Cervantes y el caníbal

He aquí una noticia que pone los pelos de punta a cualquier demócrata: Teodoro Obiang, el dictador de Guinea, ha dado una conferencia invitado por el Instituto Cervantes.

Obiang hizo uso de una triquiñuela diplomática para estar presente en el funeral de Adolfo Suarez. Con todo, no consiguió su pretensión última: una entrevista con el presidente. Estuvo bien que Mariano Rajoy evitara al dictador; aún habría estado mejor que lo rechazara. Y lo más humillante: la conferencia versó sobre una temática cultural. No sé si es para reír o para llorar: que Obiang pronuncie una conferencia sobre la cultura es algo así como introducir a un psicópata sexual en el templo de las vírgenes vestales.

Teodoro Obiang Nguema es uno de los dictadores más denostados del África subsahariana. Obiang y su círculo de gánsteres tropicales se han apropiado de las nada desdeñables riquezas del país, empezando por los ricos yacimientos de petróleo. Ahíto de petrodólares, lo que Obiang ha buscado en los últimos años es lustre y reconocimiento. Es muy triste: cuando las instituciones españolas se prestan a avalar a un sujeto político como Obiang no medimos la calidad democrática de Guinea, sino de España.

Alguien ha dicho de él que es una especie de caníbal de su propio país, pues ha devorado y deglutido sus gentes y riquezas del mismo modo que un antropófago grasas y tendones. De hecho, de joven Obiang tuvo un contacto tan limitado con España que ni siquiera aprendió bien el idioma. Y ahora, ¿quieren saber la atrocidad intelectual del siglo? Pues que la conferencia trataba de “El español en África”.

Obiang siempre ha tenido problemas con las concordancias femenino-masculino y singular-plural: así, muy a menudo usa expresiones del tipo “campañas sensacionalista”, “aquí se hace campañas políticas” o también “ninguna persona ha sido perseguido” o incluso “hemos venido ingeniándoselas”. Una de dos: o sus asesores de imagen dominan el español tan poco como él o no se atreven a corregirlo, porque Obiang se pasó tres semanas hablando del atentado de las “Torres gemelos”.

Si nos atenemos a su uso del castellano Obiang ni siquiera sabe en qué país vive: en vez del gentilicio correcto, “ecuatoguineano”, acostumbra a referirse a sí mismo como “ecuatorguineano”. Aún más apuros le causa su dificultad con los verbos reflexivos; siempre se hace un lío con el puñetero “se”. Por ejemplo, como dijo en un discurso: “Queremos construir una sociedad pacífica y desarrollada, en la que se convergen los valores positivos de cada ciudadano”. Entre los infinitos problemas de Obiang con el idioma de Cervantes están los campos semánticos de las palabras. Si, por ejemplo, alguien lo acusa de hundir en la miseria a la población mientras él se embolsa los beneficios del petróleo, es muy probable que oigamos a un escandalizado Obiang replicar que “En todo el mundo hay barrios”. No es que tenga nada contra los barrios del mundo, sino que en vez de “barrios” quería decir “suburbios”.

El castellano escrito de Obiang aún es peor. Sea por incultura, o por un tic neroniano, cuando habla de si mismo siempre usa mayúsculas, venga al caso o no, por ejemplo: “quiero dar Mis felicitaciones”. Y de todos modos, ¿desde cuándo un autócrata ha necesitado dominar los matices de un idioma? Como él mismo dijo en cierta ocasión: “Yo presumo de que soy un dictador, porque el sinónimo de dictador viene de dictar las normas. ¿Qué dirigente del país no es un dictador?”. Bravo. Aunque estremece pensar lo que Obiang debe entender por la palabra “sinónimo”.

Obiang se apresta a regalarnos una conferencia sobre las bondades del español en África cuando ha sido justamente él quien ha hundido el sistema escolar y académico guineano. Hoy en día los viejos del país, que fueron educados bajo un régimen tan precario e injusto como el colonial, dominan mucho mejor el español que los jóvenes, que muy a menudo ni siquiera son capaces de entender un artículo de periódico. Pero a Obiang le importa un bledo; después de todo, los discursos más enardecidos los declama en su idioma natal, el fang, y en ellos acostumbra a galvanizar a los suyos para que vigilen y marginen a los españoles.

No se puede domesticar al caníbal con halagos y zalamerías, y todo para conseguir unos beneficios tan impuros como deleznables. Y no nos enfrentamos a un “tiranozuelo” más bien propio de las viñetas del Capitán Trueno, cruel pero enano en su poder y malignidad. No.

Cierta noche uno de los pocos intelectuales de Guinea fue despertado por la guardia pretoriana de Obiang. Le urgieron a vestirse y lo metieron en un coche. El pobre hombre se creía muerto. Sin embargo lo llevaron a palacio, a un saloncete: el tirano sufría de insomnio y necesitaba hablar con alguien de postín. Al cabo de un rato Obiang miró fijamente a su “invitado” y le preguntó si sabía el motivo por el cual los blancos odiaban tanto a los negros. El pobre hombre, claro, no se atrevió a responder. “Los blancos siempre nos han odiado y siempre nos odiarán”, dijo Obiang a su estupefacto huésped. “¿Y sabes por qué? Pues porque Abel era blanco y Caín era negro”.

Y a ese hombre invita España a sus tarimas. Obiang es algo peor que el corazón de las tinieblas; Obiang es las tinieblas de nuestro corazón.

Albert Sánchez Piñol

1 comentario


  1. Totalmente de acuerdo con el escrito, en el fondo y en la forma, genial.
    Este es el caníbal que sufrimos en Guinea.
    Y los politicos españoles de uno y otro signo siguen queriendo agradar a un tipo como éste, mientras nos rechazan a los cuadros hispanoguineanos, siendo que somos, además de representantes genuinos de la herencia hispánica, hermanos en la racionalidad científica occidental, como poco.

    Prefieren a un sátrapa al que hay que estar aguantando todos los días, que un día secuestra a un refugiado político desde Benin y otro día acusa a España de querer echarle del poder por haber enviado un avión Hercules como apoyo a la misión en Centroáfrica.

    Algún dia habrá que investigar las relaciones que han mantendio los políticos españoles con el dictador Obiang, desde Felipe González hasta Rajoy, pasando por parlamentarios y ministros de exteriores, quienes siempre usaron el poder de Estado español para tejer ellos sus redes de intereses privados. Porque España, como Estado, poco obtiene de Guinea. Pero algunos españoles sacan beneficios, usando sus posiciones en las instituciones del Estado español.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *