarme a esa mesa y encender esa computadora portátil era una señal, y alejarme de ella era otra.…  Seguir leyendo »

Acorn TV Essie Davis as Phryne Fisher in Miss Fisher’s Murder Mysteries

I first drifted into the Father Brown and Miss Fisher television series in 2018, while under the effects of pain medication and postsurgical malaise. Even though my family and I are safely housed, and my own case of Covid-19 has been relatively mild, I see the shadow of prolonged illness all around us, and I’ve instinctively returned to my cozy mysteries.

The traditional cozy is a soft-boiled whodunit featuring an amateur sleuth operating within an intimate community, mostly outside the traditional police force. The sleuth has a contact on the force; their relationship is familiar but often testy. Each episode features one-off characters, affected by a murder, around whom buzz the core characters, who solve the murder.…  Seguir leyendo »

He llevado esta moneda 15 años desde que mi padre me la dio. Me da paz. Scott

¿Qué es un hogar? ¿Son los materiales que usamos para hacer la estructura o las cosas que ponemos dentro? ¿Es la gente que ocupa el espacio o los recuerdos que acumulamos ahí? Esta pregunta tiene significados muy distintos para la gente que se ha quedado sin techo, una de las manifestaciones más vergonzosas de la desigualdad en Estados Unidos.

Les hice esta pregunta a los hombres y mujeres que viven en un campamento para personas sin hogar a las afueras de Ithaca, Nueva York, y en un desarrollo de viviendas sin fines de lucro cerca de Newfield para hombres que acaban de perder su casa.…  Seguir leyendo »

Una película de 1937 muestra un beso con mascarilla para prevenir la infección durante una epidemia de gripe en Hollywood. Credit Imagno/Getty Images

En los últimos meses, los solteros han recibido consejos de fuentes inusuales. El alcalde de Nueva York, BiIl de Blasio, sugirió que es mejor no besarse. Los funcionarios de salud en todo el país impulsaron el mensaje de que “tú eres tu pareja sexual más segura”. Y Anthony Fauci describió una noche para adultos en la que quienes buscan amor “se ponen una mascarilla y charlan un poco”.

A pesar de esos consejos castos, la gente está teniendo citas. Un sábado cené con un británico gracioso. El jueves siguiente me encontré con un guapo director de fotografía para una sesión de ejercicio.…  Seguir leyendo »

Dónde quedaron los ODS y la Agenda 2030

El 2020 fue bautizado como «super año» para el activismo que aceleraría la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS, SDGs, en inglés, o Globalgoals). A principios de 2020, estas metas globales habían ido calando más y más en las diferentes estructuras de la sociedad, y todas nuestras instituciones, en mayor o menor medida, habían intentado analizar su papel en la agenda de desarrollo mundial. Cinco años después de su firma, parecía que por fin estábamos progresando. La conversación se estaba produciendo y los primeros compromisos empezaban a llegar.

Y entonces, un virus, del que nunca se había oído hablar, consiguió parar el mundo, literalmente.…  Seguir leyendo »

Joseph Okpako/WireImage Headie One performing at O2 Academy Brixton, London, November 10, 2019

My dad is very sick with a cancer that is spreading and spreading and because he asked, because he never asks, I drove 500 miles away from Manhattan, across the northern border, to help care for him (after, of course, my Canadian government-surveilled quarantine). “Don’t judge me, take care of me,” sings FKA twigs on a two-minute interlude I must have listened to on repeat for an hour straight. The song is off of London drill artist Headie One’s 2020 mixtape with producer Fred again.., GANG, which really got me: confessional, silky, short. On a 2019 song called “Nearly Died,” he raps, “I don’t glamorize jail, them lonely nights, they were shit.”…  Seguir leyendo »

Rohingya refugees shop for vegetables at Kutupalong Rohingya camp bazar in the fishing port of Cox’s Bazar, Bangladesh, on Friday. The first coronavirus case has been confirmed in the crowded camps for Rohingya refugees in southern Bangladesh, where more than 1 million are taking shelter. (Suzauddin Rubel/AP)

How are people in conflict-torn countries like Yemen, South Sudan and Syria affected by the pandemic? Crowded living conditions and insufficient access to water and health services put many of them at acute risk of infection, while lack of testing may exacerbate the spread of the virus.

The covid-19 crisis adds new obstacles to how over-extended humanitarian organizations including U.N agencies, the Red Cross/Red Crescent movement, and non-governmental organizations deliver aid to those in need. But the pandemic’s effects on humanitarian aid are likely to extend well beyond the immediate crisis. Here are five ways covid-19 may affect humanitarian aid:

1.…  Seguir leyendo »

Desinfección en Xochimilco en mayo. Credit Pedro Pardo/Agence France-Presse — Getty Images

CIUDAD DE MÉXICO — Durante seis meses di clases en Stanford y viví en San Francisco. Llegué en septiembre de 2019 y salí en marzo de 2020. En ese lapso, mi mente se acostumbró a un ejercicio binario: una parte de mi vida ocurría dos horas antes, en la tierra del origen; otra, en el desconocido presente. No era la única persona en esta circunstancia. Podían pasar días sin que hablara inglés. El contacto con otros migrantes reforzaba la sensación de estar en dos sitios a la vez. Además, los países que ocupaban mi mente estaban divididos. En Estados Unidos, la cadena CNN dedicaba su energía a justificar el juicio político a Donald Trump y la cadena Fox a negarlo.…  Seguir leyendo »

In the midst of a pandemic that has crippled health care systems in the developed world, Cuba has projected an image of international solidarity by dispatching its medical missions to countries that have been hit hard by the coronavirus. While these medical services are welcome, they also serve a symbolic purpose by tacitly endorsing socialized medicine. The positive press reports about the medical missions deflect attention from the less savory measures that Cuba has adopted to control the crisis at home. For Cuban authorities, any struggle against an outside force—be it an insurgency, capitalist cultural influence, or an infectious disease—inevitably becomes a symbolic battle against internal enemies.…  Seguir leyendo »

Día 56 de aislamiento. El pueblo de El Quinche en la mañana y el nudo de Mojanda Cajas a la distancia

EL QUINCHE, Ecuador — Hoy fui por unas horas a Quito llevando la cosecha de manzanas. La ciudad en cuarentena se ha vuelto gris y ha perdido la alegría. No se escuchaba a los niños jugar, el tráfico usual de los coches ni la conversación despreocupada de los vecinos. Había una quietud eléctrica de motores, máquinas y zumbidos lejanos, el rumor de una cerca que chispea como en permanente circuito.

Después regresé al campo. He estado recluido los últimos dos meses en la casa de mi infancia en El Quinche, a 50 minutos de la capital de Ecuador. Aquí he podido respirar el aire fresco, caminar por las noches en medio de la niebla, mirar las estrellas y, sobre todo, las nubes.…  Seguir leyendo »

La vida gris_1

Fue un día como hoy, hace dieciséis años. Caminaba por la ciudad bajo una lluvia de hojas amarillas. Buenos Aires es tan hermosa en otoño que me preguntaba porque se asocia esta estación con la tristeza. De repente vi en la otra punta de la calle a un viejo amigo. Nos saludamos a lo lejos con la misma sonrisa. Escuchaba en mis auriculares la versión rap de una canción de Édith Piaf. Mi amigo es músico y había vivido en Francia también, pensaba contarle la coincidencia pero noté que su expresión iba cambiando a medida que nos acercábamos uno del otro.…  Seguir leyendo »

Al fin un poco de humedad retorna con cuatro días de lluvias, las semillas recuerdan que están vivas y las hierbas crecen altas.

SAINT-GERVAIS, Francia — A veces siento que soy puro movimiento. Nací en Cali, Colombia, hace seis años me mudé a París y, desde hace tres, dejé la ciudad para instalarme en el campo. Ahora vivo en un pueblo de unos cientos de habitantes en la región del Vexin français, al norte de Francia.

Se podría pensar que lejos de las metrópolis, en lugares rurales como en el que estoy, una pandemia global sería apenas un rumor. Pero llegó con la fuerza del miedo, el confinamiento y la distancia social impuestas en todo el país. Durante dos meses de encierro, percibí los rastros de un mundo levemente distinto: escuché una quietud inusual y un cielo libre de aviones.…  Seguir leyendo »

El virus se comió mi vida_1

El amor se comió mi paz y mi guerra. Mi día y mi noche. Mi invierno y mi verano. Se comió mi silencio, mi dolor de cabeza, mi miedo a la muerte.

—João Cabral de Melo Neto

PHOENIX, Estados Unidos — La fotografía es mi manera de comprender el mundo en el que existo, habito y respiro. Es también un ejercicio de solidaridad y humildad que me enseña a verme en los demás. Es un espejo, un puente, un salvavidas.

En estos días en que la vida está detenida y nos sentimos agobiados e intranquilos, en los que los días se arrastran y se enganchan en las esquinas de la cama, en las puertas y ventanas, en los guantes de látex y en los trastes de la cocina; en estos días, la fotografía me ha enseñado a mirar hacia adentro, a reconocerme.…  Seguir leyendo »

Anthology Film Archives Darya Zhovner (front) as Ilana and Olga Dragunova as Adina in Closeness, 2017

Lockdown possibility for a new cinematic discovery: the Russian writer-director Kantemir Balagov, a protégé of the last Soviet master Alexander Sokurov, not yet thirty and possibly the most arresting young filmmaker to emerge in the last few years.

Beanpole, Balagov’s beautifully acted second feature—set in Leningrad in 1945, and featuring two shellshocked nurses tending to even more damaged soldiers—won a prize at Cannes last year and was a hit at the 2019 New York Film Festival. It opened in January and is available for streaming on both MUBI and Kinomarquee.

Closeness, Balagov’s first feature, aptly named given its tight framing and the claustrophobic family situation it depicts, can be streamed through Anthology Film Archives.…  Seguir leyendo »

En un cuarto de hospital en Barcelona. Credit Felipe Dana/Associated Press

BARCELONA — “¿Cómo estás?”.

Esa pregunta que ha recobrado su significado, que repetimos cada día de pandemia.

“¿Cómo estás?”, le insisto en urdu, pero no sé si la barrera de la mascarilla o mi acento español impiden que me entienda. O quizá no se lo acaba de creer.

“Bien”, me responde tímido, por fin, también en urdu.

Faiz es de Pakistán y vive en las afueras de Barcelona desde hace un año, pero aún no habla demasiado español. Lleva varias semanas hospitalizado: es un paciente con la COVID-19. Lo conozco en el Institut Guttmann, un hospital para pacientes neurológicos que se ha tenido que adaptar a la realidad de la pandemia.…  Seguir leyendo »

El mundo se ha parado. Nunca nos había pasado algo igual en los últimos setenta años. Ha aparecido un virus, un microorganismo insignificante, que nos damos cuenta de él cuando ya es un poco tarde. Este virus ha sido capaz de parar más de medio mundo produciendo una serie de emociones, hasta ahora no vividas de esta forma: incertidumbre, miedo, temor, angustia, terror, pánico… a la infección y, en definitiva, como anticipación de lo peor, a la muerte. El coronavirus ha supuesto un antes y un después en la vida. En un mundo en donde casi todo está asegurado (el coche, la vivienda, la salud, etc.)…  Seguir leyendo »

Autorretrato con mi hijo disfrutando el sol de la tarde que entra por la ventana de la habitación.

SANTIAGO, Chile — Hace treinta años yacía yo en el pecho de mi madre en un eterno vaivén envuelta entre sus brazos. Hoy, después de tres décadas, he vuelto al vientre materno. La vida nos ha regalado una pausa sin prisa, sin presión y sin excusas. Son 55 los días que llevamos encerradas en un espacio confinado. Hoy el mundo está parado y en esta casa estamos mi madre, mi hijo Ikal y yo: tres generaciones en un mismo sitio.

Siento que la cuarentena es un poco como la maternidad: miles de emociones de soledad, aislamiento, preguntas sin respuestas, ansiedad, reflexiones, ilusiones.…  Seguir leyendo »