Consolidación presupuestaria

Una de las tareas más urgentes a las que va tener que atender el recién formado Gobierno es la aprobación del techo de gasto y los Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio 2017. Con ellos deberá dar respuesta a los compromisos adquiridos a lo largo de este año con la Unión Europea, después de unas duras negociaciones en las que el ejecutivo en funciones logró que no se aplicara sanción alguna al incumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria fijados para el ejercicio 2015 y una ampliación del objetivo de déficit para los años 2016 y 2017, aprobado por la Comisión en el mes de agosto.

En la Decisión del Consejo de la UE de 8 de agosto de 2016, se comunicaba a nuestro país la necesidad de adoptar las medidas necesarias para la corrección del déficit excesivo. En respuesta, el Gobierno en funciones remitió a Bruselas, el 14 de octubre, el Plan Presupuestario 2017, elaborado con todas las limitaciones propias de la situación de interinidad del momento, incorporando las previsiones macroeconómicas para el próximo año, y con un escenario económico que no contempla cambios en las políticas públicas. Este documento incluía las medidas aprobadas a lo largo de 2016 y destacaba que las mismas “deberían completarse necesariamente por el nuevo ejecutivo, con el fin de asegurar el cumplimiento con la Decisión del Consejo de la Unión Europea, de 2017 en adelante”.

En este contexto, en este documento vamos a referirnos brevemente a las políticas de consolidación presupuestaria adoptadas desde el comienzo de la crisis y a las principales medidas que se plantean para cumplir el objetivo de vuelta al equilibrio presupuestario en los próximos ejercicios.

Leer artículo completo en formato PDF (enlace alternativo).

Santiago Álvarez García. Profesor Titular de Hacienda Pública. Universidad de Oviedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *