Cómo las becas para africanos pueden reducir el desempleo en el África

Debido a que dos tercios de los pobladores de África tienen menos de 25 años, la juventud del continente puede constituirse en su mayor ventaja competitiva. Al fin y al cabo, las perspectivas económicas a largo plazo de los países suelen estar relacionadas con la disponibilidad de una fuerza laboral joven y móvil. Un reciente informe de la Fundación Mo Ibrahim llegó a la conclusión de que entre los años 2004 y 2014 diez de las veinticinco economías de más rápido crecimiento del mundo se encontraban en África. Sin embargo, con sus muchos millones de jóvenes desempleados, y muchos más subempleados, según cifras del año 2015, África hasta el presente no ha podido alcanzar su máximo potencial.

El desafío del empleo juvenil en el continente persiste por muchas razones. Para empezar, las políticas e intervenciones centradas en la juventud son limitadas la región. Los programas que existen carecen de coordinación adecuada y a menudo no logran incorporan lecciones y retroalimentación. También, las estrategias de empleo han tendido a basarse en gran medida en la teoría; y, a pesar de estar llenas de buenas intenciones, puede que fallen en cuanto a producir resultados cuando se las pone en práctica.

Pero, a nuestro juicio, una debilidad adicional que a menudo se ignora es un entorno académico que limita las contribuciones de los académicos más jóvenes de África – estudiantes que recientemente culminaron sus doctorados – quienes puede que, en los hechos, sean los poseedores de las claves para poner al continente a trabajar. La experiencia demuestra que los jóvenes estudiantes de doctorado del África producen investigaciones de crucial importancia para abordar los desafíos del desarrollo del continente. Y, sin embargo, con demasiada frecuencia, estas mentes jóvenes carecen del entrenamiento, acceso y apoyo que necesitan para llevar sus ideas desde el campo de trabajo a la esfera de la formulación de políticas.

Es por eso que nos hemos unido a una iniciativa global para ofrecer a los jóvenes investigadores africanos la oportunidad de participar en soluciones orientadas a las políticas, a través de la colaboración en la investigación y las oportunidades de publicación. Lanzada en el año 2016 por la por la MasterCard Foundation y el Institute of Development Studies (IDS) en el Reino Unido, la Matasa Fellows Network tiene como objetivo reunir a los jóvenes talentos académicos del continente para ayudar a resolver el desafío del empleo juvenil en África.

Dado que este desafío está estrechamente relacionado con otros temas– como la migración, los conflictos, el desarrollo rural y los temas de género – los responsables de la formulación de políticas deben formar una amplia red a momento de considerar soluciones. La investigación de nuestros becarios sobre estos temas plantea preguntas de vital importancia a los gobiernos y a los financiadores del desarrollo sobre cómo diseñar soluciones e implementarlas de manera que garanticen la rendición de cuentas.

El primer grupo de becarios, que recientemente publicó sus hallazgos en el IDS Bulletin, incluyó a diez estudiantes africanos de doctorado que trabajan en el campo delas ciencias sociales. Con el entrenamiento y la tutoría del personal de IDS, los becarios ajustaron sus ideas a través de la tutoría de pares y trabajaron para generar ideas de políticas a través de interacciones con funcionarios gubernamentales y profesionales de organizaciones no gubernamentales (ONG).

Hasta la fecha, los resultados producidos por los becarios han sido notables: como ser resúmenes de políticas sobre diversos temas, como el desempleo juvenil en Ghana, la producción pecuaria en Kenia y las estrategias regionales para mejorar el espíritu empresarial que lideran los jóvenes. Los primeros becarios de Matasa también estudiaron las dimensiones políticas del empleo de los jóvenes y los procesos políticos en Etiopía; las preocupaciones sociales y culturales que sustentan las opciones de empleo a lo largo de todo el continente; cómo afecta la tutoría personal al espíritu empresarial; y, cuáles son las opiniones de los jóvenes africanos sobre industrias ilícitas, como ser el juego y el trabajo sexual.

Algunas de las investigaciones de los becarios han generado resultados destacables – y que son aún más destacables porque contradicen a la intuición. Por ejemplo, la encuesta del investigador Nicholas Kilimani, basada en Kampala, encontró que, contrariamente a los supuestos habituales, las tasas de desempleo juvenil, en los hechos, aumentan proporcionalmente al nivel educativo. Resolver la crisis del empleo requerirá, por tanto, un pensamiento creativo, sostiene Kilimani. “El desafío del empleo juvenil requiere acciones políticas más allá de la educación básica y los mercados de trabajo”, escribe, “en áreas tales como los mercados de crédito, la infraestructura, la normativa empresarial y el desarrollo rural”.

El trabajo de Maurice Sikenyi, que estudió el Youth Enterprise Development Fund (Fondo de Desarrollo del Empresariado Juvenil) de Kenia, una iniciativa de microfinanciamiento dirigida por el gobierno, es igualmente innovador. Utilizando entrevistas primarias y datos secundarios, el académico de la Universidad de Minnesota llegó a la conclusión de que el alcance y el impacto del mencionado Fondo se ven debilitados por la corrupción, los criterios de elegibilidad imprecisos, los largos tiempos de espera para el procesamiento de préstamos y por una subvaloración de los riesgos que los jóvenes toman al iniciar su propio negocio. Su artículo académico explora cómo se podría fortalecer el programa de desarrollo a través de prestar mayor atención a las medidas de rendición de cuentas y mediante un enfoque renovado con respecto a la tutoría personalizada.

África puede cambiar de rumbo en el tema del empleo juvenil. Para ello, sin embargo, los tomadores de decisiones del África necesitan involucrarse más profundamente con los investigadores más jóvenes y brillantes del continente – quienes a menudo están en una posición única para brindar ideas clave – y construir nuevos nodos de conectividad académica entre la investigación, las políticas y la práctica en el continente.

Seife Ayele is a research fellow at the Institute of Development Studies at the University of Sussex.
Samir Khan is Senior Manager of Research and Policy Communications at The MasterCard Foundation.
Jim Sumberg is a research fellow at the Institute of Development Studies at the University of Sussex.
Traducción del inglés: Rocío L. Barrientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *