Compromiso con la libertad

No debe pasar desapercibido el gesto de Mariano Rajoy al reunirse en Génova con Lilian Tintori de López: ha puesto de manifiesto una actitud arriesgada, pero valiente. Arriesgada pues esta decisión quizás pudiera ser comprometida de acuerdo con los usos y costumbres para las relaciones internacionales. Valiente, sin embargo, pues demuestra un compromiso firme y sensato en favor de una causa justa como es la libertad de expresión, la libertad de pensamiento o, en una palabra, la libertad. Sorprende agradablemente un giro de la política exterior hacia los valores, más allá de los intereses económicos.

Lilian Tintori, personaje mencionado de forma recurrente estos días en la prensa internacional, es la esposa del venezolano Leopoldo López, Coordinador Nacional del partido Voluntad Popular, que desde hace ocho meses se encuentra preso por razones políticas y se ha convertido en la voz de la oposición al régimen chavista.

La decisión de Rajoy es una decisión compartida con otros dirigentes internacionales como, por ejemplo, el propio Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra’ad Zeid Al-Hussein, quien ha señalado que la prolongada y arbitraria detención de opositores políticos está causando cada vez más preocupación internacional.

La larga lista de encuentros entre Lilian Tintori y otros líderes políticos internacionales como los embajadores de Estados Unidos., Canadá, México, Francia, Noruega, Chile, Alemania, Reino Unido, o, incluso, la recepción del papa Francisco en una audiencia pública el pasado 28 de mayo, así lo acredita.

Por su parte, el presidente Obama, al intervenir durante la Clinton Global Initiative el 23 de septiembre, subrayó: “nos mantenemos solidarios con quienes están detenidos en este momento; ellos merecen estar libres, deben ser liberados…”.

Y, en línea con estos encuentros, la recepción de Rajoy, en calidad de presidente del Partido Popular, subraya el principio que debe ser común en el rol desempeñado por todos los gobiernos: hacer política significa tomar decisiones y comprometerse, sin que esto suponga el que no se respeten las decisiones soberanas de otros países.

Por tanto, los políticos deben estar abiertos al diálogo y al respeto de diversas opciones ideológicas como medio para fortalecer la democracia.

España va a ocupar un puesto de Miembro No Permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en 2015-2016, lo que significa entrar en el liderazgo de los grandes asuntos internacionales con decisión y sin ambages.

Por tanto, en mi opinión, el gesto de Rajoy ha sido acertado, ya que suma fuerzas en favor de un mayor compromiso y responsabilidad de la comunidad internacional en beneficio de los derechos fundamentales del ser humano y la libertad.

José Antonio Llorente es socio fundador y presidente de Llorente & Cuenca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *