Comprometido con el futuro de Asia y del Mundo

Dinamismo, diversidad, crecimiento y progreso son los conceptos que definen actualmente a Asia-Pacífico. Más del 60% de la población mundial reside en esta región y, en 2050, el PIB regional alcanzará el 52% del total mundial. Asia-Pacífico se ha convertido en el centro de crecimiento del mundo y es también el nuevo eje de la política exterior de España.

En esta prometedora región, Japón lidera la democracia, la libertad y la paz, fortaleciendo los lazos con sus países vecinos como los miembros de ASEAN, los Estados Unidos –su principal aliado militar– y otros países democráticos como India y Australia. En este sentido, ayer el primer ministro Shinzo Abe, en su declaración con motivo de los 70 años del final de la Segunda Guerra Mundial, reafirmó su compromiso con la paz y la prosperidad de Asia y del mundo, al tiempo que definió el papel que debe desempeñar Japón en el futuro.

Durante estos 70 años, Japón ha dedicado todos sus esfuerzos a contribuir a la paz, el desarrollo y la estabilidad regional e internacional. En 1992, participamos por primera vez en operaciones de mantenimiento de la paz de Naciones Unidas en Camboya para que los ciudadanos pudieran elegir libremente a sus representantes. En Afganistán, participamos en proyectos para que las niñas pudieran tener acceso a la educación. Y recientemente hemos colaborado con los países del litoral asiático y pacífico para establecer un sistema de alerta temprana cuyo objetivo sea prevenir los daños humanos y materiales causados por desastres naturales. Son sólo unos ejemplos de la implicación, constante, de Japón en la consecución de la estabilidad mundial. Nuestra labor, además, es altamente valorada por la comunidad internacional y nos sentimos orgullosos de todas estas actuaciones.

En los próximos 70 años, Japón contribuirá aún más a la solución de los desafíos globales. En el campo del cambio climático, por ejemplo, Japón apuesta por la innovación tecnológica con el fin de reducir las emisiones contaminantes y construir una sociedad del hidrógeno. El objetivo es una sociedad que no dependa de los combustibles fósiles y en la que tengamos una energía limpia e ilimitada. Esto es precisamente lo que el mundo actual necesita. Todos los países deben unir sus avances tecnológicos y sus conocimientos para que podamos conseguir una sociedad totalmente sostenible en el futuro.

En cuanto a la estabilidad internacional, Japón impulsa su política de «Contribuidor proactivo para la paz» basada en la cooperación internacional. En este sentido, Japón, que ya ha sido miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU en diez ocasiones desde 1958, optará a su undécima elección para el bienio 2016-2017. España, que ejerce como miembro no permanente desde el 1 de enero de este año, y Japón, no sólo comparten valores fundamentales, sino también responsabilidades internacionales en el escenario global, por lo que si nuestro país es elegido, ambos trabajaremos conjunta y estrechamente. Nuestro compromiso como país es, sin ninguna duda, la contribución activa a la paz y la estabilidad de la comunidad internacional a través de una mayor implicación en Naciones Unidas, el liderazgo, junto a nuestros socios, de los esfuerzos internacionales para la solución de los asuntos globales como el desarme y la no proliferación, y la promoción de valores comunes como el respeto al Derecho Internacional.

Para hablar del futuro debemos mirar al pasado. Hace 70 años, Japón causó un daño y un sufrimiento tremendos a los pueblos de muchos países, especialmente en Asia. Sucesivos primeros ministros han expresado públicamente y en numerosas ocasiones sus más sinceras disculpas y su profundo arrepentimiento por lo sucedido durante la guerra. El actual primer ministro, Shinzo Abe, mantiene firmemente esta posición. Prueba de ello es su reciente declaración, en la que renueva su convicción de que Japón no volverá a iniciar nunca más una guerra. La gran mayoría de los países de Asia han aceptado estas muestras de perdón.

«No hay camino para la paz, la paz es el camino». Estas palabras de Mahatma Gandhi siguen teniendo gran valor hoy en día. Japón continuará avanzando en este camino de la paz, con las lecciones del pasado en la memoria, contribuyendo aún más a la prosperidad del mundo, y trabajando para construir un futuro mejor junto a todos los miembros de la comunidad internacional.

Kazuhiko Koshikawa, embajador de Japón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *