Convenio de Navarra: falsas creencias

El círculo de Navarra es una iniciativa de la sociedad civil compuesta por 54 empresarios y profesionales vinculados con Navarra que persigue promover la actividad económica en una Navarra dentro del marco constitucional. La polémica desatada en torno al concierto vasco y al convenio navarro demuestra el desconocimiento que se tiene de éste. Por la ley paccionada de 1841 Navarra deja de ser Reino y se integra en las estructuras del Estado de Isabel II, pudiendo establecer tributos pagando una aportación al Estado. El convenio navarro está lleno de falsas creencias. Veamos…

1. Navarra es una especie de paraíso fiscal. Falso. La carga fiscal es equivalente a la del resto de España y mayor que en Madrid, que no tiene Impuesto de Patrimonio (IP). Navarra tiene un IP de los más duros de España.

2. A Navarra le va mejor que al resto por pagar menos impuestos. Falso. Le va mejor por su estructura económica, producto del trabajo de generaciones: su industria representa el 28% de su PIB. En España el 17%, y en Alemania el 26 %. Su balanza comercial es positiva con un superávit del 15,3 % del PIB. Su exportación per cápita es de 11.000 euros, la más alta de España. Su inversión en innovación y desarrollo es casi el doble que la del Estado (2% del PIB versus 1,17 % en España) y está dentro del 30 % de las regiones europeas que más invierte en este concepto. Su administración históricamente ha sido cercana y eficaz, sin TV autonómica, ni embajadas. El fraude fiscal es sustancialmente más bajo que el del Estado. Transparencia: existe la «factura electrónica» de proveedores que se registra automáticamente impidiendo la práctica de los cajones llenos de facturas para cuadrar las cifras.

3. Navarra al tener el convenio económico es insolidaria con el resto de España. Falso. Navarra tiene apenas el 1,3 % de la población española pero aporta el 1,6 % de las cargas del Estado como corresponde a su participación en la riqueza española. Es la quinta comunidad que más aporta al Estado: 551 millones en 2013 (País Vasco 812 millones pero su PIB es casi cuatro veces el de Navarra). Además la aportación neta de los navarros a la caja única de la Seguridad Social ha sido de 500 millones en los últimos cinco años.

4. El convenio económico es un privilegio. Falso. Es la esencia de nuestro fuero desde la ley paccionada de 1841 y así lo recoge la Constitución. Se contrae una enorme responsabilidad, ya que al tener Navarra capacidad impositiva y realizar toda la recaudación y por otro lado negociar con el Estado cada cinco años la aportación por las cargas no transferidas (Defensa, Exterior, Casa Real, Intereses deuda pública…), se toma el riesgo del ciclo económico. Es decir, si la recaudación baja (20% durante la crisis o 700 millones) se paga de igual modo la aportación negociada. No esta papá Estado para sacarnos las castañas del fuego como en otras CCAA irresponsables.

Joaquín Villanueva Díaz de Espadar es presidente del Círculo de Navarra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *