De estado benefactor a estado innovador

Un espectro está acechando a la economía mundial -el espectro de la tecnología que mata el empleo-. La manera en que se enfrente este desafío determinará el destino de las economías de mercado y las políticas democráticas del mundo, de la misma manera que la respuesta de Europa al ascenso del movimiento socialista a fines del siglo XIX y principios del siglo XX dio forma al curso de la historia subsiguiente.

Cuando la nueva clase trabajadora industrial comenzó a organizarse, los gobiernos apaciguaron la amenaza de la revolución desde abajo que Karl Marx había vaticinado expandiendo los derechos políticos y sociales, regulando los mercados, erigiendo un estado benefactor que proveyera amplias concesiones y seguro social y aliviando los altibajos de la macroeconomía. En efecto, reinventaron el capitalismo para hacerlo más inclusivo y darles a los trabajadores una participación en el sistema.

Las revoluciones tecnológicas de hoy exigen una reinvención igualmente integral. Los potenciales beneficios de los descubrimientos y las nuevas aplicaciones en la robótica, la biotecnología, las tecnologías digitales y otras áreas nos rodean y son fáciles de ver. Por cierto, muchos creen que la economía mundial puede estar en el umbral de otra explosión de nuevas tecnologías.

El problema es que la mayor parte de estas nuevas tecnologías traen aparejado un ahorro de mano de obra. Conllevan la sustitución de trabajadores con una calificación baja o mediana por máquinas operadas por una cantidad menor de trabajadores altamente calificados.

Sin duda, algunas tareas de baja calificación no se pueden automatizar fácilmente. Los porteros, por mencionar un ejemplo común, no pueden reemplazarse con robots -al menos no todavía-. Pero pocos empleos están realmente a salvo de la innovación tecnológica. Consideremos, por ejemplo, que habrá menos basura generada por el ser humano -y, en consecuencia, menos demanda de porteros- a medida que la fuerza laboral se vaya digitalizando.

Un mundo en el que robots y máquinas hagan el trabajo de los seres humanos no tiene por qué ser un mundo con un alto nivel de desempleo. Pero ciertamente es un mundo en el que una parte importante de las alzas de la productividad queda en manos de los dueños de las nuevas tecnologías y las máquinas que las encarnan. El grueso de la fuerza laboral está condenado al desempleo o a salarios bajos.

En rigor de verdad, algo así ha venido sucediendo en los países desarrollados durante por lo menos cuatro décadas. Las tecnologías que requieren una alta capacitación y un nivel elevado de capital son el principal culpable detrás del crecimiento de la desigualdad desde fines de los años 1970. Todo indica que esta tendencia probablemente continuará, produciendo niveles sin precedentes de desigualdad y la amenaza de un conflicto social y político generalizado.

No tiene por qué ser así. Con una dosis de pensamiento positivo y de ingeniería institucional, podemos salvar al capitalismo de sí mismo -una vez más.

La clave es reconocer que las nuevas tecnologías disruptivas producen grandes beneficios sociales y, simultáneamente, pérdidas privadas. Estas ganancias y pérdidas se pueden reconfigurar de manera que todos resulten beneficiados. De la misma manera que con la anterior reinvención del capitalismo, el estado debe desempeñar un papel importante.

Consideremos cómo se desarrollan las nuevas tecnologías. Cada potencial innovador enfrenta una gran ventaja, pero también un alto grado de riesgo. Si la innovación es exitosa, su pionero obtiene un gran beneficio, al igual que la sociedad en general. Pero si no lo es, el innovador es desafortunado. Entre todas las nuevas ideas que se persiguen, sólo unas pocas, llegado el caso, se vuelven comercialmente exitosas.

Estos riesgos son especialmente altos en los albores de una nueva era de innovación. Así las cosas, alcanzar el nivel socialmente deseable de esfuerzo innovador requiere de emprendedores osados -que estén dispuestos a asumir riesgos elevados- o una cuota suficiente de capital de riesgo.

Los mercados financieros en las economías avanzadas ofrecen capital de riesgo a través de diferentes tipos de acuerdos -fondos de riesgo, operaciones bursátiles públicas, capital de riesgo, entre otros-. Pero no hay ninguna razón por la cual el estado no debería desempeñar este rol en una escala mucho mayor, permitiendo no sólo una mayor dosis de innovación tecnológica sino canalizando también los beneficios directamente a la sociedad en general.

Como ha señalado Mariana Mazzucato, el estado ya desempeña un papel importante a la hora de financiar las nuevas tecnologías. Internet y muchas de las tecnologías clave utilizadas en el iPhone han sido efectos colaterales de programas de investigación y desarrollo subsidiados por el gobierno y proyectos del Departamento de Defensa de Estados Unidos. Pero, por lo general, el gobierno no tiene ninguna participación en la comercialización de estas tecnologías exitosas, de modo que las ganancias quedan enteramente en manos de los inversores privados.

Imaginemos que un gobierno estableciera una cantidad de fondos de riesgo públicos gestionados profesionalmente, que asumieran participaciones de capital en un corte transversal de nuevas tecnologías, recaudando los fondos necesarios mediante la emisión de bonos en los mercados financieros. Estos fondos operarían en base a principios de mercado y tendrían que ofrecer un reporte periódico a las autoridades políticas (especialmente cuando su tasa general de retorno cayera por debajo de un umbral especificado), pero fuera de eso serían autónomos.

Diseñar las instituciones correctas para el capital de riesgo público puede ser difícil. Pero los bancos centrales ofrecen un modelo de cómo esos fondos podrían operar con independencia de la presión política cotidiana. La sociedad, a través de su agente –el gobierno- entonces terminaría siendo el copropietario de la nueva generación de tecnologías y máquinas.

El porcentaje de las ganancias de los fondos de riesgo públicos obtenido a partir de la comercialización de nuevas tecnologías sería devuelto a los ciudadanos comunes traducido en un dividendo por “innovación social” –un ingreso que complementaría las ganancias que reciben los trabajadores en el mercado laboral-. También permitiría reducir las horas de trabajo –y acercarnos, finalmente, al sueño de Marx de una sociedad en la que el progreso tecnológico les permite a los individuos “cazar por la mañana, pescar por la tarde, apacentar el ganado por la noche y dedicarse a criticar después de cenar”.

El estado benefactor fue la innovación que democratizó –y, por ende, estabilizó- al capitalismo en el siglo XX. El siglo XXI requiere un cambio análogo hacia el “estado innovador”. El talón de Aquiles del estado benefactor era que exigía un alto nivel de impuestos sin estimular una inversión compensatoria en capacidad innovadora. Un estado innovador, establecido según los lineamientos planteados más arriba, reconciliaría el capital con los incentivos que exige esa inversión.

Dani Rodrik is Professor of Social Science at the Institute for Advanced Study, Princeton, New Jersey. He is the author of One Economics, Many Recipes: Globalization, Institutions, and Economic Growth and, most recently, The Globalization Paradox: Democracy and the Future of the World Economy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.