China, bajo sospecha

La fiebre inversora del gigante oriental es uno de los mejores indicadores de la transformación del modelo de desarrollo en China, proceso acelerado en los últimos años. Durante los siete primeros meses de este año, la inversión directa no financiera en el exterior creció más del 60%. China, que en su día convirtió la inversión del exterior en un pilar clave de su crecimiento, es ya exportadora neta de capital.

En ese tránsito, no todo es de color de rosa. Las inversiones chinas en el mundo con frecuencia están bajo sospecha. Aunque el factor ideológico ha desmerecido en los últimos tiempos, y si bien China no parece hacer grandes distinciones al hacer negocios, en algunos casos, como Venezuela, ayuda a abrir caminos. La relación Pekín-Caracas se erige como un modelo capaz de transitar desde el petróleo a muchas otras áreas. Ambas capitales han suscrito más de 400 acuerdos y tienen en marcha múltiples proyectos de transferencia tecnológica, reindustrialización, creación de zonas económicas especiales y de desarrollo estratégico, cooperación espacial… Recientemente, China se ha sumado a la explotación del Arco Minero del Orinoco, que tiene las segundas reservas de oro más importantes del mundo, así como de coltán y otros de alto valor industrial.

En un contexto de enorme polarización política como la que vive Venezuela, no pocos consideran a China proveedora de balones de oxígeno para el gobierno de Nicolás Maduro. Y puede ser pan para hoy y hambre para mañana si Pekín no disipa dudas y sospechas ante una oposición que acaricia el relevo. De lo contrario, las pérdidas para China podrían ser cuantiosas, como lo fueron en Libia.

El cambio de péndulo político en América Latina ofrece otro botón de muestra en Argentina. La estación espacial de Neuquén es vital para el desarrollo del programa aeroespacial chino ya que las existentes en su propio territorio no cubren todas las necesidades operativas. Pero la instalación de este observatorio generó especulaciones acerca de su utilidad militar. El nuevo gobierno de Macri obligó a Pekín a modificar el acuerdo de construcción para reafirmar el uso estrictamente civil de las instalaciones, un hecho sin precedentes. Otras reservas se han expresado a propósito de la implicación china en el modelo energético argentino para las próximas décadas por su participación en la construcción de obras hidráulicas y centrales nucleares.

Grandes proyectos para la región como el canal de Nicaragua o el ferrocarril transcontinental sudamericano que conectaría Brasil y Perú parecen pender del hilo de las afinidades, una espada de Damocles que reduciría las posibilidades de realización de la gran ambición china. Para Pekín es un problema global. En la visita de la líder birmana Aung San Sun Kyi a China, uno de los temas centrales de su agenda fue el futuro del suspendido proyecto de la presa Myistone.

Ferrocarriles y energía son dos referencias de la nueva expansión china; ambos cuentan con un fuerte respaldo del gobierno y son esenciales para dar salida a los excesos de producción, pero también por prestigio tecnológico. Y aquí hay dudas, a veces unidas a motivos de seguridad más amplios. En junio del 2015, por ejemplo, se suspendió el proyecto de construcción del tren de alta velocidad Los Ángeles-Las Vegas. Y más recientemente, el gobierno de Theresa May pospuso el acuerdo para la construcción de una central nuclear cerrado con David Cameron.

La sospecha no solo abarca a los sectores más sensibles. Alemania puso impedimentos a la compra por parte de la china Midea de la fábrica de robots Kuka. China ha asimilado la importancia de prestar atención a factores como el empleo o el medio ambiente; en India no solo vende, abrirá una planta para fabricar trenes de alta velocidad.

La desconfianza es aún una nota asociada a las inversiones chinas en el exterior, más fácil de disolver en los países en vías de desarrollo que en los desarrollados. Las consideraciones de orden ideológico, tecnológico o de seguridad, influyen en la receptividad y en las reservas en materia de empleo o ambiental. En el orden político, para China resulta vital reforzar su capacidad de diálogo con los actores internos si quiere preservar sus intereses a medio plazo. Su diplomacia partidaria tiene un papel esencial.

En otros ámbitos, como las inversiones occidentales en China, en tanto no se disipen las mutuas reservas estratégicas será difícil que se operen avances sustanciales.

Xulio Ríos, Director del Observatorio de la Política China y autor de ‘China pide paso’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *